verduras

Gardenscape focaccia
ComidaDelicatessen

Gardenscape focaccia, la nueva tendencia de la primavera

La Focaccia Gardenscape conquista las redes sociales como una nueva tendencia perfecta para la llegada de la primavera: la idea, como se puede ver en las fotos, es simple, basta con componer un paisaje natural con ingredientes vegetales utilizando la masa de una focaccia como lienzo. En Instagram ya se pueden ver algunos ejemplos, y con la llegada del calor y el aumento de las verduras de temporada podría convertirse en una verdadera moda.

Gardenscape focaccia

Cómo ha nacido la Focaccia Gardenscape

La tendencia de la Focaccia Gardenscape parece haber tomado fuerza lentamente, al menos al principio, y ha comenzado a imponerse gracias a una receta italiana: en el popular programa Salt, Fat, Acid, Heat en Netflix el presentador Samin Nosrat presentó la focaccia genovesa al público en general. Esto sucedió a finales de 2019, y muchos amantes de la cocina comenzaron a replicar y experimentar con esta receta.

No pasó mucho tiempo antes de que Focaccia Gardenscape comenzara a aparecer en los perfiles de Instagram dedicados a la estética en cocina y la repostería. Los ingredientes con los que están hechos son de lo más variado, pero el punto de partida es un lienzo grueso, suave, rico en aceite y muy sabroso.

Cómo nacido la gardenscape focaccia

Para las decoraciones, la habilidad consiste en usar vegetales de temporada, compuestos para imitar un paisaje bucólico en medio de la naturaleza. Puede ser un simple ramo de flores, en el que los pétalos están hechos con tomates cherry y pimientos, por ejemplo, pero también se pueden utilizar:

  • Espárragos salvajes
  • Maíz
  • Semillas de sésamo
  • Cebolla
  • Pepinillos
  • Aceitunas

El único límite del paisaje de la Focaccia Gardenscape es la imaginación, sin olvidar nunca que la vista también quiere su dosis. Y si necesitáis una buena dosis de inspiración, echad un vistazo a las redes sociales.

lavar frutas verdura
SaludSeguridad alimenticia

Cómo lavar las frutas y verduras

Muchas personas son conscientes de la importancia de manipular la carne de forma segura, sin embargo, consideran que el riesgo de intoxicación alimentaria por frutas y verduras es bajo.

Pero este riesgo quedó de manifiesto en el brote de Escherichia coli (E. coli) de 2011 en el Reino Unido. Se cree que el suelo de los puerros y las patatas fue el causante del brote, que supuso 250 casos de infección por Escherichia coli.

lavar frutas verdura

¿Cómo se lavan las frutas y las verduras?

El lavado ayuda a eliminar las bacterias, incluyendo la Escherichia coli, de la superficie de la fruta y la verdura.

La mayoría de las bacterias se encuentran en el suelo adherido al producto. Por lo tanto, el lavado para eliminar cualquier tipo de suciedad es especialmente importante.

Cuando lavéis las verduras, lavadlas bajo el grifo y restregadlas bajo el agua, por ejemplo, en un cuenco de agua fresca. Comenzad primero con aquellos menos sucios y dadle a cada uno un enjuague final.

El lavado de los productos a granel (no preenvasados) es particularmente importante, ya que tienden a tener más tierra adherida que las frutas y verduras preenvasadas.
Siempre es aconsejable lavar todas las frutas y verduras antes de comerlas para asegurarse de que están limpias y para ayudar a eliminar las bacterias del exterior.

Estos son algunos consejos útiles para el consumo de frutas y verduras:
Hay que lavarse bien las manos antes y después de manipular alimentos crudos, incluyendo las verduras.

  • Mantener los alimentos crudos, incluyendo las verduras, separados de los alimentos preparados.
  • Utilizar diferentes tablas de cortar, cuchillos y utensilios para las comidas crudas y preparadas, o lavarlos bien entre usos.
  • Comprobar la etiqueta, a menos que se indique explícitamente lo contrario (por ejemplo, verduras lavadas listas para comer), hay que lavar, pelar o cocinar antes de comer la fruta y la verdura.

¿Cómo llegan las bacterias a las frutas y a las verduras?

Las bacterias pueden introducirse en la fruta y la verdura de diferentes maneras. Pueden estar presentes en el agua utilizada para la irrigación, en los fertilizantes orgánicos o en los excrementos de las aves y otros animales que van a los cultivos.

