temperatura

Termostato smart
EcologíaMedio Ambiente

Termostato smart, una solución para contaminar menos y ahorrar dinero

La adquisición de un termostato smart es una simple iniciativa que podría marcar la diferencia en nuestras vidas, permitiéndonos contaminar menos y ahorrar más dinero. Se trata de una tecnología que es muy fácil de usar y que ahora se comercializa en diferentes versiones.

Termostato smart

Cómo funciona un termostato smart

Gracias a un termostato smart, tu hogar será más green y más inteligente sin sacrificar la comodidad y además se reducirá significativamente el importe de los recibos de la luz. Estos dispositivos “no hacen nada más” que registrar la temperatura de una habitación y ajustar el sistema de calefacción o refrigeración en consecuencia, como un termostato tradicional, aunque hay más. Los termostatos smart de última generación también tienen funciones adicionales que les permiten, según el modelo: aprender nuestros hábitos y autorregularse, liberándonos así de la necesidad de una tediosa programación; comunicarse con nosotros incluso a distancia; sugerir las mejores opciones para contaminar menos y ahorrar dinero; y saber independientemente si estamos en casa o no.

El termostato smart es un ejemplo clásico de cómo el IoT (Internet of Things) se está abriendo camino en nuestros hogares, conectando diferentes herramientas a la red y haciendo nuestras vidas más fáciles. Los termostatos smart más importantes del mercado pueden ser controlados a través de un smartphone y pueden proporcionarnos información detallada sobre nuestro consumo y el clima de nuestro hogar. De la misma manera será posible controlarlo gracias a los principales asistentes digitales como: Siri, Alexa y aunque es una tecnología muy fascinante, hay algunos aspectos que deben ser aclarados.

Antes comprar un termostato smart para contaminar menos y ahorrar dinero, es necesario verificar que sea compatible con las instalaciones de nuestra casa y que se ajuste a nuestras necesidades específicas. También hay que tener en cuenta que muchos sistemas modernos son muy eficientes en sí mismos, por lo que es necesario evaluar caso por caso la conveniencia de confiar en tal dispositivo, que, sin embargo, en muchos casos, es muy eficaz para mejorar la habitabilidad de nuestro hogar y reducir nuestro impacto ambiental.

Servir la cerveza
BebidaCerveza

Cómo servir la cerveza de la manera correcta: cinco pasos básicos

Sobre todo si es artesanal, es importante saber cómo se sirve la cerveza, en qué vaso y a qué temperatura.  Pequeños detalles que pueden cambiar drásticamente lo que se percibe a nivel olfativo y gustativo.

Servir la cerveza

La forma de servir cerveza correctamente puede ser crucial para disfrutar de los mejores aromas y sabores.

Aprender a servir una cerveza no sólo puede ayudar a causar una buena impresión con los amigos, sino también a apreciar en todas sus facetas la multiplicidad de cervezas disponibles hoy en día, especialmente si son artesanales.

La cerveza puede servirse desde la botella o desde el grifo.

En este último caso, la cerveza se almacena en recipientes mucho más grandes que las simples botellas, por ejemplo, pequeños barriles o barriles de cerveza, y puede llegar al grifo, y luego al vaso, de cuatro maneras diferentes:

  • tirada: literalmente cae desde arriba y alcanza el cristal usando la fuerza de la gravedad;
  • Bomba: Una bomba empuja la cerveza sin usar gas;
  • en el grifo: se introduce dióxido de carbono en el barril, lo que satura la bebida y permite almacenarla mejor; además, la presión creada en el barril permite que la cerveza llegue al grifo;
  • Carbono – Nitrógeno: similar al anterior, prevé el uso de una mezcla de nitrógeno y dióxido de carbono que permite que la cerveza tenga el empuje adecuado para llegar al grifo.

Vaso y temperatura adecuados para la cerveza

Además, es bueno saber que incluso el vaso puede marcar la diferencia y que, por lo tanto, antes de descubrir cómo servir la cerveza, es importante conocer los diferentes tipos de vasos, todos ellos estrictamente de vidrio, que se pueden resumir en cuatro categorías principales:

  • el cáliz: tiene forma de tulipán, es adecuada para las cervezas complejas y es particularmente indicada para las cervezas artesanales;
  • la copa: ideal para cervezas con cuerpo como las belgas de Abadía;
  • la pinta: es típica de Inglaterra, tiene dos curvaturas que facilitan el agarre, pero que pueden penalizar el aroma de la bebida;
  • la jarra: tiene un asa que permite que la cerveza del vaso no se caliente por el calor de las manos; se utiliza típicamente en Alemania.

Antes de verter la cerveza en el vaso es esencial:

  • haberlo limpiado, para evitar que hasta el más mínimo residuo de sustancias grasas en el cuerpo o en los bordes pueda impedir una espuma compacta que se adhiera bien a las paredes;
  • enfriar el vaso, por ejemplo, poniéndolo en remojo en agua fría antes de verter la cerveza.

Cómo servir la cerveza correctamente

Y aquí están los cinco pasos fundamentales para servir la cerveza:

  • abrir la botella mientras se sostiene en posición vertical;
  • servir en un lado del vidrio en un ángulo de 45 grados;
  • una vez que haya alcanzado la capacidad de 3/4 del vaso, deteneos y poned la bottela de nuevo en posición vertical;
  • agitar la botella con movimientos circulares para mover la levadura del fondo (para las cervezas artesanales, que no están pasteurizadas y filtradas);
  • servir la parte restante de la botella en el vaso, que debe permanecer en posición vertical.

No hay que olvidar que la forma de servir la cerveza también implica encontrar la temperatura correcta de la botella.

Cada cerveza, de hecho, debe ser servida a una temperatura específica, normalmente indicada en la etiqueta de la propia botella. Puede tener una influencia decisiva en el sabor de la cerveza, ¡incluso si se sirve perfectamente!