limón

Reconocer limones organiós
ComidaFrutas y Vegetales

Cómo reconocer los limones orgánicos

Reconocer los limones orgánicos no es complicado si se sabe dónde buscar: si bien es cierto que la etiqueta puede decir mucho sobre el producto, estos cítricos tienen características que los distinguen de los convencionales. Desde la forma de la fruta orgánica hasta la piel, pasando por su textura y color, hemos recogido las pistas más significativas para que podáis reconocer el verdadero limón “natural”.

Reconocer limones organiós

Las características de los limones orgánicos

El primer paso para reconocer los limones orgánicos es, sin duda, leer la etiqueta: hay reglamentos específicos en Europa, en concreto el 834/07 y el 889/08, definidos como reglamentos comunitarios, que fijan los parámetros para el cultivo y el etiquetado de los alimentos. En los cítricos debemos encontrar etiquetas que confirmen el origen y el método de cultivo, así como el logotipo europeo que identifica la producción orgánica.

Si la etiqueta facilita las cosas, esta no es la única forma de reconocer a los limones orgánicos. Como ejemplo, podéis controlar la forma de los cítricos: los convencionales tienden a tener un aspecto perfecto, muy regular y la piel suele ser brillante si han tratado con algún producto en particular. Los limones orgánicos, por otro lado, tienen una apariencia más irregular, más natural en cierto sentido, y su superficie puede ser más irregular.

Otro parámetro al que hay que prestar atención es la consistencia: los mejores limones orgánicos deben ser firmes, pero al mismo tiempo ceden ligeramente al ser manipulados.

beneficios infusió jengibre limón
Bebidaté y café

Infusión de jengibre y limón: beneficios, receta y contraindicaciones

La infusión de jengibre y limón es una bebida caliente, ideal para tomar durante los meses fríos gracias a los muchos beneficios que la convierten en una aliada de la salud. En la receta, obviamente no deben faltar el jengibre y el limón: el primero es una especia – cuyo nombre científico es Zingiber Officinalis – obtenida de la raíz de una planta oriental, que es capaz de estimular el metabolismo y purificar el cuerpo de toxinas y residuos; el segundo, entre otras cosas, fortalece el sistema inmunológico.

Infusió jengibre limón

Los beneficios

La infusión de jengibre y limón es ideal para el otoño y el invierno, ya que tiene propiedades antigripales, antiinflamatorias, analgésicas y termogénicas, capaces de contrarrestar la gripe, los resfriados, la tos, los catarros y el dolor de garganta, así como de calentar el cuerpo: todo gracias a los principios activos del jengibre y el limón, como los gingeroles, el mucílago, el zingibereno, las resinas, la vitamina C y los flavonoides, que estimulan el sistema inmunológico. Un estudio realizado por la Universidad Estatal de Georgia ha demostrado que el jengibre es capaz de combatir el dolor muscular y articular, los dolores de cabeza y el dolor menstrual.

beneficios infusió jengibre limón

Los beneficios de la infusión de jengibre y limón también provienen de las vitaminas, minerales y antioxidantes presentes, como la vitamina B6, hierro, calcio, zinc, fósforo y potasio. El jengibre acelera el metabolismo de las grasas, favoreciendo la pérdida de peso, mientras que el limón combate la ansiedad y el estrés, y ambos tienen propiedades digestivas útiles contra las náuseas, la hinchazón abdominal, los calambres y la mala digestión. Las propiedades antioxidantes de esta bebida también contrarrestan la actividad de los radicales libres y el envejecimiento celular.

La receta

Para preparar una buena infusión de jengibre y limón, los ingredientes para una taza son los siguientes:

Ingredientes:

  • 2-3 rodajas de jengibre fresco o 1 cucharadita de jengibre seco en polvo;
  • 1 rodaja de limón o zumo de limón a gusto;
  • 1 taza de agua, unos 250 mililitros.

Preparación:

La preparación es muy sencilla, ya que basta con llevar el agua a ebullición en una cacerola y añadir el polvo de jengibre, removiendo; o, en el caso del jengibre fresco, limpiarlo, cortarlo, pelarlo y sumergirlo en agua hirviendo. Obviamente, se añadirá el limón. La bebida debe dejarse en infusión durante 5 minutos, si se utiliza jengibre seco y durante unos 15 minutos, en caso de jengibre fresco. ¿Cuándo beberlo? La infusión se puede consumir siempre que se quiera o por la mañana con el estómago vacío.

Preparación infusió jengibre limón

Contraindicaciones

La infusión de jengibre y limón no tiene contraindicaciones especiales, pero debe ser evitada por aquellos que sufren de gastritis y síndrome de colon irritable, mujeres embarazadas o lactantes y aquellos que toman ciertos medicamentos o son alérgicos a alguno de los ingredientes. El consejo es que consultéis a vuestro médico antes de consumirlo, quien, dependiendo del caso específico, podrá indicaros las dosis que se pueden consumir para evitar efectos secundarios.

Agua limón ph
NutriciónSalud

Agua con limón: 5 razones para beberla a diario

El agua con limón se considera la panacea, especialmente si la tomas a diario. La alcalinidad del limón y su alto contenido en vitamina C ayudan al organismo de múltiples maneras. Aquí te dejamos 5 razones por las que consumir esta bebida.

