extinción

Abeja azul
AnimalesAnimales salvajes

La abeja azul no se ha extinguido

Mientras realizaban una investigación sobre la población de abejas, un grupo de investigadores del Museo de Historia Natural de Florida se encontró, con gran sorpresa, con algunos ejemplares de la rarísima abeja azul.

Abeja azul

Esta singular abeja, además de tener un color especial, tiene también algunos comportamientos únicos y diferentes a los de las abejas comunes. Por ejemplo, la abeja azul, mientras recoge el polen, mueve su cabeza de un lado a otro para hacer que esta preciosa sustancia se pegue al pelo de su cabeza.

Una de las razones del alto riesgo de extinción de la abeja azul, según los científicos, es el hecho de que esta abeja, para su ciclo de vida, depende del polen de una planta en peligro de extinción.

Esta planta tan especial, de hecho, está presente exclusivamente en la zona del Lago Wales Ridge en Florida, un lugar donde la biodiversidad es muy rica, aunque está altamente amenazada.

Ahora, gracias a este descubrimiento, los investigadores se dedicarán a estudiarlas durante unos dos años, en los que intentarán comprender los hábitos de la abeja azul, con la esperanza de poder eliminar definitivamente el riesgo de su total extinción.

Gracias a esta investigación, la abeja azul pronto podrá recibir toda la atención que necesita para su protección.

Los investigadores, además de definir las acciones necesarias para preservar su ecosistema, podrán comprender claramente cuáles fueron las amenazas que llevaron a la abeja azul a desaparecer casi totalmente en nuestro Planeta.

causas extincion habitat
AnimalesAnimales salvajes

La extinción de plantas y animales, las responsabilidades del hombre

Cuando hablamos de extinción, lo primero que nos viene a la mente son los dinosaurios. Sin embargo, a lo largo de la larga historia de la Tierra, la extinción de animales y plantas se ha repetido en numerosas ocasiones.
Las llamadas extinciones “masivas” son bastante raras. En este sentido, algunos científicos han afirmado que estamos viviendo la sexta extinción masiva y que el hombre es una de las cinco causas principales de la desaparición de plantas y animales. Veamos cómo.

extincion plantas animales

Peligros de extinción relacionados con el hábitat

Algunas de las principales causas de la extinción de animales y las plantas están vinculadas a su hábitat, su “hogar” (que también es el nuestro). En concreto destacan dos sobre las demás: la pérdida y la fragmentación del hábitat. En el primer caso, el medio ambiente cambia completamente (a menudo debido a la acción del hombre, como sucede con la expansión de las ciudades o la deforestación); en cambio, en cuanto al segundo motivo, el fenómeno es menos evidente.
De hecho, el ecosistema no desaparece por completo, sino que se hace discontinuo con estructuras -como las carreteras- que actúan como una barrera que impide a los animales moverse por su territorio. Por estas razones, los “corredores ecológicos” pueden desempeñar un papel importante en la conexión de las diferentes áreas donde la fauna vive y se desplaza.

causas extincion habitat

Caza furtiva, especies invasoras y enfermedades

La caza furtiva, la presencia de especies invasoras y las enfermedades son también importantes causas de la extinción de los animales. También en estos casos, la actividad humana contribuye a la reducción de la biodiversidad. De hecho, a través de la caza furtiva y la introducción de animales en hábitats que no son su lugar de origen se producen daños al medio ambiente.
Si las especies entran en contacto con un nuevo entorno pueden competir – directa o indirectamente – con las especies nativas, a menudo asumiendo el control. Además, con la llegada de nuevos animales es fácil que aparezcan nuevos parásitos o enfermedades que hace que las defensas inmunitarias de los organismos nativos no están preparadas.

Ejemplos de extinción de animales y plantas

Desafortunadamente, hay demasiados ejemplos. En Italia, la introducción de la ardilla gris, la tortuga americana (a través del comercio como mascota) y el camarón de Luisiana (que llegó a Europa con fines alimentarios) están poniendo en peligro la existencia de la ardilla roja, la tortuga europea y nuestros cangrejos de río. Pero cuidado: los animales en sí no son ni buenos ni malos y no se les debe culpar por la extinción de otras especies. El único culpable real es el hombre. Nosotros, además de ser la “amenaza número uno”, también tenemos la posibilidad y la responsabilidad de revertir la sexta extinción masiva.

Salvar el planeta
EcologíaMedio Ambiente

Salvar el planeta: el plan extremo de los científicos

El plan para salvar el planeta puesto sobre la mesa por el biólogo E.O. Wilson es extremo: dejar la mitad del mundo a la naturaleza con el fin de proteger muchas especies animales y vegetales de la extinción. Ha nacido también un movimiento, conocido como el movimiento Half-Earth movement, que se ocupa de la conservación de los hábitats y la preservación de la biodiversidad, cuidando el planeta a largo plazo.

Salvar el planeta

La mitad del planeta en manos de la naturaleza

Según las previsiones elaboradas por Half-Earth Project, devolver la mitad de la superficie terrestre a la naturaleza significa proteger el 85% de las especies de la extinción, lo que supone un gran comienzo para salvar el planeta. Obviamente esto no se puede hacer cortando la tierra en dos partes de manera «clara», es necesario identificar una serie de ecosistemas a proteger para salvaguardar el medio ambiente. Y esto es exactamente lo que han hecho los científicos, que han logrado dividir la superficie de nuestro mundo en 846 ecorregiones, definidas por hábitats específicos. Para lograr este resultado, los investigadores han evaluado los datos de todos los rincones del mundo, calculando el impacto de mover a cada ser humano de la mitad de esas zonas.

El resultado según la ciencia, como se podría esperar, es extremo: se estima que mil millones de personas se verían afectadas por el proyecto Half-Earth, y éstas se concentrarían, en particular, en los países en desarrollo. Según Chris Sandbrook, profesor de geografía de la Universidad de Cambridge, el tipo de impacto que tendría este proyecto para salvar el planeta depende de la rigidez de los límites impuestos: la recolección controlada de ciertos recursos puede tener consecuencias muy pequeñas.

Sin embargo, los expertos han explicado que el proyecto de la Half-Earth para salvar el planeta entra en conflicto abierto con la actividad humana, y esto podría crear muchos problemas. Encontrar un equilibrio entre la emergencia ambiental y el cambio climático, con la proliferación de la raza humana, es extremadamente difícil.