pan

congelar pan hecho en casa
ComidaPan y pasta

Trucos para congelar el pan de la mejor manera posible

Congelar el pan es una excelente solución para conservarlo durante mucho tiempo y permitirnos redescubrir los aromas del pan recién horneado incluso cuando han varias semanas. Sin embargo, cuando se congela el pan, es necesario seguir algunas directrices para que mantenga su fragancia y su sabor. De lo contrario, existe el riesgo de que cuando el pan se descongele se humedezca o se seque demasiado. Estos son algunos trucos para tener siempre un pan congelado fresco y crujiente.

congelar el pan

Cómo congelar pan hecho en casa

Cuando congeléis pan casero, aseguraos de que se haya enfriado completamente antes de ponerlo en el congelador. El proceso puede tardar varias horas. Una vez que el pan se haya enfriado, cortadlo en rebanadas. Congelad cada rebanada individualmente envolviéndola en su propia bolsa de plástico para el congelador. Si queréis estar seguros de que el pan no está húmedo o mohoso después de descongelarlo, podéis envolver cada rebanada con una capa adicional de papel de aluminio para protegerla en caso de que se rompiera el plástico.

congelar pan hecho en casa

Cómo congelar el pan comprado en la panadería

Si decidís congelar el pan que habéis comprado en la panadería o en el supermercado, aseguraos de que también el producto esté frío. Si el pan ya está empaquetado, comprobad que el envoltorio esté intacto y no deja pasar el aire. También en este caso es aconsejable cortar el pan en rebanadas antes de congelarlo. El mismo procedimiento se aplica a otros productos de panadería ¡Congelar cada rebanada individualmente os permitirá descongelar siempre la cantidad de pan que necesitéis sin tener que descongelar el pan entero!

Otro buen consejo es escribir en el envoltorio la fecha y el tipo de pan que se ha congelado. El pan, especialmente el casero y por tanto sin conservantes, puede aguantar hasta 6 meses en el congelador. Después de esa fecha el riesgo de que se estropee es muy alto, ¡a pesar de estar congelado! Es por ello que es mejor tener siempre una fecha de referencia.

congelar pan comprado panadería

Cómo descongelar mejor el pan del mejor modo posible

¿Y para descongelar el pan? Una vez sacado del congelador, el pan debe dejarse reposar durante al menos 3 horas. Alternativamente, podéis dejar que se descongele lentamente en la nevera durante la noche si no tenéis prisa. En este caso también es importante evitar quitar el envoltorio. Esto permite que el pan absorba la humedad contenida en su interior. Una vez que el pan se ha descongelado lentamente, calentadlo en el horno a 170°C durante 10 minutos. Esto os permitirá obtener la máxima fragancia y un pan prácticamente idéntico a uno que se acaba de hacer.

Si tienes poco tiempo o la paciencia no es una de tus virtudes puedes poner el pan todavía congelado en el horno durante 20 minutos a 200 °C. En este caso, sin embargo, se perderán fragancia y sabor. Para descongelar el pan es mejor evitar el microondas. El pan es muy delicado y el efecto de las microondas actúa sobre las moléculas de hidratos de carbono, haciendo que el pan se ablande cuando está caliente pero tiene trampa, ¡ se convertirá en un ladrillo en cuanto se enfríe!

Pan de castanas historia
ComidaPan y pasta

Pan de castañas: entre historia y tradición

El pan de castañas siempre ha sido, desde la antigüedad, la alternativa económica a su pariente refinado hecho con trigo. Incluso en tiempos de hambruna, las castañas silvestres que se podían encontrar en los bosques podían marcar la diferencia entre otro día de penurias o tener algo que llevar a la boca.

Pan de castanas historia

La última esperanza para los más pobres

En la base del pan de castaña, obviamente, está la harina hecha con estos frutos, un producto absolutamente flexible con el que se pueden preparar muchas masas. En Italia, por ejemplo, los más simples fueron los llamados ciacci, una mezcla básica de agua y harina de castaña cocida entre dos platos de hierro calientes, algo que se parece mucho a los famosos testaroli o al panigaccio italianos.

Pan de castanas tradicion

Poco después llegaría el pan, tan fácil de preparar. Algunas versiones particularmente famosas de esta preparación se pueden encontrar en la Toscana italiana, pero también en la punta de la bota, en Calabria. Allí, las llamadas castañas «pani», son un alimento típico para los granjeros calabreses, que siempre las han considerado parte de su tradición. Los pueblos donde se solía preparar, queaban a menudo aislados y encontraron en las castañas la salvación de posibles hambrunas.

