gripe

sintomas gripe
MedicinaSalud

¿Cuáles son los síntomas de la gripe según la OMS?

¿Sabes cuáles son los síntomas de la gripe según la OMS? No siempre es fácil obtener una descripción exacta, sobre todo porque pueden variar de una persona a otra, dependiendo de muchos factores. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centers for Disease Control and Prevention de los Estados Unidos, que proporcionan información sobre los síntomas de la gripe estacional todos los años, también lo señalan.

sintomas gripe

Principales síntomas de la gripe

Si dividimos los síntomas de la gripe mencionados por la OMS en dos categorías podríamos destacar síntomas principales, los que se presentan con mayor frecuencia en el caso de una infección por el virus de la gripe, y síntomas secundarios, no siempre presentes en los pacientes. Podemos identificar 2 signos que pueden ser verificados por los médicos:

  • Fiebre alta.
  • Tos, espesa o seca.

Según la OMS, la tos también puede ser muy intensa y persistente, incluso puede durar dos semanas o más. Además, muchos pacientes informan de dolores musculares, que normalmente son generalizados.

Síntomas secundarios de la gripe

Entre los síntomas de la gripe destacados por la OMS se encuentran algunos que no siempre están presentes en los pacientes diagnosticados con esta enfermedad. Comúnmente son:

  • Dolor de cabeza
  • Escalofríos
  • Pérdida de apetito
  • Fatiga
  • Dolor de garganta

Hay algunos síntomas de la gripe que son más típicos en los niños, como:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea

La OMS también señala que en los casos habituales de gripe estacional los pacientes se recuperan en una semana, máximo 10 días. Sin embargo, también debe especificarse que hay algunos sectores de la población, como los ancianos, en los que el riesgo de que se produzcan efectos más graves es mayor.

Las complicaciones de la gripe

Además de los síntomas de la gripe destacados por la OMS y los Centers for Disease Control and Prevention de los Estados Unidos han elaborado una serie de posibles complicaciones que pueden hacer que el tratamiento de la gripe sea más complejo. Por ejemplo

  • Sinusitis
  • Otitis

Estas son dos complicaciones de una gravedad moderada que pueden ser tratadas con relativa facilidad, mientras que hay otras más complejas, tales como

  • Neumonía
  • Miocarditis
  • Encefalitis
  • Miositis
  • Rabdomilitis

Estas complicaciones no son los síntomas clásicos de la gripe, sino casos raros y particulares que normalmente sólo se dan en personas con patologías previas o particularmente débiles.

En cualquier caso, si cree que está mostrando síntomas de gripe, como sugiere la OMS, es esencial que consulte a su médico.

peores epidemias historia
MedicinaSalud

¿Cuáles han sido las peores epidemias de la historia?

Debido a las grandes epidemias de la historia que han golpeado a la humanidad hemos tomado conciencia del potencial destructivo de los organismos diminutos: la tecnología nos ha permitido avanzar más rápidamente, pero también desencadenar pandemias mundiales con mayor facilidad. Pero ¿cuáles han sido las mayores plagas que han afectado a la humanidad? Y sobre todo, ¿qué enfermedades no hemos logrado aún vencer?

peores epidemias historia

Gripe asiática (1956-1958)

Número de muertes: 2 millones
Causa: Gripe (virus H2N2)
Duración: 3 años

Hay muchos virus de la gripe diferentes, aunque comúnmente se distinguen en el tipo A, el tipo B y el tipo C. Entre las peores epidemias de la historia, la gripe asiática causada por el virus H2N2 del tipo A se considera uno de los brotes más amenazadores que se han producido, también porque fue uno de los primeros en propagarse por todo el mundo en un período relativamente tranquilo.

Pandemia de VIH/SIDA (1976 – todavía en curso)

Número de muertes: 36 millones
Causa: VIH/SIDA
Duración: todavía en curso

Aclaremos un punto de inmediato: VIH significa virus de inmunodeficiencia humana, mientras que SIDA significa síndrome de inmunodeficiencia adquirida, consecuencia de una infección de VIH no tratada. El aspecto más grave de esta patología es que todavía no hay una cura hoy en día, aunque ciertamente es más fácil mantener a raya los síntomas durante muchos años, pero todavía se considera una de las peores epidemias de la historia de la humanidad.

