economía circular

Economía circular
EcologíaMedio Ambiente

Economía circular: qué es (explicación sencilla)

La economía circular es un concepto del que todo el mundo habla, pero ¿sabéis lo que es y por qué es importante para la forma en que vivimos nuestra vida cotidiana? Afrontar este tema conlleva profundos racionamientos y requiere una cierta familiaridad con la cadena de producción que se esconde detrás de cada objeto que compramos. Sin embargo, al mismo tiempo se basa en un principio que se presta sorprendentemente bien a una explicación sencilla, teniendo en cuenta el objetivo final de aumentar la sostenibilidad y reducir el impacto ambiental.

Economía circular

Qué es la economía circular

Para definir qué es exactamente la economía circular, es muy útil tener presente la labor que el Parlamento Europeo ha realizado en este sentido. Podríamos definir este enfoque como un modelo de producción y consumo que implica algunos principios fundamentales:

  • Compartir
  • Prestar
  • Reutilizar
  • Reparar
  • Reacondicionar
  • Reciclar

De este modo, la economía circular tiene como objetivo alargar el ciclo de vida de muchos productos diferentes, reduciendo sustancialmente la cantidad de desechos que acaban en el ecosistema.

Este tipo de enfoque implica, por ejemplo, una cuidadosa elección de los materiales, que se reutilizaran en otros productos. Esto es lo que es la economía circular en términos simples: la perspectiva que considera al desperdicio y a los desechos como un recurso. Ya no existe el concepto de desechable, de producción enorme sin perspectivas: el mundo de la producción debe invertir más en el diseño a 360 grados de los bienes, evaluando su sostenibilidad e impacto ambiental.

Por qué es importante la economía circular

Solo recientemente hemos empezado a entender por qué la economía circular es importante, este momento coincide precisamente con qué más y más personas han aceptado el hecho de que muchos de los recursos que nuestro planeta nos ofrece no son ilimitados. Además, la ampliación de nuestro sistema de producción tiene un impacto negativo cada vez más evidente en el medio ambiente, modificando sustancialmente los ecosistemas, empujando a varias especies animales a la extinción y empobreciendo la fauna y la flora.

El Parlamento Europeo también se encarga de explicar por qué la economía circular es importante, y ha subrayado en un documento las ventajas de este nuevo modelo productivo:

  • Reducción de la presión sobre el medio ambiente
  • Más seguridad sobre la disponibilidad de las materias primas
  • Aumento de la competitividad
  • Impulso a la innovación y el crecimiento económico
  • Aumento del empleo

Adoptar las soluciones propuestas por la economía circular significa también reducir el impacto potencial negativo del cambio climático, y esto también afectaría muy positivamente en nosotros mismos. Se nos pide, en resumen, que seamos más previsores, por el bien de la humanidad y de nuestro planeta.

Alimentar el planeta desde el espacio
CienciaCultura

Alimentar el planeta, desde el espacio el secreto para producir alimentos desde el aire

Este es un proyecto de hace más de 50 años que hoy en día podría ser la clave para alimentar al planeta produciendo alimentos desde el aire. ¿Ciencia ficción? No, es una vieja idea de la NASA para alimentar a los astronautas durante los viajes espaciales, metida en un cajón durante medio siglo y ahora en los proyectos de varias nuevas empresas.

Alimentar el planeta desde el espacio

Cómo producir alimentos desde el aire

¿Cómo se puede alimentar el planeta produciendo alimentos desde el aire? Gracias a una vieja idea de la NASA. La agencia espacial americana había imaginado utilizar la capacidad de determinadas bacterias para producir alimentos desde el aire durante largos viajes espaciales. Se llaman hidrogenótrofos y son microorganismos que pueden producir proteínas usando CO2 y energía del hidrógeno. A diferencia de las plantas, no necesitan la luz solar y hay varias empresas que las imaginan como una solución para alimentar al planeta en el futuro de forma sostenible, poniéndolas en el centro de un sistema de economía circular.

La idea sería producir hidrógeno usando electricidad de fuentes renovables y usar bacterias para producir proteínas y absorber CO2. Una vez producidas, estas proteínas podrían declinarse en cualquier tipo de carne artificial, a la que, sintéticamente, sería posible atribuir propiedades nutricionales y sabores específicos. Considerando su capacidad de absorber dióxido de carbono, esto podría suponer un punto inicial importante en muchos procesos de producción, proporcionando la base para una economía circular generalizada capaz de alimentar el planeta de manera sostenible.

Ya hay varias compañías que planean utilizar esta tecnología biológica, incluyendo NovoNutrients y AirProtein, que están desarrollando sistemas para extraer alimentos del aire. Producir proteínas de esta manera podría iniciar un sistema virtuoso capaz de equilibrar las emisiones de CO2 de muchos sectores productivos, transformando lo que hasta ahora se considera un residuo peligroso en un recurso. Según algunos expertos, si se optimizara un sistema de producción de este tipo, también se podría obtener un impacto carbónico negativo, es decir, se utilizaría más dióxido de carbono del que se produce. Un resultado que podría alimentar al planeta y tener excelentes efectos ambientales. ¿Quién hubiera pensado que una posible solución a un problema tan terrenal como la producción de alimentos podría venir del espacio?

cultivar hongos
EcologíaMedio Ambiente

Cultivar hongos km 0 con los residuos de cerveza orgánica

La idea de cultivar hongos exóticos Km 0, utilizando residuos de la cerveza orgánica como sustrato donde cultivarlos, podría ser un ejemplo perfecto de economía circular: un residuo se convierte en un precioso recurso que se utiliza en la producción de un alimento, en este caso los hongos, que también obtienen una certificación orgánica. El proyecto, a pesar de que lleva unos años de retraso, ha empezado a crecer recientemente gracias al interés de un público cada vez más amplio.

cultivar hongos

Cómo cultivar hongos orgánicos Km 0 con restos de cerveza

Para cultivar hongos 0 km de la mejor manera y, por lo tanto sin ir al campo, es utilizar una sustancia, técnicamente conocida como sustrato, que tiene todas las características para albergar las esporas de estos organismos. En muchas guías online se pueden encontrar recomendaciones en las que se utilizan los restos de café, para entender lo que queda en la cafetera después de haberlo preparado.

Esta es precisamente la solución que inicialmente intentaron utilizar en Bélgica, en una pequeña empresa conocida como Le Champignon de Bruselas, que cultiva hongos orgánicos, exóticos y 0 km. Sin embargo, la empresa pronto descubrió que los posos de café no eran buenos e intentó utilizar los residuos orgánicos de la cerveza, encontrando en este sustrato la solución perfecta para cultivar setas de las variedades shiitake, maitake y nameko.

Cuando usamos el término “desperdicio de la cerveza” nos referimos a la cebada malteada utilizada después de cocinarse en agua. Es interesante subrayar este detalle porque la cerveza está certificada como orgánica, por lo que los granos que se utilizan para producirla también están certificados como orgánicos, y en consecuencia, incluso cultivar hongos con este sustrato significa tener en las manos un producto orgánico. Además, cultivar en interiores cerca del centro de la ciudad de Bruselas significa tener hongos orgánicos Km 0, perfecto para los amantes de la sostenibilidad y la calidad.