Pan castanas

El problema es que la castaña es una fruta, no un cereal, y por tanto los azúcares que contiene tienden a ser mucho más simples que los que se encontrarían en los granos del trigo. Esto significa que no hay gluten, por lo que conlleva una fermentación mucho más compleja de manejar. El resultado es mucho más dulce que el pan blanco normal al que estamos acostumbrados, razón por la cual es muy popular para acompañar embutidos. Hoy, en cualquier caso, para probar los diferentes tipos de pan de castaña basta con ir a alguna feria rural, donde será fácil encontrar a algún artesano que todavía sienta pasión por este pan tan particular.

Bun Festival celebraciones vegetarianas
Comidas étnicasLugares de gustoNoticias

El Cheung Chau Bun Festival chino: entre desfiles y dieta vegetariana

Una dieta vegetariana de tres días en una intensa semana de celebraciones, procesiones de carros, hogueras, desfiles con máscaras y bailes de dragones, coloridos trajes tradicionales y rituales taoístas. Todo esto sucede todos los años en la isla china de Cheung Chau (Hong Kong), durante el famoso Bun Festival.

Cheung Chau Bun Festival

Durante los tres días enteramente dedicados a la cocina vegetariana, es posible descubrir los platos locales típicos, incluido el tradicional «bun», el suave bocatita blanco de la suerte que da nombre al evento. Para la ocasión, los restaurantes de marisco locales adaptan su menú a las propuestas culinarias sin productos de origen animal, los de estilo occidental reemplazan los entrecots por espagueti e incluso el McDonald’s local ofrece una hamburguesa vegetal a base de champiñones en lugar de la hamburguesa de carne habitual. Este año el festival tendrá lugar entre el 19 y el 23 de mayo de 2018.

Bun Festival cocina vegetariana

Los orígenes de una de las celebraciones vegetarianas más grandes del mundo

La hermosa isla de Cheung Chau es la isla situada más al sur de Hong Kong y, a pesar de tener solo 10 kilómetros cuadrados, es conocida por el Bun Festival, que atrae a miles de visitantes de todo el mundo cada año (500.000 en 2017). El festival rinde homenaje a la historia de la isla, y en particular al período en el que, a finales del siglo XVIII, depravados saqueadores invadieron las aguas de Hong Kong.

Bun Festival celebraciones vegetarianas

La población de la pequeña aldea de pescadores se encomendó entonces al dios del mar Pak Taoist para recibir protección, marchando por las calles de Cheung Chau con una estatua de la deidad, dejando de comer carne durante todos los días de sacrificio y ofreciendo bocatitas dulces a Pak Tai. Cuando los piratas desaparecieron unos años más tarde y la plaga terminó, Cheung Chau continuó con este ritual anual taoísta para seguir celebrando la paz. Como dice Eric Ho, vicepresidente del Comité Rural de la Isla, la dieta vegetariana de tres días es uno de los aspectos culturales más importantes del festival.

Qué comer en el Bun Festival, el paraíso chino para vegetarianos

Como hemos visto, no solo el folclore, las máscaras y los rituales religiosos caracterizan el Bun Festival, sino también los tres días de abstinencia de carne y pescado. A pesar de la fama de Cheung Chau y sus productos del mar, la mitad de los proveedores de alimentos de la isla acordaron reemplazar las opciones de carne por opciones vegetarianas en 2017. Algunos vendedores ambulantes han reemplazado las bolas de pescado por hamburguesas de nabo frito, y los restaurantes locales de comida china conocidos por sus platos repletos de gambas han decidido optar por los rollitos de primavera vegetarianos. La noticia que ha despertado más asombro, especialmente en el extranjero, es la que concierne a la voluntad de McDonald’s de servir en estos tres días solo hamburguesas vegetarianas a base de hongos.

Qué comer en el Bun Festival

En este júbilo de platos vegetarianos, el rey de la tradición fue y sigue siendo el «bun», un bocatita relleno y horneado. Este fragante pan es una de las especialidades de Hong Kong; los habitantes se vuelven locos por él y lo consumen a todas horas del día, como aperitivo, comida, postre e incluso se ofrece como regalo de bienvenida. Pueden ser tanto dulces como salados, pero uno de los más populares es el de piña. La mezcla, que a menudo se agrega a la leche o crema pastelera, una vez cocida presenta una invitante costrita de mantequilla. El pan se caracteriza por un equilibrio perfecto entre fritura y suavidad y se sirve siempre caliente.