Las personas vulnerables a las infecciones, como las mujeres embarazadas, los ancianos o cualquier persona con un sistema inmunológico debilitado, deben seguir cuidadosamente las directrices relacionadas con la preparación y la buena higiene. No es necesario que eviten el consumo de esos alimentos.

El riesgo de infección por la manipulación de vegetales a granel se reduce siempre y cuando se sigan buenas prácticas de higiene. Cuando se seleccionan verduras a granel, hay que tener en cuenta que las más sucias pueden tardar más tiempo en prepararse en casa.

¿Se pueden comprar verduras que tengan tierra?

Sí, por supuesto. Algunas verduras se venden siempre con tierra para macetas. Es una buena práctica eliminar la mayor cantidad de tierra posible al preparar las verduras. Hay que tener en cuenta que las verduras sucias pueden tardar más tiempo en prepararse para cocinar.

También es importante señalar que aunque el terreno se ha considerado la fuente más probable de contaminación por E. coli en 2011, esto no es cierto porque no ha sido probado al 100%.

patata gel energetico
Salud

Gel energético casero: la respuesta son las patatas

El gel energético puede ser una fuente de potencia para aquellos que hacen actividad física y deporte. Si en lugar de comprar uno de los muchos que hay en el mercado buscáis algo más natural y estáis dispuestos a preparar vuestro propio gel energético en casa, no os tendréis que esforzar demasiado. Por lo visto, una simple patata tendría una eficacia equivalente a la de los geles energéticos más solicitados. Esta afirmación se sustenta en un estudio realizado por la Universidad de Illinois, en los Estados Unidos.

patata gel energetico

¿La patata como gel energético?

A menudo, cuando se practica deporte, es posible que se necesite un ” golpe ” de energía, especialmente para aquellos que realizan carreras de resistencia. En el mercado se pueden comprar geles energéticos, normalmente cargados de carbohidratos, que proporcionan ese pico de energía al cuerpo. Sin embargo, según algunos investigadores estadounidenses, un humilde plato de patatas hecho en casa sería el mejor gel energético. Una sencilla porción de puré de patatas sería igual de eficaz a la hora de proporcionar toda la energía necesaria.

Gel energético casero

En un experimento reciente, los investigadores estudiaron tres grupos de ciclistas durante un ejercicio de 120 minutos. Durante el ejercicio, cada grupo recibió respectivamente un gel energético, puré de patatas y agua. Durante el ejercicio, también se midieron el nivel de glucosa en sangre, la temperatura corporal y la intensidad del esfuerzo físico. También se prestó especial atención al funcionamiento del estómago y los intestinos de los atletas.

¿Por qué la patata garantiza un mayor rendimiento?

Los ciclistas que tomaron puré de patatas durante el ejercicio experimentaron el mismo aumento de rendimiento que aquellos que tomaron el gel energético. En ambos casos, el rendimiento fue más eficiente que el de los ciclistas que sólo habían consumido agua. El nivel de glucosa en plasma había aumentado en cantidades similares tanto en el caso del gel energético como en el del puré de patatas.

Gel energético patata

Según los investigadores, esto es una indicación importante de cómo los alimentos naturales pueden funcionar como un gel energético casero. Por lo tanto, las patatas podrían ser una alternativa sencilla y barata para quienes buscan energía durante el ejercicio físico. ¿La única desventaja? Aparentemente en algunos atletas las patatas han causado hinchazón estomacal y flatulencia, no siendo necesariamente una ventaja durante una carrera.

verduras contienen lactosa natura
ComidaFrutas y Vegetales

Cuáles son las verduras que contienen lactosa

Identificar qué verduras contienen lactosa no es tan fácil, pero no por las razones que os podáis imaginar. Es un tema que ha generado mucha polémica y sobre el que se han emitido muchas opiniones y muy contradictorias. Para dar una respuesta, sin embargo, es necesario precisar algunas cuestiones.

verduras gluten

Las verduras con lactosa no existen en la naturaleza

Sí, las verduras con lactosa no existen, al menos en la naturaleza. La lactosa, de hecho, es un disacárido, un azúcar complejo compuesto de galactosa y glucosa, que se encuentra exclusivamente en la leche y sus derivados. Representa, en porcentaje, alrededor del 5% de la leche de los mamíferos. Las verduras son capaces de sintetizar azúcares complejos, pero no la lactosa. ¿Significa esto que las personas que siguen una dieta sin lactosa no tienen que preocuparse por las verduras? Más o menos, dar una respuesta clara sería potencialmente incorrecto.

