vino

Vino en el fondo del mar
BebidaLugares de gusto

Vino en el fondo del mar: una original bodega en Croacia

Visitar una bodega en el fondo del mar. La original propuesta para los amantes del enoturismo viene de Croacia. En Drače, localidad costera de la península de Pelješac, a una hora en coche de Dubrovnik, la bodega Edivo Vina ofrece a sus visitantes inmersiones en las jaulas submarinas en las que envejece las botellas de sus vinos.

Vino en el fondo del mar

Una tendencia creciente

Envejecer el vino en el fondo del mar es una tendencia que se ha hecho cada vez más popular en los últimos años entre los profesionales del vino, incluso en Italia. Según algunos expertos, la oscuridad y la temperatura del fondo marino contribuyen a exaltar sus características. Otros, por ahora, lo ven más como una técnica fascinante con poco efecto en la calidad. Sin embargo, la idea de construir verdaderas bodegas sumergidas para llevar a los visitantes es nueva.

La técnica

Son cinco los vinos que Edivo Vina envejece en el Adriático. Uno de ellos, Navis Mysterium, ha sido objeto de un tratamiento muy curioso. Unas 5.000 botellas se almacenan en un barco hundido en el fondo del mar frente a Žuljana, al otro lado de la península de Pelješac desde Drače. El proceso de envejecimiento se divide en dos partes: primero se dejan reposar en tierra durante tres meses, luego se envuelven en goma y se sellan en ánforas de arcilla y se colocan bajo el agua a una profundidad de entre 18 y 25 metros, donde permanecen de uno a dos años.

La técnica para evitar que el agua se infiltre y el vino se escape requirió muchas pruebas. Mientras que las botellas dieron buenos resultados enseguida, con las ánforas hubo más problemas: “Tuvimos que estudiar si era posible meter una botella de vidrio directamente en un ánfora porque el vino podría haber perdido calidad debido a la penetración del agua del mar”, explican los propietarios de la bodega. Y, por supuesto, las ánforas están encerradas en una jaula para evitar el robo de vino por parte de “piratas” con trajes de buceo.

Visitas

Para visitar las bodegas sumergidas del Edivo Vina, se requieren algunos conocimientos de buceo. De hecho, los interesados deben tener una licencia de buceo, y los grupos son pequeños y se organizan en función de la experiencia de los visitantes. Durante el periodo invernal (del 1 de noviembre al 1 de abril) las inmersiones se realizan sólo una vez a la semana, en verano dos. Las personas que no estén familiarizadas con los trajes de neopreno, las máscaras y las aletas no deben desanimarse. También hay una bodega en la superficie.

Corhos de vino
BebidaVinos y Spumantes

Los corchos de vino

El universo de los tapones de vino es extenso y fascinante, un lugar en el que la tradición y la innovación se unen para satisfacer las necesidades de un sector en constante evolución.

Así es como hemos pasado de los tapones de corcho -que a su vez han cambiado con el tiempo- a los tapones sintéticos y de plástico; hasta llegar a fórmulas como los tapones de rosca Stelvin, los tapones de vidrio y los tapones corona, con diferentes usos al servicio de la conservación del vino.

Corhos de vino

Tapones de corcho

Los tapones de corcho son la opción más tradicional, aunque su evolución no deja de reservarnos algunas sorpresas. El corcho es excelente para la producción de tapones de vino gracias a sus características de elasticidad, impermeabilidad y micro transpiración. Excelentes propiedades para la correcta conservación y/o envejecimiento del vino. Entre los tapones de corcho hay tres categorías principales:

  • De una sola pieza: se obtiene de una sola pieza de corcho. A veces hablamos de tapón “relleno” al corregir las impurezas externas del corcho gracias al polvo de corcho combinado con el adhesivo.
  • Multipieza: son tapones obtenidos por la unión de dos o más discos de corcho pegados.
  • Aglomerado: son tapones de vino hechos, como su nombre lo indica, de trozos aglomerados (o microesferas) de corcho pegados entre sí. También pueden ser del tipo “twintop” terminados con dos discos de corcho en ambos extremos.

El inconveniente de los tapones de corcho -tradicionales, en su mayoría- se debe a la posibilidad de toparse con el clásico “olor a corcho” transmitido al vino. Sin embargo, los productos de última generación suelen ser objeto de un tratamiento especial para evitar este problema y mantener las ventajas del material.

Tapones sintéticos y de plástico

Estos son tapones de vino que han sido diseñados principalmente para evitar la contaminación del producto (el sabor a corcho) están normalmente hechos con polímeros termoplásticos recubiertos con una fina capa de lubricante de silicona.  Son excelentes para un fuerte aislamiento del producto, normalmente son adecuados para vinos de cosecha, que no necesitan un largo envejecimiento en botella. Los tapones de plástico con aletas en forma de hongo son una alternativa a los tapones de corcho de “spark” para los vinos espumosos, con el mismo propósito que otros tapones sintéticos.

Tapones de rosca Stelvin

Los tapones de rosca Stelvin, cuando se introdujeron, supusieron una verdadera revolución no exenta de cierto rechazo. Hoy en día, más aceptados también por los puristas, garantizan un aislamiento perfecto, sin ningún intercambio de gases entre el interior y el exterior de la botella. Incluso en este caso, son especialmente adecuados para los vinos de cosecha o para la conservación a largo plazo de características inalterables de un determinado producto.

Tapones de vidrio

Esta es una categoría de tapones de vino con una creciente popularidad. El cristal, por supuesto, es un excelente material para la conservación del vino, siendo completamente inerte. Además, gracias a las juntas, estos tapones pueden garantizar un aislamiento adecuado. Olvidemos el lado estético, ciertamente no es insignificante.

Tapones corona

Los tapones corona son los menos habituales, al menos para las botellas que se encuentran en el mercado. Muy útil, en cambio, en la fase de producción, por ejemplo, para los vinos espumosos antes del “degüello”. Son apreciados por su capacidad de sellado y aislamiento, así como por su bajo coste y su durabilidad.