Pandemia de la Gripe (1968)

Número de muertes: 1 millón
Causa: Gripe (virus H3N2)
Duración: un año

Durante el siglo XX se han producido varias pandemias de la gripe, y entre las más mortíferas se encuentra la de 1968, que afectó principalmente a Asia, en concreto se cree que Hong Kong fue el centro de contagio. En este caso, no fue tanto la mortalidad relativamente baja del virus lo que impresionó a los expertos, sino la rapidez con que el patógeno se propagó en gran parte del mundo.

Gripe Española (1918-1920)

Número de muertes: entre 20 y 50 millones.
Causa: Gripe (H1N1)
Duración: 2 años

Entre las peores epidemias de la historia se encuentra sin duda alguna la gripe española, que afectó a gran parte del mundo, causada por el virus (H1N1). Fue devastador: mató un millón de personas a la semana durante más de 7 meses, llegando a un total de 50 millones de víctimas. Para que os hagáis una idea de la gravedad, se estima que la Primera Guerra Mundial causó 37 millones de muertes, incluyendo civiles.

Sexta pandemia de cólera (1910-1911)

Muertes: más de 800.000
Causa: cólera
Duración: un año

La sexta epidemia de cólera se originó en la India, como en ocasiones anteriores, y mató a cientos de personas antes de que infectara Oriente Medio, el norte de África, Europa oriental y Rusia. En esta ocasión, las autoridades sanitarias estadounidenses se apresuraron a detener la propagación de la enfermedad, y en los EE.UU. nunca se volvió a oír hablar de esta enfermedad.

Tercera pandemia de cólera (1852-1860)

Muertes: un millón
Causa: cólera
Duración: 8 años

La tercera pandemia de cólera, junto con la sexta, se consideran entre las peores epidemias de la historia de la humanidad. Con un millón de muertes en 8 años, el cólera fue muy difícil de erradicar y se convirtió más de una vez en la historia en una pandemia que afectó a todo el mundo, aunque no siempre con tanta gravedad.

Peste Negra (1346-1353)

Número de muertes: entre 75 y 200 millones.
Causa: bacteria de la peste bubónica
Duración: 7 años

Una de las peores epidemias de la historia de la humanidad, y una de las más famosas, es sin duda la Peste Negra, que diezmó a decenas de millones de personas. Según los expertos, la causa se debe a una bacteria, Yersinia pestis, que fue transmitida a los humanos por las ratas a través de sus pulgas. El impacto fue devastador y la enfermedad repercutió en el propio tejido social, afectando con mayor intensidad a los centros urbanos más desarrollados.

La plaga de Justiniano (541 – 542)

Número de muertes: 25 millones
Causas: bacteria de la peste bubónica
Duración: 2 años

Entre las peores epidemias de la historia se encuentra una de las primeras, después de la plaga antonina y la plaga de Justiniano, que fue la misma enfermedad que dio lugar a la peste conocida como la Peste Negra. En resumen, la bacteria de la peste bubónica se extendió por todo el Imperio Bizantino, golpeando las ciudades portuarias en primer lugar. Fue la primera pandemia real a gran escala, capaz de devastar un imperio entero y, en su momento de máxima intensidad, matar a 5.000 personas al día.

Peste Antonina (165 AC)

Número de muertes: 5 millones
Causas: (inseguro, tal vez viruela o sarampión)
Duración: No especificada

No se sabe exactamente cuántas víctimas causó la peste antonina, pero se considera una de las peores epidemias de la historia, con estimaciones de hasta 5 millones de muertes. Tampoco sabemos exactamente qué tipo de microorganismo causó esta epidemia, aunque varios expertos coinciden en que podría ser el sarampión o la viruela.

Desinfectar casa coronavirus
Sin categoría

Desinfectar la casa en los días del coronavirus, las reglas de la OMS

La OMS, la Organización Mundial de la Salud en colaboración con el European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC) está comunicando las normas que se han de seguir en los tiempos del Coronavirus. Estas incluyen la necesidad y las buenas prácticas de mantener el hogar limpio. No se trata sólo de limpiar, sino de desinfectar el hogar y las superficies que se tocan o utilizan más a menudo.

