vinos

Indice Bigot
CulturaEconomía

El índice Bigot, el nuevo método para evaluar el viñedo

El Índice Bigot toma su nombre del agrónomo friulano Giovanni Bigot, que lo diseñó como un instrumento para la medición objetiva de la calidad de un viñedo. Este índice, que es fruto de más de 20 años de investigación, promete ser una herramienta de evaluación para las bodegas, que serán capaces de mantener bajo control la calidad del trabajo en el viñedo.

Indice Bigot

¿Cómo funciona el Índice Bigot?

La premisa del Índice Bigot es conseguir una herramienta de evaluación objetiva basada en mediciones precisas que se lleven a cabo directamente en el viñedo. El índice considera 9 parámetros reconocidos internacionalmente como indicadores de calidad: altura y producción de la pared foliar y su proporción, salud de la uva, edad del viñedo, tipo de suministro de agua, morfología del racimo, biodiversidad de la superficie y del subsuelo.

Cada parámetro tiene un peso diferente dentro del Índice y contribuye a la puntuación final de 0 a 100 que representa la calidad del viñedo. La ventaja del Índice Bigot es que condensa diferentes características en un solo valor. Esto permite una comparación más simple entre diferentes viñedos y entre el mismo viñedo a lo largo de los años.

Cómo nasce el índice Bigot

¿Cómo nace el Índice Bigot?

El índice es el resultado de más de 20 años de investigación y más de 80 mil observaciones realizadas en más de 2000 viñedos de 250 empresas italianas, pero no solo eso. Las mediciones necesarias para generar el resultado son generalmente simples y rápidas de realizar, sin embargo, su valor objetivo daría concreción al valor obtenido por el Índice Bigot.

La herramienta promete ser un método esencial para que las empresas evalúen el trabajo en el viñedo o establezcan objetivos de año en año, además de representar un índice del valor económico de la tierra. También para los consumidores, el Índice Bigot puede representar un indicador de calidad fácil de comprender y que puede indicarse en la etiqueta, obtenido mediante observaciones objetivas realizadas en el viñedo.

Vinos Disney
BebidaEstilo de vidaVinos y Spumantes

Vinos Disney, una pasión familiar

Los vinos Disney, que se pueden degustar en restaurantes y bares dentro de los parques temáticos de la marca, en realidad nacen de bodegas que son muy reales, propiedad de algunas personalidades importantes relacionadas con este gigante del entretenimiento. Te contamos de dónde vienen

Skywalker Vineyards

Literalmente, los viñedos Skywalker, que son propiedad del mismísimo George Lucas, creador de la saga Star Wars (La Guerra de las Galaxias), una de las últimas adquisiciones de Disney. La bodega californiana produce dos líneas diferentes: el «Skywalker», con un Pinot Noir, un Chardonnay y un Rosé; y la «Sommità», producida en las colinas más altas de la finca, con un Pinot Noir y un Chardonnay.

Lasseter Family Winery

Propiedad de John Lasseter, director del departamento creativo de Walt Disney y Pixar Animation Studios. Un descubrimiento casual llevó a los Lasseter a toparse con un área de California donde varias familias francesas vivían y producían vino. ¿Hay algo mejor para dos amantes del vino francés como son los Lasseter? Pues así es como nació la bodega.

Silverado Vineyards

La bodega lleva el nombre de una mina abandonada sobre el valle de Napa. La propietaria es Diane Disney Miller, hija del gran Walt, y fundadora del Museo de la Familia Walt Disney.

Gogi Wines

Propiedad de Kurt Russell, un actor legendario de Disney, cuyo gran amor por el vino nació de los paseos en bicicleta a través de las zonas vitivinícolas de Italia, Francia y California.

Fess Parker Winery & Vineyard

Propiedad de otra leyenda de Disney, el actor Fess Parker, que interpretó a Davy Crockett y Daniel Boone. Dos personajes capaces de inspirar a generaciones de jóvenes estadounidenses.

Chappellet Winery

La bodega de Frank Wells, expresidente y CEO de Disney. Reconocido como uno de los negocios familiares más importantes del Napa Valley, con una historia que mantiene viva la filosofía pionera de los primeros exploradores del oeste.

Frank Family Vineyards

Propiedad de Richard H. Frank, ex presidente de Walt Disney Studios y la Walt Disney Television. La única entre las bodegas mencionadas que produce vino espumoso, en concreto un Rosè Brut, un Blanc de Blancs y un Brut Reserva de Pinot Noir y Chardonnay.

falsifica el vino principales fraudes regulación
BebidaVinos y Spumantes

Cómo se falsifica el vino

Hoy te explicamos cómo falsificar el vino, una serie de operaciones reconocidas como ilegales en Italia y que por desgracia han hecho famoso el vino con denominación de origen en todo el mundo. Esta contradicción se ve favorecida por la extensión de la producción a territorios no siempre adecuados para la viticultura y sin una cultura enológica profundamente arraigada. Las principales operaciones de las que hablamos son la adición de azúcar o agua en el mosto, la producción de vino en polvo o una fermentación con otras frutas, por no hablar de otros fraudes más conocidos de las denominaciones italianas.

