aceite de palma

Aceite de coco y aceite de palma
Medio Ambiente

El aceite de coco daña el medio ambiente más que el aceite de palma

El aceite de coco daña el medio ambiente cinco veces más que el aceite de palma. Este es el resultado de un estudio reciente publicado en la revista Current Biology. El trabajo muestra que el cultivo de cocos tiene un impacto mucho mayor en los ecosistemas y, por consiguiente, en la biodiversidad. Tanto es así que ya ha causado la extinción de varias especies. La investigación fue dirigida por Erik Meijaard, Profesor de Ciencias de la Conservación en la Universidad de Kent (Reino Unido).

Aceite de coco y aceite de palma

Aceite de coco vs aceite de palma

El investigador sintetizó los resultados del trabajo en un artículo publicado en The Conversation. Uno de los aspectos más interesantes es la percepción de los consumidores sobre el impacto de los diferentes cultivos en el medio ambiente. El aceite de coco está presente en una gama muy amplia de productos en los supermercados, como lociones para el cabello y repelentes de mosquitos. Pero, según una encuesta citada por Meijaard, si bien el 53% de los encuestados reconoce sus propiedades beneficiosas para la salud, pocos conocen sus efectos perjudiciales sobre los ecosistemas. Al contrario, la palma aceitera sigue siendo el enemigo número uno de los consumidores sensibles al medio ambiente. En 2018, al realizar las entrevistas sobre el tema, Meijaard descubrió que más de la mitad de los entrevistados lo consideraban negativo o extremadamente negativo para el medio ambiente.

Datos sobre los cultivos de aceite

Sin embargo, si se observan los datos sobre los volúmenes de aceite producidos, es el coco el que amenaza a más especies entre todos los cultivos. Según la Union for the Conservation of Nature (IUNC), amenaza a más de 20 especies (20,2) por cada millón de toneladas de aceite producidas, seguidas por las 4,1 especies amenazadas por los cultivos de olivo, las 3,8 por los del aceite de palma y las 1,3 por los de soja. Los 12,5 millones de hectáreas de tierra destinados al cultivo de coco en el mundo se concentran en gran medida en las islas tropicales, donde hay una mayor concentración de especies animales y vegetales que en cualquier otro lugar de la Tierra. Esto es lo que hace que el cultivo sea peligroso para la biodiversidad.

Las consecuencias de la producción de aceite de coco

Esto explica por qué el aceite de coco es responsable de algunas extinciones. Como el de un pájaro de las Islas Marianas de Seychelles (el Zosterops semiflavus) y el murciélago de Ontong Java (Pteropus howensis) de las Islas Salomón. Otras especies también están en peligro, por ejemplo el ciervo Balabac (Tragulus nigricans) que vive en tres islas de Filipinas, el tarsero Sangihe (Tarsius sangirensis), un primate de la isla indonesia de Sangihe. El ave del paraíso (Eutrichomyias rowleyi) también está amenazada en la misma isla. Por otra parte, el cultivo de palmas de aceite no se ha asociado todavía a ninguna desaparición definitiva.

La reacción, reflexiona Meijaard, no debe ser ampliar la lista de productos a boicotear. En su lugar, debe entenderse que todos los cultivos tienen un impacto en el medio ambiente. En 2019, la cosecha española de aceitunas causó la muerte de 2,6 millones de aves. El café y el cacao también causan la deforestación. “Todos los productos -dice el investigador- deben ser cultivados de manera sostenible, para que esto suceda debemos entender que la industria alimentaria necesita un cambio básico y señalar sólo a unas pocas manzanas podridas.

aceite de palma café
Bebidaté y café

El aceite de café como sustituto del aceite de palma

Aceite de café para sustituir al aceite de palma. La idea proviene de una startup escocesa que piensa que sería posible recuperar los posos de café utilizados para la industria alimentaria. Según la empresa, sería posible recuperarlos para la producción de un aceite alimenticio. Se trataría de una «economía circular» para el café y de un recurso para las empresas que buscan una alternativa más sostenible a uno de los ingredientes más controvertidos de los últimos años: el aceite de palma.

Aceite de café procedente de posos de café usados

La start-up escocesa Revive Eco. está decidida a dar una nueva vida a los posos de café en lugar de tirarlos a la basura. Cada día se consumen unos dos mil millones de cafés en todo el mundo y la mayoría de los posos terminan en el vertedero: hasta seis millones de toneladas al año, según el World Economic Forum. Un verdadero desperdicio teniendo en cuenta las cualidades naturales del polvo de café, incluso una vez después de ser utilizado en la elaboración de una de las bebidas más apreciadas del planeta. Ya os hemos dicho cómo los posos de café pueden convertirse en una base interesante para los cosméticos y los productos de belleza, pero, al parecer, también pueden tener un futuro en la alimentación.

Los componentes fundamentales del aceite de café que se obtiene de los posos utilizados serían los mismos que hacen que el aceite de palma sea tan solicitado por la industria alimentaria y, por lo tanto, podría funcionar como una alternativa viable. La compañía ha comenzado a recoger los posos de café usados en toda Escocia para llevarlos a una instalación especialmente dedicada en Glasgow. Aquí se transforman en aceites naturales que pueden ser utilizados en alimentos y bebidas. La idea les vino a los dos jóvenes fundadores después de pasar años trabajando en bares y restaurantes, descubriendo la gran cantidad de posos de café que terminaban en la basura.

Eliminar el aceite de palma gracias al café

La atención por el aceite de palma ha crecido en los últimos años debido a la preocupación por el impacto ambiental y humano de los cultivos. Sólo en el período que va desde 2015 a 2017, las ventas de los productos «sin aceite de palma» han aumentado hasta en un 73%. Varias empresas buscan alternativas que garanticen la misma calidad sin la carga de un impacto tan devastador.

Actualmente el proyecto se encuentra en una etapa experimental, pero la empresa escocesa pretende ampliar sus actividades para producir aceite de café a finales de año. Como siempre en estos casos, los costes y la disponibilidad marcan la diferencia, pero si el proceso se consolidara y se repitiera fuera de Escocia, contribuyendo así a su difusión, podría convertirse en una verdadera alternativa natural al aceite de palma.