espacio

Plástico océanos
CulturaMedio AmbienteNoticias

El plástico en los océanos también es visible desde el espacio

El plástico en los océanos aflige al planeta. Un estudio reciente publicado en Nature muestra que las bolsas flotantes de macroplásticos son detectables desde el espacio por los satélites y que dentro de estos agregados plásticos también es posible distinguir materiales naturales como las algas o la madera.

Plástico océanos

Los plásticos en los océanos

La presencia de plástico en los océanos es un fenómeno ampliamente conocido. Manchas gigantes de desechos plásticos de los puntos más diversos de los océanos se juntan, principalmente por las corrientes y los vientos, y forman verdaderas islas de plástico en los océanos.

El problema ha sido noticia desde hace tiempo, principalmente gracias a las imágenes satelitales que han permitido que todos perciban el tamaño incontrolado del plástico en los océanos, que se clasifica en macroplásticos (tamaño superior a 5 mm) y microplásticos (tamaño inferior a 5 mm).

El plástico que entra en las aguas del océano tiene dos destinos: flotar en la superficie o hundirse. Este plástico, que consiste principalmente en botellas, bolsas y redes de pesca, daña el ecosistema marino, ya que puede comérselo o quedar atrapado. Además, si no se elimina, tenderá a romperse en microplásticos, lo que es igual de perjudicial, con la diferencia de que es imposible de detectar.

Por eso es esencial poder detectar los plásticos flotantes de mayor tamaño antes de que se ingieran, se conviertan en una trampa o se rompan.
Un estudio reciente publicado en naturaleza nos informa que la última generación de satélites puede ser de gran ayuda para combatir los plásticos en los océanos.

El plástico en la mira de los satélites

El estudio publicado muestra por primera vez que las bolsas de macroplásticos flotantes son detectables desde el espacio gracias a los datos ópticos adquiridos por los satélites (en este caso el Sentinel-2 de la Agencia Espacial Europea) y que, además, dentro de las bolsas se distinguen materiales naturales, como las algas marinas.

De hecho, se han clasificado con éxito los plásticos sospechosos de ser plásticos con una precisión del 86%.

En comparación con lo que los satélites podían hacer hasta ahora, la nueva investigación ha demostrado que en menos tiempo y con más detalle es posible utilizar los satélites para detectar rápidamente bolsas de plástico en los océanos (incluso los pequeños como de 5 metros x 5 metros) y para comprender si hay otros materiales además del plástico para componer tales agregados.

El sistema, de hecho, es capaz de distinguir el plástico de las algas, la madera e incluso los componentes naturales no vegetales, gracias a un enfoque de aprendizaje automático y probabilístico.

Por consiguiente, el estudio sienta las bases de un futuro sistema de vigilancia ampliado y en gran escala que permitirá adoptar medidas oportunas para buscar, detectar y eliminar miles de bolsas de plástico en los océanos.

envejecimiento vino ausencia gravedad
BebidaVinos y Spumantes

Envejecimiento del vino: los científicos lo prueban en el espacio

¿El envejecimiento del vino cambia cuando no hay gravedad? No es una pregunta que los enólogos o sumilleres se hagan todos los días, por lo menos aquí en la Tierra, sino una pregunta a la que la ciencia está tratando de dar una respuesta, allí arriba, en el espacio. Doce botellas de vino de Burdeos han sido enviadas a la Estación Espacial Internacional, destinadas no tanto a ser bebidas por los astronautas como a ser estudiadas en detalle.

Envejecimiento vino espacio

Cómo cambia el envejecimiento del vino ante la ausencia de gravedad

Sobre el proceso de envejecimiento del vino, al menos en la Tierra existen pocos secretos, pero si un día viajáramos al espacio o colonizáramos otro planeta como Marte, entender cómo el contraste de la gravedad afecta a la comida y la bebida podría marcar la diferencia. Por esta razón, la empresa privada Space Cargo Unlimited ha encargado a la NASA y a los astronautas de la Estación Espacial una serie de experimentos diseñados para entender si y cómo la ausencia de gravedad cambia la composición del vino.

Durante los próximos 12 meses, las 12 botellas permanecerán a bordo de la Estación Espacial, mientras que el mismo número permanecerá en la Tierra en idénticas condiciones de almacenamiento a 18 °C. Después de un año las botellas volverán a la Tierra donde serán analizadas para detectar cualquier diferencia en el envejecimiento del vino contenido en ellas. En concreto, se analizarán las diferencias de sabor y composición en cuanto a polifenoles, cristales y taninos.

envejecimiento vino ausencia gravedad

El experimento pretende ir más allá del análisis del envejecimiento y proporcionar de este modo pistas que puedan ayudar a mejorar las técnicas de conservación de alimentos y bebidas en el espacio. El proceso de envejecimiento del vino implica varios elementos fundamentales del ecosistema biológico de la tierra, como las levaduras y las bacterias. Comprender cómo cambia su comportamiento en ausencia de la gravedad podría marcar la diferencia en futuras misiones espaciales a largo plazo. Según Space Cargo Unlimited este sería el primer programa privado de investigación en el espacio con un enfoque en el futuro de la agricultura en el planeta Tierra.

