ballena

Silencio ayuda ballenas
AnimalesCiencia

El silencio ayuda a las ballenas a comunicarse

¿Qué pasaría si la contaminación acústica de los océanos disminuyera repentinamente? Se descubriría que el silencio es oro para las ballenas y que el ruido oceánico habitual dificulta sus interacciones.

Silencio ayuda ballenas

Los investigadores que han examinado las señales sonoras submarinas procedentes de los observatorios de los fondos marinos que supervisa Ocean Networks Canada durante este período histórico en el que el movimiento de los buques ha sufrido un importante retroceso, han observado una importante disminución de los sonidos de baja frecuencia asociados a las grandes embarcaciones. La Universidad de Dalhousie, partiendo del hecho conocido de que el ruido submarino a una frecuencia de 100 Hz afecta a los mamíferos marinos, también examinó la potencia sonora en este rango desde dos sitios, uno más cercano a la costa y otro más alejado de ella, e identificó una disminución significativa del ruido en ambas situaciones.

Ya en el pasado, otros momentos históricos caracterizados por una importante desaceleración del tráfico marino habían permitido concluir, gracias a estudios científicos dedicados, que el ruido de los barcos está directamente asociado con el estrés crónico en las ballenas.

Los científicos dedicados a estos mamíferos han demostrado que las ballenas alteran su comportamiento de llamada en respuesta a un océano ruidoso.

Ahora se sabe que las ballenas en el sudeste de Alaska se ven fuertemente perturbadas por los cruceros que pasan por Vancouver en dirección norte y que, precisamente por este continuo ruido, se llaman menos entre sí, especialmente cuando las naves pasan cerca.

En cambio, las situaciones caracterizadas por un mayor silencio ayudan a las ballenas a comunicarse y a tener más conversaciones y al mismo tiempo más complejas.

Los científicos están ahora escuchando en todo el mundo con sus hidrófonos para analizar los ruidos marinos y las señales submarinas en busca de un silencio que ayude a las ballenas a socializar más gracias a una mayor facilidad para comunicarse.

La disminución de la contaminación acústica submarina, a la que el hombre no presta atención porque normalmente no se percibe, es el secreto para encontrar ballenas y mamíferos marinos menos estresados y más comunicativos.

ballena océanos jazz
AnimalesAnimales salvajes

La misteriosa ballena que toca jazz

La misteriosa ballena que toca jazz no es otra que la ballena de Groenlandia, una especie que es aún poco conocida y poco estudiada debido a su constante permanencia en gélidas aguas de difícil acceso.

El músico de jazz de los océanos

El océano está lleno de maravillas y decriaturas con habilidades extraordinarias. Entre todos ellos, se sabe que los cetáceos son habilidosos cantantes, capaces de producir voces y melodías fascinantes. Sin embargo, los estudios especializados realizados hasta ahora habían demostrado que, normalmente, las canciones de ballenas y delfines siguen patrones bastante simples y repetitivos. Pero esto no se aplica a la ballena de Groenlandia. Al principio, los expertos supusieron que este cetáceo seguía un comportamiento similar al de las ballenas jorobadas, pero un estudio reciente realizado por la bióloga Kate Stafford de la Universidad de Washington ha refutado esta hipótesis.

El motivo del error está en los hábitos de estas ballenas que, a diferencia de otras especies, no realizan migraciones periódicas en aguas templadas, por lo que la observación y análisis de su canción es un tema complejo. La estancia en los inaccesibles mares árticos de estos fascinantes animales y su hábito de cantar, de hecho, en pleno invierno, han dificultado mucho poder estudiarlos… ¡hasta ahora! Las nuevas tecnologías han permitido que Kate Stafford y su equipo realicen mediciones de sonido durante un largo periodo de tiempo, revelando una fascinante realidad. Las ballenas de Groenlandia, en comparación con otros cetáceos, emiten voces que, debido a su variedad y complejidad, pueden asociarse con la música jazz. Si las ballenas jorobadas tocan Mozart, ¡las ballenas de Groenlandia sin duda prefieren a Louis Armstrong y Miles Davis!

Durante el estudio, se recopilaron datos desde 2010 a 2014 en el gélido estrecho de Fram, entre Groenlandia y las Islas Svalbard. Lo que se ha observado es que las canciones de estos cetáceos tienen una duración que va desde los 45 a los 90 segundos y se repiten durante todo un día. Su complejidad es increíble: con sonidos que van desde agudos silbidos hasta estallidos que recuerdan el crujido del hielo. Además, a menudo son de lo más variados dando lugar a un articulado repertorio de melodías en constante cambio. Aprender la complejidad y variedad del canto de estas ballenas, aún poco conocidas, podría ser la clave para abrir una ventana a su fascinante mundo de escarcha, oscuridad y sonidos. Otro magnífico ejemplo de cómo el reino animal nunca dejará de maravillarnos.

matanza ballenas Islas Faroe pesca
HistoriaNoticias

La matanza de las ballenas en las islas Feroe

La matanza de ballenas en las Islas Feroe es un festival tradicional conocido como Grindadráp, que acaba con cientos de calderones (o ballenas piloto) asesinados brutalmente cada año. Esta práctica, con siglos de antigüedad, muestra como las ballenas y delfines atlánticos son arrastrados por las playas y luego sacrificados con cuchillos y arpones. Puede parecer extraño, pero hay lugares en Europa donde la carne de ballena todavía se comercializa.

La matanza de las Islas Feroe

Normalmente se lleva a cabo entre julio y septiembre, pero este año ha comenzado temprano: primero llegan los barcos, asustando a los cetáceos y haciéndolos ir hacia una de las bahías autorizadas. Una vez que la manada es localizada y atrapada, se les empuja cerca de la playa hasta que los mamíferos varan. Solo en este punto se procede con la matanza real, a menudo mediante un golpe dirigido a la columna vertebral, un momento en el que los niños suelen participar.

El resultado es un océano completamente rojo, lleno de la sangre de los animales muertos que se desangran en las aguas poco profundas, antes de continuar con el proceso en sí. Aunque cada vez hay más asociaciones que tratan de proteger a los cetáceos, los habitantes de las Islas Feroe están muy vinculados a eta tradición, además de considerar a estos animales como una de las principales fuentes de ingresos para el archipiélago.

Las autoridades danesas han argumentado reiteradamente que la práctica incluso se considera sostenible, teniendo en cuenta cuántos de estos animales están presentes en esas aguas. Por otro lado, todos los años la organización Sea Shepherd intenta interferir con las operaciones en estas islas.

Como conclusión cabría a hacer una última reflexión. El impacto mediático de este evento trastorna al mundo entero por su crudeza, por la sangre tan visible y por su violencia; sin embargo, las flotas de barcos de pesca de arrastre con grandes redes de varios kilómetros de largo siguen silenciosamente pescando indiscriminadamente todo pez o animal marino que encuentran a su paso, perpetrando en silencio su matanza particular.