CulturaEconomía

Por qué las empresas deberían preocuparse por la biodiversidad

La protección del medio ambiente ya no es sólo una cuestión que preocupa a los ecologistas, sino también a las empresas, que deberían cuidar de la biodiversidad para proteger sus intereses.

Grandes empresas que operan en los mercados mundiales parten con un error fundamental de base: considerar que el medioambiente del que derivan las materias primas necesarias -directa o indirectamente- para sus productos ,es una realidad que no se puede ver alterada con el paso del tiempo. ¡Nada podría estar más equivocado! Esta es la razón por la que las grandes empresas deberían empezar a preocuparse por la biodiversidad como un factor importante en sus negocios.

empresas biodiversidad

La biodiversidad como base de un negocio exitoso

Si se analiza en profundidad, lo que se puede ver es que casi siempre existe algún tipo de relación entre el medio ambiente y los productos producidos por las empresas. Está muy claro cuando hablamos del sector alimentario y un poco menos en otros casos, sin embargo, es difícil encontrar empresas que no tengan alguna conexión con algún sistema ecológico. Sin embargo, este punto es a menudo subestimado por las grandes compañías del mercado mundial que consideran el medio ambiente como un recurso del que se puede sacar provecho inagotablemente.

biodiversidad negocio

El problema es que esto no es así y, por el contrario, parece que en los últimos años la situación se ha ido degenerando a un ritmo creciente. El mantenimiento de la biodiversidad podría ser la única manera de dotar a los distintos ecosistemas de las herramientas necesarias para soportar los efectos de la actividad humana. Esto es, la fuente de ingresos de muchas empresas. Para las empresas, la pérdida de biodiversidad es uno de los riesgos ambientales más importantes, ya que de ella dependen sistemas ecológicos enteros y, en consecuencia, sistemas económicos enteros.

ecosistemas biodiversidad

No es una coincidencia que muchas grandes empresas ya se estén moviendo para proteger -o al menos no para dañar- la biodiversidad de los ecosistemas de los cuáles derivan sus recursos. Un ejemplo muy positivo es el de L’Oréal, que se ha marcado como objetivo la eliminación en sus propios productos de ingredientes que estén vinculados a la deforestación. También es significativo que una importante compañía de seguros como AXA Insurance Company esté trabajando para encontrar formas de incluir la pérdida de biodiversidad como un factor de riesgo financiero en sus planes.


La cuestión es más grave de lo que se considera en la actualidad y todas las empresas deberían empezar a tomarla en serio, a fin de proteger el medio ambiente y sus propios intereses.

Fabrizio Inverardi
Chitarrista, motociclista, da sempre appassionato di scienza, tecnica e natura. Sono laureato in Psicologia del Lavoro e della Comunicazione. Curioso per natura amo i viaggi, il buon vino e scoprire cose nuove. Da qualche anno nel settore del marketing digitale e della comunicazione.