Champagne espacio
BebidaVinos y Spumantes

Champagne en el espacio: Así es como se brinda con gravedad cero

El placer de tomar una copita de champán llegará hasta el espacio, gracias a Grand Cordon Stellar, una botella con un diseño especial, creada por el famoso productor francés G.H. Mumm, que hará que sea posible brindar en gravedad cero, convirtiéndolo en una experiencia gustativa única.

Champagne espacio

Champagne en el espacio

El sabor del champagne no tiene comparación y, pronto, tampoco tendrá límites. Especialmente aquellos límites que lo han mantenido durante cientos de años anclado al suelo. Gracias a Grand Cordon Stellar, una botella especial diseñada por la conocida bodega GH Mumm, pronto podría volar entre las estrellas. Todos habréis visto películas en las que los astronautas, que flotan debido a la microgravedad de las estaciones espaciales intentan, a menudo en vano, beber agua. De hecho, en esas condiciones, los líquidos, tienden a formar gotas en el aire, siendo sin duda de lo más escurridizos. Por esta razón, era necesario encontrar una solución para los futuros turistas espaciales, férreos amantes del champán.

Champagne en el espacio: Así es como se brinda con gravedad cero

El placer de tomar una copita de champán llegará hasta el espacio, gracias a Grand Cordon Stellar, una botella con un diseño especial, creada por el famoso productor francés G.H. Mumm

Pubblicato da inNaturale España su Giovedì 7 febbraio 2019

El secreto de esta botella tan especial radica en el futurista sistema de «tapping». Gracias a la presión de dentro de la botella, el champagne es empujado a través de una especie de malla que lo transformará, al estar en gravedad cero, en una espuma suave que se puede recoger con una copita especialmente diseñada para la ocasión. Por lo pronto, antes de ser enviado al espacio, Grand Cordon Stellar estará disponible a bordo de los vuelos diseñados para que los pasajeros experimenten los efectos de la microgravedad. ¿Pero cómo es esto de beber champán fluctuante? Pues una experiencia de lo más placentera, tal y como asegura Didier Mariotti, el chef de cave – maestro bodeguero – de GH Mumm, quien lo describe como una forma totalmente nueva de disfrutar del champán. De hecho, el néctar llena de inmediato toda la boca, creando una gran sensación de redondez que te permite apreciar plenamente las características del champagne. La verdad es que la excelencia ¡ya no tiene límites!

sistema solar notas
CulturaHot Topic

El sonido del sistema solar: los planetas cantan Radiohead

¿Cómo es el sonido del sistema solar? Según un astrofísico y músico canadiense, los planetas estarían cantando Radiohead y no, no es tan raro como podría parecer. Se sabe que en el vacío el sonido no tiene forma de propagarse, ya que carece de medios como podrían ser el agua o el aire para moverse, pero ¿qué pasa si cogemos los datos de la NASA acerca de nuestro sistema solar y los convertimos en una composición musical?

El sonido del sistema solar

Orbitas, planetas y meteoros a modo de notas

La idea de Matt Russo, un astrofísico y músico del Seneca College en Toronto, fue crear una transposición de los datos recopilados a lo largo de los años por la NASA en nuestro sistema solar y transformarlos en notas. Por lo tanto, las órbitas trazadas por los planetas, los meteoros y otros cuerpos celestes se introdujeron en un software en concreto que las reelaboró ​​en sonidos. Y ni siquiera los científicos pueden creer el resultado.

sistema solar notas

Parece que los movimientos del sistema solar tocan True Love Waits, una canción de los legendarios Radiohead, y no tienes más que echar un vistazo al video de arriba para darte cuenta, en términos generales, de la dinámica del experimento. Para obtener una nota, el sistema espera a que un planeta haya formado una órbita completa, pero todo el sistema solar debe acelerarse -Marte, por ejemplo, lo hace a 34 rpm- para dar sentido a la composición musical.

El resto, desde la duración de la nota hasta las combinaciones que crean la sinfonía, es administrado a través de un complejo algoritmo que básicamente acelera la danza de los planetas miles de millones de veces, eligiendo a cuál de ellos hará «cantar».