Desinfectar casa coronavirus

¿Qué productos hay que usar para desinfectar el hogar?

Los desinfectantes químicos que pueden derrotar al nuevo Coronavirus (COVID-19) deben estar hechos a base de lejía/cloro, disolventes, etanol al 70%, ácido peracético y cloroformo. Para desinfectar la casa en los tiempos del Coronavirus también es importante saber que algunos desinfectantes deben tener un cierto porcentaje de concentración para ser realmente efectivos. Según una comparación del Journal of Hospital Infection basada en el estudio del comportamiento de los parientes cercanos de Sars (Síndrome Respiratorio Agudo Severo 2002/2003) y Mers (Síndrome Respiratorio del Medio Oriente 2015) del Coronavirus actual, el virus es capaz de sobrevivir en las superficies de casa hasta 9 días. Los productos a base de alcohol para desinfectar el hogar son absolutamente capaces de erradicar el virus; el epidemiólogo Gianni Rezza, del Instituto Superior de Sanidad explica que los desinfectantes a base de alcohol, como el etanol, son realmente eficaces si la concentración es del 70%, mientras que para los que se basan en el cloro o la lejía el 1% es suficiente.

La OMS recomienda desinfectar el hogar, primero con agua y detergentes comunes, y luego con desinfectantes químicos. En el caso de las habitaciones en las que han permanecido personas con casos de COVID-19, las operaciones de limpieza deben llevarse a cabo principalmente en las superficies más frecuentemente tocadas, como puertas, ventanas, baños. Si la desinfección de la casa es una regla fundamental, también es un buen hábito ventilar las habitaciones después del uso de productos químicos. En cuanto a la ropa de cama y las toallas, es bueno someterlas a ciclos de lavado con agua caliente a 90° y detergente; si la tela requiere un lavado a temperaturas más bajas después de haberse estropeado, es bueno añadir productos a base de hipoclorito de sodio.

Diferencia-gripe-coronavirus
MedicinaSalud

Diferencia entre la gripe y el coronavirus

Tanto la OMS como el virólogo Roberto Burioni han intervenido intentando explicar la diferencia entre la gripe y el Coronavirus, tratando de aclarar una cuestión que puede crear mucha confusión: el virus de la gripe y el nuevo Coronavirus (SARS-CoV-2, nombre oficial dado por la Organización Mundial de la Salud) pueden causar síntomas similares, pero no pertenecen a la misma familia viral.

Diferencia-gripe-coronavirus

Gripe

Para comprender la diferencia entre la gripe y el Coronavirus hay que entender bien la primera, un tipo de patología sobre la que ya hay mucha confusión. Según la OMS, la gripe es: «una enfermedad causada por virus (virus de la gripe) que infectan las vías respiratorias (nariz, garganta, pulmones)». Pero debe quedar claro que no todos los virus que infectan las vías respiratorias son virus de la gripe e incluso las infecciones bacterianas pueden dar síntomas fácilmente interpretables como la gripe, aunque sean enfermedades diferentes.

En un documento elaborado con motivo de la propagación del nuevo virus, la OMS ha profundizado en la diferencia entre la gripe y el coronavirus: «Los síntomas son similares y consisten en tos, fiebre, resfriado. Sin embargo, son causadas por diferentes virus, por lo que si se sospecha de Coronavirus, se deben realizar pruebas de laboratorio para confirmar el diagnóstico».

Sin embargo, las similitudes no se detienen en los síntomas, sino que también hay similitudes en la forma en que se transmiten la gripe y el coronavirus: ya sea directamente, al toser, estornudar, hablar a muy corta distancia, o indirectamente, con gotas y secreciones en objetos y superficies.

La principal diferencia entre la gripe y el Coronavirus, como ha señalado el virólogo Roberto Burioni, es que este último es completamente nuevo para nuestro organismo, y no tenemos inmunidad para combatirlo, a diferencia de la gripe, que puede ser una variación de la que se propagó el año anterior.

