CienciaCulturaMascotas

Reconocimiento facial en los establos: conocer a las vacas para producir así más leche

El reconocimiento facial ha llegado a los establos donde la tecnología y la automatización llevan a las vacas a producir más leche con mínima intervención humana.

La idea de llevar el reconocimiento facial a los establos para mejorar la producción de leche y controlar las funciones vitales de las vacas de forma automática proviene de la multinacional estadounidense Cargill, quien eligió apoyar a la empresa irlandesa Cainthus, encargada específicamente del diseño de software de reconocimiento facial e inteligencia artificial. El trabajo conjunto de las dos compañías tiene como objetivo revolucionar las rutinas diarias del sector bobino.


Reconocimiento facial en los establos vacas

Inteligencia artificial en el establo

El reconocimiento «vacal» es un término que no existe, pero en este caso, probablemente sería más adecuado que el reconocimiento «facial», ya que se aplica a las vacas. El concepto, sin embargo, es el mismo: un software innovador diseñado por Cainthus puede identificar a los animales de manera individual dentro del establo gracias al reconocimiento de la nariz y los tonos y la distribución de las manchas en la piel. La tecnología también es capaz de realizar un seguimiento de datos, como la ingesta de agua y alimentos, y puede memorizar la identidad de cada animal en pocos segundos analizando su comportamiento y movimientos para controlar así su salud, su nivel de estrés y su productividad.

Reconocimiento facial en los establos tecnologia

Ahorro de tiempo y aumento de la productividad

¿Para qué? La información recopilada de esta manera es procesada por medio de inteligencia artificial basándose en un algoritmo capaz de analizar y revisar los datos e imágenes recopilados a través de un complejo sistema de sensores. Los resultados llegan directamente al terminal del ganadero, que de esta manera puede identificar situaciones anómalas en tiempo real o simplemente administrar la dieta de cada animal. Lo que hasta ahora era un proceso de monitoreo que requería días o semanas, ahora puede realizarse casi instantáneamente bajo la atenta mirada de la inteligencia artificial.

Reconocimiento facial en los establos

El objetivo, por supuesto, es simplificar la vida del ganadero, garantizando ahorros considerables en tiempo y energía gracias al trabajo del sistema automatizado, así como a un control del estado de salud y la productividad de los animales. Cargill y Cainthus pretenden centrarse inicialmente en el sector bovino, pero el software también se adaptará para granjas de cerdos, ovejas, aves de corral y piscifactorías. Todos tenemos la imagen de ese ganadero que en otros tiempos conocía personalmente el nombre y las necesidades de cada animal; quizás para el ganadero del futuro, esta habilidad podría ser sustituida por la inteligencia artificial.

Denis Venturi
Laureato in Scienze Politiche e Comunicazione Pubblica, ha lavorato in radio e nel tempo libero si dedica alla scrittura creativa. Da sempre appassionato di cultura, scienza e tecnologia è costantemente a caccia di nuove curiosità in grado di cambiare il mondo in cui viviamo.