historia

Comida sonidos diferentes
CienciaCultura

La comida y la dieta han cambiado la forma en la que hablamos

Los alimentos y la dieta, según los científicos, han cambiado nuestra forma de hablar: un estudio reciente ha demostrado que las letras «f» y «v» – y los sonidos asociados a ellas – han entrado en nuestro repertorio lingüístico gracias a recetas más suaves. En cierto modo, fue la cocción de los alimentos lo que modificó nuestras bocas hasta el punto de producir sonidos que antes desconocíamos.

comida dieta han forma hablamos

Comida diferente, sonidos diferentes

Las teorías aceptadas hasta ahora sugieren que en los últimos 300.000 años no se ha cambiado mucho desde el punto de vista fonético en los diferentes idiomas del mundo. Alguien, sin embargo, ya en 1985 había planteado dudas sobre esta posibilidad: Charles Hockett había señalado lo difícil que debió ser para los primeros cazadores-recolectores pronunciar sonidos como «f» y «v».

Comida sonidos diferentes

La razón de esta dificultad era extremadamente práctica: la dieta de nuestros antepasados estaba hecha de alimentos duros y correosos, por lo que se necesitaba un mordisco fuerte para poder comerlos. Aunque nuestros antepasados nacieron con los dientes superiores ligeramente más avanzados que los inferiores, pronto desarrollaron una dentadura que encajaba perfectamente. Esto garantizó una mordida más fuerte, pero dificultó la pronunciación de las consonantes «blandas».

Estudiando los esqueletos de los hombres del pasado, los investigadores se han dado cuenta de que sólo en los últimos 2.000 años la estructura de la boca ha permitido la propagación de algunos sonidos. Esto también se debe a que hay un 30% menos de masa muscular involucrada en el movimiento de la mandíbula y el maxilar. Parecería, por lo tanto, que la alimentación está involucrada en un primer plano para determinar por qué hoy en día podemos utilizar ciertos sonidos en las diferentes lenguas del mundo.

Qué comían los piratas galeones
CulturaDelicatessen

¿Qué comían los piratas? Te descubrimos la cocina a bordo de los galeones

¿Qué comían los piratas? Su figura siempre ha estado envuelta por un aura de leyenda y atracción. Solo hay que pensar en el éxito de la exitosa saga de Piratas del Caribe con su protagonista Jack Sparrow, que incluye maldiciones varias, aventuras y viajes a lo largo y ancho de los océanos. Alrededor de esta figura libre y subversiva surgió toda una constelación de falsos mitos: desde el parche del ojo hasta el ron. En toda esta historia, todavía quedan algunas preguntas sin resolver sobre cómo se alimentaban en realidad los bucaneros.

Qué comían los piratas galeones

Bucaneros como modo de vida

En líneas generales, las condiciones de vida a bordo de un barco eran las mismas para todos los buques en la era de la piratería en el Mar Caribe, que tuvo lugar en los siglos XVII y XVIII, y son las que todos tenemos en mente: largas travesías y desórdenes alimenticios. La naturaleza perecedera de los alimentos llevó a los piratas a especializarse en la producción de alimentos de larga duración, como eran las carnes deshidratadas o en conserva, esenciales para sus viajes por mar.

Qué comían los piratas barbicoa

Este método se lo habrían enseñado los Arawaks, una tribu de Santo Domingo. La deshidratación de la carne se obtenía a través de unas rejillas de finos de palos de madera, llamadas barbicas (de donde deriva el actual término barbacoa), que se situaban dentro de unas chozas, llamadas boucan (de donde deriva el nombre de bucaneros). El término se comenzó a utilizar cuando los colonos ingleses ocuparon Jamaica, para denominar así los piratas rebeldes que navegaban por los mares del Caribe. El uso del término bucanero, como sinónimo de pirata, se hizo más tarde conocido a nivel mundial, con la publicación del libro de Alexandre Exquemelin The Bucaniers of America en 1684.

La cocina pirata

La gastronomía de a bordo carecía totalmente tanto de frutas y verduras, como de carne fresca, quesos y todo lo que pudiera deteriorarse rápidamente después de unos días de navegación. Incluso el almacenamiento de alimentos deshidratados en la quilla no garantizaba su preservación, debido a la infiltración del agua salada y al cabeceo del bote. Frecuentemente se utilizaron hierbas y especias aromáticas como el curry en polvo, el azafrán peyi, pimienta negra y blanca, comino y todas las variedades que os podáis imaginar de chiles, para enmascarar así el sabor de los alimentos que a menudo se echaban a perder.

Qué comían los piratas fogon

A bordo no había un cocinero como tal, ya que toda la tripulación estaba todo el día ocupada con otras tareas. Por otro lado, el fuego a bordo no era bien visto, debido al alto riesgo de incendios. Así que se usaba el fogón, una especie de cofre de metal para contener las llamas y no recalentar la madera, la resina, el cordaje, las lonas u otros múltiples materiales inflamables a bordo de la embarcación. De todos modos, este sistema solo se utilizaba cuando las condiciones climatológicas lo permitían.

¡A beber!

Otro elemento típico del pirata perfecto es obviamente el alcohol. Las bebidas como el ron, el tequila o el brandy fueron un suculento botín para los piratas en sus abordajes, ya que esta mercancía en ese momento se consideraba muy preciada y capaz de compensar los efectos de una dieta bastante pobre. El espíritu de aventura típico de los piratas les ha permitido descubrir antes que nadie los efectos positivos de algunas bebidas. Entre ellas se encuentra la angostura, el licor de los misioneros que se encontraban en los bosques bolivianos desde el siglo XVIII, y que más tarde se utilizó como remedio medicinal contra las fiebres tropicales.

Qué comían los piratas angostura

Además, en los barcos piratas, se suministraba una bebida más suave, que, tanto en libros como en películas, no se le ha prestado demasiada atención. Se llama grog, y el nombre fue dado por los propio marineros en honor al apodo de su inventor, el almirante Edward – Old Grog – Vernon, a quien llamaban así por el saco grogrè (en inglés grogram) que usaba.

Qué comían los piratas grog

La invención de grog fue una solución a la falta de agua dulce durante las travesías, convirtiéndose en una verdadera tradición a bordo de los barcos piratas. La idea de desalinizar y, por lo tanto, beber agua de mar nunca fue posible. Además, el agua contenida en los barriles a bordo se estancaba fácilmente, desarrollando rápidamente algas y tornándose en un líquido fangoso y turbio. De modo que los cargamentos en tierra se cambiaron por cerveza o vino para hacerlo un poco más agradable paladar y también para limitar la propagación de bacterias. Existen numerosas variantes de preparación del grog, pero en general, el agua se hierve y se le agrega una parte de ron, azúcar y limón o lima.