gatos

gato maine coon
AnimalesMascotas

Gato Maine Coon: el dulce gigante

Se llama gato Maine Coon. Se trata de un animal gigante comparado con otros especímenes y adorado por las estrellas. Toma su nombre de su lugar de origen, Maine, en EE. UU., y de su parecido con el mapache, “coon” en inglés. Es muy probable que no descienda de un felino nativo de los Estados Unidos, sino de una raza europea, probablemente de los gatos Bosque de Noruega.

gato maine coon

El tamaño del gato Maine Coon

Como os hemos anticipado, una de las características distintivas del gato de Maine Coon es su tamaño: es un gato gigante, teniendo en cuenta que los machos pueden pesar hasta 11 kg, mientras que las hembras pesan unos 7 kg. Por si fuera poco, su cuerpo está cubierto por una gran masa de pelo largo, naturalmente hidrofóbico, lo que le da un aspecto aún más imponente.

Es muy importante para el gato de Maine Coon debido a su tamaño seguir una dieta sana y abundante, acompañado de una pasada de cepillo de vez en cuando para mantener su pelo ordenado y limpio. Si es criado en las condiciones adecuadas, este animal puede vivir hasta los 15 años.

El comportamiento del gato Maine Coon

Cuando hablamos del comportamiento del gato Maine Coon no podemos dejar de hablar de su porte particularmente regio: parece caminar impetuosamente, con su gruesa cola girada hacia arriba, aunque no renuncia a un alma juguetona. A este animal le encanta explorar y moverse mucho, pero a pesar de esto también se adapta bastante bien a los espacios cerrados. El comportamiento vivaz del gato Maine Coon es perfecto para hacer compañía a los niños y a los ancianos, ya que la risa suele estar garantizada.

gatos pueden comer carbohidratos
AnimalesMascotas

¿Pueden los gatos comer carbohidratos?

¿Los gatos pueden comer carbohidratos? Al parecer, los prefieren. La investigación sobre nutrición animal de la American Oregon State University ha demostrado que los perros y los gatos prefieren alimentos muy diferentes. Cuando se las dejó libres para elegir entre diferentes alimentos privados de sabor, las dos razas se comportaron de un modo muy inesperado, yendo en contra de las creencias comunes.

gatos carbohidratos

Los gatos pueden comer carbohidratos, de hecho, les encanta

Muchos expertos en alimentación de animales domésticos creen que los gatos pueden comer carbohidratos, pero prefieren una dieta con hasta un 50% de proteínas. Los datos de la investigación, sin embargo, muestran una realidad diferente. Investigadores del Oregon State dejaron a un grupo de perros y un grupo de gatos en condición de elegir por sí mismos con qué alimentos nutrirse. Estos alimentos se elaboraron especialmente eliminando el sabor para lograr un resultado lo más neutro posible. Con el sabor eliminado de la ecuación, los investigadores estaban convencidos de que los animales habrían elegido el mejor alimento para su cuerpo.

gatos pueden comer carbohidratos

Los resultados fueron sorprendentes: los gatos obtuvieron el 43% de sus calorías de alimentos que contenían principalmente carbohidratos y sólo el 30% de alimentos que contenían proteínas. Al contrario, los perros se nutrieron de un 41% de proteína y un 36% de carbohidratos. La edad también tuvo un impacto determinante: los gatos más jóvenes tendían a consumir más proteínas, mientras que los alimentos ricos en proteínas eran elegidos por los perros más ancianos. Por lo tanto, los gatos no sólo pueden comer carbohidratos, sino que, aparentemente, podrían ser el componente principal de su dieta. Para los investigadores, esto podría abrir nuevas e interesantes perspectivas para la industria de la alimentación para mascotas. Los resultados fueron publicados en la revista Journal of Experimental Biology.

gatos lactosa
AnimalesMascotas

¿Son los gatos intolerantes a la lactosa?

¿Acaso hay alguna imagen más icónica que la de un gato disfrutando de un buen tazón de leche? Parece obvio que para un «micho» la leche es todo menos un problema, pero las cosas son un poco más complejas: los gatos podrían ser intolerantes a la lactosa.

gatos intolerantes lactosa

Gatos y lactosa, una relación compleja

En primer lugar, hay que precisar qué es la lactosa. Nada podría ser más sencillo: es un azúcar complejo – o mejor dicho, un hidrato de carbono – compuesto de otros dos azúcares, a saber, glucosa y galactosa. Este carbohidrato es típico, como su nombre indica, de la leche y los productos lácteos (no curados). Las crías de todos los mamíferos tienen la capacidad de separar esta sustancia gracias a una enzima llamada lactasa que la hace digerible. Sin embargo, después del destete, muchos de ellos pierden gradualmente esta capacidad y se vuelven intolerantes a la lactosa.

gatos lactosa

Los gatos no son una excepción, entonces, ¿Por qué tienden a sentirse tan atraídos por la leche? Estos animales no se pueden resistir a todo lo que es, o parece ser, rico en proteínas y grasas. Esta descripción encaja perfectamente con la la leche que, en el caso de los animales intolerantes, puede causarles diversos problemas gastrointestinales, llegando incluso a ser graves. Lo mejor que puedes hacer para saber si tu gato es intolerante a la lactosa o no, es intentar darle cantidades muy pequeñas de leche (por ejemplo, una cucharadita) y estar muy atento a los efectos, que se pueden manifestar incluso ocho horas más tarde.

En general, es mejor evitar dar leche de vaca a los cachorros y, en cualquier caso, siempre es recomendable escuchar los consejos de tu veterinario.

