desertificación

agricultura ecológica combate desertificación
EcologíaHot TopicMedio Ambiente

Cómo combatir la desertificación con métodos orgánicos

Los expertos tienen pocas dudas: contrarrestar la desertificación con la agricultura orgánica es una estrategia que funciona, y cada vez más países están optando por este tipo de agricultura. Además, el problema de la sequía, con la consecuente expansión de territorios desérticos, es un fenómeno que muchos científicos vinculan al uso de técnicas convencionales en los cultivos, cuyo suelo, a la larga termina deteriorándose. Por esta razón, los investigadores están evaluando los efectos de la agricultura orgánica en la tierra, descubriendo que esta, aplicada en los países en desarrollo, puede marcar una diferencia en la lucha contra la desertificación.

combatir desertificacion

¿Qué es la desertificación?

Antes de entender cómo combatir la desertificación con métodos orgánicos, es necesario comprender en qué consiste este fenómeno. En términos sencillos, como su nombre indica, se trata de un proceso de transformación de un territorio -últimamente cada vez más favorecido por la actividad humana- de un territorio lleno de vida a un desierto árido.

Qué es la desertificación
Foto de Wikipedia

Las zonas de riesgo, como puede verse en la imagen anterior, no son sólo las cercanas a las zonas áridas y desérticas: en el último siglo, incluso los territorios de clima templado han experimentado una intensificación del fenómeno de la desertificación, acelerada por una explotación excesiva de los recursos naturales.

Entre las causas se encuentran las siguientes:

  • Disminución de los bosques locales
  • Secado del suelo
  • Agricultura intensiva
  • La disminución de las precipitaciones
  • La desviación de los cursos de agua naturales

Según los expertos, la agricultura orgánica podría tener las claves para mitigar estos procesos, que son culpables de consumir la tierra.

La agricultura ecológica combate la desertificación

IFOAM, la asociación internacional de agricultura orgánica, ha recogido las opiniones de los operadores más cualificados del sector, tratando de establecer las ventajas concretas de la agricultura orgánica en la lucha contra la desertificación, junto con el cambio climático, por supuesto.

Mejorar la fertilidad del suelo: La agricultura orgánica tiene la ventaja de crear un suelo vivo, rico en materia orgánica. Técnicas como el uso de fertilizantes naturales, la rotación de plantaciones y el cultivo simultáneo de diferentes plantas hacen que la tierra tenga un aspecto mucho más natural. Si la agricultura convencional a menudo corre el riesgo agotar el suelo, la agricultura orgánica tiende a hacerlo más saludable cada año.

Prevenir la erosión del suelo: puede ocurrir que la calidad del suelo se degrade naturalmente, generalmente debido al viento o al agua, en un fenómeno llamado erosión. Sin embargo, cuando el suelo es de mejor calidad, sano y rico en materia orgánica, tiende a resistir mucho mejor a la intemperie, evitando su dispersión.

agricultura ecológica combate desertificación

Mejor infiltración y retención de agua: No hay recurso más valioso que el agua para un agricultor, pero no basta con distribuir grandes cantidades de agua en el suelo para que las plantas queden satisfechas. Si el agua no penetra en las capas superficiales o se hunde en el suelo con demasiada rapidez, los cultivos se ven afectados y se desperdician los recursos. El suelo de la agricultura ecológica conserva mucho mejor el agua y la retiene en la cantidad adecuada.

Reducir el consumo de agua: por las mismas razones que hemos mencionado en el punto anterior, la agricultura ecológica requiere menos agua que la agricultura convencional, lo que permite a los agricultores de los países más necesitados cultivar más tierra, alejándola de la desertificación.

Reducir la contaminación del agua: otro aspecto a considerar en relación con el uso del agua es la contaminación que encontramos -especialmente en la agricultura convencional- debida a pesticidas y fertilizantes. La agricultura ecológica, en este sentido, es más segura y menos contaminante para los recursos hídricos de los agricultores locales.

Por todas estas razones, cada vez más regiones, especialmente las más afectadas por el fenómeno de la desertificación, intentan dedicarse a la producción orgánica, una forma de contrarrestar un fenómeno que de otro modo podría poner en peligro la seguridad alimentaria de países enteros.