ComidaDulces y pastelería

La gominola japonesa que te llevará a la luna

La gominola japonesa «Fly Me to the Moon» es una obra maestra del arte culinario: un corazón de gelatina que encierra un paisaje que va cambiando con cada trocito.

Se trata de una gominola japonesa capaz de deleitar tanto a la vista como al paladar. Es fruto de la filosofía artesanal de Nagatoya, una empresa de confitería japonesa que afirma que «las gominolas son una creación artística». Prueba de ello es su serie de gominolas llamada «Fly Me to the Moon», uno de los productos más aplaudidos y solicitados, así como una verdadera mini obra maestra de la confitería artesanal.

gominola japonesa luna

Lo que las hace especiales, no es solo la calidad de los ingredientes ni su cautivador envase, sino la pequeña obra de arte que contienen. En el interior de las gominolas, de hecho, se representa un paisaje precioso que va cambiando en cada porción, casi como fotogramas de una película de animación.

La gominola que sorprende con muchas capas de dulzura y grandes dosis de creatividad

Es sin duda el resultado de la maestría y la originalidad, y «Fly Me to the Moon» está diseñada para deleitarte y al mismo tiempo hacer volar tu imaginación. El dibujo reproducido representa un pequeño pájaro azul que vuela de noche hacia una pequeña luna que cambia de fase, como una joya en miniatura engarzada en una dulce gominola. Pero vayamos al otro aspecto interesante, el sabor. Las capas superior e inferior, las que enmarcan el diseño, están hechas con una jalea de alubia roja que contiene trocitos de arándano, nuez japonesa y pasas. El fondo de la parte central es una gelatina de champán, mientras que el pájaro y la luna tienen sabor a limón.

gominola japonesa luna capas creatividad

Tanto la composición interna del caramelo como el embalaje están perfectamente ilustrados en la página web de Nagatoya. La preciosa caja que contiene «Fly Me to the Moon» es, de hecho, otra obra de arte, con una temática que recuerda a los dulces y el añadido de unas delicadas flores que brotan de las esquinas, trabajo de la galardonada artista Reika Masuda. Por desgracia, estas deliciosas gominolas solo las podemos comprar en la web oficial de Nagatoya y lo envían solo a territorio nacional a un precio de 3.500 yenes, un poco más de 32 $.

gominola japonesa luna caja

¿Será este el comienzo de una nueva era para los postres artesanales?

Después de los dulces geométricos de arquitectos pasteleros, las tartas con glaseado de espejo y la maestría de los postres en miniatura, es natural preguntarse si «Fly Me to the Moon» está marcando el comienzo de un nuevo universo creativo para los productores de dulces. Como hemos visto, las piezas del conjunto de aves y lunas están conformadas de tal forma que gradualmente se van transformando a lo largo de toda la gominola, creando así, una vez cortadas, un efecto similar al de un flipbook. Para aquellos que no lo sepan, un flipbook es un libro animado, generalmente pequeño, con ilustraciones impresas que, cuando las hojas se pasan rápidamente, crean un efecto de movimiento.

gominola japonesa luna postres artesanales

Esta idea, aplicada a postres, tartas y gominolas de todo tipo, abre un nuevo mundo de posibilidades, así como una posible colaboración entre la restauración y el mundo de los cómics y las ilustraciones. Ya se había hecho algo similar anteriormente, como el pastel con brillantes decoraciones concéntricas que cambia de color según la percepción óptica o las animaciones stop-motion de algunas tartas, sin embargo, lo de «Fly Me to the Moon» es un camino aún sin explorar. Lo único que nos queda es soñar con poder admirar un cómic al completo, encerrado en un dulce y delicioso postre.

Ivana De Innocentis
Nomade digitale, docente di social media marketing e scrittrice, appassionata di viaggi, arte, tecnologia e alimentazione vegetariana e vegana. In cucina ama prendere spunto dalle sue passioni, aggiungendo ingredienti naturali e un pizzico di creatività.