bacterias

lavar frutas verdura
SaludSeguridad alimenticia

Cómo lavar las frutas y verduras

Muchas personas son conscientes de la importancia de manipular la carne de forma segura, sin embargo, consideran que el riesgo de intoxicación alimentaria por frutas y verduras es bajo.

Pero este riesgo quedó de manifiesto en el brote de Escherichia coli (E. coli) de 2011 en el Reino Unido. Se cree que el suelo de los puerros y las patatas fue el causante del brote, que supuso 250 casos de infección por Escherichia coli.

lavar frutas verdura

¿Cómo se lavan las frutas y las verduras?

El lavado ayuda a eliminar las bacterias, incluyendo la Escherichia coli, de la superficie de la fruta y la verdura.

La mayoría de las bacterias se encuentran en el suelo adherido al producto. Por lo tanto, el lavado para eliminar cualquier tipo de suciedad es especialmente importante.

Cuando lavéis las verduras, lavadlas bajo el grifo y restregadlas bajo el agua, por ejemplo, en un cuenco de agua fresca. Comenzad primero con aquellos menos sucios y dadle a cada uno un enjuague final.

El lavado de los productos a granel (no preenvasados) es particularmente importante, ya que tienden a tener más tierra adherida que las frutas y verduras preenvasadas.
Siempre es aconsejable lavar todas las frutas y verduras antes de comerlas para asegurarse de que están limpias y para ayudar a eliminar las bacterias del exterior.

Estos son algunos consejos útiles para el consumo de frutas y verduras:
Hay que lavarse bien las manos antes y después de manipular alimentos crudos, incluyendo las verduras.

  • Mantener los alimentos crudos, incluyendo las verduras, separados de los alimentos preparados.
  • Utilizar diferentes tablas de cortar, cuchillos y utensilios para las comidas crudas y preparadas, o lavarlos bien entre usos.
  • Comprobar la etiqueta, a menos que se indique explícitamente lo contrario (por ejemplo, verduras lavadas listas para comer), hay que lavar, pelar o cocinar antes de comer la fruta y la verdura.

¿Cómo llegan las bacterias a las frutas y a las verduras?

Las bacterias pueden introducirse en la fruta y la verdura de diferentes maneras. Pueden estar presentes en el agua utilizada para la irrigación, en los fertilizantes orgánicos o en los excrementos de las aves y otros animales que van a los cultivos.

Las personas vulnerables a las infecciones, como las mujeres embarazadas, los ancianos o cualquier persona con un sistema inmunológico debilitado, deben seguir cuidadosamente las directrices relacionadas con la preparación y la buena higiene. No es necesario que eviten el consumo de esos alimentos.

El riesgo de infección por la manipulación de vegetales a granel se reduce siempre y cuando se sigan buenas prácticas de higiene. Cuando se seleccionan verduras a granel, hay que tener en cuenta que las más sucias pueden tardar más tiempo en prepararse en casa.

¿Se pueden comprar verduras que tengan tierra?

Sí, por supuesto. Algunas verduras se venden siempre con tierra para macetas. Es una buena práctica eliminar la mayor cantidad de tierra posible al preparar las verduras. Hay que tener en cuenta que las verduras sucias pueden tardar más tiempo en prepararse para cocinar.

También es importante señalar que aunque el terreno se ha considerado la fuente más probable de contaminación por E. coli en 2011, esto no es cierto porque no ha sido probado al 100%.

peores epidemias historia
MedicinaSalud

¿Cuáles han sido las peores epidemias de la historia?

Debido a las grandes epidemias de la historia que han golpeado a la humanidad hemos tomado conciencia del potencial destructivo de los organismos diminutos: la tecnología nos ha permitido avanzar más rápidamente, pero también desencadenar pandemias mundiales con mayor facilidad. Pero ¿cuáles han sido las mayores plagas que han afectado a la humanidad? Y sobre todo, ¿qué enfermedades no hemos logrado aún vencer?

peores epidemias historia

Gripe asiática (1956-1958)

Número de muertes: 2 millones
Causa: Gripe (virus H2N2)
Duración: 3 años

Hay muchos virus de la gripe diferentes, aunque comúnmente se distinguen en el tipo A, el tipo B y el tipo C. Entre las peores epidemias de la historia, la gripe asiática causada por el virus H2N2 del tipo A se considera uno de los brotes más amenazadores que se han producido, también porque fue uno de los primeros en propagarse por todo el mundo en un período relativamente tranquilo.

