bosque

Cambio climatico: arboles y CO2
EcologíaMedio Ambiente

El cambio climático hace que los árboles sean menos eficaces al absorber el co2

La disminución de los bosques debido a la acción del hombre y al cambio climático es un gran problema para el planeta. Los árboles que mueren o son talados no sólo dejan de contribuir a la absorción de dióxido de carbono, sino que también lo liberan al medio ambiente en grandes cantidades durante su proceso de descomposición.

Cambio climatico: arboles y CO2

De acuerdo con un nuevo estudio, llevado a cabo por el Departamento de Energía de los EE.UU., el calentamiento global está creando una situación en la que los árboles más viejos y grandes son los más perjudicados.

Teorías anteriores sostenían que el cambio climático y el aumento del dióxido de carbono en la atmósfera conducían al crecimiento de los árboles; sin embargo, las nuevas investigaciones han demostrado que esto sólo ocurre en bosques jóvenes y muy ricos en nutrientes y agua.

El calentamiento global, de hecho, debido a las temperaturas más altas, hace que los árboles pierdan sus hojas y cierren sus poros para retener tanta humedad como sea posible.

Al cerrar los poros, reducen en gran medida su capacidad de absorber el dióxido de carbono. La fuerte reducción de los árboles más viejos, además del aumento de la temperatura, se debe también a factores biológicos adicionales como, por ejemplo, la acción de las plagas que hacen que las plantas más viejas enfermen de forma particular.

Este nuevo estudio, lamentablemente, no trae buenas noticias en relación con la capacidad de los árboles para combatir el cambio climático. Además, a los estudiosos también les preocupa que los bosques más antiguos sean también los más ricos en biodiversidad, que también está en peligro de sufrir daños considerables.

Los bosques del planeta son más jóvenes debido al cambio climático y a la acción humana. Debido a la deforestación de los bosques y a los efectos del calentamiento global, los bosques más antiguos están en peligro real.

Maori salvan un bosque en Nueva Zelanda
EcologíaMedio Ambiente

Maori kaitiakitanga: cómo se salva un bosque en Nueva Zelanda

Te Urewera, en Nueva Zelanda, es una de las selvas tropicales más aisladas del país y, por primera vez en el mundo se ha elegido salvar la selva mediante la reconstrucción del antiguo equilibrio sostenible entre los nativos y la naturaleza.

Maori salvan un bosque en Nueva Zelanda

Salvar un bosque eliminando un parque

Te Urewera es la mayor selva tropical de la Isla Norte de Nueva Zelanda, que cubre 2.127 kilómetros cuadrados de escarpadas colinas, vastos lagos azules y rápidos ríos. Este bosque, que antes era propiedad del Estado y del Parque Nacional, fue declarado como persona en 2014, por lo que ya no es el Estado sino del pueblo Tuhoe, su guardián original.

El pueblo Tuhoe, llamado por los primeros exploradores “Hijos de la Niebla”, cuenta ahora con unos 40.000 miembros – de los cuales unos 7.000 viven en los valles del río Te Urewera y en los claros del matorral – y son legalmente responsables de la preservación de la selva.

Protegen el valioso lugar a través de una antigua práctica maorí conocida como kaitiakitanga, que se puede traducir por protección, y es una forma de gestionar el bosque basada en una visión del mundo maorí.

Maori Kaitiakitanga: Para el pueblo Tuhoe la tarea de salvar el bosque

Para salvar un bosque se optó primero por comprender la estrecha relación entre la naturaleza y el hombre y luego por reconstruirlo como era originalmente.

La práctica del kaitiakitanga maorí implica, de hecho, la comprensión de la estrecha conexión entre el hombre y la naturaleza, es decir, ver al hombre como parte del mundo natural y salvar el bosque protegiendo la fuerza vital de los árboles, los ríos y los lagos, dejándolos bajo su cuidado y protección.

Esta práctica hoy en día toma la forma de vigilar la salud del bosque, los lagos y los ríos a través de la observación y la recopilación de datos, plantando árboles nativos, vigilando los animales del bosque y protegiendo los ríos y los peces que los pueblan.

