sueño

Infusiones relajantes
Bebidaté y café

Infusiones relajantes para dormir mejor

Las infusiones de hierbas relajantes suponen una gran ayuda para dormir mejor, especialmente cuando se experimentan ansiedad y estrés. Sostener una buena taza caliente en las manos y tomar una infusión puede ser muy útil para encontrar la calma perdida y olvidar el nerviosismo y el cansancio, en especial al final de la noche después de un largo día de trabajo. En el supermercado, se encuentran también tisanas ya confeccionadas: generalmente, basta con utilizar una bolsita de infusión o dos cucharaditas de flores, hojas o raíces en agua hirviendo. Averigüemos cuáles son las mejores infusiones para dormir bien por la noche.

Infusiones relajantes

Infusión de manzanilla

¿Cómo no empezar citando la manzanilla? Es probablemente la mejor tisana del mercado o, al menos, la más famosa. Esta flor es un calmante natural que combate el nerviosismo y promueve un sueño reparador. La manzanilla también tiene propiedades antiinflamatorias, sedantes y digestivas, que pueden calmar los dolores menstruales. Son los principios activos que contiene – como el ácido glicólico, los terpenos, las cumarinas y los azulenos – los que promueven la relajación.

Infusión de valeriana

La infusión de valeriana es muy útil antes de ir a la cama. Sus principios activos están indicados cuando se está particularmente agitado, gracias a sus propiedades sedantes y relajantes. La infusión de valeriana también mejora el humor y contrarresta el insomnio, asegurando también un mejor funcionamiento del sistema nervioso central.

Té de hierbas malva

Una de las infusiones relajantes que propician dormir bien por la noche es la de malva: es capaz de relajar la mente y el cuerpo, gracias a sus hojas y flores que poseen una acción antiinflamatoria, emoliente, relajante y refrescante. Gracias a esta última característica, la infusión de malva es también ideal para aquellos que sufren dolor de estómago o necesitan restaurar la flora intestinal: la malva relaja los músculos del intestino, facilitando el tránsito de las toxinas. En cuanto a su acción antiinflamatoria, es ideal en caso de inflamación del tracto urinario como la cistitis.

Infusión de melisa

¿Una infusión para ayudarte a dormir profundamente? La infusión de melisa es un aliado perfecto y además, cuenta con otras características notables que no deben ser subestimadas. ¿Alguna? Aporta beneficios al sistema digestivo: la melisa calma los espasmos intestinales, la colitis, los calambres de estómago y contrarresta los trastornos gastrointestinales, gracias a sus ingredientes activos como los polifenoles, las cumarinas y los ácidos triterpénicos. En general, actúa contra los trastornos de origen nervioso relacionados con el estrés.

Infusiones malva

Tila

Una buena tila es lo que se necesita para dormir mejor. Las flores de esta planta también poseen propiedades diuréticas, calmantes y expectorantes, que pueden ser útiles en caso de enfriamiento y dolor de garganta. Además, el tilo es un poderoso agente antiestrés, gracias a los ingredientes activos que contiene – taninos, flavonoides, cumarinas y mucílago, por ejemplo – que relajan el sistema nervioso central.

Infusión de lavanda

Una de las infusiones más relajantes que existen para dormir mejor es la de lavanda: combate los trastornos del sueño -insomnio, estrés y ansiedad, sobre todo- y calma los dolores de cabeza. La lavanda relaja los nervios y promueve la digestión.

Infusiones lavanda

Infusión de Espino blanco

La infusión de espino blanco se puede beber tanto para dormir mejor como para contrarrestar la ansiedad. El espino contiene sustancias como el hiperosido y la vitexina, o flavonoides con un efecto calmante que también pueden ser útiles en quienes sufren de palpitaciones y taquicardias.

Infusión de pasiflora

Por último, la infusión de pasiflora, que tiene propiedades relajantes y antiespasmódicas que combaten el insomnio y la ansiedad. Gracias a las sustancias que contiene, la pasiflora goza de un efecto que actúa sobre el sistema nervioso central relajándolo: por sus propiedades calmantes, no es raro encontrarla en la base de algunos medicamentos que tratan la ansiedad, el cansancio y el estrés.

Pero ¿cuándo hay que tomar infusiones? Por la noche es el momento ideal. No obstante, recordad pedir consejo a vuestro médico antes de consumirlo, ya que algunos principios activos pueden no ser adecuados para todo el mundo: por ejemplo, durante el embarazo, la lactancia o si está tomando ciertos medicamentos o sufre de ciertas alergias.

Dormir riesgo engordar
NutriciónSalud

¿Dormir poco engorda?

Dormir poco contribuiría a engordar, según una nueva investigación de la Pennsylvania State University que se ha publicado en el Journal of Lipid Research. Según los investigadores estadounidenses, incluso unos pocos días con unas pocas horas de sueño pueden afectar a nuestro metabolismo contribuyendo al aumento de peso.

Dormir poco engorda

Dormir poco y el riesgo de engordar

Una semana de trabajo intenso con pocas horas de sueño puede dejar huella. En concreto, dormir poco por la noche hace que nos sintamos menos saciados, lo que nos llevaría a aumentar de peso al tener que comer más alimentos para alcanzar el mismo nivel de saciedad. La percepción distorsionada del nivel de saciedad deriva del hecho de que la falta de sueño cambiaría la forma en que nuestro cuerpo metaboliza los alimentos.

Dormir riesgo engordar

Es de sobra conocido que dormir poco afecta al metabolismo, pero las investigaciones realizadas hasta la fecha se habían centrado principalmente en la absorción de azúcares y los riesgos asociados a la diabetes. Según Orfeu Buxton, que ha dirigido la investigación en Penn State, este es uno de los pocos estudios dedicados a investigar los efectos de la falta de sueño en la absorción de grasas.

La falta de sueño cambia el metabolismo

A los sujetos objeto de estudio se les impuso un régimen de sueño similar al de una semana tradicional de trabajo americano con no más de 5 horas de sueño por noche de domingo a jueves. Para las noches de los sábados y domingos, en cambio, se les permitía dormir hasta 10 horas para compensar las horas de sueño «perdidas» durante la semana. Antes del experimento y después de cuatro noches con pocas horas de sueño, a los participantes se les ofreció la misma cena rica en grasas. La mayoría de los participantes dijeron que se sentían menos saciados con la misma cena después de un corto período de sueño.

sueño metabolismo

Los análisis de sangre de los voluntarios también mostraron que la falta de sueño había llevado a una eliminación más rápida de los lípidos de la sangre después de la comida. Según los investigadores, esto demostraría cómo dormir poco puede llevar a engordar, ya que nos empujaría a comer más para sentirnos llenos. «Las grasas no se evaporaron en el aire,» explica Orfeu Buxton. «Estaban siendo almacenadas.» El descanso del fin de semana habría ayudado al metabolismo a volver a sus valores originales antes del experimento, pero no a los mismos niveles. Esto indicaría que después de una semana intensa con pocas horas de sueño, un fin de semana de descanso no sería suficiente para que el cuerpo recuperase sus valores correctos.