ComidaDelicatessenGeopolítica de Gusto

Yartsa Gunbu: el tesoro de los hongos afrodisíacos del Tíbet

Un organismo extremadamente raro y peculiar, desde su inquietante ciclo de vida hasta las complejas implicaciones económico-políticas que han llegado hasta el punto de romper las relaciones entre el Tíbet y China

Lo más probable es que nunca hayas oído hablar de él, pero en Oriente lo conocen muy bien: el hongo Yartsa gunbu se considera un extraño manjar afrodisíaco en ciertas regiones, en especial, en las situadas entre China y el Tíbet, donde se consume su macabro ciclo vital. Un pequeño tallo, como si fuera un cuerno, que sobresale unos pocos centímetros del suelo, lo cual lo hace difícil de encontrar y muy preciado de poseer, convirtiéndose de hecho en el oro del Tíbet.

Yartsa Gunbu hongos

Una extraña forma de reproducirse

Este hongo, técnicamente llamado Ophiocordyceps sinensis, libera cuando llega el invierno sus esporas, que son capturadas por el viento y transportadas muy lejos, hacia las áreas de alta montaña que caracterizan el suroeste de China, un área que limita con el Tíbet. Aquí las esporas atacan a las larvas de una especie de polilla, típica de esta zona.

Yartsa Gunbu Tibet

Cuando las temperaturas bajan, las larvas se esconden en el suelo para sobrevivir al frío, lo que coincide con la activación de las esporas: el hongo comienza a alimentarse del insecto mientras está en una especie de letargo, consumiéndolo casi por completo, dejando intacto solo su caparazón, con un efecto verdaderamente macabro.


Una rareza preciosa

Durante su ciclo de vida, hasta mayo o junio, el hongo produce una especie de tallo marrón de no más de 5 cm de largo, del que luego se liberarán otras esporas para activar de nuevo su particular reproducción, que tiene lugar tan solo alrededor del Himalaya, en un área que comprende el Tíbet, el suroeste de China, Nepal y Bhután. Se estima que en estas áreas las poblaciones locales obtienen el 40% de sus ingresos anuales exclusivamente del Yartsa gunbu, y en particular en el Tíbet se estima que han ganado más de mil millones de euros.

Yartsa Gunbu

Para que te hagas una idea, esta cifra corresponde a la mitad de los ingresos que el estado registra provenientes de todo el sector turístico. El resultado de este valor económico es una lucha cada vez más incontenible por el control de los territorios en los que crece el hongo, ocasionando conflictos entre los tibetanos y las miras de una China que podría usar la excusa de restablecer el orden de la región, arrebatando así de paso este pequeño tesoro.

Toda esta situación se vuelve aún más surrealista por el hecho de que ninguna de las propiedades de Yartsa gunbu ha sido probada científicamente. Su uso supuestamente tradicional experimentó un renacimiento en 1993, tras una impresionante actuación del equipo chino de media distancia durante los Campeonatos del Mundo de atletismo, y que se atribuyó al uso del hongo, provocando este boom. También es cierto que el escándalo de dopaje y testosterona que golpeó años después al entrenador del equipo no afectó ni lo más mínimo la confianza depositada en el hongo: había nacido una leyenda.

Matteo Buonanno Seves
Un giovane laureato in Scienze Gastronomiche con la passione per il giornalismo e il mai noioso mondo del cibo, perennemente impegnato nel tentativo di schivare le solite ricette e recensioni in favore di qualcosa di più originale.