CienciaComidaEspecias y Aromas

¿Podría matarte la comida picante?

El placer de un toque picante en cualquier plato es algo indiscutible, pero todo el mundo sabe que, si te pasas, tienes un cuarto de hora malo asegurado, pero ¿puede un chile picante mandarte al otro barrio?

Los chiles han dado al hombre una lección importante: la comida puede hacerte daño, ¡literalmente! Solo tienes que pensar cuando después de una exquisita cena en el restaurante mexicano tenemos la brillante idea de frotarnos los ojos. O cuando nos tragamos la servilleta entera con la esperanza de encontrar algo de alivio para nuestra pobre lengua después de haber probado una alita de pollo demasiado picante. Pero, ¿puede un chile picante hacernos daño de verdad o, peor aún, matarnos? ¡Pues técnicamente sí!

Un demonio con piel de cordero

Toda la culpa la tiene la capsaicina, ¡aquí tenemos a la culpable! Esta sustancia es la molécula oleosa encargada de proporcionar esa picazón, comunicando principalmente dos cosas a nuestro cuerpo: «¡Soy un estímulo fuerte!» y «¡Caliente!». El efecto que esta sustancia causa en nuestro organismo es tan interesante que en 1912 Wilbur Scoville inventó una escala sensorial, que tomó su propio nombre, para medir el grado de intensidad del estímulo de un alimento picante.

Podría-matarte-la-comida-picante--Ghost-Peppers

Sin embargo, el hombre es un ser extraño, tanto que a menudo confunde una sensación dolorosa con una agradable. Aquí está la doble cara del chile: de hecho, después de consumir un plato picante, antes de que se dispare la sensación de dolor, y comience ese cuarto de hora malo del que os hablábamos antes, se produce una descarga de endorfinas en nuestro cerebro, que también son conocidas como las moléculas del placer: es decir, neurotransmisores con una función gratificante.


Quién juega con fuego…

En 2016, un joven chef inglés se fue a Indonesia para degustar un plato llamado «Noodles de la muerte», considerados 4.000 veces más picantes que el Tabasco. Él se tenía por un profesional, un verdadero amante de las comidas picantes, pero los fideos no perdonan. Ben Sumadiwiria, después de probarlos, terminó sordo durante dos largos minutos. La explicación de este efecto le llegó con un artículo de agosto de 2017, que lo atribuía a las conexiones entre la boca, la nariz y los oídos. Mención especial también merece el campeonato de los Chiles más picantes del mundo, que tuvo lugar en Brighton, Inglaterra, y donde en 2011, diez participantes rodaban por el suelo agonizando e incluso dos de ellos acabaron en el hospital a causa del Kismot Killer, preparado por el restaurante del mismo nombre.

¿Podría matarte la comida picante? Death Noodles

Vale, está claro que la comida picante puede doler, pero ¿puede matarte? ¡Pues teóricamente sí! Un estudio de los años 80 demostró que 1,3 kg de polvo de un chile muy picante, como Bhut Jolokia, llamado también chile fantasma, puede matar a un hombre de 70 kg. Claramente, la posibilidad es remota, tanto por la cantidad de polvo requerido, como por los sistemas de defensa que el organismo implementaría. Lo más probable es que tengas una acidez tan fuerte que parezca un ataque al corazón, ¡pero esto a los amantes del picante no les preocupa lo más mínimo! Por otro lado, hay que decir que los médicos afirman que una dosis razonable de picante en nuestros platos es muy beneficioso para nuestra salud.

La información contenida en este artículo está destinada únicamente a fines informativos y divulgativos y no debe entenderse de ninguna manera como un diagnóstico, pronóstico o terapias para sustituir a cualquier fármaco en curso. Bajo ninguna circunstancia, reemplace a un médico especialista. El autor y el sitio rechazan cualquier responsabilidad con respecto a cualquier reacción no deseada.

Fabrizio Inverardi
Chitarrista, motociclista, da sempre appassionato di scienza, tecnica e natura. Sono laureato in Psicologia del Lavoro e della Comunicazione. Curioso per natura amo i viaggi, il buon vino e scoprire cose nuove. Da qualche anno nel settore del marketing digitale e della comunicazione.