Salvar un bosque cambiando la relación con el hombre

El bosque de Te Urewera está abierto a los turistas, pero el desafío para los habitantes originales del bosque es hacer que los propios turistas comprendan que el contacto con este denso bosque, rico en agua y cascadas, no debe agotarse en unas triviales vacaciones en una parte del mundo.

Los Tuhoe han comprendido y decidido que para salvar el bosque deben también enseñar a la gente que nunca ha vivido allí a ver la naturaleza como un conjunto de recursos discretos que hay que gestionar y utilizar. Los Tuhoe, de hecho, piden a la gente que vea a Te Urewera como un sistema viviente del que otros dependen para su supervivencia, cultura e inspiración.

Te Urewera y su gente nos enseñan que para salvar un bosque es fundamental elegir relacionarse con él en un sentido físico, ambiental, cultural y espiritual.

El objetivo, por lo tanto, ya no es la mejor imagen de uno mismo cerca de una cascada, sino conocer a los lugareños, aprender su historia y comprender los valores en los que se basa ese estilo de vida sostenible que siempre ha permitido un respeto mutuo entre la naturaleza y el hombre.

jengibre orgánico impacto ambiental
EcologíaMedio Ambiente

El jengibre orgánico está salvando la selva tropical

En comparación con su homólogo tradicional, el jengibre orgánico supone una mejor protección para la selva tropical en las zonas donde se cultiva. Esta queridísima raíz, cultivada de forma tradicional, ha contribuido a la deforestación y al riesgo de hábitats muy delicados. Por este motivo el jengibre orgánico podría ser la solución.

jengibre orgánico

El jengibre orgánico y su impacto ambiental

El cultivo de jengibre orgánico está ayudando a salvar la selva tropical en diferentes partes del mundo. El problema del cultivo de jengibre en estas zonas está relacionado principalmente con la deforestación. De hecho, grandes extensiones de tierra virgen están a expensas del avance de los cultivos y de los productos que se utilizan en ellos. Con la agricultura ecológica se trata el problema de forma diferente, ya que este tipo de cultivo tiende a no obtener el espacio utilizando la tala o la quema de árboles.

jengibre orgánico impacto ambiental

El jengibre orgánico es un caso emblemático para la preservación de la selva. De hecho, estos cultivos se desarrollan de acuerdo con la naturaleza que los rodea, respetando la el medio ambiente y la riqueza del suelo. En este sentido, el uso limitado de pesticidas y fertilizantes naturales es fundamental. Éstos tienen un impacto limitado en el ecosistema y la composición del suelo, promoviendo la biodiversidad.

Además de sus beneficios ambientales, el jengibre orgánico ofrece más apoyo a las comunidades locales que su equivalente tradicional. De hecho, el jengibre orgánico en general ofrece una mayor sostenibilidad, incluso de naturaleza financiera, lo que permite que los pequeños productores sobrevivan. La elección del jengibre orgánico, además de garantizar el consumo de un producto más sano y natural, es una elección ética, para la protección del medio ambiente y de las personas.

elefantes bosques
EcologíaHot TopicMedio Ambiente

Los elefantes también luchan contra el cambio climático

Los elefantes luchan contra el cambio climático haciendo crecer los bosques de África más exuberantes, fuertes y saludables. Una razón más para proteger a estos animales, cada vez más amenazados por los cazadores furtivos y un hábitat que se reduce diariamente. La importancia de los elefantes ha sido puesta de manifiesto por un nuevo estudio, publicado por Nature Geoscience, que subraya que el dióxido de carbono capturado en los bosques africanos es esencial para mantener a raya el cambio climático.

elefantes cambio climático

Los elefantes cambian la apariencia de los bosques

En su estudio, titulado «Carbon stocks in central African forests enhanced by elephant disturbance», los científicos han evaluado el impacto de los elefantes en los bosques africanos y han descubierto algo realmente interesante. Estos enormes animales son capaces, con sus acciones, de modificar el tejido ecológico de estos ecosistemas. Donde abundan las poblaciones de elefantes, los árboles cambian de espesor y se transforma la dinámica de la lucha por el acceso al agua, la luz y el espacio vital.