Makgeolli coreano
BebidaComidas étnicasLugares de gusto

Makgeolli coreano ¿vino de arroz o cerveza?

Transmitido a través de los milenios, el makgeolli coreano se hace con arroz, agua y levadura; es ligeramente alcohólico, espumoso y de color blanco leche. En Corea se ha vuelto a poner de moda entre los más jóvenes y ahora tiende a expandirse en el extranjero con proyectos dedicados a la artesanía y a la creación de recetas naturales.

Makgeolli coreano

Qué es el makgeolli coreano

El makgeolli coreano es una bebida ligeramente alcohólica que suele calificarse, en resumen, como vino de arroz coreano; aunque si se profundiza más, es posible que se compruebe lo contrario. El makgeolli coreano es una bebida muy antigua y típica de la tradición coreana.

Se hace con arroz, agua y levadura. y es más o menos lechoso, más o menos viscoso y más o menos espumoso, dependiendo del grado de fermentación.

El makgeolli coreano no es todavía una categoría de producto separada como lo es el sake, aunque sigue siendo un vino de arroz, pero japonés.

En su patria, el makgeolli coreano se ha redescubierto en los últimos años y de una bebida tradicional más vinculada a las viejas generaciones ha pasado a ser una bebida que se sirve en los bares de moda y a ser objeto de investigación, ya que ya no sólo lo producen las grandes marcas comerciales (que han llegado con el tiempo incluso a los Estados Unidos), sino también los productores artesanales.

Una bebida que se ha adaptado a los consumidores más jóvenes tanto en sabor como en estética y que ahora los raperos agitan en botellas de plástico en videos musicales y las celebridades beben versiones de boutique.

Si en Corea encontramos makgeolli artesanal, esto no suele ocurrir en el extranjero, donde se comercializan principalmente productos industriales. Este makgeolli coreano que se encuentra en el mercado se somete a procesos de pasteurización que lo hacen estable y duradero en el tiempo, pero alteran su perfil gustativo y olfativo, distanciando esta versión de la original.

En cualquier caso, el makgeolli va perfectamente con las recetas tradicionales coreanas más típicas, como las sopas de arroz, el kimchi, un plato tradicional coreano hecho de verduras fermentadas con especias, normalmente colinabo y rábanos coreanos, o incluso con los postres.

Makgeolli coreano, la nueva tendencia en los EE.UU.

Recientemente en Estados Unidos, Carol Pak, nacida en Nueva York, pero hechizada por dos viajes a Corea, ha decidido lanzar un proyecto llamado Makku, destinado a producir makgeolli artesanal en Estados Unidos.

A pesar de las muchas dificultades que encontró, especialmente para encontrar un productor que fuera capaz de elaborar el makgeolli según la tradición coreana, ahora ofrece una lata de makgeolli coreano sin aditivos, sin edulcorantes artificiales y fiel, según lo que dijo la propia joven empresaria, al método clásico de elaboración del makgeolli.

Un makgeolli, por lo tanto, natural, hecho con técnicas tradicionales, pero actualizado en el envase, y con un toque moderno. Además, Makku se diferencia de otros makgeolli porque no está etiquetado como vino de arroz, vendido en botellas de plástico PET de 750 ml, sino que está oficialmente clasificado como cerveza de arroz.

Makgeolli Makku

Según Pak, la fundadora, el Makku se parece más a la cerveza que al vino: es gaseoso, refrescante y mejor cuando está frío, como la cerveza. El porcentaje de alcohol también es bajo: de hecho, suele ser inferior al 6%.

Maridar vino y comida
ComidaDelicatessen

Guía sencilla para maridar el vino y la comida

Ofrecer una guía sencilla para maridar el vino con la comida no es una operación sin importancia, sin embargo, hay algunas indicaciones que se pueden tener en cuenta para sacar el máximo provecho de cada vaso de vino y de cada plato. Os mostramos por donde hay que empezar.

Maridar vino y comida

Comprender el sabor y la estructura del vino y la comida

Puede parecer obvio, pero el primer paso para maridar el vino con la comida es identificar correctamente las características organolépticas de ambos. El sabor y la estructura son la clave: el dulzor, el amargor, la sapidez, la acidez, las notas picantes y afrutadas y otros muchos matices son propiedades a las que hay que prestar atención, tanto para el vino como para la comida. Estos son los factores clave que hay que conocer para luego acertar con una combinación correcta.

El equilibrio lo es todo

La clave es encontrar el equilibrio. Asumiendo que los platos fuertes deben ser maridados con vinos fuertes, así como los platos delicados deben ser maridados con vinos delicados; de modo que uno de los dos componentes no “cubra” al otro; el resto depende del equilibrio. Una vez que se han identificado los sabores dominantes de ambos, el juego consiste en encontrar el equilibrio adecuado entre ellos: así, un vino ácido equilibrará un plato grasiento, o un vino salado diluirá el dulzor de un plato, o un vino dulce y alcohólico acompañará perfectamente un buen postre. La idea es encontrar el punto correcto entre los contrastes y las semejanzas.

Orden en el que se sirven los vinos

Hay que tener en cuenta varios factores a la hora de decidir el orden en el que se sirven los vinos, y no se trata de reglas estrictas. Normalmente tendemos a preferir una sucesión de vinos que proceden:

  • De los vinos más jóvenes hasta los más viejos
  • De los vinos más ligeros hasta los más estructurados
  • De los vinos más frescos hasta los que están a temperatura ambiente
  • De los vinos secos a los dulces
  • De los vinos más simples hasta los más prestigiosos

Este aspecto se olvida a menudo, pero también hay que considerar el orden en que se sirven los vinos para realzar cada producto individual.

