ComidaComidas étnicasDelicatessen

Los 5 alimentos más apestosos del mundo

Nombres raros para comidas con un sabor, pero sobre todo con un olor de lo más peculiar. ¿Listo para olerlas?

Si comiendo Cabrales, Gorgonzola, o Stilton, por ejemplo, has pensado alguna vez que no hay alimento alguno que pueda superar ese pestazo, desde hoy vas a cambiar de opinión. De hecho, hay algunos alimentos cuyo olor hará que se te ponga la piel de gallina. Para probar todos los alimentos más apestosos del mundo, tendrás que viajar a lo largo y ancho del planeta, China y Groenlandia serán solo dos de los destinos a los que te llevaremos, y prepárate porque ¡en esta breve lista los quesos no están incluidos!

alimentos más apestosos

1. Natto

El Natto es un alimento poco conocido en Occidente, pero típico de la comida japonesa. Son granos de soja fermentados por una levadura llamada Natto-kin, y son tan sanos como apestosos. La fermentación produce una sustancia filamentosa entre haba y haba que hace que el plato sea pegajoso, viscoso y repugnante al paladar para todos aquellos que no estén acostumbrados a este tipo de consistencias.


El aroma que desprenden estas inofensivas habitas la verdad que no ayuda en absoluto al consumo de este plato: un olor entre moho y calcetines sudados, para ser más exactos. Pero a los japoneses no les frena lo más mínimo este olor tan potente y consumen el Natto acompañado de un poquito de mostaza y una pizca de salsa de soja. Además, regula la flora intestinal gracias a la levadura y los fermentos, mejorando el sistema inmune, por lo que es imposible prescindir de él.

natto

2. Durian

Este fruto con aspecto espinoso es típico del sudeste asiático, especialmente de Malasia, donde es considerado el rey de las frutas por su gran tamaño. Si bien su apariencia no es la más atractiva del mundo, con su pulpa amarillenta y cremosa, su olor hará que retrocedas más de 30 metros: ¿cebolla que se ha puesto mala? ¿Carne podrida? ¿Zapatillas de deporte? Decide tú mismo qué olor te da menos asquito, pero tienes que saber que esta fruta es tan apestosa que puede llegar a prohibirse en varios lugares públicos, como hoteles o aeropuertos.

3. Surströmming

Surströmming no es más que un inofensivo arenque fermentado, literalmente agridulce y que nos llega desde la fría Suecia; aquí los lugareños fermentan el pescado en barriles durante un par de meses para luego colocar el resultado en una salmuera con muy poca sal, solo la mínima necesaria para evitar la putrefacción.

Como resultado, tendremos un olor a pescado muy fuerte, tan penetrante que generalmente se ven obligados a consumirlo fuera de las casas, ya sea por el sentido común de los comensales que se niegan a apestar sus apartamentos, o por una prohibición explícita de la comunidad de vecinos. No es algo que en sí vuelva locos a los propios suecos, pero los más valientes no se dan por vencidos y se preparan sándwiches de una de las comidas más apestosas del mundo, donde el sabor (y el olor) del surströmming se diluye ligeramente con crema agria y alguna que otra verdura.

Surströmming

4. Hakarl

De esta delicatesen ya te hemos hablado en otro artículo dedicado en exclusiva a él, pero sería imposible no mencionar el Hakarl entre los 5 alimentos más apestosos del mundo. Es carne de tiburón podrida, secada al aire libre, y que se consume en la gélida Islandia. Hasta aquí todo bien, si no fuera porque los tiburones, al no tener riñones, expulsan la orina a través de la piel y en lo que se refiere a eliminar el ácido úrico de la carne, hay poco que hacer, el terrible olor (y sabor) a amoníaco permanece intacto. ¡Es tan fuerte que las empresas locales tuvieron que mudarse al extrarradio para no invadir con este olor toda la ciudad!

Hakarl

5. Kiviak

El Kiviak es definitivamente uno de los alimentos más apestosos y desagradables de los que jamás hayas oído hablar. Procede de los inuit del norte de Groenlandia, donde se considera una comida deliciosa y que se consume los días de fiesta.

Para elaborarla, los lugareños vacían una carcasa de foca, a la que le dejan una capa de grasa, y la llenan con docenas de aves marinas tal cual están, o sea, con plumas, pico y patas. Se cierra al animal, se le envuelve con una capa adicional de grasa y se deja fermentar bajo piedras durante meses, para que se pueda consumir cuando llegue el invierno. Una vez se saca, las aves están podridas, y solo te queda pelarlas y comerlas crudas, con huesos incluidos.

El olor de Kiviak, como te podrás imaginar, a lo único que se parece es a carne putrefacta, que se ha podrido durante meses bajo tierra. Piensa que el plato es tan desagradablemente apestoso que los groenlandeses se ven obligados a comerlo al aire libre para evitar que el fuerte olor no se quede entre sus paredes durante semanas. ¿Todavía te quedan ganas de quejarte del Cabrales?

Allegra Germani
Allegra di nome e di fatto, ho 22 anni, studio Scienze Gastronomiche e non so ancora cosa fare della mia vita se non girare il mondo per riempirmi gli occhi e la bocca di cose buone.