Falsos mitos animales gatos
AnimalesAnimales salvajes

Falsos mitos sobre animales: aquí tienes los 5 más comunes

Existen muchos falsos mitos sobre animales, ciertos hechos en los que creemos, aunque no sean del todo reales. Hace algún tiempo, te contamos como Bugs Bunny ayudó a difundir la idea errónea de que a los conejos les encantan las zanahorias. De la misma manera, hay muchos otros casos similares que involucran a animales como osos, patos, elefantes, avestruces e incluso nuestros queridos gatos.

A los osos no les gusta la miel

Falsos mitos animales osos

Es una idea muy extendida la de que los osos son grandes amantes de la miel, un alimento codicioso que los atrae sin importar lo lejos que estén. La verdad, sin embargo, es muy diferente y, en cierto sentido, algo más sangrienta: a los osos no les gusta la miel, sino las larvas de las abejas. Aunque la miel es dulce y muy nutritiva, los insectos que aún no se han desarrollado son ricos en grasas y proteínas, tan preciadas en la dieta de estos animales.

Los gatos no deberían beber leche

Falsos mitos animales gatos

Si los Aristogatos nos han enseñado algo, junto con docenas de películas más, es que a los gatos les encanta la leche. No solo de cachorros, sino también una vez han crecido. Lástima que esta sea una leyenda sin ninguna base científica, de hecho, los gatos no obtienen ningún alimento útil de la leche. Es más, a diferencia de muchos humanos, los gatos pierden la capacidad de digerir la lactosa, por lo que incluso pueden sentirse mal si consumen demasiada.

Los avestruces no meten la cabeza bajo de la tierra

Falsos mitos animales avestruces

Esta leyenda nació por una razón bastante simple: una ilusión óptica. Los avestruces son las aves más grandes del planeta, pero sus cabezas son extremadamente pequeñas en relación con el cuerpo. Verlos picoteando el suelo a distancia puede fácilmente dar la impresión de que la cabeza desaparece bajo tierra, lo que en realidad no es del todo cierto. Por otro lado, los avestruces cavan hoyos para incubar los huevos y dedican buena parte del día a darles vuelta, por lo que en algunos casos este mito es bastante cierto.

Los elefantes no beben por su trompa

Falsos mitos animales elefantes

Estamos acostumbrados a imaginar elefantes bebiendo a través de sus grandes trompas, pero este es otro falso mito que la ciencia nunca ha demostrado. Lo que sí sabemos es que, si los elefantes usaran su larga nariz como pajita, experimentarían la misma incomodidad que sentimos nosotros al succionar agua por las fosas nasales. No es una sensación nada agradable. De todos modos, los elefantes son capaces de llevarse a la boca varios litros de agua con su trompa, usándola así como una especie de vaso invertido.

¡No les des pan a los patos!

Falsos mitos animales patos

Darles pan a los patos es una mala idea, aunque esté muy extendida. El pan no tiene el perfil nutricional correcto para mantener sanos a estos animales, sino que el hecho de atiborrarse con pan les llena el estómago y les impide comer alimentos más útiles. Esto puede ocasionar serios problemas de desnutrición, como las llamadas alas de ángel, que puedes ver a continuación, donde algunas plumas les salen en posiciones antinaturales para el ave.

Podrían los gatos y los perros volverse veganos
AnimalesMascotas

¿Podrían los gatos y los perros volverse veganos?

¿Pueden los gatos y los perros volverse veganos? La pregunta puede parecer un tanto extrema, considerando sobre todo que el impacto que su dieta puede causar en el medio ambiente es limitado, pero, al menos en teoría, ¿sería posible? Antes de responder a esta pregunta es necesario aclarar que tanto los gatos como los perros nacen principalmente carnívoros, a lo sumo omnívoros, asique los casos en los que estas mascotas siguen espontáneamente una dieta vegetariana son muy raros. Pero tal vez exista una solución, y podría estar escondida en un hongo.

Podrían los gatos y los perros volverse veganos

¿Qué tiene que ver un hongo con gatos y perros?

No es cualquier tipo de hongo, sino que se trata del Koji, que normalmente se usa para fermentar soja, sake y miso. En los próximos años, podría convertirse en la comida para mascotas más ecológica y saludable jamás vendida. Pero, ¿y en la práctica? Pues estaríamos hablando de un producto muy similar al tofu, obtenido de la fermentación de una solución con azúcar y remolacha y aplicando un prensado posterior.

perros veganos

Lo interesante es que el producto final, después de cocerlo como se hace con tofu, tiene un excelente perfil nutricional: es muy rico en proteínas, las primeras pruebas indican un porcentaje del 50%, comparado con el de un bistec que se quedaría en el 30%. Los perros pueden lidiar muy bien con este tipo de producto, ya que tienen una dieta más flexible que los gatos, pero aún es difícil establecer el impacto que estos alimentos podrían tener en la salud de un animal.

gatos veganos

La cosa se complica cuando se trata de nuestros amigos felinos: se les define técnicamente como carnívoros obligados, y deben tomar ácido araquidónico y taurina directamente de la carne. Dicho esto, lo cierto es que los gatos pueden tolerar alguna que otra verdura en su dieta, a pesar de que son más exigentes que los perros y los seres humanos desde el punto de vista de las proteínas. Las cuales, recordemos que deben ser de buena calidad, y no solo abundantes.

El desafío de encontrar proteínas sabrosas, ecológicas y de alta calidad queda aún abierto, pero el Koji podría se r un candidato interesante a tener en cuenta.