Por qué necesitas elegir el vino correcto

Aprender a maridar el vino con la comida no es un simple hábito, sino un modo de obtener lo mejor de ambos productos. La combinación correcta garantiza una continua estimulación de las papilas gustativas que, de esta manera, evitan acostumbrarse al mismo sabor. Sin mencionar que también es una forma de divertirse en la mesa, explorar vuestros gustos y profundizar en el conocimiento tanto del vino como de la comida.

Vino sabe a corcho
BebidaVinos y Spumantes

¿Por qué el vino sabe a corcho?

La explicación de por qué el vino sabe a corcho es menos obvia de lo que uno se pueda imaginar. No se trata simplemente de que el corcho libere su sabor y su olor cuando entra en contacto con el vino, sino que es el resultado de una reacción química concreta provocada por la presencia de un hongo parásito en el corcho.

Vino sabe a corcho

Las causas del vino con sabor a corcho

El vino sabe a corcho, fundamentalmente, por la acción del hongo Armillaria mellea, un parásito del alcornoque. Este hongo está presente también en los tapones de corcho y, como producto de su metabolismo secundario, produce una sustancia llamada tricloroanisol. El olor típico causado por la sustancia será el del moho, la humedad o el conocido como olor a “perro mojado”. El sabor se alterará y el vino casi siempre será imbebible. Además, la investigación ha demostrado cómo este hongo también es capaz de transformar los clorofenoles, derivados de los pesticidas y conservantes utilizados en el procesamiento de la madera, en cloranisoles, responsables del defecto del vino.

Sin embargo, la Armillaria mellea no es la única causa de que un vino sepa a corcho. Estudios más recientes han demostrado que otros hongos, presentes de forma natural en las bodegas, como el Aspergillus, el Penicillium, el Cladosporium y el Mucor también pueden afectar al corcho. Del mismo modo, las bacterias de tipo bacilo, rodococo y estreptomices. Todos estos organismos son responsables de la producción de compuestos como el tricloroanisol, el pentacloroanisol y el guayacol, que son los causantes del sabor a corcho. Estos hongos y bacterias también son responsables de la presencia de otras sustancias responsables de otros defectos del vino.

Por último, otro elemento que posiblemente cause que el vino sepa a corcho podría ser algún moho presente en el corcho de las botellas almacenadas verticalmente. En este caso, en realidad, se trataría de un “falso sabor a corcho“, organolépticamente similar al causado por Armillaria mellea.

como produce Koshu
BebidaVinos y Spumantes

Koshu, el vino japonés de uva rosada

Se llama Koshu al vino japonés producido a partir de una uva rosada particular, una variedad considerada por muchos entre las más fascinantes cultivadas hoy en día en el mundo. Su particular matiz de color es casi único y da vida a un vino rosado o blanco con matices de amarillo pajizo muy suaves, pero con un interesante bouquet de aromas. Para hacerlo todo aún más increíble, estas uvas se cultivan prácticamente en las laderas del monte Fuji.

Cómo se produce el Koshu

Para los amantes del vino, Japón se consideraba un destino relativamente poco interesante: su clima, de hecho, no era particularmente adecuado para la producción de vino, aunque este prejuicio ha desaparecido recientemente. El Koshu es un tipo de uva autóctona del archipiélago, usada por primera vez como un simple alimento más en la mesa y que se cultiva desde hace más de 1000 años. Sin embargo, sólo entre 1868 y 1912 comenzó a ser vinificada, y se descubrió que esta uva podía ser utilizada para hacer un excelente vino, que desde entonces ha sido bautizado con el nombre de la fruta de la que se produce.

Durante más de un siglo, el Koshu, uno de los vinos japoneses más apreciados, ha evolucionado: mientras que las primeras vinificaciones se hicieron para obtener un vino con claras notas dulces, con el tiempo el estilo ha cambiado y varios productores han intentado experimentar con versiones más secas de esta bebida.

Las características del vino Koshu japonés

El Koshu, sin embargo, es especialmente conocido por una serie de características que se repiten prácticamente en cada una de sus diferentes versiones: es un vino de cuerpo ligero, pero al mismo tiempo presenta una fuerte mineralización muy interesante. Normalmente se pueden reconocer notas de melocotón y limón, con un bouquet delicado pero complejo, características que están haciendo que reaparezca.

vinos dry farm
BebidaVinos y Spumantes

Vinos dry farm: vino sostenible con viñedos sin agua

Se llaman vinos dry farm, un nuevo hito del vino sostenible. Se trata de botellas producidas con vides cultivadas sin irrigación, con poca agua aparte de la proporcionada por la lluvia. Este es un tipo de vino que está ganando terreno especialmente en los Estados Unidos, donde el vino natural, orgánico e incluso biodinámico están teniendo más éxito.

Qué son los vinos dry farm

Los vinos Dry Farm son vinos sostenibles que también pueden utilizar reglamentaciones orgánicas, pero que aún no están protegidos por una certificación específica. A menudo se comparan con los vinos naturales debido al enfoque de los vinicultores, que tratan de intervenir lo menos posible en las condiciones naturales de las plantas y el ecosistema con sus diversas interacciones, incluido el suministro de agua.

Hay que decir que esta nueva tendencia está estrechamente ligada al tipo de clima presente en ciertas zonas: los vinos de dry farm son un tipo de vino sostenible que puede producirse en ciertas regiones donde las precipitaciones ocasionales, es decir, las lluvias pasajeras, pueden ser suficientes para que las vides sobrevivan.

Otro aspecto muy importante de los vinos dry farm es la edad del viñedo: el sistema radicular de las vides, especialmente si se regado con riego artificial, permanece muy superficial y tarda mucho tiempo en alcanzar profundidades que le permitan sobrevivir períodos más o menos largos de sequía con poca agua.

