sostenibilidad

Patinetes eléctricos y impacto ambiental
EcologíaEnergías renovablesMedio Ambiente

¿Los patinetes eléctricos realmente tienen cero impacto ambiental?

Los patinetes eléctricos están considerados como una de las mejores soluciones para la movilidad green en la ciudad porque respetan el medio ambiente al no generar emisiones de CO2. Sin embargo, un estudio americano ha demostrado que esto puede no ser el caso para todos los modelos.

Patinetes eléctricos y impacto ambiental

Los patinetes eléctricos podrían ser más contaminantes de lo que uno se imagina, según un estudio de la Universidad de Carolina del Norte.

Generalmente, los patinetes eléctricos se consideran verdaderos amigos del medio ambiente, dadas las nulas emisiones de CO2, sin embargo, según el profesor Johnson, coordinador de la investigación, para comprender el verdadero impacto ambiental de los patinetes eléctricos se deben analizar las emisiones de toda la cadena de producción y no sólo en relación con su uso final.

De hecho, según la investigación, también deberíamos considerar las emisiones relacionadas con la producción de componentes y baterías, que tienen un impacto no despreciable en el medio ambiente tanto en el momento de su producción como especialmente en el momento de su eliminación.

Además, no hay que olvidar que los patinetes necesitan recargarse, y la recarga en muchas ocasiones la llevan a cabo operadores que a menudo se desplazan con vehículos de motor diésel. Además, en lo que respecta a la recarga, si la energía producida no procede de fuentes renovables, no sería del todo correcto afirmar que los patinetes eléctricos tienen cero emisiones.

El estudio de la Universidad de Carolina del Norte también ha demostrado que es esencial comprender qué componentes se utilizan en la producción de los patinetes eléctricos. Algunos patinetes podrían construirse utilizando materiales no sostenibles y no reciclables, lo que sólo haría avanzar el problema de la contaminación en el tiempo. Otro elemento a tener en cuenta es el origen de los patinetes eléctricos.

La mayoría de los patinetes se construyen en China y luego se distribuyen por todo el mundo, a menudo por barco, que suelen funcionar con enormes motores diésel. Según la investigación, este consumo también debe tenerse en cuenta al calcular las emisiones totales de los patinetes eléctricos. Según la investigación, al final, algunos patinetes eléctricos serían menos contaminantes que un coche eléctrico, pero ciertamente no con un impacto cero en el medio ambiente.

Para ser honesto, se han hecho algunas críticas al estudio, señalando que esta investigación no considera la contaminación por polvo fino que crean los motores diésel tradicionales. Además, muchas empresas están ahora en condiciones de crear energía limpia, procedente de fuentes renovables, para la recarga de patinetes con el fin de reducir aún más el impacto ambiental.

El mercado de los patinetes eléctricos, así como el de los coches eléctricos, está creciendo fuertemente. Se espera que los fabricantes se esfuercen por utilizar cada vez más materiales sostenibles y reciclables. También será importante invertir más en la producción de energía limpia que se utilizará para recargar las baterías, manteniendo de este modo un impacto ambiental lo más bajo posible.

Cuba y la sostenibilidad
EcologíaMedio Ambiente

Cuba entre la sostenibilidad y los productos orgánicos da una lección al planeta

La dirección que ha tomado Cuba hacia la sostenibilidad y la agricultura orgánica ha hecho de la isla del Caribe un modelo en el mundo. El sistema cubano, hasta la fecha, es un ejemplo a nivel mundial en cuanto a la protección del medio ambiente y el uso inteligente de los recursos. Pero ¿cómo ha logrado una nación con una historia tan problemática estos resultados?

Cuba y la sostenibilidad

La difícil historia que ha llevado a Cuba a la sostenibilidad

Su propia historia ha desempeñado un papel decisivo en la vinculación de Cuba con la sostenibilidad y la agricultura orgánica. Una nación que ha sido víctima de seis décadas de embargos comerciales, económicos y financieros por parte de un poderoso vecino como los Estados Unidos que ha sido capaz de volver a ponerse en pie con nuevas reglas que la han llevado a la cima de las naciones más desarrolladas del mundo según el Sustainable Development Index (SDI). Es una medida de la eficiencia del desarrollo humano, calculada dividiendo el Índice de Desarrollo Humano (IDH), mucho más utilizado -basado en la esperanza de vida, la escolaridad y los ingresos-, por el exceso, en términos de emisiones de CO2 e impacto ambiental debido a la producción, en comparación con la cantidad per cápita sostenible calculada para la población mundial (cuánto podría contaminar cada uno de nosotros como máximo en relación con la capacidad del ecosistema). El IDH naturalmente pone a las naciones más ricas en la cima, pero usando el IDH, las cosas cambian mucho.

La elección de Cuba por la sostenibilidad fue una elección dictada en principio por la necesidad generada por la escasez de recursos debido primero al embargo de los Estados Unidos y luego al colapso de la Unión Soviética, el principal socio comercial de la isla. En ese momento Cuba estaba al borde de una crisis alimentaria ya que la mayoría de los cultivos dedicados a la caña de azúcar se exportaban a la URSS. Esta situación, combinada con la escasez de combustible – que aún hoy persiste en parte – obligó a los cubanos a encontrar soluciones alternativas, como pequeños cultivos orgánicos en los centros de población y sus alrededores. Un modelo de producción fragmentado y sostenible que ha garantizado el sustento de la población cubana durante años. Baste decir que el 90% de las frutas y verduras que se consumen en Cuba siguen siendo de origen cubano.

A pesar del fin del embargo en 2014, la elección de Cuba para la sostenibilidad no ha cambiado, lo que ha llevado a la nación a tomar decisiones para el desarrollo económico basadas en el consumo responsable de recursos. Así pues, cada vez más coches eléctricos son comprados por China y el uso compartido de coches es una práctica muy extendida para compensar las deficiencias del sistema de transporte y la escasez de combustible. La posición cubana es resistente a las presiones del mundo exterior, a favor de diferentes valores que valoran la protección del medio ambiente más que el mero crecimiento económico. El modelo de Cuba para el mundo occidental puede parecer un retroceso, un compromiso dictado por la necesidad, pero la nación caribeña está viva y es dinámica, con datos que muestran una situación lejos de ser negativa. Un ejemplo de ello es el excelente sistema de salud pública, gracias al cual la esperanza de vida de los cubanos es de 79,4 años al nacer, superior a la de los estadounidenses en 78,69 años.

Reducir contaminación domestíca
CienciaNoticiasSalud

Cómo reducir la contaminación doméstica mejorando el aire

Prestar atención a la forma de reducir la contaminación doméstica es también fundamental en lo que respecta al aire interior; estudios recientes han demostrado que los fuegos a gas y otros aparatos alimentados con combustibles fósiles pueden liberar sustancias nocivas para el sistema respiratorio y cardiovascular.

