crustàceos

Platos que los chefs odian cocinar
ComidaDelicatessen

¿Cuáles son los platos que los chefs odian cocinar?

Una cocina profesional es aquella que mantiene un perfecto equilibrio entre la preparación, la cocción y la temperatura adecuadas, la mise en place y las comandas. Hay algunos platos que los chefs odian cocinar porque conllevan preparaciones que interrumpen este flujo y perturban la armonía y el orden que reina en una cocina. No hay platos técnicamente difíciles, sino platos que los chefs odian cocinar porque presentan ingredientes problemáticos y laboriosos o tienen olores y sabores muy fuertes, que pueden molestar incluso a los chefs más tenaces.

Platos que los chefs odian cocinar

Crustáceos y moluscos

Entre los platos que los chefs odian cocinar los crustáceos y los mariscos son una categoría de pleno derecho. En el primer lugar, especialmente hacemos referencia al cangrejo y a la langosta por diferentes motivos. La preparación del cangrejo es larga y limpiarlo es muy complejo. Es difícil utilizar un solo cangrejo para preparar un plato, por lo que es necesario limpiar el caparazón, las pinzas y las partes no comestibles de varios cangrejos, un trabajo que hace perder tiempo en una cocina. En el caso de la langosta, sin embargo, se trata más de una cuestión de sensibilidad. Para el éxito del plato hay que sumergirla en agua hirviendo y que la langosta esté viva, lo que como os podéis imaginar no es tan simple como decirlo. En el caso de los mariscos, hablamos principalmente de las ostras, abrirlas y limpiarlas es un trabajo largo, cansado y sobre todo repetitivo que muchos chefs odian hacer.

Tablas de embutidos y queso

Cuando pides una tabla embutidos y queso puede que no pienses que sea uno de los platos que los chefs odien cocinar. Piensas en la simplicidad de poner algo encima de la tabla que se coloca naturalmente y no requiere ninguna cocción. Pero tal vez lo que realmente no tienes en cuenta es que para elaborar esa tabla, detrás, se encuentra un trabajo de extrema precisión. Hablamos de rebanadas cortadas todas de igual tamaño y número, lonchas dobladas con amor y dispuestas adecuadamente que hacen perder tiempo y armonía en una cocina.

Carne muy hecha

Cuántas veces hemos oído: ¿A qué punto quiere la carne? Cada uno de nosotros tiene su propio gusto en el punto de la cocción de la carne, a algunos les gusta poco hecha, otros a medio cocer y algunos la quieren casi quemada. Recordemos que cuando pedimos que esté bien cocinado, estamos pidiendo un plato que los chefs odian cocinar, porque en su amor por los ingredientes también está la cuestión de “destruir” un buen corte de carne con una cocina inadecuada.

Bocadillos y sándwiches

Existen aparentemente preparaciones que son muy simples y rápidas, como los sándwiches y los bocadillos. Por supuesto, un simple relleno de jamón y queso no requiere demasiado tiempo e ingredientes, pero si pasas a elaboraciones más complejas te arriesgas a hacer que los chefs emprendan un trabajo realmente difícil, hecho de diferentes cortes, cocción y mise en place complejos.

Alcachofas, callos, sardinas

Las alcachofas, los callos y sardinas forman parte de los platos que los chefs odian cocinar, requieren una larga preparación y una limpieza profunda, pero sobre todo dejan olores que permanecen en las manos de los chefs durante horas y días. Las alcachofas, por ejemplo, ennegrecen las manos y dejan un olor acre hasta 24 horas.

Postres

No todos los postres son iguales, especialmente cuando se trata de cupcakes, un postre que por sus coberturas de pralinés, estrellas, purpurina y todo lo que está muy de moda, requiere un largo y laborioso trabajo que en promedio los chefs odian preparar.

Así que prestad atención al menú, sabiendo que hay platos que los chefs odian cocinar, siendo conscientes de lo que pedís  y de la dificultad y complejidad que se requiere de la brigada que trabaja para vostros.

Percebes son crustáceos
AnimalesAnimales salvajes

¿Los percebes son crustáceos?

Los percebes son crustáceos, aunque muchos, a menudo, los confunden con moluscos. Para aclarar este punto es necesario precisar algunos aspectos relacionados con el error común de confundir crustáceos y moluscos.

Percebes son crustáceos

Los percebes son crustáceos y no moluscos.

Si hablamos de crustáceos, la imagen que nos viene a la cabeza es la de langostas, bogavantes y cangrejos, pero también los percebes son crustáceos y no moluscos. Su apariencia puede confundir y hacer creer que pertenecen a la familia de estos últimos, pero no es así. Los percebes, de hecho, son en realidad cirrípedos que se clasifican como crustáceos. Su cuerpo está en cualquier caso dividido en secciones – como los crustáceos a los que estamos acostumbrados – y su cubierta no es un caparazón sino un exoesqueleto compuesto de placas calcáreas.

Aunque no hay duda de que los percebes son crustáceos, la confusión con los moluscos también podría estar relacionada con la forma en que se consumen estas especialidades típicas de la costa atlántica de España y Portugal. De hecho, estos crustáceos se cocinan generalmente de la misma manera que otros crustáceos más emblemáticos como las langostas y los cangrejos: simplemente hirviéndolos en agua salada (a veces incluso en agua de mar). Incluso si se comen, la diferencia no es evidente de inmediato, ya que su consistencia puede recordar a la de los moluscos, así como su sabor muy similar al de las ostras.

Los percebes son unos crustáceos deliciosos, una verdadera especialidad para los amantes de los mariscos fuertes.