ComidaFrutas y Vegetales

¿Por qué comprar frutas y verduras orgánicas de segunda categoría?

Elegir frutas y verduras orgánicas de segunda categoría significa ayudar a los agricultores que cultivan productos orgánicos y al medio ambiente, reduciendo así los desperdicios que terminan en la basura.

Las frutas y verduras orgánicas de segunda categoría pueden ser una verdadera contribución para los agricultores y el medio ambiente: elegirlas significa reducir el desperdicio de alimentos y ayudar económicamente a los agricultores que deciden certificar sus productos como orgánicos. El problema de las frutas y hortalizas que se venden en la Gran distribución organizada es que están sujetas normas muy estrictas, lo que obliga a los agricultores a tirar a la basura grandes cantidades de sus cultivos.

frutas y verduras orgánicas

Frutas y hortalizas orgánicas de segunda categoría: ahorro y menos desperdicios

El problema al que nos enfrentamos es que no siempre es fácil comprar frutas y verduras orgánicas de segunda categoría, especialmente porque requiere estar cerca de un agricultor que cultive huertos orgánicos. Pero en la era de la información digital, cada vez es más fácil encontrar plataformas que permiten a los consumidores establecer un contacto directo con los productores, pudiendo saltar a los intermediarios y reduciendo así las distancias entre ambos.


De esta manera, los interesados pueden conseguir productos más frescos, a un precio asequible y que de otro modo acabarían en el cubo de la basura. Se trata, por ejemplo, de calabacines de forma demasiado irregular, o de zanahorias, o incluso coliflores, que simplemente se pudren en el campo cuando su forma no cumple las normas de la gran distribución. De esta clasificación surgen las frutas y verduras orgánicas de segunda categoría, que se utilizan en la industria alimentaria como ingredientes procesados. Otras veces son desechados directamente.

Cuando uno empieza a comprar productos de este tipo pronto descubre que el tamaño de la fruta, por ejemplo, es un parámetro clave, tanto que normalmente las ciruelas, las manzanas, las peras y las naranjas son simplemente más pequeñas que las que encontramos en la gran distribución. Y si pensáis que las frutas y hortalizas de este tipo son feas de ver, tendréis que recapacitar: en el 99% de los casos se trata de defectos mínimos, hasta el punto de que resultan imperceptibles para el consumidor medio.

REDAZIONE
Raccontare e spiegare cibo, natura e salute. Un obiettivo più facile a dirsi che a farsi, ma nella redazione di inNaturale non sono queste le sfide che scoraggiano. Siamo un gruppo di giovani affiatati in cerca del servizio perfetto, pronti a raccontarvi le ultime novità e le storie più particolari riguardo il complicato mondo dell’alimentazione.