ropa

Cuero y la alta costura
AnimalesEstilo de vidaMedio Ambiente

El cuero y la alta costura: se necesita transparencia para una solución eco-friendly

La industria del cuero y la alta costura son dos realidades estrechamente entrelazadas, aunque no siempre se puede reconstruir claramente la cadena de producción. Lograr una transparencia total, considerando el proceso desde la cría hasta el producto final es el objetivo a largo plazo. Algunas marcas, entre ellas Kering y Timberland, ya han hecho progresos significativos.

Cuero y la alta costura

La industria del cuero y la alta costura:

Una reciente investigación sobre la relación entre el cuero y la alta costura, llevada a cabo por el director Manfred Karremann, ha puesto de relevancia ciertos elementos perturbadores. La investigación se llevó a cabo en colaboración con la asociación Peta (Personas para el Tratamiento Ético de los Animales) y se centra principalmente en la crueldad sufrida por los animales. Para llegar a las curtidurías, a menudo tienen que ser transportadas vivas de una parte del mundo a otra y los viajes son verdaderas odiseas de crueldad y maltrato. A menudo no es posible encontrar información sobre lo que sucede antes de los mataderos. Se estima que alrededor de 2.000 millones de animales al año están involucrados en estas prácticas.

Los objetivos de transparencia:

Gracias a la presión de muchas asociaciones preocupadas por los derechos de los animales o el impacto ambiental, la transparencia está ahora en el centro de los proyectos relacionados con el cuero y la alta costura. Existen diferentes certificaciones en diferentes países que imponen ciertas normas y cada vez son más las empresas que apuntan a la trazabilidad de la cadena de producción. La prioridad es relacionar las diferentes figuras involucradas. El objetivo es analizar cada fase conectada a la cadena de suministro de cuero y fomentar un comportamiento virtuoso desde el punto de vista de la sostenibilidad.

El Leather Working Group, que desde 2005 viene elaborando protocolos para la certificación de los productos de cuero en relación con el impacto ambiental, tiene ahora una perspectiva más amplia. El proyecto es, de hecho, trabajar en estrecho contacto con la industria de la carne.

El progreso de Kering y Timberland:

Kering ha puesto en marcha un plan que pretende alcanzar el 100% de transparencia para el 2025 y, hasta ahora, está más que encaminado a cumplir sus objetivos. Timberland está llevando a cabo un programa de rastreo que permite etiquetar el cuero y rastrearlo hasta las compañías de las que proviene. Ambas marcas también están aplicando estrategias innovadoras de regeneración que permiten salvaguardar la biodiversidad, así como mantener la deforestación bajo control.

El cuero y la alta costura están destinados a permanecer conectados durante mucho tiempo, por lo que sólo podemos seguir vigilando los progresos en materia de transparencia y sostenibilidad. El camino hacia una solución eco-friendly parece todavía largo, pero la necesidad de emprenderlo ha sido ampliamente comprendida. ¡La dirección es ciertamente la correcta!

Reciclaje ropa
EcologíaMedio Ambiente

El complicado mundo del reciclaje de la ropa

El problema del reciclado de prendas de vestir se debe a la disminución del costo medio de las prendas en favor de un aumento de la cantidad de ropa vendida. Esta tendencia ha creado durante decenios un excedente de prendas de vestir que a menudo se eliminan en los vertederos, lo que crea un gran problema para el medio ambiente.

Reciclaje ropa

El problema del reciclaje de la ropa se ha convertido en un tema muy controvertido en los últimos años. Según una investigación de la Universidad de Manchester, un promedio del 12% de las prendas de vestir de los armarios han estado sin usar durante años y 92 millones de toneladas de tejidos se arrojan a los vertederos cada año en todo el mundo y la tendencia es de hasta 134 millones de toneladas en 2030.

Estas toneladas de ropa suelen estar hechas de materiales no reciclables o producidas con sustancias, como el petróleo, de recursos no renovables.

Esta situación pone de manifiesto un problema importante que hasta ahora no se había planteado como peligroso, pero que ahora se considera grave y debe resolverse lo antes posible.

El continuo cambio de la moda ha reducido enormemente el tiempo de uso de la ropa, tanto que algunas prendas sólo pueden durar dos años antes de ser desechadas.

Con las técnicas de reciclado mecánico de fibras, los tejidos se trituran para crear fibras de menor longitud que luego pueden crear tejidos de diferente calidad y resistencia más adecuados para aplicaciones como los materiales de aislamiento utilizados principalmente en la construcción.

En lo que respecta al reciclado de fibras químicas para tejidos, es un proceso conocido sobre todo por los tejidos ricos en poliéster y nailon, aunque el proceso que utiliza sustancias químicas desde luego no es respetuoso con el medio ambiente y tampoco es económico.

Algunos estudios realizados por investigadores de la Universidad de la Ciudad de Hong Kong han desarrollado soluciones capaces de descomponer materiales hechos de mezclas de algodón y poliéster mediante el uso de hongos que pueden descomponer las fibras de algodón dejando sólo fibras de poliéster.

Paralelamente, los fabricantes de ropa e investigadores de todo el mundo ya están trabajando en soluciones para crear materiales completamente sostenibles y reciclables. Algunas investigaciones también tratan de obtener fibras textiles a partir de la leche en lugar de algas, espinas de enebro o cáscara de granada.

Por lo tanto, el desafío de reciclar tejidos incluye no sólo la parte final de su eliminación sino también la parte inicial de la cadena. Los fabricantes de ropa necesitan pensar cada vez más en soluciones y materiales innovadores, su impacto ambiental y su capacidad de reciclaje y eliminación.