verduras contienen lactosa natura

Si buscamos en Internet podemos encontrar información muy contradictoria, con algunas fuentes que incluso publican listas de vegetales con lactosa, entre ellos:

  • Brócoli
  • Champiñones
  • Cebollas
  • Espinacas
  • Patatas

Dado que, como ya hemos mencionado, técnicamente las verduras sin lactosa no existen, sería aconsejable ignorar dichas listas. Pero ¿sería esto lo correcto? Una vez más, la respuesta no es definitiva, de hecho, no es imposible encontrar verduras con lactosa. En primer lugar, no es posible descartar en absoluto la posibilidad de contaminación; y, en segundo lugar, cuando se trata de alimentos procesados, las reglas cambian. Si compráis productos envasados o congelados debéis revisar a fondo la lista de ingredientes. Estos podrían contener trazas de la sustancia en cantidades más o menos importantes. La información sigue siendo la primera de las reglas.

tomate-fruta
ComidaFrutas y Vegetales

¿El tomate es una fruta?

El tomate es una fruta, pero también una verdura, no hay manera de poner fin a la discusión: no es sencillo entender la diferencia entre fruto, fruta y verdura, y esta hortaliza en particular no ayuda a despejar las dudas que se puedan tener. El problema se reduce a una cuestión relativamente sencilla: cuál es la definición de fruta y cuál es la definición de verdura. Todo lo demás se explica, al menos un poco, en consecuencia.

tomate-fruta

El tomate es un fruto

Es mejor despejar cualquier duda: el tomate es un fruto. Se define como «ovario de angiospermas, más o menos modificado y aumentado, que contiene semillas maduras». De la misma manera, se puede imaginar que las manzanas, las peras, las cerezas, pero también los pimientos, las berenjenas y en definitiva, todo crece a partir de una flor fertilizada y contiene semillas, se considera un fruto.

Esta es la confirmación de que incluso el tomate, a pesar de ser llamado a menudo una verdura, es sin duda una fruta. Es una cuestión de hábito en el uso de ciertas palabras: cotidianamente la palabra fruta no se usa como lo harían los botánicos, pero tiene un valor que separa la verdura – más sabrosa – de la fruta -más dulce.

El tomate es una verdura

También es justo decir que el tomate es una verdura, sin embargo, este término no tiene un significado botánico como la palabra fruta. En ella se encuentran muchas verduras diferentes, desde espinacas y hojas de lechuga hasta flores como alcachofas, raíces como zanahorias y bulbos como cebollas.

Obviamente no faltan los frutos, como las ya mencionadas berenjenas o los pimientos. Por lo tanto, para llegar a una conclusión, el tomate no es solo una fruta, sino que también es, a todos los efectos, un vegetal.

color-zanahorias
ComidaFrutas y Vegetales

El verdadero color de las zanahorias no es el naranja

¿Sabéis cuál es el verdadero color de las zanahorias, el original? Estamos acostumbrados a pensar que todas las verduras que cultivamos y consumimos hoy en día han permanecido iguales a lo largo de la historia de la humanidad, pero las zanahorias tal y como las conocemos en la actualidad, con su naranja brillante, tienen sólo unos pocos siglos de antigüedad: antes en la naturaleza eran de color violeta o blanco. Pero ¿cómo es posible entonces que ahora sean naranjas?

color-zanahorias

El origen del color naranja de las zanahorias

El color original de la zanahoria no tiene nada que ver con el actual. En la época romana se cree que estaban muy extendidas diferentes variedades, probablemente de color violeta y blanco. La forma era también menos regular, con un mayor número de protuberancias en los lados, así como raíces y marcas que no eran estéticamente agradables. Los agricultores, sin embargo, sabían que cruzando diferentes variedades y plantas con mejores características, el cultivo se podría transformar.

Entre los siglos XVI y XVII los holandeses se habían hecho muy hábiles seleccionando plantas y comenzaron a trabajar en el color de las zanahorias: en homenaje a la dinastía de los Orange comenzaron a cruzar diferentes variedades de esta hortaliza, cada una con su color particular, obteniendo finalmente zanahorias naranjas. Este proceso probablemente también hizo que la verdura fuera más rica en beta caroteno, que es la molécula a la que está vinculado el color naranja de la zanahoria.