Las ventajas de los vinos dry farm

Hay dos aspectos que llevaron a algunos vinicultores a elegir los vinos dry farm, con el objetivo de producir un vino sostenible que fuera aún más natural: la sostenibilidad intrínseca del sistema y la calidad de las uvas cosechadas.

En lo que respecta a la sostenibilidad, la ventaja está bastante clara: el agua dulce es un recurso fundamental para el futuro de nuestro planeta y la agricultura consume una cantidad enorme de ella. Esto no sucede en los vinos dry farm, que siguen siendo muy respetuosos con el oro azul y consumen mucho menos que sus equivalentes convencionales.

El segundo aspecto es la calidad de las uvas, que muchos expertos explican con el “factor estrés”: cuanto más se someta a una planta al estrés – falta de ciertos recursos o ataques de insectos – más producirá sustancias como los famosos antioxidantes, que la protegen de forma natural y aumentan su calidad nutricional. En resumen, ayudas al medio ambiente, consumes menos agua y produces mejores vinos, pero tienes que tener suerte con la ubicación y el clima de tu viñedo.

vino espumoso union sovietica
BebidaVinos y Spumantes

El champán de la unión soviética ideado por Stalin

Aclaremos que el champán de la Unión Soviética, concebido y solicitado por Stalin, era de todo menos champán. Se trataba, de hecho, de un vino espumoso llamado Sovetskoye Shampanskoye, con una función más simbólica que la de degustar un buen producto de buena calidad. Sin embargo, alrededor de este vino espumoso “made in URSS” ha quedado un sugestivo halo de encanto.

Un vino espumoso para llenar las copas de toda la Unión Soviética.

El año 1936 supuso un momento decisivo en la Unión Soviética, ya que el Partido cambió radicalmente de opinión sobre lo que el pueblo podía (¿debía?) beber. Hasta ese momento, el vino espumoso había sido condenado al ostracismo por ser considerado excesivamente burgués. No era seguramente una bebida adecuada para promover la lucha de clases, pero en 1936 las necesidades cambiaron y esto se debió al nacimiento del primer “champán” de la Unión Soviética. En aquellos años Stalin necesitaba transmitir la imagen de una nación en la que prevalecían la prosperidad y el bienestar. Por esta razón, promovió fuertemente la producción de productos de lujo y especialmente de vino espumoso.

No es de extrañar que un georgiano como Stalin impulsara el nacimiento del champán en la Unión Soviética, en tanto que su tierra natal es una de las naciones con una cultura enológica de lo más antigua. Las ambiciones del Partido eran muy altas, pensando alcanzar los 12 millones de botellas en 1942. Estas expectativas eran difícilmente verosímiles, dada la destrucción de viñedos en el pasado en favor de otros cultivos menos hedonistas. No es casualidad que la doble fermentación en botella típica del auténtico champán -el llamado método clásico: largo, complejo y laborioso- fuera pronto sustituida por la idea del enólogo Anton Frolov-Bagreyev de hacer refermentar el vino en barricas especiales, un método comparable al de Charmat.

La filosofía de producción detrás del champán ficticio de la Unión Soviética se orientó más a la cantidad que a la calidad o al gusto. Según muchos testigos, no era especialmente refinado y a menudo se ajustaba con abundantes cantidades de azúcar y varios correctores. La idea de Stalin era llenar de burbujas el vaso de toda la Unión Soviética y mostrar al mundo cuanto era bueno vivir en su “utopía socialista”. Todo el mundo sabe cómo transcurrió la historia, pero el champán de la Unión Soviética parece haber sobrevivido. Para los nostálgicos, hoy en día todavía hay empresas privadas que lo ofrecen de nuevo, manteniendo vivo más que un gran producto, un pedazo de historia con un encanto incuestionable.

calentamiento global
EcologíaMedio Ambiente

El calentamiento global amenaza con acabar con la mitad de los viñedos

El calentamiento global amenaza a los viñedos y a todo el sector vinícola. Según investigaciones recientes que contemplan diversos escenarios, un aumento de temperaturas de entre 2°C y 4°C, afectaría seriamente la producción de vid. En Italia y en otros países productores están en peligro zonas enteras de cultivo. Podría ser necesario renunciar a algunos tipos enteros de viñedos.

¿Por qué el calentamiento global amenaza los viñedos?

Las regiones productoras de vino podrían reducirse drásticamente en los próximos años debido al calentamiento global. A menos que los productores puedan modificar su producción encontrando variedades de vid resistentes a temperaturas más altas, es probable que la pérdida de terrenos alcance cifras vertiginosas.

En una investigación reciente publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, los científicos han creado un modelo de 11 variedades diferentes de vides en diferentes escenarios de calentamiento global. Un incremento de 2°C de temperatura haría que el 56% de la superficie actual de viñedos del mundo estuviera en riesgo. La cifra se elevaría al 85% con un aumento de temperatura de 4°C.

¿Cómo salvar el vino de la crisis climática?

La única estrategia para los productores sería abandonar las variedades en peligro y cultivar variedades de vid que pueden soportar temperaturas más altas. En peligro, por ejemplo, estarían las regiones que actualmente plantan pinot noir, cabernet-sauvignon y merlort que tendrían que pasar a la producción de mourvedre o cannonau. No sólo eso, por supuesto.

Pero ¿qué sucede con las regiones que ya cultivan estas variedades? Si es cierto que el calentamiento global abriría nuevas zonas aptas para los viñedos en climas hasta ahora desfavorables como el de Alemania, por ejemplo, varios productores mundiales de vino como Italia, España y Australia podrían sufrir una profunda crisis en el sector. En estos países, el cambio a variedades de vid diferentes puede no ser posible. En Italia, en concreto, un escenario de aumento de las temperaturas hasta los 4°C podría hacer desaparecer el 90% de la superficie dedicada actualmente a los viñedos.

envejecimiento vino ausencia gravedad
BebidaVinos y Spumantes

Envejecimiento del vino: los científicos lo prueban en el espacio

¿El envejecimiento del vino cambia cuando no hay gravedad? No es una pregunta que los enólogos o sumilleres se hagan todos los días, por lo menos aquí en la Tierra, sino una pregunta a la que la ciencia está tratando de dar una respuesta, allí arriba, en el espacio. Doce botellas de vino de Burdeos han sido enviadas a la Estación Espacial Internacional, destinadas no tanto a ser bebidas por los astronautas como a ser estudiadas en detalle.