Plastico derivado del pis ISS
CienciaEcologíaMedio Ambiente

Plástico derivado del pis: la última frontera del reciclaje proviene del espacio

Se sabe que en el espacio la economía y el reciclaje, no son solo una buena praxis, sino una necesidad real. De ahí el impulso de encontrar, o, mejor dicho, reciclar los recursos más inimaginables, como podría ser la orina. Gracias a un estudio presentado en la conferencia anual de la American Chemical Society, se está contemplando la hipótesis de producir plástico en el espacio usando el pis de los astronautas y una levadura transgénica.

Plastico derivado del pis astronautas

No hay mejor ganancia que el ahorro

Un entorno aislado y restringido como es una estación espacial, implica necesariamente la obligación de no desperdiciar nada. De hecho, sería muy difícil llevar todo el material necesario en una misión para que dure meses o incluso años. De esta necesidad nace el impulso constante para encontrar nuevas soluciones para reciclar lo máximo posible. Los desechos orgánicos ciertamente no son menos: en las estaciones espaciales, por ejemplo, la orina ya se recicla para producir agua potable, pero los científicos han ido más allá. Lo que se ha descubierto es que la levadura Yarrowia lipolytica, con algunas modificaciones genéticas, es capaz de trabajar el nitrógeno presente en la orina sintetizando las moléculas básicas del plástico. Para completar el proceso, contamos con algas capaces de suministrar a la levadura azúcares y nutrientes obtenidos con la fotosíntesis.

Plastico derivado del pis ISS

El uso de microorganismos para producción es la nueva frontera de la ciencia de los materiales y las aplicaciones pueden ser múltiples. Imagina, por ejemplo, la ventaja de poder crear herramientas y piezas de repuesto en el espacio a través de una impresora 3D alimentada con plástico producido a partir de la orina. Una solución que puede parecernos de ciencia ficción, pero que podría convertirse en una realidad extendida en un futuro cercano. El reciclaje es un tema vital de nuestro tiempo, y las innovaciones de este tipo sientan las bases de un nuevo y radical concepto de reutilización. Las necesidades de una nave espacial podrían convertirse pronto en las nuestras propias, y las tecnologías de este tipo están allanando el camino para un futuro en el que incluso los materiales de desecho más impensables podrían convertirse en valiosos recursos para reducir nuestro impacto en el medio ambiente.

hotel de lujo en el espacio para unas vacaciones
Estilo de vidaNoticias

Un hotel de lujo en el espacio

Un hotel de lujo en el espacio es la nueva frontera del turismo para la jet-set. El proyecto nació de la mano del empresario estadounidense Frank Bunger, director general de Orion Span, la compañía que pondrá la estación espacial hotelera en órbita. Los primeros invitados se esperan para 2022 pero, si cuentas con la billetera correcta, ya es posible efectuar reserva.

hotel de lujo en el espacio

Vacaciones en órbita

¡Prueba la emoción de ser astronauta ahora que puedes! Por supuesto, deberás reservar previo pago de la nada desdeñable cantidad de 80.000 dólares (unos 65.000 euros) por persona. Luego, una vez te hayas asegurado tu plaza, simplemente tendrás que pagar el resto de la factura, con unos precios que parten desde los 9.5 millones de dólares (aproximadamente 7.5 millones de euros) por persona. Por otro lado, estamos hablando de la primera vez que un ciudadano de a pie tienen la oportunidad de ir al espacio, lo cual hace que miremos los precios con un prisma totalmente distinto. El pronóstico es alojar a los primeros «viajeros» en 2022 para una estancia de 12 días, en la cual la estación, colocada a 320 km sobre la superficie de la Tierra, orbitará 16 veces al día alrededor de nuestro planeta, con todos sus atardeceres y amaneceres garantizados para los huéspedes.

hotel de lujo en el espacio para unas vacaciones

Los cosmos-turistas deberán someterse a un training obligatorio de tres meses antes de ingresar a la Estación Aurora (este es el nombre del hotel en órbita) y estarán acompañados por dos miembros del personal especializado. Los invitados también participarán en varios experimentos en la estación, como suelen hacer los astronautas de toda la vida. No será necesario, sin embargo, renunciar a las comodidades, de hecho, la Aurora Station estará equipada con wi-fi súper rápido para comunicarse con la tierra y navegar por internet. El proyecto representa una revolución absoluta en dos sectores: el de los viajes de lujo y el de los viajes espaciales, que nunca antes habían sido tan baratos y accesibles. Este podría ser el primer paso a una nueva era, que hasta hoy, solo podía existir en las mentes de escritores de ciencia ficción.