Tupinambo propiedades
ComidaFrutas y Vegetales

Tupinambo: propiedades y beneficios de la alcachofa de Jerusalén

Las propiedades del tupinambo, tubérculo llamado alcachofa de Jerusalén o nabo alemán se tienen cada vez más en cuenta, debido especialmente a los beneficios que aporta en la reposición de sales minerales y otros oligoelementos, así como por la facilidad con la que se puede utilizar en la cocina. Además, el cultivo del tupinambo está resultando ser una excelente medida para los agricultores, que han encontrado en él un producto muy útil para la producción de compuestos bio como combustibles o aditivos alimentarios. En los países donde se cultiva se utiliza desde que comienza a hacer frío, aunque este tubérculo se cosecha desde el otoño hasta el final del invierno.

Tupinambo propiedades

Propiedades y beneficios

Un aspecto importante de las propiedades y beneficios del tupinambo es su perfil nutricional: en primer lugar, el tupinambo es bastante rico en agua, que constituye cerca el 80%, y tiene una buena cantidad de inulina, que puede variar en función del período de recolección. Esta última sustancia es una fibra no soluble con propiedades probióticas que se utiliza cada vez más en la cocina como complemento de diversas recetas. Esta es una de las diferencias más evidentes con la patata, otro tubérculo mucho más común: en este último hay mucho almidón, cadenas de azúcares asimilables por nuestro organismo con una alta concentración de calorías.

Por todas estas razones, las propiedades y beneficios del nabo alemán han sido tenidas en cuenta, así como por su contenido en sales minerales. En concreto, el topinambo es rico en hierro y potasio, además de contener una buena cantidad de vitamina B1 y vitamina A. También encontramos vitamina H, una molécula que puede soportar diferentes temperaturas de cocción. La presencia de estos nutrientes hace de la alcachofa de Jerusalén un alimento ideal para recuperar energía después de la actividad física, por ejemplo.

frutas y verduras orgánicas
ComidaFrutas y Vegetales

¿Por qué comprar frutas y verduras orgánicas de segunda categoría?

Las frutas y verduras orgánicas de segunda categoría pueden ser una verdadera contribución para los agricultores y el medio ambiente: elegirlas significa reducir el desperdicio de alimentos y ayudar económicamente a los agricultores que deciden certificar sus productos como orgánicos. El problema de las frutas y hortalizas que se venden en la Gran distribución organizada es que están sujetas normas muy estrictas, lo que obliga a los agricultores a tirar a la basura grandes cantidades de sus cultivos.

frutas y verduras orgánicas

Frutas y hortalizas orgánicas de segunda categoría: ahorro y menos desperdicios

El problema al que nos enfrentamos es que no siempre es fácil comprar frutas y verduras orgánicas de segunda categoría, especialmente porque requiere estar cerca de un agricultor que cultive huertos orgánicos. Pero en la era de la información digital, cada vez es más fácil encontrar plataformas que permiten a los consumidores establecer un contacto directo con los productores, pudiendo saltar a los intermediarios y reduciendo así las distancias entre ambos.

De esta manera, los interesados pueden conseguir productos más frescos, a un precio asequible y que de otro modo acabarían en el cubo de la basura. Se trata, por ejemplo, de calabacines de forma demasiado irregular, o de zanahorias, o incluso coliflores, que simplemente se pudren en el campo cuando su forma no cumple las normas de la gran distribución. De esta clasificación surgen las frutas y verduras orgánicas de segunda categoría, que se utilizan en la industria alimentaria como ingredientes procesados. Otras veces son desechados directamente.

Cuando uno empieza a comprar productos de este tipo pronto descubre que el tamaño de la fruta, por ejemplo, es un parámetro clave, tanto que normalmente las ciruelas, las manzanas, las peras y las naranjas son simplemente más pequeñas que las que encontramos en la gran distribución. Y si pensáis que las frutas y hortalizas de este tipo son feas de ver, tendréis que recapacitar: en el 99% de los casos se trata de defectos mínimos, hasta el punto de que resultan imperceptibles para el consumidor medio.