Cómo cambia el envejecimiento del vino ante la ausencia de gravedad

Sobre el proceso de envejecimiento del vino, al menos en la Tierra existen pocos secretos, pero si un día viajáramos al espacio o colonizáramos otro planeta como Marte, entender cómo el contraste de la gravedad afecta a la comida y la bebida podría marcar la diferencia. Por esta razón, la empresa privada Space Cargo Unlimited ha encargado a la NASA y a los astronautas de la Estación Espacial una serie de experimentos diseñados para entender si y cómo la ausencia de gravedad cambia la composición del vino.

Durante los próximos 12 meses, las 12 botellas permanecerán a bordo de la Estación Espacial, mientras que el mismo número permanecerá en la Tierra en idénticas condiciones de almacenamiento a 18 °C. Después de un año las botellas volverán a la Tierra donde serán analizadas para detectar cualquier diferencia en el envejecimiento del vino contenido en ellas. En concreto, se analizarán las diferencias de sabor y composición en cuanto a polifenoles, cristales y taninos.

El experimento pretende ir más allá del análisis del envejecimiento y proporcionar de este modo pistas que puedan ayudar a mejorar las técnicas de conservación de alimentos y bebidas en el espacio. El proceso de envejecimiento del vino implica varios elementos fundamentales del ecosistema biológico de la tierra, como las levaduras y las bacterias. Comprender cómo cambia su comportamiento en ausencia de la gravedad podría marcar la diferencia en futuras misiones espaciales a largo plazo. Según Space Cargo Unlimited este sería el primer programa privado de investigación en el espacio con un enfoque en el futuro de la agricultura en el planeta Tierra.

Vino orgánico biodinámico enterrado
BebidaVinos y Spumantes

Vino orgánico y biodinámico: enterrado mejora

La idea de hacer vino orgánico y biodinámico enterrado, con el menor uso posible de aditivos y procesos de producción articulados, podría tener éxito, reescribiendo el concepto de terroir. Utilizar el suelo para refinar el zumo de uva procesado no es exactamente una novedad: el vino georgiano conocido como Qvevri se envejece en ánforas subterráneas, pero la combinación con la certificación orgánica y biodinámica podría ser una novedad.

Por qué poner vino orgánico y biodinámico bajo tierra

La idea de refinar el vino ecológico y biodinámico subterráneo surge de revisitar el terroir: si el suelo es tan importante en la elaboración de esta bebida alcohólica y afecta a muchas de las características de la uva, ¿cómo podría actuar sobre una barrica de madera en la que se almacena el vino? Una prueba práctica de esta técnica se ha realizado en la bodega Gemtree, especializada en vinos ecológicos y biodinámicos. Aquí los propietarios han decidido centrarse enterrar el vino para mejorar la calidad natural de sus productos.

La barrica se enterró entre las viñas de Syrah con los que se elaboró el mismo vino, con el deseo de evaluar el impacto que el suelo tendría en el envejecimiento de su producto. Otro productor, Andreas Tscheppe, había intentado un experimento similar y obtuvo excelentes resultados. En concreto, parece que los taninos permanecen en mayor concentración, una consecuencia que podría estar ligada a un insuficiente contacto con el oxígeno, dando un sabor único y especial al vino orgánico y biodinámico, que también es más intenso.

vino orgánico sulfitos
BebidaVinos y Spumantes

¿El vino orgánico contiene sulfitos?

Mucha gente se lo ha preguntado, pero la respuesta no es nada evidente: ¿el vino ecológico contiene sulfitos? Los sulfitos son sustancias reconocidas como potencialmente nocivas, de las que la Organización Mundial de la Salud también ha señalado algunos límites. El problema, sin embargo, sigue existiendo porque estas sustancias son particularmente útiles para la producción de vino.

Sulfitos naturales y aditivos en el vino ecológico

El vino ecológico contiene sulfitos, al menos en la gran mayoría de los casos. De hecho, la legislación europea establece que pueden utilizarse y estar presentes en una cantidad inferior o igual a 10 mg/l. Tanto si se añaden como si se generan de forma natural. De hecho – este es un aspecto que mucha gente ignora -, durante la producción de vino los sulfitos pueden ser generados por el metabolismo de las levaduras. Por esta razón es casi imposible producir un vino con ausencia total de estas sustancias. La OMS ha establecido un límite de ingesta diaria de 0,7 mg por kilogramo de peso corporal. Una cantidad más que suficiente si tenemos en cuenta aquella que se puede encontrar en los vinos.

Por lo tanto, también el vino orgánico contiene sulfitos (casi siempre) pero en cantidades muy pequeñas. A pesar de los efectos sobre la salud, se trata de sustancias con excelentes propiedades conservantes y estabilizantes, muy útiles en la enología. Para saber más sobre lo que uno bebe, es fundamental leer las etiquetas, en las que se debe indicar la presencia o ausencia de sulfitos. En pocos casos de ausencia total, es posible encontrar en la etiqueta «no contiene sulfitos»; otras veces no encontraremos ninguna especificación, lo que sugiere una cantidad que respeta las obligaciones legales; como sucede en el caso cuando se indica «contiene sulfitos», una redacción que, en el caso del vino ecológico, indica la presencia de sustancias dentro de los límites permitidos.