Los principales fraudes

Por ejemplo, en la Unión Europea se permite la adición de azúcar al vino a excepción de Italia, España, Portugal, Grecia, Chipre, Malta y algunas áreas de Francia. En Estados Unidos, sin embargo, se permite la adición de agua al mosto para reducir el porcentaje de azúcares. Y en Australia y Nueva Zelanda está permitido mezclar vinos tintos y blancos, para obtener vinos rosados ​​artificiales.

La Unión Europea también ha dado su aprobación al vino sin uvas o a la producción y venta de productos obtenidos por la fermentación de diferentes frutas, como frambuesas y grosellas, que son muy comunes en los países de Europa del Este. La última frontera del engaño está en la comercialización de kits «hágalo usted mismo», que prometen la obtención de un espectacular vino en tu propia casa. A través de polvos milagrosos es posible obtener un Chianti, un Valpolicella o una botella de Montepulciano.

El problema no solo está relacionado con el uso inadecuado de los nombres específicos de los vinos, sino sobre todo con la falta de regulación, que no debe permitir un manejo excesivo del vino. Después de este boceto elaborado por la asociación italiana Coldiretti, la necesidad de intervenir es clara, ya que estas operaciones, como señala el presidente de la asociación, «causan pérdidas globales estimadas en más de mil millones de euros en los mercados mundiales para la producción de vino Made in Italy».

Una solución avanzada

La propuesta de Coldiretti es revisar los estándares europeos, revelando así a los consumidores el uso de algunas artimañas relacionadas con la producción de vino en ciertas áreas de Europa.

«Necesitamos desenmascarar el engaño que la Unión Europea le permite a los países del centro y norte de Europa, aprovechando la oportunidad para revisar las reglas – dijo el presidente de Coldiretti, Roberto Moncalvo, al enfatizar que se trata de – un daño a los productores mediterráneos y un engaño para los consumidores que no pueden decidir con toda la información necesaria en la mano».

vini passiti
BebidaVinos y Spumantes

¿Qué son los vini passiti?

Para entender qué son los vini passiti debemos partir de la comprensión del principio que subyace en su producción: la deshidratación. El secado es un proceso que permite la deshidratación de los racimos de uva, aumentando así la concentración de azúcares en su interior y actuando como base para la creación de extraordinarios vinos. Pero lo cierto es que no hay una sola manera de hacer que las uvas se deshidraten, y en ello radica el secreto de estos vinos.

Las diferentes técnicas

El secado, o más correctamente la deshidratación, de las uvas es la base de la producción de los vini passiti y se puede llevar a cabo a través de diferentes métodos. La primera distinción que debe hacerse es inherente al lugar donde ocurre la deshidratación: directamente en la cepa o después de la recolección. En el primer caso, las principales técnicas utilizadas son tres: la cosecha tardía, el empleo de hongos y la torsión del pedúnculo.

El primero es el más extendido y establece que las uvas se dejen en la planta más allá del período de maduración completa. Algunos ejemplos excelentes de este método se pueden encontrar en el Moscato di Trani y en el Passito di Pantelleria, que se somete a un proceso de secado tanto en la planta como después de la recolección, dejándola al sol, así como también en el caso particular de los Icewine. La segunda técnica, en cambio, hace uso de la contribución del noble hongo Botrytis Cinerea el cual, secando las uvas, da vida a los peculiares vini muffatti, ,como son los famosos Sauternes franceses y Tokaj húngaros. La técnica de torsión del pedúnculo, por otro lado, proporciona una inducción al secado, debido, de hecho, a la torsión de la línea que une el racimo con la planta. Este último método es cada vez más raro debido a su compleja y costosa implementación

Por otro lado, el hecho de secar la uva una vez han sido recolectadas tiene lugar de manera natural, colgando los racimos o extendiéndolos en esteras y bastidores; o también usando cuartos con control temperatura y humedad. Existen numerosos y prestigiosos ejemplos de vinos elaborados siguiendo este método, entre los que se encuentran los famosos Amarone y Recioto della Valpolicella italianos, cuyas uvas se dejan secar en grandes cajas de madera o plástico que favorecen la aireación y el Sforzato della Valtellina, con el que las uvas se dejan madurar en bastidores especiales. También el delicioso Sciachetrà de Cinque Terre, resultado de la viticultura típica de la zona, el Greco di Bianco o los famosos Vin Santo toscanos, todos ellos elaborados tras secar las uvas en ambientes abiertos o cerrados.

De las uvas passiti se puede obtener vinos dulces, más o menos licorosos, como por ejemplo el Passito di Pantelleria o el Moscato, pero también vinos secos como en el caso del Amarone y el Sforzato. Los passiti son unos de los tipos de vino más fascinantes que se pueden encontrar, gracias a un método de producción de alcance internacional capaz, a través de diferentes técnicas, de dar vida a verdaderas joyas enológicas, cada una con sus propias peculiaridades y con sus momentos para consumirlos.