microplásticos

Larvas oceánicas comen plastico
AnimalesAnimales salvajes

Larvas oceánicas: comen plástico y reducen el dióxido de carbono.

Hay criaturas oceánicas que comen plástico y dióxido de carbono, según un nuevo estudio del Aquarium Research Institute di Monterey Bay. Estos animales se denominan larváceos y podrían desempeñar un papel fundamental en la lucha contra la contaminación de los océanos y los efectos negativos del cambio climático.

Larvas oceánicas comen plastico

Según un nuevo estudio, las larvas oceánicas son capaces de comer plástico y reducir el dióxido de carbono en el medio ambiente. Los océanos de la Tierra siempre han sido considerados lugares llenos de misterio donde leyendas milenarias han estimulado la imaginación de millones de personas.

Los investigadores han descubierto que no sólo los océanos son indispensables para el equilibrio de todo el ecosistema de la Tierra, sino que también están poblados por criaturas que a todos los efectos desempeñan una importante función para el medio ambiente.

La peculiaridad de los larváceos es que producen una sustancia similar a la consistencia del moco que las rodea y que puede alcanzar un tamaño incluso superior a un metro y medio de diámetro.

Según los investigadores del Aquarium Research Institute di Monterey Bay, estas criaturas tienen una labor muy importante para la salud de la Tierra, ya que, además de los microplásticos, son capaces de eliminar grandes cantidades de dióxido de carbono responsable de contribuir al calentamiento global.

Los larváceos, con su movimiento, y gracias al moco que las rodea, son capaces de capturar grandes cantidades de microplásticos y moléculas ricas en dióxido de carbono. Cuando la cantidad de partículas ha alcanzado su máxima saturación, entonces el moco se desprende y cae en el abismo donde se deposita en el fondo del océano.

Este proceso, gracias a los miles de millones de larvas presentes en los océanos, permite eliminar cada día grandes cantidades de microplásticos y de dióxido de carbono presentes en los océanos.

Según los científicos, los larváceos son capaces de filtrar hasta 80 litros de agua por hora, logrando filtrar miles de millones de litros de agua cada día ayudando así a limitar las graves consecuencias del cambio climático y la contaminación humana.

Una vez más es sorprendente descubrir cómo la naturaleza puede reaccionar de manera extraordinaria protegiéndose de la contaminación causada por las actividades humanas.

Cada criatura que vive en el planeta, incluyendo las larvas come-plástico, tiene la función de mantener y preservar el equilibrio natural para el bien de todas las especies vivas.

Microplásticos lluven desde el cielo
Medio AmbienteNoticias

Toneladas de microplásticos llueven desde el cielo

Toneladas de microplásticos están lloviendo del cielo según un nuevo estudio de la Universidad de Utah en los Estados Unidos.

Microplásticos lluven desde el cielo

Los investigadores han recogido agua de lluvia durante más de un año en 11 zonas protegidas de los Estados Unidos y los resultados han sido sorprendentes.

El 98% de las muestras seleccionadas tenían partículas de microplástico en su interior. Según el New York Times, las grandes reservas naturales como el Gran Cañón verían llover hasta 1.000 toneladas de microplásticos cada año, lo que equivale a unos 120 millones de botellas de plástico, o unos 3 millones de botellas de plástico al día, según el New York Times.

De hecho, el plástico no se desgasta con el tiempo, sino que se descompone en partículas cada vez más pequeñas hasta niveles infinitesimales que pueden ser depositadas en el tejido animal y después ser ingeridas por los humanos.

Hasta ahora se habían señalado los problemas que los microplásticos causaban principalmente a los océanos pero, gracias a este nuevo estudio, parece que incluso las reservas naturales de la Tierra no son en absoluto inmunes a la contaminación plástica.

Los microplásticos, dado su tamaño, mucho más pequeño que un milímetro, pueden, gracias a los vientos, viajar en la atmósfera durante miles de kilómetros y luego caer junto con la lluvia en cualquier parte del globo.

