nueces

efectos frutos secos corazón
NutriciónSalud

Los frutos secos son buenos para el corazón según la ciencia

La fruta seca sería un buen aliado para nuestros corazones, ya que reduciría el riesgo de enfermedades cardíacas. Los datos provienen de una investigación iraní presentada en el congreso de la Sociedad Europea de Cardiología el pasado mes de agosto. La ingesta de frutos secos como nueces, almendras, pistachos o avellanas podría fortalecer el músculo cardíaco cuando se consumen de forma continua.

frutos secos corazón

Los efectos de los frutos secos en el corazón

El estudio sobre los efectos de los frutos secos en el corazón se inició en 2001 y en él han participado 5.432 adultos mayores de 35 años. Los participantes y sus familias han sido objeto de consultas y cuestionarios sobre la dieta y el estado de salud durante 12 años hasta 2013. Los investigadores se centraron precisamente en los efectos que una dieta rica en frutos secos puede tener sobre la salud.

efectos frutos secos corazón

Los datos mostraron que los que habían elegido comer fruta seca al menos dos veces por semana tenían un riesgo de enfermedad cardiaca un 17% menos que los que se habían limitado a un solo consumo semanal. Según el Dr. Noushin Mohammadifard, que llevó a cabo la investigación, se trata de una conexión fuertemente demostrada incluso después de haber excluido otros factores como la edad, el género, la educación y la actividad física.

Los frutos secos son un buen componente de la dieta

Los frutos secos son una buena fuente de grasas insaturadas, generalmente contienen proteínas, minerales y vitaminas, así como fibras y polifenoles. Diversos estudios de investigación realizados entre Europa y los Estados Unidos ya han demostrado una conexión entre la ingesta de frutos secos y el bienestar del corazón. Según los investigadores, los datos confirman que se trata de un fenómeno global.

frutos secos dieta

La más sana sería la fruta seca fresca, porque si se almacenan durante demasiado tiempo, las grasas insaturadas en su interior corren el riesgo de oxidarse y de convertirse en dañinas. En el caso de notar un sabor amargo o ácido en nueces, avellanas o pistachos recomendamos evitar el consumo. Según la Sociedad Europea de Cardiología, la dosis recomendada para una buena dieta es de 30 gramos diarios de frutos secos sin sal.