EcologíaMedio Ambiente

El árbol de navidad ecológico con botellas de vino usadas

El trend del árbol de Navidad ecológico hecho con botellas de vino usadas está conquistando las redes sociales, Instagram en primer lugar. La idea no sólo es original y creativa, sino que también supone ahorro en el presupuesto que se invierte en el árbol cada año, a la vez que ayudáis al medio ambiente. Y esto no es un detalle sin importancia, teniendo en cuenta que cada Navidad se utilizan más adornos que provienen de la naturaleza.

Cómo hacer el árbol de Navidad con botellas de vino usadas

Hacer un árbol de Navidad ecológico con botellas de vino usadas, o de cualquier otra bebida, hablando claramente, puede ser simple o complicado dependiendo de la técnica que decidáis utilizar. La versión más sencilla de esta decoración navideña consiste en crear círculos concéntricos de botellas, juntándolas a medida que subes hacia la punta. Entre un nivel de botellas y el siguiente basta con colocar un círculo de madera sobre el que poner la siguiente capa de botellas.

Últimamente, sin embargo, parece que los apasionados de la decoración navideña prefieren un estilo diferente, en el que las botellas se colocan boca abajo sobre una estructura especial. La ventaja, como se puede ver en la foto, es un aspecto más natural, de este modo parece que el árbol de Navidad ecológico hecho con botellas de vino usadas tiene ramas. El toque final, que hace aún más fascinante esta particular decoración navideña, son las luces, que iluminarán las botellas de vino con un hermoso juego de sombras.

Glögg vino sueco
BebidaVinos y Spumantes

Glögg, el vino sueco para calentarse en navidad

Hoy hablamos del glögg, la versión sueca de nuestro vino caliente. Se trata de una bebida típica de la Navidad, ideal para mantenerse caliente mientras se camina por el centro de la ciudad. El invierno en Suecia no es una broma y ¿quién mejor que ellos para elaborar la receta perfecta para el vino caliente?

Siempre hay que dar las gracias a los romanos

La historia del vino caliente, como ya os contamos en otro artículo, tiene orígenes antiguos, desde los romanos. Fueron nuestros antepasados quienes exportaron el uso del vino a los territorios conquistados, llegando hasta el extremo norte de Europa. Y a partir de ese momento, recetas ligeramente diferentes con un origen común, todas unidas por el uso de especias con una fragancia cálida, que se importaban desde muy lejos.

Sin embargo, lo que en su día estuvo relacionado con la mala calidad del vino, en regiones como Escandinavia ha perdurado para ayudar a combatir el frío. En 1500 aún conservaba su raíz latina, Hippocras, del que se contaban propiedades increíbles. Se dice que el nombre cambió definitivamente en 1800 y pasó a ser glögg del inglés «to glow», debido al efecto espumoso del azúcar combinado con el vino.

Consejos para la receta

La bebida es tan famosa que incluso Ikea ha dado instrucciones para prepararlo del mejor modo posible. El secreto una gran receta está en el tiempo: en lugar de poner las especias en el vino tinto, es mejor dejarlas en alcohol el mayor tiempo posible, incluso una noche, para que liberen su aroma. Sólo entonces añadiréis los otros ingredientes y lo calentaréis todo.

Y no olvidéis lo que hace que el glögg sea único en comparación con un vino caliente de la zona: uvas pasas y almendras. Estos dos ingredientes son la clave de la excelencia de esta bebida. Incluso la vainilla, que no suele estar presente en nuestra versión, es muy importante para los suecos, a la que nunca renuncian. Como alternativa, algunas familias de este país han modificado ligeramente la receta, jugando con frutas secas como higos o cáscara de naranja caramelizada.

vino gluten free sin gluten
BebidaVinos y Spumantes

¿El vino es siempre gluten free?

Aclarar si podemos hablar de vino gluten free es importante, porque como es sabido, para seguir una dieta sin gluten es necesario prestar especial atención al contenido de todos los alimentos y bebidas. Considerando que en nuestro país el vino es un protagonista indiscutible de nuestras comidas, la pregunta está más que justificada. Dar una respuesta no es complicado, pero también es necesario especificar algunas cosas.

Todo el vino es gluten free, o casi

Sí, todo el vino es gluten free. Pero aún así tenéis que tener cuidado. Partimos de la base considerando que el ingrediente principal del vino es la uva y que la uva es realmente un alimento que no contiene gluten, por lo tanto, hablar de vino sin gluten es correcto. Mucha gente tiene dudas acerca de las levaduras que contiene el vino, pero teniendo en cuenta que las levaduras utilizadas para producir el vino no se cultivan en hidrolizados de trigo, y por lo tanto no está en presencia de gluten, el problema no se plantea. Esto se aplica también a los vinos espumosos, cuyo proceso de elaboración es ciertamente diferente al de otros vinos, pero que, en cualquier caso, no incluye la adición de gluten. Los destilados también pueden considerarse seguros, aunque se utilicen ingredientes que contienen gluten, éstos acaban perdiéndolo en el proceso de destilación, convirtiéndose así en un producto gluten free. Por el contrario, debemos prestar mucha más atención a la cerveza.

Sin embargo, incluso al hablar de vino gluten free, hay excepciones que deben tenerse en cuenta. Algunos productores pueden utilizar harina de trigo o féculas para sellar las barricas de envejecimiento que pueden liberar trazas de gluten en el vino. Lo mismo ocurre con algunos colorantes o sustancias correctoras que pueden afectar especialmente a los vinos de postre. En cualquier caso, se trata de cantidades mínimas, del orden de 20 partes por millón, que, sin embargo, podrían provocar reacciones en los individuos más sensibles. Aunque el gluten puede estar oculto incluso en los alimentos más inesperados, para la mayoría de la gente, el vino, puede considerarse un alimento gluten free. ¡Arriba las copas y a vuestra salud!