Los panecillos que se venden durante el festival están hechos con una masa dulce que contiene semillas de loto, sésamo y alubias rojas, y en los que se imprimen símbolos de paz, salud y prosperidad. Este plato tradicional es también el sabroso protagonista del evento de clausura del Bun Festival, que se celebra al llegar la medianoche del último día. Consiste en un tradicional concurso en el que se trata de escalar una torre de bambú de 18 metros de altura cubierta con estos bocadillitos. Los concursantes deben llegar a la cima y al mismo tiempo agarrar tantos bollos como sea posible, como símbolo de buena suerte.

lefse
ComidaComidas étnicas

Lefse, receta e historia del pan noruego instantáneo

Se llama Lefse y es un plato típico de la cocina noruega, una especie de pan tradicional que, a nosotros, probablemente se nos parezca más a una crepe o a una piadina italiana. Lo que lo hace peculiar son sus ingredientes, ya que se prepara con patatas en lugar de la típica harina de trigo. Sin embargo, podría tener orígenes bastante recientes, echando raíces en el corazón de los noruegos en una era más contemporánea.

lefse

No es cuestión de vikingos

En el imaginario colectivo es muy fácil pensar en los pueblos noruegos de la antigüedad y asignarles la etiqueta «Vikingos», por lo que es super fácil imaginar que un plato tan simple como el lefse pudiera ser de su cosecha. Pero no es el caso, ya que es por todos conocido que las patatas llegaron al viejo continente pasado año 1500, y antes de que fueran verdaderamente apreciadas, tuvo que pasar un tiempo. Sin embargo, una vez se ganaron su confianza, el éxito fue rotundo: las tierras de esas frías regiones eran perfectas para cultivar estos tubérculos, mientras que su alto contenido en vitamina C y almidón las hacía excelentes para la dieta.

lefse vikingos

Una planta cultivada durante 10.000 años en el otro lado del mundo se había adaptado rápidamente a Noruega. El punto de inflexión definitivo se produjo durante las guerras napoleónicas, cuando los suministros de cereales se redujeron a casi cero y la patata se convirtió prácticamente en el único medio de subsistencia de la gente, que descubrió nuevas formas de trabajarla. El pan noruego a menudo ha sido redondo, un producto similar a nuestras galletas saladas, con la posibilidad de almacenarse a lo largo de todo su duro invierno. Siguiendo este tipo de producto, los noruegos reemplazaron la harina tradicional por patatas, produciendo así un nuevo tipo de pan: así nació el Lefse.

El poder de los recuerdos

El éxito que tuvo esta preparación fue sorprendente, convirtiéndose en un indispensable en la mesa de los noruegos, siendo algo que se llevaron consigo muchos noruegos que se mudaron a Estados Unidos en busca de una vida mejor. Una vez allí, la mayoría de las mujeres continuaron preparando esta receta, que ahora se ha convertido en sinónimo de hogar, convivencia y tradición, condimentándola con los ingredientes más dispares.

lefse Estados Unidos

Tratar de hacerlo en casa no es difícil, de hecho, los ingredientes son muy fáciles de localizar: 450 g de patatas, 25 g de mantequilla, 60 ml de nata para montar, 1 cucharadita de azúcar y 120 gramos de harina tipo 0. A continuación, basta con que sigas unos simples pasos:

  • Hierve las patatas, pélalas y machácalas. Después agrega la mantequilla y deja que se enfríe.
  • Llega el turno de la nata, el azúcar, la sal y la harina, que tendrás que trabajar hasta obtener una mezcla homogénea pero ligeramente pegajosa.
  • Divídelo ahora en 8 bolas, y aplástalas para obtener un espesor de unos 2-3 mm y deja que reposen unos minutos. Calienta la sartén ligeramente engrasada y cocínalas por ambos lados dándoles la vuelta hasta que aparezcan las burbujitas oscuras.
  • Deja que se enfríen y ¡listo!
Garlic Bread pan de ajo
CulturaHistoriaPan y pasta

Garlic Bread: la locura de Estados Unidos por el pan de ajo

El garlic bread, para nosotros pan de ajo, ha sido considerado en los Estados Unidos como el emblema de la incompetencia en la cocina. En los últimos años, sin embargo, este plato tan simple como sabroso se ha ido colando poquito a poco en la cultura popular. Primero en películas y series de televisión, luego en memes y posts en las redes sociales, incluso también ha llegado al espacio.

Garlic-Bread

Pan de ajo en la cocina y en los medios

Los españoles, o tal vez sería mejor decir los europeos, tenemos cierta familiaridad con el pan, con el aceite o la mantequilla y con el ajo. Después de todo, pensemos en la típica bruschetta italiana clásica, que a menudo pide un chorrito de aceite de oliva y un poco de ajo para aromatizarla, junto con otros ingredientes más o menos refinados.

