Nueva Zelanda

Maori salvan un bosque en Nueva Zelanda
EcologíaMedio Ambiente

Maori kaitiakitanga: cómo se salva un bosque en Nueva Zelanda

Te Urewera, en Nueva Zelanda, es una de las selvas tropicales más aisladas del país y, por primera vez en el mundo se ha elegido salvar la selva mediante la reconstrucción del antiguo equilibrio sostenible entre los nativos y la naturaleza.

Maori salvan un bosque en Nueva Zelanda

Salvar un bosque eliminando un parque

Te Urewera es la mayor selva tropical de la Isla Norte de Nueva Zelanda, que cubre 2.127 kilómetros cuadrados de escarpadas colinas, vastos lagos azules y rápidos ríos. Este bosque, que antes era propiedad del Estado y del Parque Nacional, fue declarado como persona en 2014, por lo que ya no es el Estado sino del pueblo Tuhoe, su guardián original.

El pueblo Tuhoe, llamado por los primeros exploradores “Hijos de la Niebla”, cuenta ahora con unos 40.000 miembros – de los cuales unos 7.000 viven en los valles del río Te Urewera y en los claros del matorral – y son legalmente responsables de la preservación de la selva.

Protegen el valioso lugar a través de una antigua práctica maorí conocida como kaitiakitanga, que se puede traducir por protección, y es una forma de gestionar el bosque basada en una visión del mundo maorí.

Maori Kaitiakitanga: Para el pueblo Tuhoe la tarea de salvar el bosque

Para salvar un bosque se optó primero por comprender la estrecha relación entre la naturaleza y el hombre y luego por reconstruirlo como era originalmente.

La práctica del kaitiakitanga maorí implica, de hecho, la comprensión de la estrecha conexión entre el hombre y la naturaleza, es decir, ver al hombre como parte del mundo natural y salvar el bosque protegiendo la fuerza vital de los árboles, los ríos y los lagos, dejándolos bajo su cuidado y protección.

Esta práctica hoy en día toma la forma de vigilar la salud del bosque, los lagos y los ríos a través de la observación y la recopilación de datos, plantando árboles nativos, vigilando los animales del bosque y protegiendo los ríos y los peces que los pueblan.

Salvar un bosque cambiando la relación con el hombre

El bosque de Te Urewera está abierto a los turistas, pero el desafío para los habitantes originales del bosque es hacer que los propios turistas comprendan que el contacto con este denso bosque, rico en agua y cascadas, no debe agotarse en unas triviales vacaciones en una parte del mundo.

Los Tuhoe han comprendido y decidido que para salvar el bosque deben también enseñar a la gente que nunca ha vivido allí a ver la naturaleza como un conjunto de recursos discretos que hay que gestionar y utilizar. Los Tuhoe, de hecho, piden a la gente que vea a Te Urewera como un sistema viviente del que otros dependen para su supervivencia, cultura e inspiración.

Te Urewera y su gente nos enseñan que para salvar un bosque es fundamental elegir relacionarse con él en un sentido físico, ambiental, cultural y espiritual.

El objetivo, por lo tanto, ya no es la mejor imagen de uno mismo cerca de una cascada, sino conocer a los lugareños, aprender su historia y comprender los valores en los que se basa ese estilo de vida sostenible que siempre ha permitido un respeto mutuo entre la naturaleza y el hombre.