Platos verduras julianas
ComidaDelicatessenFrutas y Vegetales

Cortar las verduras en juliana

Aprender a cortar verduras en juliana significa dejarse llevar por uno de los cortes más elegantes de la cocina cuando se trata de verduras. Puede parecer algo trivial, pero aprender a cortar verduras en trozos homogéneos no solo mejora la presentación de los platos, sino que también ayuda a cocinar. La juliana requiere de medidas precisas, pero basta con tener las herramientas adecuadas para conseguir el plato perfecto.

Cortar verduras juliana

Las medidas de las verduras en juliana

Aunque se pueda pensar que las medidas de las verduras cortadas en juliana son estándar, hay varias escuelas que no están de acuerdo. En español solemos hacer referencia al término «cerilla», para indicar una medida generalmente aceptada de entre 4 y 5 centímetros de longitud, que puede incluso llegar a 8, con una base cuadrada de 2 milímetros por cada lado.

medidas verduras juliana

Cómo cortar verduras en juliana

Cortar verduras en juliana no es difícil, el verdadero desafío es hacerlo rápidamente y sin esfuerzo. De hecho, las primeras veces notarás que cortas muy despacito, sobre todo si es con el cuchillo, para poder ser siempre preciso. Lo importante es tener paciencia y seguir entrenando con zanahorias y puerros, las dos verduras en las que más utilizarás esta técnica. Por lo general, corta primero un par de rodajas de unos milímetros de espesor, luego apílalas y corta en tiras con el largo correcto.

Cómo cortar verduras juliana

Herramientas para cortar verduras en julianas

Como te decíamos, la herramienta más utilizada para cortar en juliana es el cuchillo, en particular algunos modelos que puedes encontrar en Amazon, en combinación con una buena tabla de cortar. En este caso, sin embargo, es importante protegerse: un guante podría venirte fenomenal. Como alternativa, existen algunas herramientas especiales, como el pelador que corta en tiras, o la mandolina, un aliado incomparable en la cocina. Por último, pero no por ello menos importante, te proponemos una versión eléctrica más tecnológica.

Herramientas cortar verduras julianas

Platos con verduras en julianas

Hay muchos platos en los que puedes usar verduras cortadas en juliana, desde unos primeros fríos a base de pasta o arroz hasta ensaladas. Durante la cocción, sin embargo, las verduras cortadas de esta manera tienen la ventaja de cocinarse a la perfección, de manera uniforme.

Platos verduras julianas

Curiosidades sobre el corte en juliana

Pero a todo esto, ¿sabes por qué se les llama verduras en juliana? Los primeros rastros se encuentran en un libro de cocina francés de 1802, pero el origen no está del todo claro. Algunos apuntan al nombre propio francés Jules o Julien, mientras que otros sostienen que se debe al chef Jean Julien, quien utilizó este método por primera vez.

Comer sano desperdicia
EcologíaMedio Ambiente

Comer sano genera más residuos

Una alimentación aparentemente sana no solo tiene aspectos positivos. Una de las desventajas de una dieta basada en frutas y verduras es la gran cantidad de desechos debido a los alimentos que, de una forma u otra, terminan en la basura. Una investigación de la Universidad de Vermont ha estudiado los hábitos alimenticios de los consumidores estadounidenses, revelando un vínculo entre la dieta y los desechos.

Comer sano

Alrededor de un tercio de la comida se desperdicia

De media, el consumidor estadounidense desperdicia alrededor de un kilo de comida al día, lo que nos lleva a la desorbitada cifra de 150.000 toneladas de productos comestibles que todos los días, en lugar de terminar en la mesa, terminan en la basura. El estudio se llevó a cabo por la Universidad de Vermont y ha sido publicado en la revista PLoS ONE.

Según los investigadores, aproximadamente el 30% de los alimentos producidas en los Estados Unidos se desperdician. Es el equivalente a 12 millones de hectáreas de tierra que cada año producen en vano (aproximadamente el 7% de la tierra cultivable). Vamos, que los 16.000 millones de litros de agua destinados al riego acaban produciendo básicamente … basura.

Comer sano residuo

Comer sano provoca más desperdicio

Pero el estudio también fue el primero en investigar no solo la cantidad, sino también la «calidad» de los desechos. El primer golpe es asumir es como comer sano implica más desechos. De los 22 tipos de alimentos que se investigaron, los que más se desperdiciaron fueron frutas y verduras. Según las estimaciones, alrededor del 39% del alimento total que se tira todos los días es una fruta o verdura seguidas de cerca por los productos lácteos que representan el 17% y en el tercer puesto estaría la carne con un 14%.