Pandemia de VIH/SIDA (1976 – todavía en curso)

Número de muertes: 36 millones
Causa: VIH/SIDA
Duración: todavía en curso

Aclaremos un punto de inmediato: VIH significa virus de inmunodeficiencia humana, mientras que SIDA significa síndrome de inmunodeficiencia adquirida, consecuencia de una infección de VIH no tratada. El aspecto más grave de esta patología es que todavía no hay una cura hoy en día, aunque ciertamente es más fácil mantener a raya los síntomas durante muchos años, pero todavía se considera una de las peores epidemias de la historia de la humanidad.

Pandemia de la Gripe (1968)

Número de muertes: 1 millón
Causa: Gripe (virus H3N2)
Duración: un año

Durante el siglo XX se han producido varias pandemias de la gripe, y entre las más mortíferas se encuentra la de 1968, que afectó principalmente a Asia, en concreto se cree que Hong Kong fue el centro de contagio. En este caso, no fue tanto la mortalidad relativamente baja del virus lo que impresionó a los expertos, sino la rapidez con que el patógeno se propagó en gran parte del mundo.

Gripe Española (1918-1920)

Número de muertes: entre 20 y 50 millones.
Causa: Gripe (H1N1)
Duración: 2 años

Entre las peores epidemias de la historia se encuentra sin duda alguna la gripe española, que afectó a gran parte del mundo, causada por el virus (H1N1). Fue devastador: mató un millón de personas a la semana durante más de 7 meses, llegando a un total de 50 millones de víctimas. Para que os hagáis una idea de la gravedad, se estima que la Primera Guerra Mundial causó 37 millones de muertes, incluyendo civiles.

Sexta pandemia de cólera (1910-1911)

Muertes: más de 800.000
Causa: cólera
Duración: un año

La sexta epidemia de cólera se originó en la India, como en ocasiones anteriores, y mató a cientos de personas antes de que infectara Oriente Medio, el norte de África, Europa oriental y Rusia. En esta ocasión, las autoridades sanitarias estadounidenses se apresuraron a detener la propagación de la enfermedad, y en los EE.UU. nunca se volvió a oír hablar de esta enfermedad.

Tercera pandemia de cólera (1852-1860)

Muertes: un millón
Causa: cólera
Duración: 8 años

La tercera pandemia de cólera, junto con la sexta, se consideran entre las peores epidemias de la historia de la humanidad. Con un millón de muertes en 8 años, el cólera fue muy difícil de erradicar y se convirtió más de una vez en la historia en una pandemia que afectó a todo el mundo, aunque no siempre con tanta gravedad.

Peste Negra (1346-1353)

Número de muertes: entre 75 y 200 millones.
Causa: bacteria de la peste bubónica
Duración: 7 años

Una de las peores epidemias de la historia de la humanidad, y una de las más famosas, es sin duda la Peste Negra, que diezmó a decenas de millones de personas. Según los expertos, la causa se debe a una bacteria, Yersinia pestis, que fue transmitida a los humanos por las ratas a través de sus pulgas. El impacto fue devastador y la enfermedad repercutió en el propio tejido social, afectando con mayor intensidad a los centros urbanos más desarrollados.

La plaga de Justiniano (541 – 542)

Número de muertes: 25 millones
Causas: bacteria de la peste bubónica
Duración: 2 años

Entre las peores epidemias de la historia se encuentra una de las primeras, después de la plaga antonina y la plaga de Justiniano, que fue la misma enfermedad que dio lugar a la peste conocida como la Peste Negra. En resumen, la bacteria de la peste bubónica se extendió por todo el Imperio Bizantino, golpeando las ciudades portuarias en primer lugar. Fue la primera pandemia real a gran escala, capaz de devastar un imperio entero y, en su momento de máxima intensidad, matar a 5.000 personas al día.

