desperdicio de comida

Kissing a stranger destilación
Aperitivos y LicoresBebidaHot Topic

Kissing a stranger, la bebida alcohólica hecha con el vino que han escupido los sumilleres

Kissing a stranger, el licor elaborado con vino escupido por los sumilleres nació de la idea de Peter Bignell, de la Tasmanian Belgrove Distillery. Un producto que está a medio camino entre el genio y la locura, y que tiene como leitmotiv la lucha contra el despilfarro.

Kissing a stranger vino escupido
Foto de Rootstock Sydney

La bebida alcohólica elaborado con vino escupido por sumilleres en contra de los desperdicios

A Bignell la idea le surgió a partir de la participación en el Festival Rootstock de Sydney, donde uno de los principales temas abordados, y que se relacionaba con el mundo del vino, era el de la sostenibilidad en las formas de producción. Formando él mismo parte de un grupo de degustación, notó que tales propuestas chocaban frontalmente con la práctica generalizada de escupir vino después de la cata. Vino que, inexorablemente se habría desperdiciado sin la invención de Kissing a stranger, el licor elaborado con el vino escupido por los sumilleres. Se puso de acuerdo con los organizadores y al final del evento recogió los envases con el vino escupido.

bebida alcohólica vino escupido

Se trataba de una cantidad increíble, en torno a 500 litros que pronto se destilaron, obteniendo, 12 meses después, una cantidad de licor elaborado con el vino escupido por los sumilleres suficiente para llenar 80 frascos pequeños. A decir verdad, incluso el nombre Kissing a stranger mantiene un equilibrio precario entre lo asqueroso y lo ingenioso. Una parte del licor obtenido se ha comercializado inmediatamente, mientras que otra parte se ha destinado al envejecimiento. Cualquiera que tenga dudas sobre la seguridad e higiene de esta práctica debe hacer un esfuerzo por abandonarlas, de hecho, el vino escupido se ha sometido a un proceso de destilación que tiene como resultado un licor perfectamente seguro y cualitativamente comparable al de cualquier destilado. El sabor es otra cosa, aunque según los que lo han probado es bastante agradable, comparable a un brandy que no ha sido envejecido.

Kissing a stranger destilación
Foto de Rootstock Sydney

Kissing a stranger, el licor hecho a partir del vino escupido por los sumilleres no es el único ejemplo de alcohol producido que contiene saliva, dos ejemplos son la Kava, una bebida de la Isla del Pacífico hecha de una planta que debe ser masticada antes de ser procesada y una cerveza de maíz peruana que necesita saliva para que las enzimas inicien el proceso de fermentación. En el caso de Kissing a Stranger, la atención se centra en la lucha contra los desperdicios y este licor elaborado con vino que ha sido escupido por los sumilleres es el testimonio de que la sostenibilidad «está en los ojos del que mira» o, mejor dicho, en los ojos de aquellos que pueden imaginársela.