elefantes bosques

Todo esto se debe a que los elefantes tienden a consumir arbustos pequeños o árboles jóvenes que aún no se han desarrollado completamente. Este proceso tiende a hacer que los bosques sean menos densos, facilitando la vida de los árboles que siguen vivos. El resultado son árboles que crecen más frondosos y, en general, capturan más CO2. Sin embargo, se trata de un equilibrio muy delicado: demasiados elefantes implica que los bosques disminuyan, que haya pocos árboles y que crezcan demasiado cerca uno del otro. Y es precisamente este escenario el que hoy en día preocupa a los expertos.

Los científicos han llegado a la conclusión de que los bosques africanos presentan más biomasa que los de la Amazonia y tienden a retener más dióxido de carbono. La razón de esta diversidad serían precisamente los elefantes, motivo por el cual es muy importante protegerlos de la extinción.

plantación árboles contaminación biodiversidad
EcologíaHot TopicMedio Ambiente

Eliminar 100 años de contaminación plantando árboles

Un reciente estudio publicado por la prestigiosa revista Science, «The global tree restoration potential», muestra cómo es posible hacer desaparecer 100 años de contaminación mediante la plantación de árboles. Hablamos de muchísimos árboles para ser exactos, pero con un resultado tan beneficioso que impliaría un verdadero avance en la lucha contra el cambio climático.

contaminación árboles

Plantar árboles para reducir el calentamiento global y muchas otras cosas

Lo que necesitamos son nuevos bosques. Esta es la parte central del problema, de hecho, se podrían eliminar 100 años de contaminación plantando árboles. Una inmensidad de árboles, para ser exactos: un área equivalente al territorio de todo Estados Unidos, pero que tendría un efecto increíblemente beneficioso para la atmósfera. Se prevé una potencial reducción de dióxido de carbono del 25%. La iniciativa debería tener un enfoque global e involucrar a todos los continentes, con estados como Rusia, EE.UU, Canadá, Australia, Brasil y China, como mejores candidatos por tener el mayor numero de terreno posible donde plantar esos árboles. Sin embargo, es necesario actuar con rapidez, de hecho, un aumento de la temperatura global de sólo 1,5 ° C – previsto para 2050 – sería suficiente para reducir drásticamente las áreas aptas para la reforestación.

Plantar árboles calentamiento global

Además de eliminar 100 años de contaminación, la arborización también podría lograr otros resultados importantes, como la protección de la biodiversidad y la protección de especies en peligro de extinción. Cabe mencionar que las formas de hacerlo podrían ser diferentes y ventajosas. Por ejemplo, se podrían empezar a cultivar ciertos productos en los árboles del bosque – como el cacao o el café – o establecer áreas protegidas para atraer a turistas amantes de la naturaleza de todo el mundo. El resultado sería el mismo, aportando además riqueza y desarrollo a las poblaciones locales, que en general tienden a apoyar iniciativas que se dan en el medio ambiente en el que viven.

plantación árboles contaminación biodiversidad

Aunque hay países menos sensibles al problema, como es el caso de Brasil y su nueva política de deforestación en la Amazonia, también hay importantes iniciativas internacionales que nos dan esperanzas. Ejemplos de ello son el Bonn challenge, para el que 59 países se han comprometido a plantar 150 hectáreas de bosque para el 2020 y 350 para el 2030; la New York Declaration on Forests, en la que varias naciones han prometido detener la deforestación y reforestar en diversas áreas; y, lo que es muy interesante, la Trillion Tree Campaign, en la que participan escuelas y comunidades de todo el mundo, que han plantado más de 13 millones de árboles desde 2007.

Eliminar 100 años de contaminación mediante la plantación de árboles sería un resultado demasiado importante como para no intentarlo y, en general, se necesitarían menos esfuerzos de los esperados si cada uno comenzara a hacer su parte para salvar -a su manera- al mundo.