aromas

ComidaEspecias y Aromas

Canela: propiedades, beneficios y contraindicaciones

La canela es la especia reina por excelencia: encontramos en ella muchas propiedades y beneficios en este alimento considerado valiosísimo para el bienestar. La especia se obtiene de la corteza de dos plantas perennes – que pertenecen a la familia de las lauráceas – Cinnamomum Zeylanicun, originaria de Sri Lanka y Cinnamomum Cassia, de China, de las que se secan las partes internas de la corteza.

La canela es conocida por sus beneficios, como el adelgazamiento y el cuidado de la piel, y por ser ideal contra el hambre nerviosa y los resfriados. Es una especia que se puede encontrar comercialmente en forma de polvo o en forma de cilindros de corteza seca. Se puede consumir de muchas maneras, incluidas las infusiones. Descubramos juntos las propiedades, beneficios y contraindicaciones de la canela.

Propiedades de la canela

Las propiedades de la canela son extremadamente beneficiosas para nuestra salud. En primer lugar, 100 gramos de canela contienen unas 250 calorías. En cuanto a los valores nutricionales, contiene proteínas, azúcares, carbohidratos, grasas, fibras, vitaminas – vitamina A, vitaminas B, vitamina C, vitamina E y vitamina K – y sales minerales como sodio, hierro, potasio, calcio, fósforo y manganeso. También hay antioxidantes, flavonoides y compuestos resinosos como el cinamato, el cinamaldehído y aminoácidos como:

  • Ácido aspártico
  • Ácido glutámico
  • Arginina
  • Alanina
  • Glicina
  • Cistina
  • Fenilalanina
  • Histidine
  • Leucina
  • Isoleucina
  • Prolina
  • Lisina
  • Metionina
  • Serina
  • Triptófano
  • Tirosina
  • Valina
  • Treonina

Beneficios de la canela

Los beneficios de la canela son tan importantes que se utiliza desde la época romana y egipcia. Al ser un poderoso antioxidante natural, retarda el envejecimiento celular, combate los radicales libres y fortalece el sistema inmunológico. Es capaz de contrarrestar el colesterol malo – disminuye los triglicéridos – y estimular la circulación sanguínea. También se conocen sus propiedades antibacterianas -después de todo, se utilizaba para embalsamar a los muertos, en el Antiguo Egipto-, antisépticas, estimulantes y de calentamiento: combate los virus, las bacterias y los hongos, estimula la sudoración y se utiliza ampliamente en caso de gripe y resfriados como remedio natural, especialmente como infusión.

Entre los beneficios de la canela está también el de facilitar la digestión, disminuir el hambre nerviosa y regular el azúcar en la sangre – puede ser útil en casos de diabetes como se ilustra en el estudio “Dietary flavonoids and the development of type 2 diabetes and cardiovascular diseases: review of recent findings” – ya que reduce los niveles de azúcar en la sangre: por eso se dice que la canela tiene propiedades adelgazantes. No hay que subestimar tampoco la acción calmante, útil en caso de inflamación del sistema gastroentérico y, por lo tanto, contra las náuseas, la dispepsia y la diarrea, por ejemplo. La canela es un excelente remedio para aliviar los dolores menstruales, artritis y estimula el sistema nervioso, facilitando la concentración y la memoria. Según algunos estudios, la canela también reduciría el riesgo de tumores y trastornos cerebrales. Por sus propiedades desinfectantes, también es útil para la piel: se puede añadir en forma de polvo a las heridas, después de limpiarlas.

Contraindicaciones

Aunque la canela no presenta ninguna contraindicación particular, antes de consumirla os aconsejamos consultar a vuestro médico, sobre todo en caso de enfermedad o en los siguientes casos: no se recomienda, por ejemplo, durante el embarazo -porque puede experimentar contracciones uterinas- o en caso de alergia. Las dosis diarias recomendadas son, en general, 3 gramos por día, pero se aconseja no exagerar: se puede consumir en forma de infusión -poniéndola, en polvo o en palitos a infusionar en agua caliente-, añadiéndola al té, al café -en lugar del azúcar, para consumir aún menos calorías- o utilizándola para la preparación de dulces -como galletas, pasteles, cremas navideñas- y recetas saladas, para aromatizar caldos y risottos.