Gracias a estas investigaciones, se ha demostrado que algunas zonas de los Estados Unidos, que hasta ahora se creían no contaminadas, están en cambio contaminadas por microplásticos, cuyo único origen se remonta a las perturbaciones atmosféricas.

Además, según los científicos, sólo una cuarta parte de los microplásticos, que han caído a través de la lluvia en los parques naturales americanos, habría venido de ciudades cercanas, mientras que todo lo demás habría venido de zonas geográficas más distantes.

Alternativas sostenibles al plásticos
CienciaEnergías renovablesMedio Ambiente

Alternativas sostenibles al plástico, os damos 5 ideas

Sólo las alternativas sostenibles a los plásticos pueden ayudar a reducir el uso y la contaminación – ahora inmanejables – de los productos plásticos fabricados con combustibles fósiles. A continuación, os presentamos cinco importantes innovaciones hechas, en su totalidad o en parte, a partir de materiales orgánicos.

Alternativas sostenibles al plásticos

La importancia de encontrar alternativas sostenibles a los plásticos en el menor tiempo posible puede deducirse del hecho de que:

  • Entre 1950 y 2015, se produjeron alrededor de 6.300 millones de toneladas de plásticos;
  • de los cuales sólo el 9% fue reciclado;
  • El 91% ha ido a vertederos o se ha quemado o, peor aún, se ha dispersado, a menudo en los océanos;
  • 1.300 millones de botellas de plástico se venden cada día en todo el mundo;
  • hay miles de otros productos que no almacenan alimentos o bebidas y que contienen plástico; éstos son obviamente adicionales a los 1.300 millones de botellas mencionadas anteriormente.

Además de eso, si consideramos que el porcentaje de plástico potencialmente reciclable – generalmente con la expresión 100% reciclable – ha aumentado en los últimos años, no se puede asegurar que sea realmente reciclado y que no termine ni en vertedero ni quemado.

En general, el éxito de este producto está vinculado principalmente a su capacidad de durar en el tiempo, a su ligereza y economicidad, pero con frecuencia no es reciclable.

Cinco alternativas sostenibles a los plásticos

Los plásticos, como sabemos, se obtienen de los combustibles fósiles, pero hay alternativas más sostenibles de fuentes renovables en el horizonte. Aquí hay cinco:

Huesos de aceituna

Una start-up turca llamada Biolive ha creado una gama de gránulos bioplásticos a partir de huesos de aceituna. Biolive afirma que los costes de producción se reducen hasta un 90% en comparación con algunos bioplásticos existentes. Esto es importante según el fundador porque los bioplásticos de almidón de maíz son a menudo más caros que los bioplásticos a base de aceite.

Cáscaras de girasol

La empresa alemana Golden Compound ha creado un bioplástico hecho de cáscaras de girasol sostenible. Es, de hecho, un bioplástico reforzado con cáscaras de girasol que la empresa recibe como subproducto de la industria alimentaria.

Desechos de peces y algas

Una iniciativa británica llamada MarinaTex está utilizando piel y escamas de pescado unidas con algas rojas para crear una alternativa de plástico compostable que puede sustituir al plástico desechable. MarinaTex afirma que el biopolímero crea un embalaje más fuerte que una bolsa de plástico convencional, a pesar de la creencia habitual de que los bioplásticos carecen de resistencia y durabilidad. Según MarinaTex, su producto sería compostable en casa en cuatro o seis semanas.

Azúcares vegetales

Avantium, con sede en Ámsterdam, ha creado una tecnología que convierte los azúcares vegetales en un nuevo material de embalaje biodegradable llamado PEF. El FEM parece degradarse mucho más rápido que el PET: 250-400 días de FEM frente a 300-500 años de PET.

Setas

La emergente marca Reishi utiliza hongos para crear cuero sostenible. El biomaterial es resistente al agua y promete el rendimiento, la calidad y la estética de la piel.

