CienciaComidaDel mar

El primer salmón modificado genéticamente ya está en el mercado canadiense

Tras 25 años de espera, el primer salmón modificado genéticamente que ha crecido en la mitad del tiempo se encuentra ya en el mercado canadiense.

El 4 de agosto, la empresa estadounidense Aqua Bounty Technologies vendió 4,5 toneladas de salmón genéticamente modificado a clientes canadienses, después de más de 25 años de espera y múltiples experimentos científicos.

En solo 18 meses

Tal y como informa Nature en un artículo publicado el 4 de agosto, la variedad de salmón genéticamente modificado es la del salmón del Atlántico, que ahora puede crecer y alcanzar el tamaño requerido por el mercado en la mitad del tiempo. Normalmente le costaría 36 meses, pero después de los cambios realizados en su ADN, alcanza el mismo tamaño en tan solo 18.

salmón genéticamente modificado

El primer resultado satisfactorio lo obtuvieron en 1989, combinando en laboratorio las características genéticas del salmón real (o Chinook), que permiten la producción de una hormona del crecimiento, junto con características genéticas de otra especie, la Zoarces americanus. La piscifactoría en la que se criaron se encuentra en Panamá, pero la compañía planea abrir otra en la Isla del Príncipe Eduardo en Canadá, habiendo recibido ya la autorización para ello en junio. En el mismo período han adquirido también otra piscifactoría en Albani, Indiana. El coste de este tipo de salmón rondaría los 11.70 dólares por kilo.


El proceso de aprobación

El proceso para obtener la aprobación de venta ha durado 25 años, llegando a un punto de inflexión en noviembre de 2015: el litigio con la Food and Drug Administration, la agencia estadounidense que se ocupa de la regulación de productos alimenticios y productos farmacéuticos, quien centraba su atención en torno a la técnica genética utilizada para modificar el ADN y el hecho de que no había impedimento legal para las ventas. Después de seis meses, Canadá también les ha otorgado su permiso. Actualmente, en Estados Unidos todavía no está disponible en el mercado porque en la última ley de presupuestos se incluye una disposición que obliga a la FDA a prohibir la venta de salmón modificado genéticamente si no viene acompañado de un programa nacional de información para los consumidores.

salmón genéticamente modificado iter

Los pros y los contras

Los activistas que se oponen a la venta de este tipo de pescado insisten en dos puntos fundamentales: por un lado, temen que pueda haber alteraciones en el ecosistema marino en caso de que un espécimen se escape de la piscifactoría, pudiendo unirse a un salmón que no esté genéticamente modificado; por el otro, no quieren que se venda sin que los consumidores sepan qué es lo que compran. Los partidarios, tal y como se informa en el artículo de Nature, presionan sobre otros aspectos, como la posibilidad de crear granjas también cercanas a los núcleos urbanos y que se críen en tanques para evitar que entren en contacto con patógenos y parásitos.

¿Qué pasará en Europa?

El cultivo de OMG en Italia está prohibido, a pesar de que otros países miembros está permitido, como España, donde un tipo de maíz, el MON 810, está autorizado. La última normativa europea en esta materia, 412/2015, permite a cada Estado miembro decidir si autoriza el cultivo o lo rechaza. Al igual que Italia, otros 7 países no permitieron el cultivo. La cuestión es muy controvertida y se evidencia en la votación del 27 de marzo en el Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos (PAFF), en la que Italia votó a favor de la autorización de dos nuevos tipos de maíz genéticamente modificados – Pioneer 1507 y Syngenta Bt11 – reservándose el derecho de no autorizar el cultivo en su territorio, explotando la «cláusula de salvaguarda».

salmón genéticamente modificado Europa

Sin embargo, las cosas cambian cuando hablamos de piensos y alimentos para animales: tal y como se indica en el sitio web del Ministerio de Agricultura Italiano, «los alimentos y piensos que contienen, consisten o se produzcan a partir de OGM autorizados deben etiquetarse con un identificador específico, establecido para cada uno de ellos al mismo tiempo su autorización». No están prohibidos, pero deben estar etiquetados. Lo que sí es cierto es que no se requiere el etiquetado si la presencia de OMG se considera accidental o técnicamente inevitable, quedando por debajo del umbral del 0,9%. Sin embargo, «los productos obtenidos a partir de un OMG y que no se encuentre al final del proceso o los productos derivados de animales alimentados con piensos MG» no tienen por qué etiquetarse.

En Europa hay 58 OMG autorizados por la Unión Europea para la nutrición humana y animal, incluidos el maíz, el algodón, la soja, la colza y la remolacha azucarera. Según datos de 2013, se importan 36 millones de toneladas al año para granjas europeas. En nuestro continente, solo producimos 1,4 millones de toneladas de OGM free del total demandado. Los mayores productores son Brasil con el 43.8%, de los cuales el 89% son OMG, seguido por Argentina y Estados Unidos, también con un alto nivel de soja genéticamente modificada.

Por el momento no se prevé que salgan a la venta salmones MG. Sigue siendo un tema complicado a nivel europeo por dos motivos fundamentales: por un lado, oponerse a la comercialización de estos productos afectaría al mercado único europeo, creando disparidades internas; por otro lado, las nuevas técnicas de genome editing no requieren necesariamente la combinación de diferentes especies o elementos genéticos que no están presentes en la etapa primaria. Se trata de actuar sobre un genoma específico corrigiéndolo, sin insertar ADN externo.

TOPIC salmón
Carlotta Pervilli
Laureata in Storia, ma appassionata di giornalismo. Disorientata tra conflitti mondiali e ambiente, resta certa solo di una cosa: l’essere curiosa.