ComidaQuesos y productos lácteos

¿Qué tipo de leche es la más sostenible?

¿Sabéis qué tipo de leche es la más sostenible? La leche de vaca contamina más que otras bebidas vegetales, pero dar una respuesta inequívoca no es una tarea fácil.

Descubrir qué tipo de leche es la más sostenible no es fácil, sobre todo porque hay muchas variables que hay que tener en cuenta. Durante mucho tiempo la polémica entre la leche animal y la leche vegetal (ahora bebidas vegetales) se ha centrado en el tema del respeto al medio ambiente, pero estudios como “Reducing food’s environmental impacts through producers and consumers” han confirmado el resultado: las bebidas vegetales contaminan menos, pero no todas ellas de la misma manera.

Leche mas sostenible

Leche de vaca

Para evaluar qué leche es la más sostenible, es mejor empezar con la leche animal más famosa. Como os hemos anticipado, la leche de vaca, la leche más consumida en el mundo, es también la que tiene el mayor impacto ambiental. Los investigadores J. Poore y T. Nemecek han descubierto que para producir un vaso de leche se producen alrededor de 3 veces los gases de efecto invernadero que se producirían para llevar a la mesa la misma cantidad de fuentes vegetales.

Leche de almendras

¿Es la leche de almendra la leche más sostenible entre las bebidas vegetales más populares? En realidad no, ya que en los lugares donde se producen más almendras, como el Central Valley en California, la población de abejas ha colapsado. Además, las almendras necesitan mucha más agua que otras plantas de las que se pueden hacer bebidas vegetales. Todo esto está afectando a algunas regiones donde se concentra el cultivo de almendras, amenazando potencialmente el ecosistema.

Leche de arroz

Otra alternativa a los productos animales, que a menudo se considera una leche más sostenible que otras opciones, es el arroz. En realidad, se necesita una gran cantidad de agua para producir esta bebida y el estudio mencionado anteriormente señala que la leche de arroz es responsable de una gran cantidad de gases de efecto invernadero. Además, hay una categoría específica de bacterias a las que les gusta coexistir con las plantas de arroz y que producen metano, un poderoso gas de efecto invernadero.

Leche de avellana

En esta lista, hasta el momento, el premio a la leche más sostenible se lo lleva la leche de avellana: aunque no es tan popular como otras categorías, combina un buen perfil nutricional con un enfoque en la sostenibilidad. Las bajas emisiones, el poco desperdicio de agua y la polinización se hace por el viento, no por los insectos. También consumen menos agua, especialmente porque las plantas de avellana tienden a crecer en ambientes naturalmente húmedos.

Leche de coco

Si hay que buscar el tipo de leche más sostenible no se puede dejar de lado a la leche de coco, un producto considerado bueno, saludable y casi exótico. El problema aquí es similar al del aceite de palma: la palma de coco crece sólo en ciertos ecosistemas, principalmente en los países en desarrollo. Esto implica una mayor probabilidad de deforestación salvaje, un fenómeno que tiene un enorme impacto ambiental.

Leche de avena

Tenemos un ganador, la leche más sostenible es la leche de avena, al menos según Liz Specht, directora asociada de Ciencia y Tecnología del Good Food Institute, quien señaló que esta bebida presenta estándares positivos en todas las áreas de la sostenibilidad. En los últimos años, la leche de avena ha visto aumentar exponencialmente su cuota en el mercado de las alternativas a la leche de vaca, que aunque si se produjera masivamente, según los expertos no se convertiría en un peligro para el medio ambiente.

REDAZIONE
Raccontare e spiegare cibo, natura e salute. Un obiettivo più facile a dirsi che a farsi, ma nella redazione di inNaturale non sono queste le sfide che scoraggiano. Siamo un gruppo di giovani affiatati in cerca del servizio perfetto, pronti a raccontarvi le ultime novità e le storie più particolari riguardo il complicato mondo dell’alimentazione.