Coronavirus

Retomando la diferencia entre la gripe y el coronavirus, es útil conocer mejor este último: el Instituto Superior de Salud define el coronavirus como «una gran familia de virus respiratorios que pueden causar enfermedades leves o moderadas, desde el resfriado común hasta trastornos respiratorios», como el SARS. Lo que más preocupa hoy en día es el SARS-CoV-2, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha asociado a una enfermedad respiratoria denominada oficialmente COVID-19.

Según el virólogo Roberto Burioni, la diferencia entre la gripe y el Coronavirus también radica en la altura del tracto pulmonar que se ve afectado: «este virus tiene la tendencia a ir más profundo que nuestro sistema respiratorio, por lo que toca esa parte tan delicada de nuestros pulmones que oxigena nuestro cuerpo». Y es precisamente por esta razón que puede causar más fácilmente una hospitalización y que envíe, en un 4-5% de los casos, al paciente a cuidados intensivos.

La OMS también se ha pronunciado al respecto, destacando que la vacunación contra la gripe se recomienda en cualquier caso: «sirve para facilitar el diagnóstico y el manejo de los casos sospechosos, dados los síntomas similares entre el coronavirus y la gripe, para evitar la coexistencia de los dos virus en el mismo organismo y para reducir el acceso a la sala de emergencias por complicaciones de la gripe».

Desinfectante-de-manos
MedicinaSalud

Desinfectante de manos casero, la receta de la OMS

El desinfectante para las manos casero que podéis preparar con la receta de la OMS funciona gracias a su contenido de alcohol. No es como el hipoclorito de sodio, la famosa Amuchina, pero sigue siendo eficaz. Hay dos ingredientes clave, el alcohol y el agua que, combinados en las proporciones adecuadas, explica la Organización Mundial de la Salud, son eficaces contra los virus, que se eliminan rápidamente.

Desinfectante-de-manos

Cómo hacer desinfectante de manos por ti mismo

La receta indicada por la OMS para un desinfectante de manos tiene en cuenta que puede ser preparado con ingredientes disponibles sin demasiada dificultad y con herramientas que cualquiera puede tener en casa. Como os hemos anticipado, es la combinación de alcohol y agua lo que hace que este producto sea tan efectivo: la concentración de alcohol debe estar entre el 60% y el 80% para que el producto sea perfecto. El alcohol puro, de hecho, funciona menos eficazmente, por lo que hay que tener un poco de cuidado con las recetas.

Ingredientes para un litro de desinfectante de manos

  • 833 ml de etanol o alcohol etílico (concentración del 96%)
  • 42 ml de agua oxigenada (concentración del 3%)
  • 15 ml de glicerina (o glicerol al 98%)
  • 110 ml de agua destilada (sustituible por agua hervida que se ha dejado volver a temperatura ambiente)

Hay que tener en cuenta que el glicerol tiene una función humectante y puede ser reemplazado por otros emolientes, como señala la OMS, mientras que el agua oxigenada tiene la tarea de desactivar las esporas de cualquier bacteria contaminante. En este desinfectante para manos, sólo el alcohol y el agua son esenciales.

Cómo preparar el desinfectante de manos

Lo primero que hay que hacer con este desinfectante para manos casero explicado por la OMS es asegurarse de que vuestros recipientes están limpios y correctamente desinfectados, ya sean de plástico (polipropileno o polietileno de alta intensidad), vidrio o metal, lo importante es que el nivel del líquido en su interior pueda ser fácilmente detectado y medido.

  • Mide y vierte la cantidad correcta de alcohol (etanol) en un recipiente
  • Añadir agua oxigenada
  • Para poder utilizar el glicerol es útil ayudarse con agua destilada hirviendo, para disolverlo y mezclarlo mejor.
  • Haced a un total de un litro de preparación añadiendo agua destilada
  • Agitar bien el recipiente para que la mezcla sea homogénea.
  • Distribuir, si es necesario, en contenedores más pequeños

Hay que tener en cuenta que la traspaso del desinfectante de manos casero a otro recipiente significa esperar al menos 72 horas antes de usarlo, de modo que cualquier espora bacteriana pueda ser eliminada por el agua oxigenada. Sin embargo, recordad que hay que lavarse las manos (de la manera correcta, durante todo un minuto) y tener cuidado de no llevárselas a la cara, estas son dos maneras efectivas de mantener a raya cualquier contaminación.