ComidaFrutas y Vegetales

Por qué cocinar coles de Bruselas se ha vuelto más fácil

En el pasado cocinar coles de Bruselas era menos sencillo. Gracias a una extraordinaria historia de ciencia y selección, los brotes de hoy son mucho más apetecibles de lo que eran antes.

Cocinar coles de Bruselas hoy en día es más fácil que antes. ¿Os cuesta creerlo? Las coles de Bruselas actuales son mucho más apetitosas de lo que solían ser. El cambio de gustos en los últimos años las ha convertido en las protagonistas de un verdadero renacimiento culinario. ¿Pero cómo es posible y qué ha cambiado para transformarlos de un plato odiado a una deliciosa verdura?

cocinar coles de Bruselas

Hoy en día es más fácil cocinar coles de Bruselas

Las coles de Bruselas pertenecen a la misma familia del brócoli y la coliflor y comparten características nutricionales similares. En resumen, son buenos y para mucha gente incluso serían un “superalimento”. ¿Cuál es su problema? No son demasiado apetitosas o, al menos, no lo eran. De hecho, está experimentando un verdadero “renacimiento” con una creciente demanda en todo el mundo. ¿Qué ha cambiado?

coles de Bruselas

La historia de este renacimiento hunde sus raíces en los años 90 en Holanda. Hasta entonces, cocinar las coles de Bruselas y combinarlas en platos jugosos no era fácil debido a su amargura. Su sabor decididamente amargo siempre ha hecho que hasta los más inquebrantables amantes de las verduras pusieran mala cara. Desde entonces, la imagen de un plato desagradable ha permanecido en la imaginación colectiva. Sin embargo, un científico holandés de la época, Hans van Doorn, pudo identificar qué compuestos químicos dentro de la col eran responsables del sabor amargo.


Coles no tan amargos como antes.

Gracias al trabajo de Van Doorn, en las últimas décadas varias empresas han estado experimentando y han desenterrado viejas semillas de variedades “olvidadas” de coles de Bruselas de los archivos. Esto ha dado lugar a un largo proceso de selección artificial, combinando variedades antiguas con bajos niveles de amargor con variedades modernas de alto rendimiento. Un proceso que ha durado 30 años con varios cientos de variedades posibles. ¿El resultado? Menos brotes amargos en nuestras mesas.

coles de Bruselas amargo

La reducción de la amargura facilita la cocción de las coles de Bruselas. Las nuevas variedades han atraído la atención de chefs y personalidades del mundo de la cocina, especialmente del otro lado del Atlántico. Esta renovada atención ha llevado a varios restaurantes a experimentar con la col proponiéndola, no sin dificultad y resistencia del público, en nuevas recetas y combinaciones. ¿Será suficiente para vencer la vieja reputación de ser una comida poco apetitosa? A juzgar por el aumento del 22% de las ventas en los últimos 3 años en los Estados Unidos, parece que están en el camino correcto.

Denis Venturi
Laureato in Scienze Politiche e Comunicazione Pubblica, ha lavorato in radio e nel tempo libero si dedica alla scrittura creativa. Da sempre appassionato di cultura, scienza e tecnologia è costantemente a caccia di nuove curiosità in grado di cambiare il mondo in cui viviamo.