Agua limón

1. Ayuda a la digestión

Gracias a su composición química similar a la de la saliva, el zumo de limón estimula al hígado para producir bilis, una sustancia muy necesaria para la digestión. Esta bebida ayuda a eliminar toxinas y otras sustancias de desecho del cuerpo. Al ser rico en minerales, el limón también ayuda a aliviar la acidez estomacal. De esta forma, se puede prevenir la hinchazón abdominal y, al mismo tiempo, ayudar a que el cuerpo esté «limpito».

Agua limón digestión

2. Una piel sana reequilibrando el pH

El ácido cítrico y el ácido ascórbico contenidos en los limones no crean acidez en el cuerpo, ya que son ácidos débiles. De hecho, ayudan al cuerpo a eliminar la acidez total, incluido el ácido úrico contenido en las articulaciones.

Tomar agua mineral con limón regularmente te ayudarán a equilibrar el pH corporal. El alto contenido de vitamina C (ácido ascórbico) es esencial para eliminar el acné o las imperfecciones de la piel y, por tanto, obtener una piel luminosa y saludable.

Debido a su excelente capacidad de purificación a partir de toxinas, ayuda a rejuvenecer la piel desde el interior, lo que resulta también un excelente aliado para la salud de los huesos, los cartílagos y el tejido conectivo.

Agua limón ph

3. Beneficios para el sistema inmunológico

El ácido ascórbico mejora la absorción de hierro en el cuerpo. El hierro juega un papel importante en la función inmune, ya que aumenta la resistencia al estrés y las enfermedades.

Por tanto, tomar un vaso al día de agua tibia y limón puede fortalecer tu sistema inmunológico, lo que dificultará el ataque de virus y bacterias.

4. Su acción antibacteriana

Además de utilizarse en la limpieza de la casa, el limón también tiene propiedades antisépticas. Su abundante contenido de vitamina C y flavonoides pueden ayudar a sanar, favoreciendo la curación de la piel. Los limones también contienen saponinas, sustancias antibacterianas que ayudan contra la gripe y el resfriado.

Agua limon antibacteriana

5. Te ayuda a perder peso

El limón puede ayudarte a perder peso, pero, sobre todo, a combatir esa hambre compulsiva. Si lo tomas junto con una dieta sana y equilibrada, acompañado ejercicio regular, se puede conseguir perder peso. Combinado con té verde, para beber a lo largo del día, puede estimular el metabolismo reduciendo la grasa acumulada.

La información contenida en este artículo está destinada únicamente a fines informativos y divulgativos y no debe entenderse de ninguna manera como un diagnóstico, pronóstico o terapias para sustituir a cualquier fármaco en curso. Bajo ninguna circunstancia, reemplace a un médico especialista. El autor y el sitio rechazan cualquier responsabilidad con respecto a cualquier reacción no deseada.

limonana
BebidaComidas étnicasJugos y bebidas

Limonana: el refresco sin alcohol y completamente natural para hacer en casa

Hoy hablamos de la Limonana, una bebida típica de diferentes países del Oriente Medio y que cuenta con una historia muy interesante tras ella. No necesitas irte hasta Chipre o Jordania para probarla, solo necesitas hielo, limón, azúcar y menta, para disfrutar tranquilamente de este refresco natural y sin alcohol. Sin olvidar, por supuesto, la extraña historia que se esconde tras su nombre.

limonana receta

Una historia inesperada

Históricamente se cree que este refresco puede haber estado de moda ya en la antigüedad en Siria o Turquía. La relativa facilidad para encontrar los ingredientes y la simplicidad de la preparación resultaron en esta bebida, mientras que la adición de hielo podría ser una característica de las variantes para los más pudientes que eran los que podrían permitirse esta costosa adición.

Pero la historia, al menos en lo que respecta al nombre, tiene un origen completamente diferente. En la década de 1990 en Israel, la publicidad en los autobuses todavía estaba en pañales (verás el vínculo en seguida, no te preocupes) y era necesario demostrar su eficacia. Entonces, una innovadora agencia de publicidad algo más avispada que las demás decidió lanzar una campaña para un nuevo producto llamado – sí, lo has adivinado- limonana.

limonana

Este nuevo refresco apareció en tantos vehículos que se convirtió en la bebida de moda de todas personalidades famosas del Israel de la época. El éxito fue tal que la gente acudía a los locales pidiendo esta limonana y después de tan solo dos semanas, la agencia tuvo que admitir que el producto no existía. Mientras tanto, sin embargo, bares, restaurantes e incluso compañías de bebidas se apropiaron de esta receta tan simple y comenzaron a ofrecerla con ese nombre. De la noche a la mañana, esta limonana fresquita y aromática con mucha menta se convirtió en el refresco natural preferido para muchos.

Cómo prepararla en casa

Para empezar, necesitarás estos ingredientes tan sencillos:

  • 3 limones grandes
  • 4 cucharadas de azúcar glas
  • 10 gr de menta fresca
  • 500 ml de agua
  • Hielo

La receta es muy simple, solo tienes que lavar las hojas de menta, y mezclarlas con el azúcar glas colocándolas en el vaso de la licuadora. Llegados a este punto, exprime los limones y pásalos por un colador, luego agrega el zumo al resto de los ingredientes, y continúa mezclándolos a velocidad mínima, mientras vas agregando el agua. Sírvela muy fría en vasos con algunas rodajas de limón y hojitas de menta fresca. ¿Qué puede haber más fácil que esto?