«Las dietas de mayor calidad son ricas en frutas y verduras, pero también son el tipo de alimento que se desperdicia más que el resto», según afirma Meredith Niles, coautora de la investigación. Según el estudio, una dieta saludable es fundamental, pero también es vital tomar conciencia de que esta elección implica un alto desperdicio.

Por desperdicia comer sano

¿Por qué se desperdicia tanto?

Hay varias razones por las cuales se desperdicia la comida. Parte de la responsabilidad recae en la cadena de distribución, ya que los alimentos frescos salen ya en malas condiciones antes de llegar a los estantes o simplemente porque no se han vendido en el supermercado. Otra pare, en cambio, recae sobre la responsabilidad del consumidor. El deseo de elegir solo los productos más bonitos y perfectos conduce a los productores a la eliminación de grandes cantidades de alimentos que no alcanzan el «estándar» para la venta. Por otro lado, la sobre compra implica comprar más alimentos de los que necesitamos y luego que se nos pongan malos sin poder consumirlos.

Comer sano desperdicia

Si en términos de distribución podemos hacer poco o nada como consumidores, es esencial tener una mayor conciencia sobre cómo almacenar frutas y verduras frescas de una manera adecuada, o la diferencia entre la oxidación, la abrasión y la verdadera podredumbre. Sin embargo, más allá de nuestros hogares, la Unión Europea votó recientemente a favor de una serie de medidas destinadas a reducir el desperdicio de alimentos con la recolección y redistribución de los productos frescos no vendidos. El objetivo de estas medidas es una reducción del 30% de residuos para 2025 y del 50% para 2030.

come verduras jovenes
Estilo de vidaFrutas y VegetalesNoticias

¡Come verduras!: Los jóvenes nos escuchan más de lo que parece

La lucha diaria de los padres por que sus hijos coman verduras no es ninguna pérdida de tiempo. Aunque es difícil que, por mucho que insistamos, los niños terminen adorando la ensalada, el brócoli y la menestra, el mensaje subyacente acerca de los beneficios de una dieta saludable parece calar hondo incluso entre los adolescentes más reticentes. Una investigación de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, ha mostrado cómo las normas de alimentación saludable que se llevan a cabo en casa terminan afectando las elecciones autónomas de los niños.

come verduras jovenes hijos

Los adolescentes saben más de lo nos creemos

Los investigadores de Stanford entrevistaron a 1264 adolescentes del área de la Bahía de San Francisco, preguntando cuáles eran sus creencias sobre la comida, la actitud de sus padres hacia la comida nada y las normas y prácticas de alimentación en su familia. Contra todas expectativas, los niños estaban más preparados de lo esperado, demostrando que conocen la diferencia entre alimentos sanos y los que no lo son.

come verduras jovenes frutas

Sin embargo, los investigadores estaban interesados ​​en verificar las elecciones que los adolescentes hacían de forma independiente. A los jóvenes se les ofreció como recompensa poder elegir entre un snack sano y otro menos sano. Los snacks sanos incluían, por ejemplo, yogur, humus con pretzel o trozos de fruta. Los no tan sanos incluían gominolas, galletas de mantequilla y de chocolate y patatas fritas.

Comer verduras de forma independiente

Los resultados mostraron que los adolescentes que afirmaron tener al menos una norma relacionada con la alimentación sana en casa eran mucho más propensos a elegir un snack «saludable», incluso sin la supervisión de sus padres. Además, los niños con estas normas en sus casas aseguraron sentirse mejor cuando tomaron la decisión saludable y se sintieron culpables cuando optaron por la menos saludable. Según los investigadores, esto muestra cómo «Las normas sobre la alimentación surgidas dentro del entorno familiar continúan influyendo en las percepciones y elecciones de los niños, incluso cuando los padres no están presentes».

come verduras jovenes

La próxima vez que alguien de la familia se niegue a comer verduras, piensa que incluso aunque estés perdiendo está batalla, no has perdido la guerra y el mensaje ha calado. Insistir un poquito a nuestros jóvenes en comer alimentos saludables puede traerles beneficios concretos una vez lleguen a ser adultos. Asique ya sabes, ¡esto es una carrera de fondo!