castañas

Castañas amargas
CulturaEstilo de vidaNoticias

Castañas amargas y castañas de caballo: características, usos y peligros

Los castaños de indias son una parte integral de los otoños de las ciudades. Al pie de estos árboles a menudo hay alfombras de “frutos” muy similares a las castañas, pero que tienen poco en común con ellas. Se conocen como castañas amargas o castañas “mate”. Es fácil distinguirlas de las castañas comestibles y evitar accidentes. El castaño de indias se utiliza de diversas maneras, mientras que el castaño amargo, que suele ser protagonista del folclore, es peligroso.

Castañas amargas

Reconocer las castañas amargas y las castañas de caballo:

Las castañas de caballo y las castañas amargas pueden confundirse con las castañas y sus frutos, pero es fácil evitar el error. En primer lugar, los castaños de indias crecen en las ciudades, a lo largo de las avenidas, incluso en las llanuras. Los castaños, por otro lado, crecen a una altitud de entre 300 y 1200 m en los bosques. Las hojas del castaño de indias también tienen una apariencia palmeada y compuesta. Las castañas amargas están encerradas individualmente en cáscaras verdes con unas pocas espinas cortas y son grandes y brillantes cuando están maduras. Las castañas comestibles, por otro lado, se encuentran en cáscaras que varían de verde a marrón. Generalmente, cada cáscara contiene al menos tres.

Historia y usos del castaño de indias:

El castaño de indias es una planta originaria de Asia que ahora está extendida por toda Europa. Se introdujo en Europa alrededor del siglo XVI. Gracias a su gran resistencia se ha desarrollado en todo tipo de climas. Su uso principal siempre ha sido ornamental y, también por esta razón, está muy extendido en nuestras ciudades. La escina se extrae del castaño de indias y tiene propiedades antiinflamatorias. Se utiliza para aliviar los resfriados, pero también para problemas de las extremidades inferiores, como las varices. También se utiliza como remedio natural contra la celulitis. El castaño de indias produce castañas amargas, que son las semillas y no el fruto del árbol.

Castañas amargas, peligros y folclore:

Las castañas amargas pueden ser peligrosas, pero en el pasado se consideraban casi milagrosas. Se creía que llevarlas en el bolsillo podía protegerte de cualquier tipo de dolencia y que podían mantener a las arañas alejadas de tus casas. En realidad, las castañas amargas contienen sustancias llamadas saponinas, que son venenosas para los humanos si no se tratan. Su ingestión puede causar intoxicación con síntomas que van desde los gastrointestinales hasta los renales. Una vez, se consideraron como curativas para los caballos, de ahí el nombre de las castañas de caballo. Ahora sabemos que para ellos, así como para los perros y gatos, las castañas amargas pueden ser tóxicas. Algunos animales, como los osos, por otro lado, se los comen sin problemas.

Hoy en día, las castañas amargas se usan como adorno, quizás pintadas y colgadas en los árboles de Navidad. En algunos países también son los protagonistas de los juegos de los niños. Su presencia es parte de la magia del otoño y añade color a nuestras ciudades grises. Su apariencia es atractiva, pero esconde algunas trampas. Una vez más, las apariencias engañan.

propiedades de las castañas
ComidaFrutas y VegetalesNutrición

Las propiedades de las castañas: ricas, versátiles y muy sanas

Las castañas, que una vez fueron consideradas el pan de los pobres, a día de hoy las miramos con otros ojos desde un punto de vista nutricional, sobre todo por sus múltiples propiedades. Aunque aún no formen parte de la famosa lista de súper alimentos, podemos considerarlos como alimentos saludables y funcionales. Su principal componente son los carbohidratos, seguidos por minerales, vitaminas, fibras, proteínas y grasas buenas que ayudan al cuerpo a funcionar mejor.

las propiedades de las castañas

También es importante subrayar que las castañas son frutas y no semillas, al contrario de lo que se podría pensar. De hecho, presentan una consistencia y un sabor inigualables en comparación con la fruta de mesa común. A continuación, te damos algunos pequeños consejos nutricionales a fin de que puedas aprovechar al máximo sus propiedades.

