reutilizar

Posos de café
ComidaMedio Ambiente

Posos de café, cómo reutilizarlos

Entre los muchos desechos que producimos en nuestros hogares, los posos de café están entre los que ofrecen más posibilidades de ser reutilizados. En lugar de tirarlos directamente a la papelera, podemos usarlos en una amplia gama de actividades: desde el huerto y el jardín hasta la limpieza de la casa e incluso el cuidado del cuerpo.

Posos de café

Cómo utilizar los posos del café

  1. Para la jardinería y el huerto: la gran cantidad de elementos nutritivos, como el potasio, el fósforo, el cobre y el magnesio, hace que los posos del café sean un buen abono. Con una advertencia: al ser una sustancia acidificante, podría alterar el pH del suelo y dificultar el crecimiento de muchas hortalizas. Por lo tanto, es aconsejable utilizar posos de café “puros” sólo para las plantas y flores que se benefician naturalmente de un suelo más ácido, como las rosas, las azaleas y las camelias. Para el huerto, en cambio, es preferible utilizar los posos para el compost junto con otros residuos de cocina adecuados: gracias a ellos, de hecho, se atenuará la acidez del residuo de café, dando lugar a un abono con todas las sustancias útiles para las plantas.
  2. Para ahuyentar a los caracoles y las hormigas: En el huerto, los posos del café pueden servir para mantener alejados a algunos invasores no deseados, como los caracoles. Después de dejar que los residuos se sequen al aire, simplemente hay que crear una barrera alrededor del perímetro de la zona cultivada. El polvo dificultará la “marcha” de las babosas al adherirse a sus tejidos blandos y hacer que desistan. Para solucionar el problema de las hormigas en casa, basta con mezclar posos de café con un poco de vinagre en unos pequeños cuencos y colocarlos en los rincones afectados por la invasión.
  3. Para eliminar los olores de la nevera y de las manos: para la nevera, basta con poner los posos en un recipiente y dejarlos actuar durante al menos un día. También son eficaces para eliminar los olores persistentes en las manos, como los de la cebolla y el ajo. Se pueden utilizar también para la preparación de jabones caseros.
  4. Para la limpieza en casa: contra las manchas rebeldes, se pueden utilizar frotando sobre las superficies lavables con una esponja, facilitando eventualmente la limpieza con un poco de agua o jabón líquido natural. Son especialmente eficaces para hornos incrustados y chimeneas manchadas por la ceniza.
  5. Para el cuidado del cuerpo: los posos de café también están indicados para exfoliar la cara y el cuerpo; basta con utilizar una pequeña parte de los residuos mezclados con aceite de oliva. Masajeándolos sobre el cuerpo de forma circular tendrás el efecto de un buen exfoliante, en este caso natural. Este residuo puede finalmente mezclarse con azúcar moreno y aceite de coco y utilizarse para realizar masajes contra la celulitis.

Estos son los principales métodos para convertir los posos del café en un recurso. Ésta es sólo una parte de las muchas segundas vidas que pueden tener estos desechos, los más útiles para las actividades cotidianas. Junto a ellos, hay usos mucho más especializados, como la restauración de muebles o el cultivo casero de setas.