ComidaDelicatessenProductos para la cocina

Leña para cocinar o para calentarnos, cómo elegir la madera correcta

No toda la leña es igual y dependiendo del uso que vayamos a darle hay un tipo de leña recomendada. Te explicamos como elegir la que mejor se ajuste a tus necesidades.

Hablando de madera, la primera distinción obligatoria es entre dura y blanda. Con dura nos referimos a todos esos tipos de madera de alta densidad, que producen una llama muy duradera y caliente, y que cuesta un poco más encender. En cuanto a blanda, nos referimos en cambio a la de baja densidad, que se queman rápidamente y producen una llama más fría. Por otro lado, estas últimas son muy útiles por la facilidad con la que prenden durante el encendido. En el primer grupo encontramos maderas como el roble, el olmo y el fresno, mientras que en el segundo grupo estarían el pino, el abeto, el abeto rojo y el sauce.

Leña para cocinar o para calentarnos fuego

Para Cocinar

Cocinar en un fuego a leña además de ser un placer, tiene la ventaja de darle a la comida ese toque mágico que realza todos los sabores. ¡Sí, pero usando la leña correcta! En este caso, la mejor será la dura. Para cocinar lo mejor es tener un fuego que aporte mucho calor y que sea duradero para obtener una cocción homogénea y que tú puedas controlar. Para conseguir esto, a menudo es eficaz cocinar sobre las ascuas, que se obtienen quemando la madera hasta que se apaga la llama. Sin embargo, no subestimemos la capacidad de la madera para proporcionar sabor durante la cocción.

Leña para cocinar o para calentarnos bbq

Para cumplir con este cometido, las mejores maderas son indudablemente las de los árboles frutales, tales como: manzano, almendro, cerezo y vid. Enriquecen los platos con un aroma muy particular, mejorando además su sabor. Para un efecto ahumado más intenso, es posible enfocarse en maderas como el roble o el nogal. Sin embargo, es aconsejable evitar maderas blandas y altamente resinosas como las de pino y enebro, debido a su tendencia a quemarse muy rápidamente con una llama relativamente fría. Además, la resina quemada nos dejará un sabor desagradable en la comida, haciéndola incluso tóxica en algunos casos.

Para entrar en calor

En este caso, es posible que haya menos pegas, pero siempre con alguna reserva. Las maderas suaves son excelentes para encender el fuego por su capacidad de quemarse fácilmente y, en poco tiempo, consigues prender estupendamente tu chimenea o estufa. Sin embargo, especialmente para estas últimas, es aconsejable que una vez que se enciende el fuego echemos algo de leña más dura para generar más calor y que sea más duradero.

Leña para cocinar o para calentarnos estufa

Cuando se trata de chimeneas y estufas, las maderas resinosas son buenas, ya que son capaces de quemar y emitir un aroma muy agradable. En estos casos, si queremos llamas vivaces, las maderas blandas son perfectas para este propósito, aunque las duras sean ciertamente la mejor opción para calentar durante mucho tiempo. Cualquiera que sea el uso que haga de ella, es innegable que, especialmente en este período del año, el fuego de leña es un verdadero placer, pudiendo hacer más sabrosos nuestros platos a la vez que crea un entorno cálido y acogedor. Disfruta todo lo que puedas de tus fuegos, ¡pero siempre con prudencia!

Fabrizio Inverardi
Chitarrista, motociclista, da sempre appassionato di scienza, tecnica e natura. Sono laureato in Psicologia del Lavoro e della Comunicazione. Curioso per natura amo i viaggi, il buon vino e scoprire cose nuove. Da qualche anno nel settore del marketing digitale e della comunicazione.