Medio AmbienteViajes

¿Cuánto contamina un vuelo en avión?

Un pasajero que vuela de Londres a Nueva York "produce" 986 kg de Co2, una cuota superior a la emitida en todo un año por un ciudadano de Burundi.

La contaminación de los aviones siempre ha sido objeto de críticas. El movimiento “Fridays For Future”, por ejemplo, impulsado por Greta Thunberg, lo ha llevado al banquillo de los acusados en las numerosas manifestaciones que hemos visto en los últimos dos años. El impacto de los vuelos en la contaminación del aire no es ningún misterio. Se estima que contribuye con el 2% de las emisiones globales a la atmósfera. Pero cuantificarlo de forma comprensible no es fácil.

Contaminacion vuelo avion

El periódico británico The Guardian lo intentó a través de un estudio. Utilizando datos de la organización sin ánimo de lucro alemana Atmosfair, el periódico calculó que un vuelo de larga distancia produce más emisiones de CO2 de las que el ciudadano medio de muchos países del mundo emite a la atmósfera en un año.

Un vuelo de ida y vuelta Londres-Nueva York, por ejemplo, produce unos 986 kg de Co2 por pasajero. Una parte de las emisiones que en países como Burundi, en África y Paraguay en Sudamérica, una persona no produce ni siquiera en 365 días. Si se acorta el viaje, el resultado no cambia: un vuelo Londres-Roma asigna a cada pasajero una huella ecológica de 234 kg de Co2, que es más que la media de los ciudadanos de 17 países emitida en un año.

Los datos en los que se basa el estudio del Guardian son datos medios que tienen en cuenta los diferentes modelos de aeronaves utilizados para los viajes, cada uno con sus normas de energía específicas, y la ocupación estimada de asientos a bordo de los mismos vehículos. Además, sólo se incluyen las emisiones de CO2 procedentes del consumo de combustible, no las que se liberan durante la construcción de la aeronave u otros gases de efecto invernadero como el vapor de agua.

La contaminación del transporte aéreo es una de las que más rápidamente crecía antes de la pandemia del Covid-19. Investigadores de la Universidad Metropolitana de Manchester predijeron que las emisiones de la industria se duplicarán para el 2050. Y esto a pesar de una mejor gestión del consumo de aviones y un gran trabajo para optimizar todas las actividades colaterales de las empresas.

La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), el organismo especializado de las Naciones Unidas que supervisa la aviación internacional, ha aprobado recientemente normas de certificación para el sistema de compensación y reducción de las emisiones de carbono en los viajes aéreos adoptado en 2016. Sin embargo, la estrategia no convence a las personas más críticas con este tema.

Ahora la emergencia sanitaria con sus bloqueos de viaje está asfixiando al sector, que se ha visto obligado a reducir el personal para poder cuadrar las cuentas.. La crisis, sin embargo, podría ser una oportunidad para abordar el problema de la contaminación de manera decisiva y reducir el impacto en el calentamiento de la Tierra. Tanto trabajando con las empresas, promoviendo la construcción de aviones de bajo impacto ambiental, tal vez propulsados por energía limpia; como actuando sobre los hábitos de la gente, por ejemplo, introduciendo un impuesto sobre los que vuelan más frecuentemente sin penalizar a los que viajan sólo una vez al año.

REDAZIONE
Raccontare e spiegare cibo, natura e salute. Un obiettivo più facile a dirsi che a farsi, ma nella redazione di inNaturale non sono queste le sfide che scoraggiano. Siamo un gruppo di giovani affiatati in cerca del servizio perfetto, pronti a raccontarvi le ultime novità e le storie più particolari riguardo il complicato mondo dell’alimentazione.