Reducir contaminación domestíca

La ciencia para entender cómo reducir la contaminación doméstica

Un reciente estudio californiano nos ayuda a entender cómo reducir la contaminación doméstica. Los investigadores de la Escuela de Salud Pública Fielding de la UCLA sostendrían que el uso de aparatos de gas, como hornos, cocinas o calentadores de agua a gas, aumentarían la probabilidad de sufrur enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

La investigación pretende ayudar a comprender cómo reducir la contaminación doméstica, en este caso producida por los combustibles fósiles.

Según los investigadores que se han centrado en el problema, incluso después de sólo una hora de uso de una estufa u horno de gas en la cocina, los niveles de dióxido de nitrógeno -un contaminante muy extendido que tiene efectos negativos en la salud humana y que, junto con el monóxido de nitrógeno, contribuye al smog- en el hogar podrían alcanzar niveles superiores a las normas de calidad del aire de los Estados Unidos. Según los investigadores californianos, por ejemplo, las cocinas de gas podrían ensuciar el aire interior de dos a cinco veces más que el aire exterior.

Esta es la razón por la que es importante reducir la contaminación doméstica a través de un comportamiento consciente y selectivo.

Cómo reducir la contaminación doméstica

Los investigadores subrayan la importancia de centrarse no sólo en la calidad del aire exterior, las emisiones de gases de efecto invernadero y los efectos del cambio climático, sino también en la forma en que el uso de combustibles fósiles en los electrodomésticos podría repercutir negativamente en la calidad del aire interior y en la salud de las personas. Esto es particularmente cierto para los niños que pueden estar expuestos a un mayor riesgo de asma; un estudio encontró que los niños en hogares con cocinas de gas tendrían un 42% más de probabilidades de padecer asma y otro estudio australiano atribuye el 12% de todo el asma infantil a la presencia de cocinas de gas, según The Guardian.

En línea con los investigadores de la UCLA, el Rocky Mountain Institute – una organización estadounidense que investiga, publica, consulta y estudia en el campo de la sostenibilidad – también dice que los contaminantes liberados por los dispositivos de combustión podrían tener efectos adversos para la salud, incluyendo el agravamiento de condiciones respiratorias como el asma.

Los investigadores recomiendan cambiar a cocinas eléctricas o, al menos, cuando no sea posible, ventilar, cocinar con los fuegos traseros, utilizar una campana extractora, equiparse con un purificador de aire con filtro HEPA e instalar un detector de monóxido de carbono.

La reducción de la contaminación doméstica también proviene de una mejora general de la calidad del aire en interiores. Es esencial identificar las posibles fuentes y poner en práctica opciones y comportamientos destinados a reducir cualquier riesgo para la salud, especialmente para el sistema respiratorio y cardiovascular.

Polillas son insectos fundamentales
Animales salvajesCultura

Las polillas son insectos fundamentales para el medio ambiente

Las polillas son insectos más útiles para el medio ambiente de lo que se podría pensar. De hecho, aunque las polillas son normalmente conocidas como poco más que mariposas nocturnas, un estudio las descubre con una nueva y extraordinaria identidad.

Polillas son insectos fundamentales

Las polillas son insectos útiles para el medio ambiente según un estudio británico. De hecho, según la investigación, las polillas son casi tan útiles como las abejas en lo que respecta al importante papel de la polinización de las flores.

Los investigadores del University College London han demostrado que las polillas ayudan a polinizar muchas especies de flores. El estudio, llevado a cabo cerca del condado de Norfolk, en Inglaterra, demostró que cerca de la mitad de las polillas monitoreadas portaban polen de 47 especies diferentes de flores.

Según los investigadores, las polillas son útiles para el medio ambiente también porque, en comparación con las abejas, no prefieren determinados tipos de flores, sino que se posan indiscriminadamente sobre todo tipo de plantas, ayudando así en gran medida a la biodiversidad del medio ambiente mediante el transporte del polen. Además, según los investigadores, las polillas construyen redes de polinización más grandes que las de las abejas, también gracias a que operan en una etapa diferente del día, es decir, durante la noche.

Sin embargo, lamentablemente, las polillas, al igual que las abejas, están en grave peligro debido a los plaguicidas y al cambio climático. La actividad del hombre y los productos químicos utilizados en la agricultura han causado la destrucción de estos insectos tan importantes, tanto que en algunos países como Alemania ha habido verdaderas batallas ecológicas para defender a estos pequeños ayudantes de la naturaleza.

Comprender la importancia de las polillas para el ecosistema, así como para el mantenimiento de la biodiversidad, es importante para sensibilizar a la opinión pública también hacia este insecto que, sin duda, es menos conocido que las abejas, pero no por ello menos importante.

Turismo sostenible
Viajes

Turismo sostenible: la sostenibilidad es el futuro de los desplazamientos

La Organización Mundial del Turismo (OMT) ha anunciado su nuevo enfoque para el turismo mundial: crecer mejor, más fuerte y equilibrar las necesidades de las personas con las del planeta.

Turismo sostenible

La cuestión del turismo sostenible se plantea en un momento en que las restricciones a los viajes y la movilidad empiezan a disminuir y el sector turístico se prepara para reanudar su actividad.

El Secretario General de la OMT, Zurab Pololikashvili, dijo: “El turismo sostenible ya no debe ser un reducto del turismo, sino que debe ser la nueva referencia en nuestro sector. Este es uno de los elementos centrales de nuestras directrices globales para reiniciar el turismo”.

“En un momento en que los gobiernos y el sector privado están en el camino de la recuperación, es el momento adecuado para seguir avanzando hacia un modelo de turismo más económico, social y ambientalmente sostenible”.

Sabina Fluxà, vicepresidenta y Consejera Delegada del Grupo Iberostar, una empresa internacional de hoteles y complejos turísticos destacó: “Es esencial seguir centrándose en la creación de una forma más responsable y justa de viajar”, añadiendo que “Iberostar ha respondido integrando la sostenibilidad en nuestras políticas de economía circular para garantizar que todos los nuevos residuos se gestionen adecuadamente”.

Según Delphine King, directora ejecutiva de The Long Run, una community internacional de empresas turísticas que hacen de la naturaleza su denominador común, dijo en una entrevista: “Nuestros miembros conservan colectivamente más de 20 millones de acres de ecosistemas frágiles, y ninguno de ellos se ha detenido a pesar de la pandemia y la pausa en el turismo, lo que demuestra dónde están las prioridades”.

Alternativas sostenibles al plásticos
EcologíaMedio Ambiente

La madera como recurso sostenible

La madera, como recurso sostenible, es sin duda el material perfecto para contribuir a la reducción del dióxido de carbono a la atmósfera. Además, es un material apto para numerosas aplicaciones, entre ellas, principalmente, los biocombustibles y la industria de la construcción.

Alternativas sostenibles al plásticos

La madera como recurso sostenible para los biocombustibles.

La madera es un recurso sostenible para la producción de biocombustibles y la demanda de este tipo de productos está creciendo rápidamente en todo el mundo. Las mayores empresas de producción forestal están experimentando un crecimiento de dos dígitos en la demanda cada año.

Por supuesto, es importante que la madera provenga de plantaciones cultivadas de manera sostenible, y no de la tala de árboles de bosques existentes. De hecho, es bueno recordar que los árboles tienen la importante función de capturar el dióxido de carbono de la atmósfera, proporcionando una importante ayuda para reducir el efecto invernadero y por lo tanto el calentamiento global.

