Niños

Juguetes sostenibles plásticos
EcologíaMedio Ambiente

Los juguetes también deben ser sostenibles

La problemática que generan los residuos plásticos no podía no afectar al mundo de los juguetes, al que se le exige que sea más sostenible. La industria del juguete utiliza grandes cantidades de plástico, entonces ¿la única solución posible es volver a utilizar materiales como la madera y la tela?

Juguetes sostenibles: hay que tomar en consideración a los plásticos

Los juguetes deberían ser más sostenibles, pero no es fácil. Los niños adoran los juguetes de plástico, con sus miles de formas y colores. En la actualidad, replantearse la elección del uso de materiales más sostenibles puede que no sea fácil, pero ¿es realmente la única manera de conseguirlo? Afortunadamente, no. Es cierto que la industria del juguete es una industria muy próspera y que es responsable de la comercialización de grandes cantidades de plástico, pero con un enfoque responsable puede que esto no sea tan grave como se pudiera pensar. Lo importante es que los juguetes no sean de plástico desechable. Si son de buena calidad, pueden ser utilizados durante mucho tiempo y pueden ser sustituidos y reciclados.

Tan cierto es que los juguetes deberían de ser más sostenibles, como que esta cuestión es también -en parte- responsabilidad del consumidor. Una buena manera de conseguirlo podría ser, en primer lugar, elegir juguetes de buena calidad que estén diseñados para durar. Compartir y pedir prestado son, sin duda, dos de las mejores prácticas para transformar un objeto usado en uno sostenible, alargando su vida. Elegir comprar juguetes usados es bueno para el medio ambiente y para el bolsillo, aunque es conveniente prestar atención a la vigencia de las medidas de seguridad originales. Otro aspecto que preocupa tanto a consumidores como a los fabricantes está relacionado con las modas: sería deseable que los juguetes de plástico vinculados a las modas pasajeras se sustituyeran por productos más duraderos e «intemporales». Sin olvidar que el reciclaje también es una excelente opción.

Sabiendo que los juguetes también necesitan ser sostenibles, muchas empresas están implementando diversas estrategias, como por ejemplo la introducción de productos creados con materiales de tipo plástico ecológicamente sostenibles y degradables. Las posibilidades son muchas y, con un poco de atención, se pueden obtener grandes ventajas sin tener que hacer tantos sacrificios como se podría pensar.

Cocinar de adolescentes estudio
CulturaEstilo de vida

Cocinar de adolescentes mejora nuestro bienestar de adultos

Comenzar a cocinar de adolescentes podría mejorar nuestros hábitos de alimentación de adultos, mejorando efectivamente nuestro bienestar gracias a un régimen nutricional más equilibrado. Investigadores de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda, están convencidos de esto gracias a un reciente estudio publicado en el Journal of Nutrition Education and Behavior.

Habilidosos ya desde jovencitos

¿Te han enseñado tus padres desde que eras pequeño qué hacer en la cocina? ¿O tal vez tu abuela le haya transmitido alguna receta secreta que se ha mantenido en tu familia durante generaciones? Si has aprendido la pasión por la cocina desde que eras pequeño, hay más posibilidades de que hayas sido capaz de desarrollar una dieta más saludable cuando llegas a ser adulto. Gracias a estas primeras enseñanzas, es más probable que dediques el tiempo necesario para para la preparación de los alimentos y que tus platos sean ricos en vegetales y con valores nutricionales equilibrados.

De hecho, de acuerdo con los investigadores de Nueva Zelanda, contaríamos con fuertes evidencias sobre cómo desarrollar una habilidad culinaria desde una edad temprana, es esencial para mantener una dieta adulta saludable. Si se enseña a tiempo, el arte de cocinar puede tener efectos duraderos y muy positivos a lo largo de la vida de un individuo. Sin embargo, rara vez nos enseñan en la escuela o en casa cómo desenvolvernos entre fogones.

Trece años de estudio

Para llevar a cabo este estudio, los investigadores han recopilado una gran cantidad de datos mediante la observación de sujetos entre 17 y 22 años en 2002 para luego compararlos 13 años más tarde en 2015, cuando los sujetos tenían entre 30 y 35 años de edad. Las preguntas se referían a la «percepción» sobre sus habilidades culinarias, incluyendo la calidad de los alimentos y el número de comidas preparadas por ellos mismos. Entre los componentes considerados también estaba la frecuencia con la que se comía juntos en familia y cuántas veces se visitaba un restaurante o un sitio de comida rápida.

La percepción de sus habilidades culinarias como adolescentes sirvió para predecir con relevancia estadística diferentes indicadores de una dieta saludable una vez convertidos en adultos: tener verduras en la mesa la mayor parte de los días, menor uso de alimentos enlatados, preenvasados ​​o precocinados, menor frecuencia de visitas a sitios de comida rápida. Esto, según los investigadores, mostraría cómo «Las oportunidades para desarrollar habilidades en la cocina por parte de los adolescentes pueden resultar en beneficios a largo plazo en relación con su bienestar nutricional».

