Estilo de vidaNoticias

Flippy, el robot tras los fogones

Una cadena de hamburgueserías californianas ha comenzado a usar robots en la cocina, máquinas con sensores y servomecanismos capaces de aprender

Nos esperan tiempos extraordinarios, si queremos ser optimistas al respecto, aunque sea por un momento. Tenemos casi encima la era de la inteligencia artificial y la robótica, con todos los temores y dudas que eso supone. Ya hemos oído hablar sobre impresoras 3D dedicadas específicamente a la comida, ¿pero de robots en la cocina? Y no, no estamos hablando de tu licuadora o de una Thermomix cualquiera, no. Imagínate un par de brazos de metal y un conjunto de cámaras y sensores, regidos por un software de lo más avanzado. Lo más probable es que estés imaginando algo muy similar a Flippy, el primer robot, en el sentido más estereotipado del término, capaz de hacerse notar en la cocina de un restaurante.

Flippy robot

Innovación que pasa por las hamburguesas

El mes pasado, la cadena de comida rápida californiana Caliburger se hizo cargo de nuestro nuevo amigo metálico durante un período de prueba que se espera que dure hasta finales de 2018, con el objetivo de reemplazar parte del personal en cincuenta tiendas el próximo año. Un proyecto que sin duda es ambicioso y que cuenta con pocos antecesores, pero que es una señal inequívoca de que incluso en el sector de la restauración, los robots pueden socavar posiciones que hasta hace unos años creíamos adecuadas sólo para nuestros viejos y queridos seres humanos.


Según el presidente del Grupo Cali, John Miller, en un artículo publicado en prnewswire, «La aplicación de inteligencia artificial a los robots que trabajan junto a nuestros empleados en los restaurantes CaliBurger nos permitirá hacer la comida más rápido, de manera más segura y con menos fallos», concluyendo que «nuestra inversión en Miso Robotics es parte de nuestra visión más amplia para crear un sistema operativo unificado que controlará todos los aspectos de un restaurante desde juegos de entretenimiento dentro del restaurante, hasta pedidos y preparaciones automatizadas.» En resumen, un plan mucho más complejo que un simple brazo mecánico, que pretende revolucionar todo el entorno de los restaurantes que pertenecen a la cadena.

Flippy robot hamburguesas

Miso Robotics

Llegados a este punto, sin embargo, nos surge la duda: ¿cómo funciona? La apariencia del robot, aunque mucho más evolucionada que la de una licuadora, aún no alcanza los niveles a los que la ciencia ficción nos tiene acostumbrado. Un brazo personalizable con varios terminales, sensores para orientación en tres dimensiones, cámaras y sensores térmicos, toda una serie de detectores capaces de dar al robot una imagen precisa del entorno que lo rodea.

Para el cofundador y CEO de Miso Robotics David Zito, según lo publicado en Sole24Ore, «Nuestro objetivo es que la robótica y la inteligencia artificial, sean capaces de resolver los puntos problemáticos del restaurante: trabajar con parrillas y freidoras no es solo una actividad sucia y tediosa, sino que es extremadamente peligrosa, igual que lo es cortar verduras. Nuestra idea es ayudar a los restaurantes mejorando la calidad y la seguridad del entorno laboral, sin alterar el diseño de la cocina». El robot recibe pedidos en tiempo real de la caja e inmediatamente se pone a trabajar y puede aprender nuevas recetas para estar siempre listo si hay un cambio de carta o de temporada.

No falta mucho para la difusión de estos ayudantes robóticos, y seguro que faltan solo unas pocas décadas antes de su aparición generalizada en nuestra vida cotidiana. Mejor será que nos vayamos preparando.

Matteo Buonanno Seves
Un giovane laureato in Scienze Gastronomiche con la passione per il giornalismo e il mai noioso mondo del cibo, perennemente impegnato nel tentativo di schivare le solite ricette e recensioni in favore di qualcosa di più originale.