La madera como recurso sostenible en la industria de la construcción y los materiales innovadores

La madera como recurso sostenible, además de su uso para la producción de biocombustibles, es también un material muy buscado por las empresas de construcción de todo el mundo por sus importantes características. De hecho, es cierto que a muchos estudios de arquitectura les gusta cada vez más utilizar la madera, tanto para la realización de suelos de parquet como para crear estructuras extraordinarias, creando también soluciones en combinación con el acero.

Incluso en la investigación e innovación de la industria del embalaje, ya existen soluciones en bioplástico, que se derivan de las fibras de madera. Estos nuevos tipos de materiales pueden ser una buena solución, cada vez más viable en las futuras políticas ambientales estratégicas.

Alimentos orgánicos más seguros de comer
CienciaComidaMedio Ambiente

¿Son los alimentos orgánicos más seguros a la hora de comer?

En los últimos años, todos los periódicos o portales de Internet se han centrado en los beneficios (o no) de los alimentos orgánicos y en los aspectos negativos (o no) de los alimentos cultivados convencionalmente con pesticidas y herbicidas. Un nuevo estudio del The American Council on Science and Health ha analizado recientemente los datos recogidos a lo largo de muchos años de estudios y ha abordado este dilema desde una nueva perspectiva.

Alimentos orgánicos más seguros de comer

Si los sistemas artificiales de protección de cultivos del hombre fallan, la naturaleza se adaptará y se organizará para sobrevivir. ¿Son, por lo tanto, estos métodos igualmente perjudiciales para el hombre?

Los alimentos, tanto orgánicos como convencionales, son una combinación de productos químicos, muchos de los cuales son esenciales para que nuestro cuerpo funcione bien. Los alimentos orgánicos provienen de plantas cultivadas sin la adición de pesticidas, herbicidas o modificaciones genéticas, mientras que los alimentos cultivados convencionalmente pueden utilizar uno o más de estos productos.

Sin embargo, no todas las sustancias químicas producidas naturalmente a partir de los alimentos son útiles para nuestro cuerpo y algunas de ellas son perjudiciales en cierto grado, como el exceso de aflatoxina – un producto fúngico natural – en la mantequilla de maní.

Las plantas que cultivamos producen pesticidas y herbicidas naturalmente para protegerse de los insectos y las malas hierbas. Cualquier jardinero que haya intentado cultivar tomates cerca de un nogal puede deciros que es cierto: las raíces del nogal producen un herbicida que es venenoso para las plantas de tomate. El uso de pesticidas y herbicidas, de origen humano o natural, a menudo conduce a pequeños niveles de estos productos químicos en nuestros alimentos.

La modificación genética (GM) de un cultivo alimentario, ya sea en el laboratorio o mediante el cruce tradicional, se suele utilizar para que el cultivo desarrolle un nuevo plaguicida o herbicida o aumente el nivel de uno ya existente.

Esa modificación también puede proporcionar al cultivo una forma de resistir los daños causados por un herbicida de origen humano. Así, el maíz puede ser modificado genéticamente en el laboratorio para producir una proteína que lo proteja del daño de los insectos y al mismo tiempo resista el daño de los herbicidas humanos utilizados para matar las malas hierbas.

El uso de maíz transgénico con estas dos características está ahora a la orden del día en la agricultura porque no sólo aumenta los rendimientos, sino que también reduce el arado, la erosión del suelo y el uso de pesticidas y herbicidas convencionales. Por supuesto, el maíz ha sido modificado genéticamente mediante el cruce tradicional durante años para aumentar el rendimiento y resistir a las plagas.

Dicho esto, la pregunta es siempre la misma: ¿Es más seguro comer alimentos orgánicos? ¿Siguen siendo perjudiciales los pequeños niveles de pesticidas, herbicidas y modificaciones genéticas en nuestros alimentos, ya sean artificiales o naturales,?

Muchas organizaciones trabajan diariamente para responder a esta última pregunta. De hecho, la ciencia gasta decenas de millones de dólares (o euros) para responder a esta pregunta y apoyar la calidad de lo que comemos y, por lo tanto, nuestra salud.

Los niveles de producción de los plaguicidas y herbicidas producidos naturalmente por las plantas se han comparado con las exposiciones previstas cuando el plaguicida, el herbicida o la modificación genética es aplicado por los seres humanos y como es fácil ver si las exposiciones previstas están por debajo de los niveles seguros, los productos químicos de los productos orgánicos no son perjudiciales.

Aunque esos ensayos no suelen realizarse con productos químicos vegetales que se producen naturalmente, la experiencia humana sugiere que la exposición a muchos de esos plaguicidas, herbicidas o modificaciones genéticas que se producen naturalmente están por debajo de los niveles de alerta. Así que la naturaleza, una vez más, cumple muy bien con su deber.

Por lo tanto, la pregunta no parece tener nuevas respuestas sorprendentes. La ingesta de alimentos orgánicos es más segura siempre que las sustancias producidas por las plantas de forma natural para protegerse, siempre que estén por debajo de los límites. Además, los alimentos cultivados orgánicamente contribuyen a una mejora de la actividad agrícola sostenible, reduciendo el impacto ambiental (pesticidas, herbicidas o plantas modificadas genéticamente) y minimizando los daños accidentales, a menudo demostrados, que puede sufrir el personal por una exposición excesiva a estos productos químicos.

Sin embargo, para que conste, algunas fuentes afirman que el contenido nutricional de los alimentos cultivados por ambos métodos no parece diferir.

Islas flotantes de Copenhague
EcologíaMedio AmbienteViajes

Las islas flotantes de Copenhague: una nueva idea de sostenibilidad

En el mundo surgen constantemente nuevas ideas y soluciones para rediseñar los espacios urbanos de las ciudades con el fin de revitalizar los espacios públicos, todo ello en el marco del denominador común de la sostenibilidad. La idea de las islas flotantes de Copenhague va indudablemente en esta dirección.

Islas flotantes de Copenhague

La curiosa y, sin duda, innovadora idea nació gracias al arquitecto Blecher y al estudio danés Fokstrot. Ambos han presentado su nuevo proyecto de espacio público en el corazón de Copenhague. La idea consiste en la realización de tres islas artificiales, que se sumarán a la ya existente y anclada en el puerto de la ciudad desde hace unos años. El objetivo de este proyecto es doble: por un lado, revitalizar algunas partes del antiguo puerto para beneficio de los residentes, y por otro lado, el deseo de los arquitectos de favorecer el crecimiento de la vegetación, en provecho de la fauna local, como insectos, peces y aves.

Las islas flotantes de Copenhague serán de uso público y gratuito para todos aquellos que deseen aprovecharlas. La isla actual, que existe desde 2018, consiste en un área de madera de unos 20 metros cuadrados, con una planta de tilo en el centro.

Obviamente todas serán móviles y flotantes, además de estar cubiertas de vegetación y de estar hechas a mano. El objetivo de las islas es básicamente agrupar a la gente, por lo que habrá saunas flotantes, zonas de recreo como bares, además de zonas en las que se promuevan actividades deportivas como la natación.