Viñedos orgánicos aves
EcologíaMedio Ambiente

Los viñedos orgánicos ayudan a la repoblación de las aves

El cultivo de viñedos orgánicos puede suponer un importante impulso para la repoblación de aves. Esto no sólo significa un hecho positivo para el medio ambiente, sino también para el propio proceso de producción. De hecho, las aves desarrollan un importante papel regulador en el ecosistema del viñedo «según los principios del manejo integrado de plagas», que se aprovecha de los equilibrios naturales entre las diferentes especies.

Viñedos orgánicos y aves, una alianza que funciona

Cada vez son más los viticultores que optan por el cultivo ecológico de viñedos, lo que implica renunciar al uso de insecticidas, herbicidas y fungicidas químicos en favor de sustancias naturales alternativas. Quienes se benefician de la adopción de estas prácticas son las aves. La reducción de la interferencia humana en el ecosistema asegura la formación y el mantenimiento de un equilibrio natural, en el que las aves desempeñarán un papel decisivo, útil para el medio ambiente pero también para el hombre.

La repoblación de aves en viñedos orgánicos, de hecho, a pesar de lo que podamos pensar, no representa necesariamente un riesgo para las preciadas uvas. No todas las especies se alimentan de las uvas, y siguiendo algunas estrategias es posible favorecer a aquellas capaces de controlar insectos y animales dañinos para las plantas.

Algunos ejemplos interesantes son la instalación de perchas altas para urracas en viñedos orgánicos. Aves grandes capaces de mantener alejadas a muchas aves nocivas para la uva. O bien, la instalación de «cajas» especiales para la nidificación de lechuzas, excelentes para el control de roedores. Además de fomentar la nidificación de todas aquellas especies insectívoras con estructuras diseñadas para albergar sus nidos y fomentar la repoblación. Una alianza eficaz entre el hombre y las aves evidentes y recíprocas ventajas, perfecta para una agricultura respetuosa con el medio ambiente.

wine kit vino casa
BebidaVinos y Spumantes

Qué son los wine kits y por qué son tan polémicos

Para entender qué son los wine kits primero es necesario comprender su finalidad: ofrecer a cualquiera la oportunidad de preparar su propio vino en casa. Existen varios tipos y desde su introducción en el mercado en los años 70, nunca han dejado de ser objeto de discusión, llegando incluso a tener algunos problemas legales.

Wine Kit para preparar vino en casa

Los wine kits fueron creados para ofrecernos a todos la oportunidad de producir vino en casa sin la necesidad de ser un profesional y tener que conseguir materiales caros. Sólo hay que comprar el kit y disponer de un conjunto de utensilios cotidianos – como ollas y sartenes – para experimentar la alegría de convertirse en bodegueros, además de obtener vino hecho con vuestras propias manos. Otro aspecto importante que habla a su favor es el precio, que es inferior al de una producción con técnicas tradicionales. El principio es simple: cada wine kit proporciona la materia prima necesaria para producir una cierta cantidad de vino y da instrucciones precisas para completar con éxito el proceso.

El punto de partida de un wine kit suele ser de dos tipos: el mosto, que no requiere la incorporación de agua adicional, a la que se le añaden los reactivos necesarios y para la producción del vino, o un concentrado al que es necesario añadir agua, además de diferentes reactivos. Lo que se obtiene, siguiendo correctamente el procedimiento, es auténtico vino que, en algunos casos, incluso puede ser envejecido. Sin embargo, no existen límites específicos en cuanto al tipo de uva que se quiera utilizar. Las opiniones están divididas sobre la calidad del resultado, aunque son muchos los que sostienen que se trata de buenos vinos.

Recientemente, en nuestro país, los wine kits han dado el salto a la primera página de las noticias gracias a las condenas recibidas por la aplicación de «marcos falsos», es decir, denominaciones engañosas, referencias a tipos de vinos o uvas de mucha mayor calidad. En este sentido, los wine kits han estado sujetos en el pasado a controles menos estrictos que los del vino tradicional, y los productos comercializados eran realmente lo que decían ser. Esto no excluye la presencia en el mercado de wine kits de calidad capaces de ofrecer a cualquiera la oportunidad de lanzarse a una nueva e interesante experiencia.

Kissing a stranger destilación
Aperitivos y LicoresBebidaHot Topic

Kissing a stranger, la bebida alcohólica hecha con el vino que han escupido los sumilleres

Kissing a stranger, el licor elaborado con vino escupido por los sumilleres nació de la idea de Peter Bignell, de la Tasmanian Belgrove Distillery. Un producto que está a medio camino entre el genio y la locura, y que tiene como leitmotiv la lucha contra el despilfarro.

La bebida alcohólica elaborado con vino escupido por sumilleres en contra de los desperdicios

A Bignell la idea le surgió a partir de la participación en el Festival Rootstock de Sydney, donde uno de los principales temas abordados, y que se relacionaba con el mundo del vino, era el de la sostenibilidad en las formas de producción. Formando él mismo parte de un grupo de degustación, notó que tales propuestas chocaban frontalmente con la práctica generalizada de escupir vino después de la cata. Vino que, inexorablemente se habría desperdiciado sin la invención de Kissing a stranger, el licor elaborado con el vino escupido por los sumilleres. Se puso de acuerdo con los organizadores y al final del evento recogió los envases con el vino escupido.

Se trataba de una cantidad increíble, en torno a 500 litros que pronto se destilaron, obteniendo, 12 meses después, una cantidad de licor elaborado con el vino escupido por los sumilleres suficiente para llenar 80 frascos pequeños. A decir verdad, incluso el nombre Kissing a stranger mantiene un equilibrio precario entre lo asqueroso y lo ingenioso. Una parte del licor obtenido se ha comercializado inmediatamente, mientras que otra parte se ha destinado al envejecimiento. Cualquiera que tenga dudas sobre la seguridad e higiene de esta práctica debe hacer un esfuerzo por abandonarlas, de hecho, el vino escupido se ha sometido a un proceso de destilación que tiene como resultado un licor perfectamente seguro y cualitativamente comparable al de cualquier destilado. El sabor es otra cosa, aunque según los que lo han probado es bastante agradable, comparable a un brandy que no ha sido envejecido.

