EcologíaMedio Ambiente

Talar árboles para salvar a los bosques del calentamiento global

Puede parecer una tontería, pero la tala de árboles podría ser la solución para salvar a los bosques del cambio climático. La ciencia lo respalda.

El estudio realizado por la Universidad de Granada, el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesca, Alimentación y Producción Ecológica, en colaboración con el Instituto Pirenaico de Ecología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, ha demostrado que la tala de árboles puede ser la solución para hacer que los bosques sean más resistentes al calentamiento global. De hecho, una menor competencia entre los árboles haría que las plantas fueran más resistentes al clima y más sanas.

Talar árboles salvar bosques

La tala de árboles para salvar los bosques en la era del cambio climático

Un hecho que puede parecer extraño, pero sobre el que no parece haber muchas dudas: la tala de árboles puede salvar a los bosques de los riesgos del cambio climático. El estudio español ha demostrado que una menor densidad de plantas en los bosques permite que los árboles crezcan más sanos y resistentes a las condiciones climáticas. Para ello, los estudiosos han supervisado con sofisticados equipos el crecimiento de varios ejemplares de pino carrasco. Lo que se observó fue que los árboles ubicados en las áreas menos pobladas del bosque diferían significativamente de los ubicados en las áreas más pobladas.

tala de árboles cambio climático
Foto de UGR

Los árboles, en las áreas menos densas mostraron un mayor índice de crecimiento y un mejor grado de salud. Su resistencia al calor y a la sequía era mayor, lo que los hacía menos sensibles al estrés ambiental. El reciente descubrimiento del equipo de investigación español puede parecer una contradicción, especialmente hoy en día cuando se ha identificado la reforestación masiva como una de las posibles soluciones para frenar el cambio climático mediante la reducción de la contaminación atmosférica. Sin embargo, en zonas especialmente propensas al cambio climático – especialmente durante las épocas más calurosas del año – como las del Mediterráneo occidental, además de la cantidad, sería bueno tener en cuenta la salud y la resistencia de los árboles.


Bosques menos densos permitirían que los árboles crecieran de forma saludable y fuerte, lo que garantizaría un ecosistema más sólido y, por qué no, una mejor aportación a la lucha contra el cambio climático. Incluso al hablar de bosques, no se puede considerar la cantidad y descuidar la calidad.

Fabrizio Inverardi
Chitarrista, motociclista, da sempre appassionato di scienza, tecnica e natura. Sono laureato in Psicologia del Lavoro e della Comunicazione. Curioso per natura amo i viaggi, il buon vino e scoprire cose nuove. Da qualche anno nel settore del marketing digitale e della comunicazione.