La idea de las islas flotantes de Copenhague es, sin duda, una idea muy innovadora en términos de planificación urbana. Además, es flexible a las necesidades del medio ambiente gracias al hecho de que los nuevos espacios se crearán utilizando sólo materiales reciclados y sostenibles. En caso de que pases por Copenhague, puedes visitar el viejo puerto para ver estas islas flotantes en vivo.

Menú sostenible
Lugares de gustoViajes

Menú sostenible, el secreto son las opciones orgánicas, veganas y sin gluten

Un perfecto menú sostenible se caracteriza por una combinación equilibrada de salud y respeto al medio ambiente. Una buena indicación de esto son las opciones orgánicas, veganas y libres de gluten (o de un modo más amplo, free from). Un menú capaz de ofrecer opciones de este tipo pone de manifiesto una atención específica del restaurante a la sostenibilidad de su oferta.

Menú sostenible

Un menú atento a la salud y al medio ambiente

Comer de forma consciente supone invertir tiempo e investigar. Preguntarse si nuestro restaurante favorito tiene un menú sostenible significa decidir prestar una atención diferente a nuestra relación con la comida. Esto no significa necesariamente que tengáis que debáis controlar todos los ingredientes, pero sí que debéis haceros las preguntas correctas. A menudo basta con confiar en ciertos indicadores para entender la filosofía de un restaurante y su funcionamiento. La elección de productos orgánicos y la presencia de opciones veganas son excelentes signos de una particular conciencia de la comida. De hecho, estas son elecciones saludables y conscientes del medio ambiente.

Las opciones sin gluten o, en cualquier caso, atentas a la presencia de alérgenos, si se aclaran, son una excelente señal en la dirección de un menú sostenible. De hecho, significa que el restaurante es cuidadoso y está seguro de la alimentación que ofrece y el trabajo que realiza, lo que es una garantía de un enfoque dirigido a proponer sólo lo mejor al cliente. La coexistencia de estos tres tipos de alimentos proporciona buenas pistas para la identificación de un menú sostenible. Estas opciones son de hecho costosas y a menudo requieren más elaboraciones, lo que pone de relieve el deseo de presentar una oferta con características muy específicas, que a menudo coincide con una propuesta sostenible.

Por supuesto, estas no son reglas fijas, podemos encontrar un menú sostenible con diferentes características. Sin embargo, considerando las implicaciones de las propuestas orgánicas, veganas y sin gluten, éstas ofrecen una muy buena señal que puede ayudarnos a hacer nuestra elección.

Baterías de combustible a base hidrógeno
CienciaMedio AmbienteNoticias

Baterías de combustible a base de hidrógeno al servicio de un futuro sostenible

Una batería de combustible a base de hidrógeno tiene en realidad la misma función que una batería eléctrica, pero la diferencia es que una batería eléctrica tiene la función de almacenar energía, mientras que la batería de combustible genera su propia energía.

Una batería de combustible genera una carga eléctrica gracias a una reacción química con el hidrógeno, que actúa como un combustible esencial para generar esta reacción.

Baterías de combustible a base hidrógeno

¿Cuáles son las ventajas de las baterías de combustible a base de hidrógeno?

Las baterías de combustible de hidrógeno cuentan con numerosas ventajas si se comparan con los sistemas tradicionales que utilizan combustibles fósiles. En primer lugar, la ventaja radica en los residuos: las baterías de combustible de hidrógeno sólo producen calor y agua como residuos. De hecho, es una tecnología cero emisiones y por lo tanto un combustible completamente sostenible.

La segunda ventaja de las baterías de combustible a base de hidrógeno es que pueden ser producidas de manera sostenible. De hecho, el hidrógeno se puede producir a través de un proceso llamado electrólisis. Con este proceso, el hidrógeno se extrae completamente limpio del agua, utilizando sistemas de extracción que también funcionan con energía sostenible, por ejemplo, energía solar o eólica.

¿Cuáles son las aplicaciones de las baterías de combustible con hidrógeno?

Las baterías de combustible a base de hidrógeno son sin duda una tecnología muy interesante para la industria del transporte. La carga eléctrica producida por la batería de combustible, en el caso de los automóviles o camiones, puede alimentar directamente el vehículo, o alimentar un transformador que a su vez recargue una batería eléctrica normal que sea útil para el funcionamiento del vehículo.

Si se utilizaran baterías de combustible a base de hidrógeno, para alimentar los automóviles se reduciría sustancialmente la contaminación, ya que los residuos sólo serían calor y agua, en lugar de monóxido de carbono y otros fuertes contaminantes presentes en los gases de escape de los automóviles alimentados con gasóleo o gasolina.

El verdadero límite de la propagación de esta tecnología en la industria automovilística es la accesibilidad de las estaciones de servicio, que son casi inexistentes o están muy limitadas, sobre todo en Inglaterra.

Las baterías de combustible a base de hidrógeno son realmente una alternativa sostenible para los motores del transporte del futuro, aunque hoy en día la industria automovilística mundial se sigue mostrando reacia a invertir fuertemente en esta tecnología.

Hoy en día, las principales industrias automovilísticas del mundo invierten sobre todo en tecnología eléctrica alimentada por baterías, lo que podría ser el paso intermedio entre el uso de combustibles fósiles y las innovadoras baterías de combustible a base de hidrógeno del futuro próximo.

Economía circular
EcologíaMedio Ambiente

Economía circular: qué es (explicación sencilla)

La economía circular es un concepto del que todo el mundo habla, pero ¿sabéis lo que es y por qué es importante para la forma en que vivimos nuestra vida cotidiana? Afrontar este tema conlleva profundos racionamientos y requiere una cierta familiaridad con la cadena de producción que se esconde detrás de cada objeto que compramos. Sin embargo, al mismo tiempo se basa en un principio que se presta sorprendentemente bien a una explicación sencilla, teniendo en cuenta el objetivo final de aumentar la sostenibilidad y reducir el impacto ambiental.

Economía circular

Qué es la economía circular

Para definir qué es exactamente la economía circular, es muy útil tener presente la labor que el Parlamento Europeo ha realizado en este sentido. Podríamos definir este enfoque como un modelo de producción y consumo que implica algunos principios fundamentales:

  • Compartir
  • Prestar
  • Reutilizar
  • Reparar
  • Reacondicionar
  • Reciclar

De este modo, la economía circular tiene como objetivo alargar el ciclo de vida de muchos productos diferentes, reduciendo sustancialmente la cantidad de desechos que acaban en el ecosistema.

Este tipo de enfoque implica, por ejemplo, una cuidadosa elección de los materiales, que se reutilizaran en otros productos. Esto es lo que es la economía circular en términos simples: la perspectiva que considera al desperdicio y a los desechos como un recurso. Ya no existe el concepto de desechable, de producción enorme sin perspectivas: el mundo de la producción debe invertir más en el diseño a 360 grados de los bienes, evaluando su sostenibilidad e impacto ambiental.