¿Cocina en las escuelas?

En las escuelas nos enseñan arte, idiomas y ciencias, pero prácticamente no se le da importancia a la enseñanza de una de las actividades más comunes e importantes que realizamos varias veces al día como es nutrirnos a nosotros mismos. Si como se ha demostrado es cierto que una enseñanza temprana de cómo comportase en la cocina puede mejorar la vida adulta a través de una mayor conciencia, entonces tal vez sea necesario replantearnos algunas prioridades. ¿Sería realmente tan descabellado pensar en introducir horas de cocina en la escuela obligatoria? Por el momento, no nos queda otra que recurrir a la enseñanza de nuestros hijos en la cocina de nuestras casas.

Papel pantalla
Hot TopicNiñosNoticias

Papel vs pantalla: Es mejor aprender a la vieja usanza

Quien ha asistido a la escuela hace unos años (no demasiados, a decir verdad) recordará la desagradable sensación de ser niños y tener que cargar sobre nuestros hombros hasta una docena de kilos de libros. Practicar levantamiento de pesas en plena etapa de desarrollo la verdad que no es lo mejor para el cuerpo humano, por lo que no es de extrañar que tan pronto como la tecnología lo permitió, cada vez más escuelas estén abandonando la pesada carga del papel impreso en favor de las herramientas digitales. Una tablet que pesa medio kilo contra los doce kilos de engorrosos libros polvorientos, la elección parece bastante obvia.

No es oro todo lo que reluce

Sin embargo, no todo iba a ser coser y cantar. Si bien las columnas vertebrales de nuestros niños ciertamente nos lo agradecerán, lo hará un poco menos su capacidad de aprendizaje. Según un estudio reciente publicado por Patricia Alexander y Lauren Singer, psicólogos de la Universidad de Maryland, leer en una pantalla conlleva a un menor grado de aprendizaje que la lectura de un libro impreso.

Los investigadores realizaron tres estudios diferentes para verificar la capacidad de aprendizaje efectiva de los estudiantes universitarios estadounidenses. Primero se les pidió a los estudiantes elegir su medio favorito. Por lo tanto, se les proporcionaron textos de diferentes longitudes tanto en papel como en formato digital. Al final de la lectura, se les pidió a los estudiantes que describieran lo que habían leído. Los resultados son sin duda para reflexionar un poco.

El soporte digital es más rápido, pero más superficial

De los datos recabados surgió que la mayoría de los estudiantes preferían leer digitalmente y que la lectura era decididamente más rápida cuando se realizaba a través de una pantalla. En principio, los estudiantes juzgaron su comprensión del texto digital como más alta, pero estaban equivocados.

Después de leer, los participantes recibieron diferentes cuestionarios para examinar la calidad de su comprensión. El medio elegido no afectó a la comprensión general, es decir, que el mensaje básico se recibió de la misma manera tanto si los estudiantes lo habían leído de una pantalla como de un libro. Sin embargo, cuando las preguntas se volvieron más específicas sobre contenido concreto y los detalles del texto, la comprensión fue mucho mayor para quienes habían leído en forma impresa.

Cada cosa para lo que es

No está claro exactamente por qué es más fácil para el cerebro humano retener información específica cuando se asimila del papel impreso, de acuerdo con otras investigaciones hechas al respecto, sería debido al efecto de perturbación en el cerebro causada por el desplazamiento de información cuando se lee a través de una pantalla.

«Todos leemos por diferentes razones», explicó Patricia Alexander «Cuando estemos a punto de leer algo, deberíamos preguntarnos por qué lo estamos leyendo y cuál es nuestro propósito, porque es posible que exista una diferencia entre qué instrumento es el más adecuado». Si tenemos poco tiempo o nuestro objetivo es simplemente obtener una idea general y solo necesitamos un rápido vistazo superficial, la lectura en pantalla es una alternativa válida. Pero cuando nuestro objetivo es aprender en detalle y tener en cuenta información específica y concreta, entonces el papel impreso sería una herramienta más adecuada. Entonces, en el futuro, ¿todavía llevaremos libros en nuestras mochilas? Es difícil de saber, pero lo cierto que no es tan simple deshacerse del “peso” de la cultura…

Disney Eats y la educación culinaria
Estilo de vidaHot TopicNoticias

Disney Eats: el canal de televisión para los más pequeños dedicado a la comida

Se llama Disney Eats, y es el nuevo canal de televisión dedicado a la comida para niños. El hilo conductor de todo el programa será una buena educación culinaria, «servida» en una atmósfera cartoonesca perfecta para niños. Por lo tanto, podremos encontrar postres de todas las formas y colores, que a menudo beberán hacerse bajo la supervisión de un padre. La mejor opción para pasar un tiempo en familia.

Disney Eats y la educación culinaria

Habrá shows como Kitchen Little, un formato en el que veremos a afamados cocineros enseñándoles a nuestros hijos cómo cocinar deliciosos platos, con un posible cameo de Gordon Ramsay. Con Tiny Kitchen, en cambio, la idea es preparar versiones en miniatura de los famosos platos de los dibujos animados de Disney, sin olvidar la parte más cultural y científica de Must Be Science.