Muchas alternativas sostenibles a los plásticos basados en combustibles fósiles, fruto de la genialidad y la innovación, están conquistando gradualmente pequeñas cuotas de mercado en beneficio del medio ambiente, que, aunque sea víctima de productos que todavía están abandonados, puede al menos verlos biodegradarse rápidamente.

Plástico océanos
CulturaMedio AmbienteNoticias

El plástico en los océanos también es visible desde el espacio

El plástico en los océanos aflige al planeta. Un estudio reciente publicado en Nature muestra que las bolsas flotantes de macroplásticos son detectables desde el espacio por los satélites y que dentro de estos agregados plásticos también es posible distinguir materiales naturales como las algas o la madera.

Plástico océanos

Los plásticos en los océanos

La presencia de plástico en los océanos es un fenómeno ampliamente conocido. Manchas gigantes de desechos plásticos de los puntos más diversos de los océanos se juntan, principalmente por las corrientes y los vientos, y forman verdaderas islas de plástico en los océanos.

El problema ha sido noticia desde hace tiempo, principalmente gracias a las imágenes satelitales que han permitido que todos perciban el tamaño incontrolado del plástico en los océanos, que se clasifica en macroplásticos (tamaño superior a 5 mm) y microplásticos (tamaño inferior a 5 mm).

El plástico que entra en las aguas del océano tiene dos destinos: flotar en la superficie o hundirse. Este plástico, que consiste principalmente en botellas, bolsas y redes de pesca, daña el ecosistema marino, ya que puede comérselo o quedar atrapado. Además, si no se elimina, tenderá a romperse en microplásticos, lo que es igual de perjudicial, con la diferencia de que es imposible de detectar.

Por eso es esencial poder detectar los plásticos flotantes de mayor tamaño antes de que se ingieran, se conviertan en una trampa o se rompan.
Un estudio reciente publicado en naturaleza nos informa que la última generación de satélites puede ser de gran ayuda para combatir los plásticos en los océanos.

El plástico en la mira de los satélites

El estudio publicado muestra por primera vez que las bolsas de macroplásticos flotantes son detectables desde el espacio gracias a los datos ópticos adquiridos por los satélites (en este caso el Sentinel-2 de la Agencia Espacial Europea) y que, además, dentro de las bolsas se distinguen materiales naturales, como las algas marinas.

De hecho, se han clasificado con éxito los plásticos sospechosos de ser plásticos con una precisión del 86%.

En comparación con lo que los satélites podían hacer hasta ahora, la nueva investigación ha demostrado que en menos tiempo y con más detalle es posible utilizar los satélites para detectar rápidamente bolsas de plástico en los océanos (incluso los pequeños como de 5 metros x 5 metros) y para comprender si hay otros materiales además del plástico para componer tales agregados.

El sistema, de hecho, es capaz de distinguir el plástico de las algas, la madera e incluso los componentes naturales no vegetales, gracias a un enfoque de aprendizaje automático y probabilístico.

Por consiguiente, el estudio sienta las bases de un futuro sistema de vigilancia ampliado y en gran escala que permitirá adoptar medidas oportunas para buscar, detectar y eliminar miles de bolsas de plástico en los océanos.

efectos microplasticos humanos
EcologíaMedio Ambiente

Microplásticos: ¿las bolsitas de té son un peligro para la salud?

Algunas bolsitas de té liberarían microplásticos, lo que supondría un probable riesgo para la salud. Una investigación reciente de la Universidad McGill en Canadá ha analizado los efectos de varias bolsitas de té de plástico  y se han obtenido resultados muy preocupantes. Los resultados han sido publicados en la revista Environmental Science & Technology de la American Chemical Society.

Microplasticos las bolsitas

Microplásticos que se desprenden de las bolsitas de nylon

Los investigadores canadienses han querido estudiar los efectos del uso de bolsas de té de plástico y, en concreto, el riesgo asociado a la liberación de microplásticos. Los microplásticos son pequeñas partículas de plástico que a menudo son invisibles a simple vista y cuyos efectos en la salud humana y en la de otros organismos vivos son todavía desconocidos.