Por qué es importante la economía circular

Solo recientemente hemos empezado a entender por qué la economía circular es importante, este momento coincide precisamente con qué más y más personas han aceptado el hecho de que muchos de los recursos que nuestro planeta nos ofrece no son ilimitados. Además, la ampliación de nuestro sistema de producción tiene un impacto negativo cada vez más evidente en el medio ambiente, modificando sustancialmente los ecosistemas, empujando a varias especies animales a la extinción y empobreciendo la fauna y la flora.

El Parlamento Europeo también se encarga de explicar por qué la economía circular es importante, y ha subrayado en un documento las ventajas de este nuevo modelo productivo:

  • Reducción de la presión sobre el medio ambiente
  • Más seguridad sobre la disponibilidad de las materias primas
  • Aumento de la competitividad
  • Impulso a la innovación y el crecimiento económico
  • Aumento del empleo

Adoptar las soluciones propuestas por la economía circular significa también reducir el impacto potencial negativo del cambio climático, y esto también afectaría muy positivamente en nosotros mismos. Se nos pide, en resumen, que seamos más previsores, por el bien de la humanidad y de nuestro planeta.

Suelos reciacado producen electricidad
Energías renovablesMedio AmbienteNoticias

Suelos reciclados que producen electricidad

Los suelos reciclados ya no son sólo un nuevo tipo de material de construcción o de acabado de obras, sino que se convierten en verdaderos elementos decorativos y altamente tecnológicos que pueden producir electricidad gracias al sol todos los días.

Suelos reciacado producen electricidad

Suelos reciclados: perfecta integración y energía

Los suelos reciclados que producen energía podrían revolucionar el diseño y la construcción de obras públicas y privadas.

De hecho, cada vez más empresas en el mundo, partiendo de la idea de combinar el reciclaje y la producción de energía verde, se centran en la idea de producir y ofrecer al mercado superficies transitables no sólo a partir de material reciclado, sino también capaces de contribuir al aumento de la producción de energía a partir de fuentes renovables.

Estos nuevos suelos reciclados, por lo tanto, permiten aumentar exponencialmente las superficies disponibles para la producción de electricidad, integrándose perfectamente en los entornos existentes o en los nuevos edificios.

Sin embargo, los suelos hechos de material reciclado no sólo pueden integrarse perfectamente desde el punto de vista arquitectónico, reduciendo el impacto estético, sino que también pueden convertirse en un verdadero elemento decorativo.

Cómo se hacen los suelos reciclados que producen energía

Los suelos reciclados diseñados para generar electricidad suelen estar hechos con bloques de baldosas ancladas entre sí y construidos mediante el reciclaje de otros materiales, como las botellas de PET (400 botellas por baldosa). La estructura de cada baldosa individual integra las células fotovoltaicas que están cubiertas con vidrio templado antideslizante que permiten caminar sobre ellas sin ningún problema. También existen algunos que soportan el peso de un coche en tránsito.

Para áreas pequeñas, podemos utilizar baldosas de 10 a 30 metros cuadrados y son adecuadas para entradas, terrazas, balcones y patios. Algunas versiones cubrirían el consumo anual de energía de una familia media de sólo 20 metros cuadrados.

También se puede jugar con los colores porque estos suelos reciclados están hechos en diferentes tonos, como el rojo, el azul y el verde. Imaginad las aceras de colores en las ciudades que suelen ser de un gris monótono.

Los suelos reciclados, por supuesto, pueden utilizarse para alimentar los vehículos eléctricos, cada vez más extendidos, pero también para alimentar bancos tecnológicos de los que extraer energía para teléfonos inteligentes y otros dispositivos o incluso para alimentar las farolas de las calles para la iluminación nocturna.

Suelo reciclados

Esto significa que no sólo paneles fotovoltaicos y baldosas solares serán el futuro de la producción de electricidad sostenible, sino también cientos de miles de metros cuadrados de suelos reciclados que encontraremos en las entradas a los invernaderos o de las plazas de cristal y en las aceras de color de las ciudades sostenibles.

Disminuir plástico en casa
EcologíaEstilo de vidaMedio Ambiente

Cómo disminuir el plástico en casa con un comportamiento sencillo

El crecimiento exponencial del plástico en los últimos años es también el resultado de las elecciones que cada consumidor toma diariamente. De ahí la importancia de ser plenamente consciente del propio comportamiento y tener un enfoque mental abierto a nuevas actitudes sostenibles para reducir el plástico, empezando desde casa.

Disminuir plástico en casa

Para reducir el consumo de plástico en casa probablemente bastaría con prestar atención a la cantidad de objetos de plástico que se utilizan cada día en el hogar. Habría que seguir preguntándose si no podrían y no pueden, con el paso del tiempo, ser sustituidos por otros de materiales diferentes o por alternativas que ya no requieran su uso.

Os presentamos algunas ideas para reflexionar y que os pueden ayudar a reducir el plástico en casa:

  • preparar la comida en casa sin comprar alimentos preenvasados; incluso una salsa, tan sencilla de preparar en casa, se suele servir en bandejas de plástico en el supermercado;
  • evaluar siempre opciones de entrega en cajas para alimentos en la zona donde se encuentra la casa: por lo general, estas empresas especializadas, sobre todo en las grandes ciudades, se han equipado con cajas de madera o de cartón para entregar los productos y no utilizan envoltorios de plástico. Hacer esta petición a las grandes cadenas de supermercados es más difícil;
  • Buscar siempre opciones de entrega lo más cerca posible de vuestra casa: suele ser más fácil pedir a la tienda de debajo de casa la entrega de vino, queso, té y café sin plástico; y pedirlo a través de las redes sociales puede ser un estímulo tanto para el comerciante como para otros clientes;
  • seguir llevando la bolsa de tela al supermercado; aunque ahora se ofrecen bolsas biodegradables, ayuda a evitar el desperdicio de éstas y de las cajas de cartón;
  • sustituir los envoltorios de plástico por alternativas reutilizables. Las sobras en la cocina se pueden guardar sin papel fim, utilizando envoltorios de cera de abeja o contenedores de vidrio, que se pueden meter directamente al congelador, ser reutilizados varias veces y mantener los ingredientes increíblemente frescos;
  • probad algunas alternativas sin plástico en el baño: champús, maquinillas de afeitar y cepillos de dientes, todos sin plástico; hay versiones sin plástico de casi todos los productos para el cuidado de la piel, desde hidratantes hasta maquillaje y mascarillas para la cara;
  • no uséis toallitas desechables: son uno de los productos domésticos más perjudiciales para el medio ambiente; podéis sustituirlas por tampones y paños de algodón reutilizables; cuanto menos viajéis a la tienda para comprarlas, menos consumiréis y, por último, pero no menos importante, menos residuos;
  • limitar la compra de envases de plástico reutilizándolos, por ejemplo para rellenar detergente;
  • hacerse enviar el agua a casa en botellas de vidrio; las botellas son 100% reutilizables.

Cualquier nuevo comportamiento que adoptemos para reducir el consumo de plástico en casa será siempre el resultado de prestar una atención extra dedicada a evitar el uso del plástico o a sustituirlo y que poco a poco cambiará el enfoque de este material.