La mayor parte del contenido presente en el nuevo canal estará estructurado en forma de «co-cooking», o lo que es lo mismo, dirigido a la colaboración entre padres e hijos. La idea es que además de enseñar el valor de una dieta saludable, también se desarrollen vínculos familiares más fuertes. Obviamente, el gigante del entretenimiento infantil también tiene como objetivo vender sus productos de cocina, que van desde la máquina para hacer tortitas hasta a la máquina para hacer palomitas de maíz.

Nombres de niños comida
Estilo de vidaNoticias

Nombres de niños inspirados en la comida, una nueva tendencia que causa furor

Las celebrities comenzaron a ponerles a los niños nombres inspirados en la comida, ¡y de inmediato se ha convertido en tendencia! Si no tienes suficiente con el mundo de las flores, ¿por qué no tirar de frutas, especias y cereales? Si aún no tienes claro el nombre y tu peque está de camino ¡no hay problema! Echa un vistazo rápido a la cocina y seguro tienes la solución al alcance de la mano (o como mucho en la nevera).

Los nombres del mañana

No pocas veces, referido a los niños pequeños, uno escucha: «¡eres tan bonito que te comería!» Y con esta nueva tendencia de nombres, el malentendido está servido. Bromas aparte, parece que la última tendencia contempla una amplia variedad de nombres inspirados en el mundo gastronómico. Abriendo camino, en 2004, Gwyneth Paltrow y Chris Martin llamaron a su hija Apple (manzana). Pero lo cierto es que no es un caso aislado, y otros ejemplos son la hija de Drew Barrymore llamada Olive (oliva), o dos de los hijos de Jamie Oliver llamados respectivamente Poppy Honey (miel) Rosie y River Rocket (rúcula).

Será el impetuoso amor por la comida y la cocina de los últimos años, o el deseo incontrolable de dar el cante, pero la moda de poner a los niños nombres de alimentos se está extendiendo. Y todo esto apoyado por Babycentre, una importante web en inglés sobre maternidad y niños, que ha compilado una lista de los principales nombres food-inspired. Entre estos podemos encontrar: Saffron (azafrán), Peaches (melocotones), Apricot (albaricoque) y Rosemary (romero) para niñas; y Basil (albahaca), Rye (centeno) y Kale (Col) para niños. Parece que la originalidad no tiene límites, con elecciones que rozan la locura, ¡y con el posible resultado de que los jardines de infancia del mañana te den la sensación de ser mercados de abastos!

come verduras jovenes
Estilo de vidaFrutas y VegetalesNoticias

¡Come verduras!: Los jóvenes nos escuchan más de lo que parece

La lucha diaria de los padres por que sus hijos coman verduras no es ninguna pérdida de tiempo. Aunque es difícil que, por mucho que insistamos, los niños terminen adorando la ensalada, el brócoli y la menestra, el mensaje subyacente acerca de los beneficios de una dieta saludable parece calar hondo incluso entre los adolescentes más reticentes. Una investigación de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, ha mostrado cómo las normas de alimentación saludable que se llevan a cabo en casa terminan afectando las elecciones autónomas de los niños.

Los adolescentes saben más de lo nos creemos

Los investigadores de Stanford entrevistaron a 1264 adolescentes del área de la Bahía de San Francisco, preguntando cuáles eran sus creencias sobre la comida, la actitud de sus padres hacia la comida nada y las normas y prácticas de alimentación en su familia. Contra todas expectativas, los niños estaban más preparados de lo esperado, demostrando que conocen la diferencia entre alimentos sanos y los que no lo son.

Sin embargo, los investigadores estaban interesados ​​en verificar las elecciones que los adolescentes hacían de forma independiente. A los jóvenes se les ofreció como recompensa poder elegir entre un snack sano y otro menos sano. Los snacks sanos incluían, por ejemplo, yogur, humus con pretzel o trozos de fruta. Los no tan sanos incluían gominolas, galletas de mantequilla y de chocolate y patatas fritas.

Comer verduras de forma independiente

Los resultados mostraron que los adolescentes que afirmaron tener al menos una norma relacionada con la alimentación sana en casa eran mucho más propensos a elegir un snack «saludable», incluso sin la supervisión de sus padres. Además, los niños con estas normas en sus casas aseguraron sentirse mejor cuando tomaron la decisión saludable y se sintieron culpables cuando optaron por la menos saludable. Según los investigadores, esto muestra cómo «Las normas sobre la alimentación surgidas dentro del entorno familiar continúan influyendo en las percepciones y elecciones de los niños, incluso cuando los padres no están presentes».

La próxima vez que alguien de la familia se niegue a comer verduras, piensa que incluso aunque estés perdiendo está batalla, no has perdido la guerra y el mensaje ha calado. Insistir un poquito a nuestros jóvenes en comer alimentos saludables puede traerles beneficios concretos una vez lleguen a ser adultos. Asique ya sabes, ¡esto es una carrera de fondo!