movilidad eléctrica

Patinetes eléctricos y impacto ambiental
EcologíaEnergías renovablesMedio Ambiente

¿Los patinetes eléctricos realmente tienen cero impacto ambiental?

Los patinetes eléctricos están considerados como una de las mejores soluciones para la movilidad green en la ciudad porque respetan el medio ambiente al no generar emisiones de CO2. Sin embargo, un estudio americano ha demostrado que esto puede no ser el caso para todos los modelos.

Patinetes eléctricos y impacto ambiental

Los patinetes eléctricos podrían ser más contaminantes de lo que uno se imagina, según un estudio de la Universidad de Carolina del Norte.

Generalmente, los patinetes eléctricos se consideran verdaderos amigos del medio ambiente, dadas las nulas emisiones de CO2, sin embargo, según el profesor Johnson, coordinador de la investigación, para comprender el verdadero impacto ambiental de los patinetes eléctricos se deben analizar las emisiones de toda la cadena de producción y no sólo en relación con su uso final.

De hecho, según la investigación, también deberíamos considerar las emisiones relacionadas con la producción de componentes y baterías, que tienen un impacto no despreciable en el medio ambiente tanto en el momento de su producción como especialmente en el momento de su eliminación.

Además, no hay que olvidar que los patinetes necesitan recargarse, y la recarga en muchas ocasiones la llevan a cabo operadores que a menudo se desplazan con vehículos de motor diésel. Además, en lo que respecta a la recarga, si la energía producida no procede de fuentes renovables, no sería del todo correcto afirmar que los patinetes eléctricos tienen cero emisiones.

El estudio de la Universidad de Carolina del Norte también ha demostrado que es esencial comprender qué componentes se utilizan en la producción de los patinetes eléctricos. Algunos patinetes podrían construirse utilizando materiales no sostenibles y no reciclables, lo que sólo haría avanzar el problema de la contaminación en el tiempo. Otro elemento a tener en cuenta es el origen de los patinetes eléctricos.

La mayoría de los patinetes se construyen en China y luego se distribuyen por todo el mundo, a menudo por barco, que suelen funcionar con enormes motores diésel. Según la investigación, este consumo también debe tenerse en cuenta al calcular las emisiones totales de los patinetes eléctricos. Según la investigación, al final, algunos patinetes eléctricos serían menos contaminantes que un coche eléctrico, pero ciertamente no con un impacto cero en el medio ambiente.

Para ser honesto, se han hecho algunas críticas al estudio, señalando que esta investigación no considera la contaminación por polvo fino que crean los motores diésel tradicionales. Además, muchas empresas están ahora en condiciones de crear energía limpia, procedente de fuentes renovables, para la recarga de patinetes con el fin de reducir aún más el impacto ambiental.

El mercado de los patinetes eléctricos, así como el de los coches eléctricos, está creciendo fuertemente. Se espera que los fabricantes se esfuercen por utilizar cada vez más materiales sostenibles y reciclables. También será importante invertir más en la producción de energía limpia que se utilizará para recargar las baterías, manteniendo de este modo un impacto ambiental lo más bajo posible.

baterias canamo
EcologíaMedio Ambiente

Baterías de cáñamo: una nueva frontera para los coches eléctricos

En los últimos años oímos cada vez más a menudo hablar de los coches eléctricos como una alternativa a los coches de combustibles fósiles más contaminantes y extendidos. Sin embargo, por otro lado, se han planteado varias críticas sobre el problema de la eliminación de las baterías una vez que se han agotado su ciclo. A ello se suman los daños ambientales generados por las canteras de litio y el alto costo del grafito, que es esencial para la producción de esos condensadores. Es para superar todos estos problemas que una startup americana liderada por David Mitlin ha diseñado baterías de cáñamo.

En Estados Unidos, el cáñamo, cuyas aplicaciones han sido durante mucho tiempo de interés en diversos sectores como el textil, el farmacéutico y el industrial, se está desarrollando lentamente debido a su prohibición. Por esta razón, el notable paso adelante lo dio la University of Alberta en Canadá, donde un equipo ha creado baterías de cáñamo cuyo rendimiento es muy superior a los equivalentes a base de grafito.

Baterías de cáñamo: cómo funcionan

David Mitlin se ha centrado en la creación de un nanomaterial a partir de los residuos vegetales procedentes del procesamiento del cáñamo. En concreto, se trata de la corteza que, según el estudio, es una “fibra compuesta por capas de lignina, hemicelulosa y celulosa cristalina que, si se procesa de forma adecuada, puede separarse en nanomateriales similares a los gráficos”. Uno de los pasos del proceso es llevar las fibras a 180°C durante 24 horas y luego darles forma de un nanomaterial poroso.

Las pruebas han demostrado que las baterías de cáñamo, que utilizan un líquido iónico como electrolito, a una temperatura de 60°C tienen una densidad de potencia casi tres veces mayor que el grafito. De hecho, se habla de 49kW/kg frente a 17 kW/kg de carbón activo. Los brillantes resultados han convertido el estudio en una startup, liderada por Mitlin, que gracias a una subvención estatal de 229 mil dólares en Estados Unidos podrá iniciar la producción de estas innovadoras baterías de cáñamo destinadas a revolucionar, o al menos así lo esperamos, en los próximos años el mundo de la movilidad eléctrica.