Ciudades sostenibles: Gotemburgo
Lugares de gustoViajes

Ciudades sostenibles: Gotemburgo pionera del biológico

Afortunadamente, no escasean las ciudades sostenibles en el viejo continente, pero hay una que parece que ha ganado a las demás. Se trata de Gotemburgo, la segunda ciudad más grande de Suecia, que se ha convertido en una referencia mundial gracias a las zonas verdes, las soluciones sostenibles y la agricultura orgánica.

Ciudades sostenibles: Gotemburgo

Gotemburgo, ciudad sostenible y green

Esta joya entre las ciudades sostenibles, ubicada en la costa oeste de Suecia, no siempre ha sido como la conocemos ahora. De hecho, la Revolución de Gotemburgo comenzó a mediados de la década de 1980, cuando la antigua ciudad industrial dio los primeros pasos hacia un largo camino en dirección de la sostenibilidad y la mejora de la calidad de vida. Hoy en día, el impulso ecológico es visible en muchos aspectos de la vida urbana: desde la llegada a la ciudad, con el 90% de los alojamientos certificados como ecológicos, hasta el eficiente y limpio transporte público, que será objeto de una conversión eléctrica completa en el 2030. No hay que olvidar el sharing y la micro movilidad garantizada por el servicio de alquiler de bicicletas y scooters eléctricos de la ciudad. El mundo de lo orgánico es una constatación tanto en lo que se refiere a los cultivos urbanos como a la alimentación, que se distingue por sus excelentes platos de pescado.

Gotemburgo ciudad sostenible

Los parques y las zonas verdes también contribuyen a hacer de Gotemburgo una de las ciudades más sostenibles de Europa, dándole un estímulo adicional a las personas para caminar. Estas características hacen que la ciudad sueca sea un destino turístico popular, considerando además que la Comisión Europea, ha incluido a Gotemburgo entre las “Capitales Europeas del Turismo Smart 2020“. Sin olvidar la nominación “El destino más sostenible del mundo” del Global Destination Sustainability Index. Una ciudad hermosa y sostenible para visitar, pero también para vivir, que es probable que sea, absurdamente, también su mayor punto crítico. La ciudad, de hecho, está en gran expansión y espera otros 250 mil nuevos residentes en los próximos 15 años. Esto hace que sean indispensables numerosas obras de construcción urbana y de viviendas, aspecto siempre muy delicado desde el punto de vista ambiental, al que hay que prestar la máxima atención.

Ahora bien, desde el punto de vista de un turista en busca de nuevas ciudades sostenibles que visitar, no puede faltar un viaje a Gotemburgo para respirar su atmósfera, pasear por sus zonas verdes y disfrutar de una buena comida orgánica, quizás con ingredientes de las propias granjas urbanas de la ciudad.

Pasta de dientes orgánica
MedicinaSalud

Pasta de dientes orgánica, vegana y sin gluten en nombre de la sostenibilidad

Con la nueva pasta de dientes orgánica, vegana y sin gluten, muchas marcas dedicadas a la salud bucal apuestan por las nuevas generaciones, conscientes de la salud, del medio ambiente y la sostenibilidad. El interés por los productos orgánicos, el bienestar de los animales y una cierta aversión a los aditivos químicos se está desplazando del sector de la alimentación al de la higiene bucal y las grandes marcas se están dando cuenta de ello.

Pasta de dientes orgánica

Orgánico, vegano y sin gluten en la higiene bucal

Si se piensa en una pasta de dientes orgánica, vegana y sin gluten, el siguiente paso es diseñar líneas enteras de productos dedicados a la higiene bucal que compartan la misma filosofía, desde enjuagues bucales sin alcohol hasta cepillos de dientes hechos con materiales reciclados de bajo impacto ambiental. Si los primeros en tratar de conquistar este nicho de mercado han sido los pequeños productores, empresas dedicadas a las demandas de pequeños grupos de consumidores, el interés ha ido creciendo poco a poco y hoy en día también incluye a los grandes actores del sector.

La razón del renovado interés es simple: ahora cada vez más consumidores están atentos a los productos orgánicos, veganos y sin gluten, así como a las opciones de una marca que respete la sostenibilidad y las políticas ambientales. Y mientras que esto antes se consideraba un sector muy especializado, ahora es un campo de batalla incluso para las empresas más grandes. En realidad, todavía no se sabe si la pasta de dientes orgánica, vegana y sin gluten que encontraremos cada vez más en el supermercado será distinta de la tradicional, pero es probable que la elección de los ingredientes naturales sea evidente en el envase.

Seguramente las grandes marcas están pensando en cómo deberían ser estos nuevos productos: el color tenderá a ser lo más claro posible, una elección que transmite su pureza y la ausencia de aditivos químicos. Es probable que también nos despidamos de determinados sabores y aromas, ya que los aromas artificiales probablemente se irán quedando atrás cada vez más a menudo.

Ginebra de guisante
Aperitivos y LicoresBebida

La primera ginebra de guisante ecológica viene de Escocia

La primera ginebra de guisantes viene de la región de Angus en la costa este de Escocia. Se llama Nàdar y, según los productores, es una ginebra totalmente ecológica con un impacto ambiental incluso “positivo“. Es decir, en conjunto, cada botella de ginebra es capaz de ” eliminar” más dióxido de carbono de la atmósfera del que se utilizó para producirlo.

Ginebra de guisante

¿Por qué los guisantes para la ginebra de guisantes ecológicos?

La ginebra se produce generalmente a partir de cereales como el trigo, la cebada o el maíz. Sin embargo, la ginebra de guisantes sería más ecológica de producir. Según los investigadores de la Universidad de Abertay que desarrollaron este alcohol, los guisantes no necesitan fertilizantes artificiales a base de nitrógeno para crecer bien. De esta manera, ya en el campo, es posible evitar la contaminación del agua y el suelo. Por el contrario, en la rotación de cultivos, los guisantes son una excelente opción para fortalecer el suelo para los cultivos subsiguientes, recogiendo el nitrógeno de la atmósfera e introduciéndolo en el suelo.  Por eso, junto con la destilería Arbikie, los investigadores escoceses han elegido guisantes para su ginebra.

Fruto de más de 5 años de investigación, el nombre Nàdar viene del gaélico y significa “Naturaleza“. La particularidad de la ginebra de guisantes escocesa es que, según los cálculos, cada botella de 750 ml acabaría teniendo un impacto ambiental “positivo” al eliminar hasta 1,54 kg de dióxido de carbono de la atmósfera. En comparación, una botella de ginebra tradicional hecha de cereales puede llegar hasta 1,8 kg de CO por botella. El valor negativo se alcanza con la ginebra de guisantes no sólo evitando los fertilizantes químicos, sino también reutilizando parte de los guisantes que no terminan en el proceso de destilación. Los guisantes que sobran durante el proceso se utilizan para la alimentación animal.

Ginebra de guisante ecológica

¿Es buena la ginebra de guisantes?

Aparentemente el sabor de los guisantes no se notaría en la ginebra de guisantes. Para estar seguros, la investigadora Kristy Black, que inventó la ginebra, añadió aromas vegetales clásicos de la ginebra como el enebro y el cilantro, junto con citronela y hojas de limón. Los que lo han probado lo consideran un buen producto.

