ComidaFrutas y Vegetales

Los 10 ingredientes veganos más «extraños»

Los 10 ingredientes veganos más extraños que marcan la diferencia en las dietas sin carne ni derivados animales y que todos deberíamos conocer y probar.

Los ingredientes vegetarianos y veganos que lo están petando e intrigando cada vez más a todo tipo de consumidores, en busca de productos naturales, saludables y de bajo impacto ambiental, son muchos. Un ejemplo son los sustitutos vegetales cada vez más extendidos y populares de la carne, liderados por el tofu y el seitán, pero también productos vegetales alternativos a la leche y otros productos lácteos, salsas, especias y condimentos de todo el mundo y recientemente redescubiertos, frutas y verduras exóticas con increíbles propiedades nutritivas, también legumbres, cereales, raíces, frutos secos y bayas. Sin olvidarnos de que también hay algunos ingredientes menos famosos y algo extraños, todos 100% veganos, que merecen ser conocidos y tal vez integrados en tu propia dieta, ya sea vegana, vegetariana u omnívora.

1. Levadura seca en escamas o copos

Levadura seca

Esta preparación se deriva de la levadura de cerveza, sometida a un proceso de secado a baja temperatura que mantiene sus propiedades nutritivas pero que hace que pierda su poder de fermentación. Rica en vitaminas B, la levadura seca, es más conocida por su uso que por sus efectos beneficiosos. Es muy apreciada por los veganos y los vegetarianos, de hecho, se puede utilizar como una alternativa vegetal sabrosa y ligera al queso, preferiblemente para agregarla cruda. Disponible en copos o escamas, es perfecta como condimento para platos de pasta, sopas, lasaña, pasteles o como un añadido a la hamburguesa vegetal.


2. Gomasio

Gomasio

El gomasio es un producto sencillo y muy utilizado en la cocina asiática, en particular en la japonesa, y en la macrobiótica. No es más que una mezcla de sal de mar orgánica (shio) asada y picada con semillas de sésamo (goma). Este sabroso condimento se puede preparar en casa con un mortero o se puede comprar en tiendas o tiendas online de alimentos orgánicos y naturales. Puede ser una alternativa válida y nutritiva a la sal; de hecho, además de ser un antioxidante, el sésamo es una excelente fuente de vitaminas D y E, minerales, proteínas, calcio, hierro y fósforo. Con gomasio puedes sazonar cremas y sopas, primeros platos a base de arroz, ensaladas, platos principales y verduras a la plancha o al vapor.

3. Tahini claro u oscuro

Tahini

La salsa tahini, con origen en Oriente Medio, consiste en una mezcla de aceite de oliva y semillas de sésamo, tostadas y molidas. Se puede comprar en supermercados y en tiendas orgánicas, pero también se puede hacer fácilmente en casa. Lo que ha hecho famosa esta hacer salsa cremosa y deliciosa, que recuerda el sabor de las nueces y los cacahuetes, es su uso para la preparación de hummus. También es excelente como acompañamiento de albóndigas y hamburguesas vegetales (por ejemplo, para el falafel), como aderezo de ensalada o verduras crudas, para recetas de dulces y bocadillos o simplemente para untar en el pan.

4. Algas nori, kombu y kelp

Las algas comestibles, cada vez más en boga como una nueva tendencia vegetariana y saludable, pueden ser un valioso suplemento natural rico en fibra, minerales, vitaminas y proteínas. Las algas disponibles en el mercado son muchas, al igual que muchos son sus posibles usos en la cocina. Solo tienes que pensar en el sushi y en platos orientales, en sus versiones originales, veganas o vegetarianas, pero también como condimentos crudos o cocidos para caldos, sopas, primeros y segundos platos o como una adición a un guiso de legumbres.

5. Miso

Miso

El miso es un condimento de origen oriental rico en vitaminas, proteínas y minerales, famoso sobre todo por la famosa sopa japonesa de miso. Este condimento natural proviene de las semillas de soja amarilla fermentada con sal marina añadida. Su consistencia es similar a la de los cubitos de caldo vegetal y su sabor intenso y aromático lo convierten en un ingrediente perfecto para sopas, caldos, risottos, para marinar verduras y para mejorar cualquier segundo plato, vegetariano o no.

6. Setas shiitake secas

Setas shiitake secas

Las setas shiitake secas, que se pueden comprar en grandes supermercados o tiendas de alimentos orgánicos, las llaman «el rey de los hongos» por su extraordinaria acción protectora y antienvejecimiento. Hay miles de sopas y preparaciones inspiradas en la cocina oriental que se pueden condimentar con hongos shiitake, incluidos el ramen y la sopa de miso.

7. Agar agar

Agar agar

El agar agar, derivado de algas rojas, es un agente gelificante natural y vegetal, que se vende en polvo, copos o barras. Casi insípido pero muy útil en la cocina, es la alternativa vegana y vegetariana a los espesantes de origen animal. Al igual que otros tipos de gelatina, es fácil de derretir y puede servir como un espesante de muchas preparaciones que incluyen mermeladas, pudins, cremas dulces y saladas y postres.

8. Malta de arroz, cebada o trigo

Malta de arroz

En los últimos años, la creciente atención a la calidad de los alimentos para preservar la salud y el bienestar ha llevado a la introducción en las dietas de alternativas naturales a los edulcorantes refinados. Uno de estos es la malta, una alternativa vegana a la miel, pero similar en sabor y consistencia. La malta, típica de la tradición culinaria macrobiótica y oriental, se deriva de los cereales y se caracteriza por su acción tonificante, pero sobre todo por un menor poder edulcorante y una menor ingesta calórica. La malta de cereales, al igual que el azúcar y la miel, es ideal para hacer pasteles, tartas y galletas, y como complemento para el té y las infusiones.

9. Harina de garbanzo

Harina de garbanzo

La harina de garbanzo, rica en vitaminas, proteínas vegetales, hierro, calcio y fósforo, es la base de varios platos tradicionales italianos, como la famosa farinata de garbanzos genovesa y pisana o las panelle sicilianas. Sin embargo, convertirlo en un ingrediente típico de la comida vegana y vegetariana nos da la posibilidad de crear alternativas 100% vegetales a la tortilla de huevos. La llamada «tortilla vegana» sin huevos es fácil de preparar y requiere pocos ingredientes. Además, al igual que la tortilla clásica, es posible incorporar cualquier tipo de verduras y se puede cocinar tanto en la sartén como en el horno. La harina de garbanzo también puede ser útil para la preparación de hamburguesas y bolitas de verduras.

10. Leche de coco

Leche de coco

Cuando hablamos de bebidas vegetales, inmediatamente pensamos en algo azucarado, de una forma más o menos natural, que pueda enriquecer nuestro desayuno, un batido o una preparación de postres. Sin embargo, la razón por la cual tantos veganos y vegetarianos compran leche de coco (líquida o condensada) es principalmente para elaborar recetas de lo más sabrosas. Extraída de la pulpa de coco, esta bebida es cremosa, rica en grasas, pero libre de colesterol, y es perfecta para el contraste dulce y salado en platos picantes. Típico de la cocina india y tailandesa, la leche de coco combina muy bien con el curry y la salsa de soja. Merece la pena probarla, por ejemplo, añadiéndola a sopas, primeros platos a base de arroz basmati, segundos platos de carne y platos de legumbres.

TOPIC veg
Ivana De Innocentis
Nomade digitale, docente di social media marketing e scrittrice, appassionata di viaggi, arte, tecnologia e alimentazione vegetariana e vegana. In cucina ama prendere spunto dalle sue passioni, aggiungendo ingredienti naturali e un pizzico di creatività.