Peste Antonina (165 AC)

Número de muertes: 5 millones
Causas: (inseguro, tal vez viruela o sarampión)
Duración: No especificada

No se sabe exactamente cuántas víctimas causó la peste antonina, pero se considera una de las peores epidemias de la historia, con estimaciones de hasta 5 millones de muertes. Tampoco sabemos exactamente qué tipo de microorganismo causó esta epidemia, aunque varios expertos coinciden en que podría ser el sarampión o la viruela.

salmonella para combatir el cáncer
CienciaMedicinaSalud

Modificar la salmonella para combatir el cáncer

Un grupo de científicos ha logrado modificar la Salmonella, transformándola para combatir el cáncer. La derrota de esta enfermedad no es para nada sencilla, de hecho, estamos hablando de un grupo de patologías que se encuentran entre las más peligrosas de este siglo, principalmente porque nuestro cuerpo no implementa ninguna estrategia de defensa. Pero el descubrimiento de un nuevo procedimiento para modificar la salmonela, el azote de los alimentos mal conservados, podría dar un nuevo impulso a la investigación médica.

Modificar la salmonella para combatir el cáncer

Salmonella para combatir el cáncer

Jung-Joon Min y Joon Haeng Rhee, quienes lideran un grupo de investigación en la Universidad Nacional de Chonnam, en Corea del Sur, han decidido tomar una indefensa cepa de Salmonella , y «armarla», a través de un proceso de edición genética. Llegados a este punto, la bacteria ha sido capaz de desencadenar una respuesta del sistema inmune, que ha atacado las células tumorales impidiendo su expansión e incluso, por primera vez, impidiendo la formación de metástasis.

salmonella para combatir el cáncer

Intentemos comprender mejor cómo funciona este proceso. Hay muchos tipos diferentes de cáncer, y el que los científicos tomaron en consideración fue, para ser más concretos el de colon. Los tejidos afectados por esta patología se transforman en masas de células con muy poca oxigenación, un campo de cultivo perfecto para bacterias como la salmonella. El microorganismo se convierte en un faro para nuestro sistema inmune, estimulando y guiando la respuesta al objetivo correcto. Porque aquí está precisamente la dificultad para combatir el cáncer: convencer a nuestro organismo de atacar a una parte de sí mismo fuera de control.

Pero esta práctica no se queda solo en la teoría, ya se han hecho algunos experimentos en ratones. Durante más de 120 días, muchos de estos animales han visto regresiones evidentes de tumores en sus cuerpos. Pero, lo que es más importante, en una segunda serie de experimentos, los científicos se dieron cuenta de que la salmonela impedía la formación de metástasis. Todo ello gracias a una proteína producida por bacterias genéticamente modificadas, llamada FlaB, capaz de desencadenar una respuesta inmune localizada.

Alimentos para mejorar el estado de animo
NutriciónSalud

Alimentos para mejorar el estado de ánimo: la clave está en una bacteria de nuestro cuerpo

Si pensamos en comida que mejore nuestro el estado de ánimo, ¿cómo no imaginar una interminable tableta de chocolate? ¿O un buffet libre de nuestro plato favorito? En realidad, parece que la clave no está en nuestras papilas gustativas o en nuestra cabeza, sino en las bacterias de nuestro cuerpo, especialmente en nuestros infatigables aliados de la flora intestinal. Pero ¿cómo pueden los microorganismos de nuestro intestino afectar nuestro estado de ánimo?

Alimentos estado de animo

Estado de ánimo, bacterias y psicobióticos

Para comprender cuánto afectan los microorganismos a nuestra salud, es útil tener en cuenta un hecho: por cada célula humana que nos compone a cada uno de nosotros, hay 10 células no humanas, en su mayoría bacterias, que habitan en nuestro organismo. Partiendo de esta suposición, es fácil entender que todavía sabemos bastante poco sobre la flora positiva que habita nuestro cuerpo, pero de vez en cuando surge una nueva teoría.

Alimentos para mejorar el estado de animo

De acuerdo con una nueva investigación, nuestros microorganismos se comunican con el cerebro, jugando un papel muy importante en casos de depresión, estrés y ansiedad. Según el libro The Psychobiotic Revolution, literalmente podemos influenciar nuestro estado de ánimo con la comida, y no por su «bondad» o encanto, sino por el impacto que causa en la salud de nuestro intestino.

El consejo de los expertos en este sector es consumir productos fermentados ricos en probióticos, como por ejemplo lactobacilos o bifidobacteria, que pueden influir positivamente en la flora bacteriana de nuestro intestino. Los experimentos parecen confirmar esto, aunque hasta el momento los estudios se han limitado a roedores en laboratorio. Este campo de investigación sería, sin duda, un punto a tener muy en cuenta, ya que están en juego tanto nuestro estado de ánimo y como nuestro apetito.