¿Será suficiente para sacudir los cimientos del mercado de la ginebra? El ambicioso objetivo de los investigadores es ciertamente ese: desplazar la producción de ginebra de los cereales hacia una ginebra de guisantes, que es igual de buena pero definitivamente más ecológica.

Oficina sostenible
Estilo de vidaNoticias

Cómo tener una oficina sostenible

Para que una oficina sea sostenible, no es necesario imaginar quién sabe qué cambios, sólo hay que poner en práctica algunos trucos y hábitos positivos, en primer lugar, sustituir el plástico siempre que sea posible. Sin embargo, éste es sólo uno de los pasos necesarios para tener una verdadera oficina ecológica, para tener una filosofía de sostenibilidad a 360 grados hay que prestar atención a muchos aspectos diferentes.

Oficina sostenible

1. Papelería y objetos green

Uno de los primeros pasos para lograr una oficina sostenible es pensar en los artículos de papelería y en todos los objetos que se pueden consumir durante las actividades diarias: los paquetes de papel deben comprarse siempre reciclados, tanto los que se utilizarán para la escritura como los destinados a la impresora. De la misma manera, las tazas de café de plástico pueden ser sustituidos en favor de alternativas más sostenibles.

Otra forma de hacer sostenible una oficina es educar a los empleados sobre la reutilización: en lugar de tirar un objeto, sería mejor encontrar un nuevo uso, incluso aunque fuera trivial como, por ejemplo, para una carpeta o un archivador.

2. Evitar imprimir cuando no sea necesario

Puede parecer obvio, pero lograr que una oficina sea sostenible significa a menudo tener buenos hábitos ecológicos. Un ejemplo concreto es evitar la impresión de documentos si no es estrictamente necesario, quizás organizándose para tener un tablón de anuncios virtual en el que se puedan colgar los mensajes más importantes, los que tendrían un plazo de 24 horas, por ejemplo.

En esta área también hay softwares diseñados para hacer una oficina sostenible desde el punto de vista de la impresión, analizando el consumo de tinta y papel para evaluar las mejores formas de ahorrar dinero. No se trata sólo de la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente, sino también de mantener costes bajos a largo plazo.

3. Reconsiderar la oficina clásica

No es necesario tener un entorno caro o revolucionario para hacer una oficina sostenible, sino más bien poder hacer un uso eficiente de los recursos disponibles, entre ellos, el espacio. La organización del teletrabajo, por ejemplo, puede dejar claro si una persona necesita estar físicamente presente en la oficina o no, y si se puede dejar en casa significa reducir significativamente el impacto ambiental de una empresa.

4. Eliminar los vampiros energéticos

Otro paso fundamental para hacer una oficina sostenible es eliminar los vampiros energéticos, todos esos consumos silenciosos y generalmente inútiles que nos cuesta incluso notar. Las impresoras y las fotocopiadoras, por ejemplo, incluso en modo stand by, pueden tener un consumo de energía considerable, por lo que puede valer la pena desenchufarlas (o apagar un interruptor principal) para reducir su impacto ambiental durante la noche.

Esto, por supuesto, también se aplica a los ordenadores y a los monitores dejados en stand by, así como a otros objetos electrónicos. En pocas palabras: si no es necesario encenderlas durante la noche, es mejor apagarlas permanentemente durante las horas en que la oficina está vacía.

5. Ajustar la luz

A menudo se subestima la importancia de la luz en el lugar de trabajo, pero es una cuestión clave cuando se trata del bienestar de los empleados. Además, la iluminación es un parámetro que debe tenerse muy en cuenta para que una oficina sea sostenible, ya que puede ahorrar en el consumo (y en la factura).

Es muy importante saber cuándo es posible apagar las luces, por ejemplo, cuando la iluminación natural sea suficiente, así como imaginar la disposición de las mesas para que el sol ofrezca siempre su mejor iluminación. Otras soluciones son las luces activadas con sensores de movimiento u otras ideas similares.

6. Mantener la calefacción y el aire acondicionado al mínimo

Un problema al que se enfrentan muchos lugares de trabajo es la calefacción o la refrigeración de las habitaciones utilizadas por los empleados. El truco para hacer sostenible una oficina es minimizar, en la medida de lo posible, los cambios de temperatura: por lo tanto, nunca hay que exagerar con el calor o el frío, apuntando a una temperatura óptima que no obligue a nadie a cubrirse o desvestirse por exceso de calor o frío.

También puede ser muy útil hacer que los sistemas de calefacción y refrigeración sean inspeccionados al menos una vez cada estación, para que el equipo siempre funcione de la mejor manera posible.

7. No más servilletas, pañuelos o toallas de papel

Es muy probable que en el baño de tu oficina haya toallas de papel, y que en la cantina haya servilletas desechables, o incluso que entre los escritorios haya pañuelos de papel. Estos tipos de productos son una fuente importante de desechos y contaminación y pueden ser fácilmente sustituidos por alternativas ecológicas en algodón para lavar periódicamente o en bambú.

8. Elegir snacks locales

Una de las soluciones poco conocidas pero muy interesantes para hacer una oficina sostenible es elegir sólo snacks locales para disfrutar en el trabajo. Esto significa decir adiós a las indudablemente cómodas máquinas, pero también significa dar la bienvenida a los productos preparados localmente, a menudo artesanales, con una fase de transporte mucho más limitada, prácticamente Km 0 y con un impacto sustancialmente menor en el medio ambiente.

9. Educar y ser educado para respetar el medio ambiente

El lugar de trabajo puede tener un impacto muy importante en las personas, especialmente cuando se trata de espacios donde los empleados pasan más de un tercio de su jornada, por lo que educar y ser educado en el respeto al medio ambiente puede tener fuertes repercusiones. Es fácil ver por qué el hecho de hacer que una oficina sea sostenible puede tener también un impacto fuera de la vida laboral, por lo que iniciativas como ésta, aunque sólo se dediquen a la sensibilización, pueden tener implicaciones muy positivas.

10. Traer el verde a la oficina

El último consejo puede que no haga una oficina sostenible en sí misma, pero sin duda ayuda a entrar en la perspectiva correcta: llevar la vegetación al lugar de trabajo, con plantas colocadas estratégicamente en algunos lugares de la oficina, puede tener un impacto indirecto interesante. Además de ayudar a purificar el aire, estas plantas serán un bastión de la naturaleza en el lugar de trabajo, ayudando a recordar a todos por qué es importante apostar por la sostenibilidad y la reducción del impacto ambiental.

Seguir estas directrices facilita la creación de una oficina sostenible, pero está claro que siempre es un reto: no es necesario aplicar estrategias que alteren el equilibrio de un entorno de trabajo de una sola vez, basta con fijar un objetivo y establecer una serie de pasos graduales para alcanzarlo. El premio es un mundo mejor para todos, especialmente para las generaciones futuras.