Garlic Bread pan de ajo

En Estados Unidos, el pan de ajo se ha consumido durante mucho tiempo, pero en los últimos años ha comenzado a transformarse de ser la clásica comida para vagos en un extraño fenómeno cultural. De hecho, no hay mejor palabra que fenómeno para describirlo, ya que primero conquistó series de televisión y frases de humoristas famosos. Después de todo, normalmente se trata de una simple mezcla de mantequilla y ajo, adornada con perejil y untada en pan. Obviamente, cada vez es más frecuente ver a los chefs jugando con esta receta, por lo que es una receta básica para multitud de preparaciones diferentes.

En un momento dado, también aterrizó en Hollywood, como plato favorito en la película de culto Scott Pilgrim vs the World, y de repente se multiplican los avistamientos de este plato en la cultura popular estadounidense. Llega entonces una página de Facebook con más de medio millón de suscriptores y para colmo de esta locura, el pan de ajo es elegido para realizar un viaje al espacio. Como puedes ver en el video anterior, que cuenta ya casi con seis millones de visitas, parece que el pan de ajo definitivamente se ha convertido en un fenómeno cultural verdaderamente inexplicable.

Buzones para baguettes
Estilo de vidaNoticias

Buzones para baguettes en la polinesia francesa

Todavía hoy se pueden encontrar buzones para baguettes al lado de las casas en las islas de la Polinesia Francesa. Una herencia colonial, la de las baguettes, que ha evolucionado hasta la difusión de un servicio especial puerta a puerta.

Buzones para baguettes en la polinesia francesa

Baguette en casa

En las islas más grandes de la Polinesia Francesa, el amor por las baguettes se importó en el período colonial, pero encontró su razón de ser con un servicio de lo más particular, del que a día de hoy podemos ver ciertas reminiscencias en las carreteras del archipiélago. Estamos hablando de buzones diseñados para alojar las baguettes u otros productos de panadería que se entregan en cada casa por las mañanas. En realidad, es un término medio entre un buzón y una pajarera, hecho completamente a mano con materiales reciclados.

Buzones para baguettes

En el pasado, el servicio de los obradores de panadería era más común, mientras que hoy permanece activo especialmente en las zonas menos turísticas y rurales. Cada cliente deja la cantidad exacta de dinero en la caja el día anterior y la persona a cargo del servicio deja el pan y los croissants y retira el dinero, avisando con un pitido de la entrega. Lo curioso es que en el pasado los habitantes disfrutaban de este servicio de entrega de baguette todos los días, sin importar las condiciones climáticas, mientras que para recoger su correo tenían que ir a la oficina de correos del pueblo. Una costumbre, esta de la entrega de baguettes, que hace que se nos escape una sonrisita y que nos sintamos un poquito más mimados.

Well-Bred pan morado
ComidaPan y pasta

Well-Bred: El pan morado aliado de nuestra salud

Well-Bred es un pan morado rico en propiedades beneficiosas para nuestra salud, y que ha sido creado por un equipo de investigadores del Grupo de Tecnologías Alimentarias de la Universidad de Pisa. Es un producto capaz de combinar en sí mismo los beneficios de las preparaciones tradicionales con masa madre y los introducidos por productos más inusuales como la patata morada Vitelotte. Un verdadero placer para los sentidos y para nuestro organismo.

Well-Bred pan morado

Well-Bred, el pan morado «bien hecho» para nuestra salud

El Well-Bred nació, en concreto, del trabajo de la graduada Anna Valentina Luparelli y la Ph.D. Isabella Taglieri, bajo la supervisión de la Profesora Angela Zinnai. Su nombre se basa en un juego de palabras en inglés, donde «well-bred» significa literalmente «bien educado, bien criado», y a la vez crea una asonancia con el término «bread» que significa «pan». Este pan morado ha sido creado explotando los últimos descubrimientos y tecnología puntera en el sector alimentario ya que es bueno para nuestra salud, se conserva durante mucho tiempo y además es sostenible.

patata morada Vitelotte

Su secreto radica en los ingredientes empleados para su elaboración, que incluyen: levadura, antioxidantes naturales y pectinas, sustancias capaces de otorgar suavidad al producto y que se pueden obtener a partir de la cáscara de diferentes frutas, permitiendo así la recuperación de los deshechos de otros ciclos industriales, como por ejemplo el de los zumos de frutas. El color tan peculiar, sin embargo, viene dado por un componente presente en las patatas moradas Vitelotte, que cuentan con fantásticas propiedades antioxidantes. En resumen, no se ha dejado nada al azar en la creación de esta joya culinaria, obteniendo un producto ¡que casi roza la perfección!