Un montón de útiles propiedades

  • Contienen tanto fósforo como potasio, esos minerales tan preciados que facilitan el mantenimiento del tono muscular y afectan positivamente al sistema nervioso. Por lo tanto, son adecuados para aquellos sometidos a un gran estrés físico y mental, y podemos considerarlos como una remineralización natural que inmediatamente proporciona energía a nuestro cuerpo.
  • Tienen un gran poder saciante, de hecho, los carbohidratos complejos de absorción lenta son abundantes y ayudan junto con el almidón y la fibra dotando a la castaña de un poder saciante extremadamente alto. Con 4 o 5 tendrás suficiente para una merienda que te ayude a recuperar fuerzas.
propiedades de las castañas
  • Grandes aliadas de la línea y la piel. Sí, queridas amigas, las castañas, si se consumen con moderación, también son dietéticas. Estimulan la diuresis y son excelentes aliados de belleza. De hecho, tienen efectos antienvejecimiento, gracias a la presencia del famoso omega 3 que, como sabéis, además de reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, mejora el tono de los tejidos de nuestra piel, aportando un aspecto más liso y brillante.
  • Son totalmente gluten free y regularizan el sistema intestinal. De hecho, combaten posibles problemas de estreñimiento gracias a la presencia de fibra, tan valorada actualmente. Además de no contener de gluten, enriquecen enormemente las dietas de las personas intolerantes.

Las calorías cambian al cocinarlas

El aporte calórico no es algo que nos de igual y además varía según el tipo de preparación que se realice. De hecho, su consumo es todo un reto. Cruda contiene aproximadamente 200 kcal por cada 100 gramos, cocida 120 kcal y si la consumes seca, la cantidad asciende a 343 kcal. La harina de castaña, por ejemplo, obtenida a partir del producto seco es muy digestiva y puede usarse en la preparación de: pudines, cremas, pasta, pan o incluso bebidas energizantes. Solo tienes que agregar una cucharada a tus batidos, a la leche o a zumos.

Las propiedades de castañas

Sin ir más lejos, las castañas asadas, famosas por su delicioso retrogusto ahumado, no representan una mala elección desde el punto de vista nutricional. De hecho, este tipo de cocción permite mantener intactos la mayoría de los minerales contenidos en ellos. Lo cierto es que no siempre disponemos del tiempo libre suficiente para asarlas o del correspondiente dinero para comprarlas, dado lo caras que a veces son por lo que siempre nos quedará correr a casita y echar mano del horno, de la sartén con agujeritos o del microondas.

Por raro que parezca, el microondas no es una alternativa tan mala para la preparación de las castañas. De hecho, solo tienes que agregar un poco de agua para que no se sequen y listo: las castañas están listas para comer. Otra manera de cocinarlas es la cocción al vapor, ideal para hacer una comida sana, liviana y desintoxicante. Esto se debe a que mantiene sin alterar todos los oligoelementos presentes en la fruta y, una vez listas, pueden sustituir a las patatas o el arroz como guarnición en un asado.

Pan de castanas historia
ComidaPan y pasta

Pan de castañas: entre historia y tradición

El pan de castañas siempre ha sido, desde la antigüedad, la alternativa económica a su pariente refinado hecho con trigo. Incluso en tiempos de hambruna, las castañas silvestres que se podían encontrar en los bosques podían marcar la diferencia entre otro día de penurias o tener algo que llevar a la boca.

Pan de castanas historia

La última esperanza para los más pobres

En la base del pan de castaña, obviamente, está la harina hecha con estos frutos, un producto absolutamente flexible con el que se pueden preparar muchas masas. En Italia, por ejemplo, los más simples fueron los llamados ciacci, una mezcla básica de agua y harina de castaña cocida entre dos platos de hierro calientes, algo que se parece mucho a los famosos testaroli o al panigaccio italianos.

Pan de castanas tradicion

Poco después llegaría el pan, tan fácil de preparar. Algunas versiones particularmente famosas de esta preparación se pueden encontrar en la Toscana italiana, pero también en la punta de la bota, en Calabria. Allí, las llamadas castañas «pani», son un alimento típico para los granjeros calabreses, que siempre las han considerado parte de su tradición. Los pueblos donde se solía preparar, queaban a menudo aislados y encontraron en las castañas la salvación de posibles hambrunas.

Pan castanas

El problema es que la castaña es una fruta, no un cereal, y por tanto los azúcares que contiene tienden a ser mucho más simples que los que se encontrarían en los granos del trigo. Esto significa que no hay gluten, por lo que conlleva una fermentación mucho más compleja de manejar. El resultado es mucho más dulce que el pan blanco normal al que estamos acostumbrados, razón por la cual es muy popular para acompañar embutidos. Hoy, en cualquier caso, para probar los diferentes tipos de pan de castaña basta con ir a alguna feria rural, donde será fácil encontrar a algún artesano que todavía sienta pasión por este pan tan particular.