Què son los biopolimeros
EcologíaMedio Ambiente

Qué son los biopolímeros

Los biopolímeros, o polímeros de origen biológico, podrían sustituir a los plásticos en un futuro cercano. Se trata de largas cadenas de moléculas unidas entre sí por fuertes lazos. Entender exactamente de qué se trata es importante para un futuro comprometido con la sostenibilidad, teniendo en cuenta que los biopolímeros parecen ser más respetuosos con el medio ambiente que los plásticos convencionales.

Què son los biopolimeros

Materiales y orígenes de los biopolímeros

El primer aspecto interesante de los biopolímeros es su origen. Se preparan con materias primas vegetales, en orden de prevalencia:

  • maíz
  • patatas
  • trigo blando
  • cebada
  • arroz
  • sorgo

Para entrar más en detalle, el almidón y la dextrosa, dos de los ingredientes más utilizados en la producción de biopolímeros, se extraen de estas plantas. Si hoy en día la materia prima suele utilizarse específicamente para la producción de diferentes biopolímeros, los investigadores buscan un método para crearlos a partir de residuos agrícolas.

Biopolímeros y certificaciones

Una de las razones por las que los biopolímeros son tan populares, como ya os hemos anticipado, es su sostenibilidad y la relativa facilidad con que pueden ser degradados. Hay varias certificaciones en Europa para atestiguar esta calidad:

  • OK compost Home: indica la posibilidad de hacer compost de plástico en casa
  • IBAW: es el acrónimo que indica la necesidad de compostaje industrial

Se estima que la certificación más extendida es la de la IBAW y que a principios de la década de los años 2000 representaba el 90% del mercado de biopolímeros en Europa. Con el paso de los años veremos más y más de este tipo de material utilizado en todo el mundo, hasta el punto de que podría reemplazar completamente el plástico al que estamos tan apegados.

Bacalao de Alaska sostenible
ComidaDel mar

Bacalao de Alaska, el pescado sostenible amado por los chefs

Se llama bacalao de Alaska y se trata de un pescado sostenible que se está abriendo camino en las cocinas de los chefs. Según muchos expertos e incluso reconocidos cocineros estrella, pronto podremos disfrutar de este manjar en nuestras casas debido a la creciente necesidad de centrarse en la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente a la hora de comer. Además, las políticas de pesca de este animal podrían convertirlo en un excelente candidato.

Bacalao de Alaska sostenible

Por qué el bacalao de Alaska es sostenible

Antes de hablar más profundamente del bacalao de Alaska, es bueno explicar por qué el pescado es también un recurso alimenticio que está actualmente en peligro: el problema afecta, como a otras fuentes de alimentación, a la sostenibilidad y a la sobreexplotación de los recursos no renovables. Lo que sucede con la pesca es que se capturan tantos peces, que de un año a otro la población no tiene forma de recomponerse. El resultado, a medio y largo plazo, es que la población de esa especie concreta de peces desaparece.

Entonces, ¿qué hace que el bacalao de Alaska sea un pez sostenible? Según Joe Bundrant, uno de los pescadores más productivos, hay dos factores a tener en cuenta: el primero es que pocos conocen y consumen todavía este animal, por lo que la especie es numerosa y abundante, perfectamente capaz de sostener una mayor tasa de pesca. La segunda es que la pesca del bacalao de Alaska está regulada de manera muy estricta, lo que impide que los pescadores vayan más allá de una cantidad precisa de captura, protegiendo así el número de la población.

Así que todo lo que queda es que el público en general descubra este pescado sostenible, y aquí es donde entran en juego los grandes chefs, que están empezando a incluir el bacalao de Alaska en sus platos. El Chef Rupert Blease, un chef estrella de San Francisco, ha creado una sopa especial de calabaza aterciopelada con algunos bocados de pescado escondidos en su interior, una combinación muy popular entre los críticos en el extranjero y que pronto podría llegar también a otras cocinas estrella.

Leche mas sostenible
ComidaQuesos y productos lácteos

¿Qué tipo de leche es la más sostenible?

Descubrir qué tipo de leche es la más sostenible no es fácil, sobre todo porque hay muchas variables que hay que tener en cuenta. Durante mucho tiempo la polémica entre la leche animal y la leche vegetal (ahora bebidas vegetales) se ha centrado en el tema del respeto al medio ambiente, pero estudios como “Reducing food’s environmental impacts through producers and consumers” han confirmado el resultado: las bebidas vegetales contaminan menos, pero no todas ellas de la misma manera.

Leche mas sostenible

Leche de vaca

Para evaluar qué leche es la más sostenible, es mejor empezar con la leche animal más famosa. Como os hemos anticipado, la leche de vaca, la leche más consumida en el mundo, es también la que tiene el mayor impacto ambiental. Los investigadores J. Poore y T. Nemecek han descubierto que para producir un vaso de leche se producen alrededor de 3 veces los gases de efecto invernadero que se producirían para llevar a la mesa la misma cantidad de fuentes vegetales.

Leche de almendras

¿Es la leche de almendra la leche más sostenible entre las bebidas vegetales más populares? En realidad no, ya que en los lugares donde se producen más almendras, como el Central Valley en California, la población de abejas ha colapsado. Además, las almendras necesitan mucha más agua que otras plantas de las que se pueden hacer bebidas vegetales. Todo esto está afectando a algunas regiones donde se concentra el cultivo de almendras, amenazando potencialmente el ecosistema.

Leche de arroz

Otra alternativa a los productos animales, que a menudo se considera una leche más sostenible que otras opciones, es el arroz. En realidad, se necesita una gran cantidad de agua para producir esta bebida y el estudio mencionado anteriormente señala que la leche de arroz es responsable de una gran cantidad de gases de efecto invernadero. Además, hay una categoría específica de bacterias a las que les gusta coexistir con las plantas de arroz y que producen metano, un poderoso gas de efecto invernadero.

Leche de avellana

En esta lista, hasta el momento, el premio a la leche más sostenible se lo lleva la leche de avellana: aunque no es tan popular como otras categorías, combina un buen perfil nutricional con un enfoque en la sostenibilidad. Las bajas emisiones, el poco desperdicio de agua y la polinización se hace por el viento, no por los insectos. También consumen menos agua, especialmente porque las plantas de avellana tienden a crecer en ambientes naturalmente húmedos.

Leche de coco

Si hay que buscar el tipo de leche más sostenible no se puede dejar de lado a la leche de coco, un producto considerado bueno, saludable y casi exótico. El problema aquí es similar al del aceite de palma: la palma de coco crece sólo en ciertos ecosistemas, principalmente en los países en desarrollo. Esto implica una mayor probabilidad de deforestación salvaje, un fenómeno que tiene un enorme impacto ambiental.

Leche de avena

Tenemos un ganador, la leche más sostenible es la leche de avena, al menos según Liz Specht, directora asociada de Ciencia y Tecnología del Good Food Institute, quien señaló que esta bebida presenta estándares positivos en todas las áreas de la sostenibilidad. En los últimos años, la leche de avena ha visto aumentar exponencialmente su cuota en el mercado de las alternativas a la leche de vaca, que aunque si se produjera masivamente, según los expertos no se convertiría en un peligro para el medio ambiente.

1 2 3