Durante los experimentos los investigadores canadienses descubrieron que las bolsas de té hechas de plástico, calentadas a 95°C, liberaban hasta 11.600 millones de partículas microplásticas y hasta 3.100 millones de partículas nanoplásticas, que son incluso más pequeñas que las de los microplásticos y cuentan con un tamaño de tan sólo unos pocos nanómetros. Las partículas de este tamaño son tan pequeñas que podrían incluso penetrar la pared celular y esto podría tener consecuencias impredecibles. Estos niveles serían cientos de miles de veces más altos que los de otros alimentos.

Microplasticos bolsitas nylon

Los efectos de los microplásticos en los seres humanos

Para comprender mejor los efectos de este tipo de contaminación, se han utilizado pulgas de agua (Daphnia Magna), organismos que a menudo se emplean como modelos para estudios ambientales, y las han expuesto al agua contaminada. Según los investigadores, su comportamiento se ha vuelto «irregular» y los microplásticos han tenido un efecto muy preocupante sobre la composición de su exoesqueleto.

efectos microplasticos humanos

Según las previsiones del World Wide Fund for Nature, cada persona ingiere un promedio de hasta 5 gramos de plástico a la semana. Lo que equivale al peso de una tarjeta de crédito. Cada año, terminamos ingiriendo una media 260 gramos de plástico. Según investigadores canadienses de la Universidad McGill, estas son estimaciones muy prudentes, ya que hasta ahora sólo se han analizado muy pocos alimentos para detectar la presencia de microplásticos. El problema, como evidencian las bolsas de té de plástico, podría ser mucho más importante de lo que se ha teorizado hasta ahora.

Bacterias enfermedades microplásticos
EcologíaMedio Ambiente

Los corales prefieren los microplásticos a los alimentos naturales

¿Qué comen los corales? Hoy en día, microplásticos. El inquietante hallazgo nos llega desde los Estados Unidos, donde los investigadores han analizado diferentes corales a lo largo Rhode Island, cerca de la ciudad de Providence. Esto no sería simplemente un efecto secundario de la contaminación microplástica generalizada: al parecer los corales terminan prefiriendo el «sabor» del plástico.

corales microplásticos

A los corales les gusta el plástico

El estudio se centra en el análisis de los corales de Rhode Island, pero según los expertos, la ingesta de microplásticos podría ser la explicación a por qué están muriendo también los corales de los arrecifes tropicales. El coral en cuestión pertenece a la especie Astrangia Poculata. En las muestras recogidas en la naturaleza, cada pólipo contenía hasta 100 pequeñas fibras plásticas.

corales plástico

Los investigadores también han realizado pruebas en el laboratorio, en las que se ha ofrecido a los corales la opción de nutrirse con sus alimentos naturales, como huevos de artemia o con pequeñas perlas microplásticas. Para asombro general, en todas las ocasiones los corales terminaron ingiriendo hasta el doble de plástico que de huevos. Y no sólo eso: en la mayoría de los casos, después de que su estómago se llenara de plástico sin valor nutritivo alguno, los corales dejaban de comer, corriendo el riesgo de morir literalmente de hambre. Esto, según los investigadores, evidencia que los corales prefieren el plástico a su alimento natural.

Bacterias y enfermedades, el riesgo de los microplásticos

Pero el riesgo no es sólo matar de hambre a los corales. Los microplásticos, de hecho, serían también portadores de bacterias. En experimentos de laboratorio, los corales que habían comido plástico contaminado con la bacteria E. coli murieron en menos de dos semanas.

Bacterias enfermedades microplásticos

Según los investigadores, el riesgo de los microplásticos como transmisores de enfermedades se habría subestimado enormemente hasta ahora, precisamente por la tendencia de las bacterias a anidar en los residuos plásticos, a menudo procedentes de desechos y vertederos. Queda por establecer cuán extendido es el problema, especialmente para otras especies coralinas, y en qué medida puede afectar a todo el ecosistema marino.