Kissing a stranger, el licor hecho a partir del vino escupido por los sumilleres no es el único ejemplo de alcohol producido que contiene saliva, dos ejemplos son la Kava, una bebida de la Isla del Pacífico hecha de una planta que debe ser masticada antes de ser procesada y una cerveza de maíz peruana que necesita saliva para que las enzimas inicien el proceso de fermentación. En el caso de Kissing a Stranger, la atención se centra en la lucha contra los desperdicios y este licor elaborado con vino que ha sido escupido por los sumilleres es el testimonio de que la sostenibilidad «está en los ojos del que mira» o, mejor dicho, en los ojos de aquellos que pueden imaginársela.

tiempo conserva botella vino abiert
BebidaVinos y Spumantes

Botella de vino abierta, ¿cómo se conserva?

La clásica botella de vino abierta, que ha sobrado de la cena, siempre plantea la misma pregunta: ¿Cómo se conserva? Es absolutamente normal tener algunas dudas al respecto, también porque, digámoslo directamente, no hay una sola respuesta correcta. Todo depende del vino, su color, la cantidad de taninos, el grado alcohólico, la cantidad de azúcar y la temperatura en casa. Hemos recabado algunos consejos de los expertos para no cometer errores.

¿Cuánto tiempo se conserva una botella de vino abiert

La primera pregunta que nos hacemos, con una botella de vino abierta después de la cena, es durante cuanto tiempo permanecerá buena la bebida. Como ya habíamos anticipado, no hay una respuesta correcta para todas las botellas.

El enemigo del vino, una vez abierto, es el oxígeno: este elemento permite un fenómeno conocido como «oxidación», que con el tiempo influye en la bebida hasta que cambia y pierde sus propiedades organolépticas. Otro problema son las sustancias volátiles presentes en el vino, que se dispersan cuando la botella permanece abierta.

Un aspecto interesante es que no todos los vinos pasan por este proceso de la misma manera: un vino tinto no espumoso muy estructurado, con una buena graduación alcohólica y una gran cantidad de taninos, será capaz de conservar mucho mejor que un vino blanco ligero y espumoso. En este último caso, normalmente, 36 horas se consideran el límite máximo.

En el caso de los vinos tintos en general, en cambio, éste puede durar hasta 5 días, pero se aplica la regla de la cata: si no se sienten aromas o sabores desagradables, es muy probable que la botella haya resistido bien. Incluso la apariencia puede ser un signo revelador: un color más oscuro y opaco podría ser el signo de una oxidación excesiva.

¿Debe guardarse en la nevera una botella de vino que ha sobrado?

Una vez que sabemos cuánto tiempo se puede guardar una botella de vino, la siguiente pregunta es: ¿Hay que meterla en la nevera? También en este caso no hay una respuesta única, depende del vino y de la temporada.

La recomendación es que el vino se almacene en un lugar fresco y seco, lejos de las corrientes de aire y de los cambios de temperatura. En las estaciones menos calurosas estas condiciones también se pueden encontrar en casa, sin tener que recurrir a meter la botella en la nevera, lo importante es que encuentres un lugar alejado de fuentes de calor como un radiador.

En épocas de más calor, sin embargo, no hay otra solución, el vino debe guardarse en la nevera, tanto el tinto como el blanco: de esta manera el
frigorífico funciona como un ambiente protegido, manteniendo una temperatura fresca y constante. El frigorífico también eliminará el problema de la luz, ya que los rayos del sol pueden acelerar los fenómenos de la oxidación del vino.

Cada vino tiene su copa
BebidaVinos y Spumantes

Cada vino tiene su copa

Como buenos adoradores de Baco, quien más quien menos, todos sabemos que cada vino está asociado a su copa. Sin embargo, es más complicado entender exactamente el porqué de algunos modelos, apropiados para ocasiones especiales, o descubrir los motivos que han llevado a tomar ciertas elecciones de diseño, ninguna de ellas echas al azar, por supuesto. Hablar de cada una de las copas sería imposible, pero hay reglas generales que te pueden ayudar a orientarte, evitando quizás posibles bochornos en un restaurante.

Vinos tintos

En el artículo que os comentábamos arriba, os explicamos porqué el vino tinto necesita oxigenarse para dar lo mejor de sí mismo. Por esta razón, los vasos para los tintos son generalmente de forma esférica, extendiéndose hacia arriba para lograr dos objetivos: dirigir los aromas de la botella hacia la nariz y favorecer la oxigenación de la que hablábamos anteriormente.

Vinos blancos

A diferencia de los primeros, los vinos blancos tienen características distintas y no les gusta demasiado el contacto con el aire. Por otro lado, hay otras características que deben ser ensalzadas por la copa, sobre todo el color y el brillo. Por esta razón, estas copas cuentan con mayor profundidad, para dejar lugar a la belleza del vino, mejorando también, en caso de tenerlas, las burbujas, o lo que los franceses llaman perlage.

Vinos espirituosos

Para vinos con más cuerpo, ya sean blancos o tintos, es mejor optar por copas más pequeñas. Los espirituosos requieren vasos que se estrechen en la parte superior, de modo que los aromas, impulsados con más fuerza por el alto contenido de alcohol, se dirijan perfectamente a nuestra nariz.

Espumoso

Como os comentábamos en los vinos blancos de aguja, cuando se trata de vinos espumosos producidos con el Método Clásico, el vaso que conocemos como flûte, estrecho y largo, nos permitirá disfrutar a nivel visual de toda la belleza de las burbujas. Por el contrario, para los vinos espumosos del método Charmat , cuya diferencia respecto al otro método, se recomiendan copas grandes, ya que la amplitud de la copa favorece los aromas frutales y fragantes del vino.

1 2