CienciaCulturaDelicatessen

El engaño de las hamburguesas McDonald’s que nunca se pudren

Todos conocemos la historia de las hamburguesas de McDonald's que nunca se pudren. Bien, pues vuelven a estar en el ojo del huracán por una razón muy simple: en realidad es todo mentira

¿Sabes por qué las hamburguesas de McDonald no se pudren? Antes o después, todos hemos visto una foto aparentemente inexplicable de hamburguesas de McDonald’s con meses o incluso años sin sufrir deterioro alguno con el paso del tiempo. Sin colores desagradables, sin moho, sin bichitos, permanecen intactas durante mucho tiempo. Y la acusación es implacable, todos lo sabes de sobra: la culpa es de los compuestos químicos con los que llenan las hamburguesas. ¿Pero y si no fuera realmente así?


engaño de las hamburguesas McDonald’s que nunca se pudren

El engaño de las hamburguesas eternas de McDonald’s

Después de muchos experimentos y fotos publicadas en Internet ¿cómo puede ser que sea un engaño? Lo que los improvisado Sherlok Holmes siempre ha dado por sentado son las causas del fenómeno, pero no su evolución. En otras palabras y dicho de una manera simplificada: las hamburguesas de McDonald’s se secan muy rápido, evitando que el moho y otros organismos ataquen la hamburguesa. Lo mismo sucede con los crackers, la carne deshidratada, los picatostes, las alubias secas…

El engaño de las hamburguesas McDonald’s que nunca se pudren macdonalds

Y para más inri, esto es exactamente lo mismo que sucede con las hamburguesas de dimensiones comparables a las hamburguesas clásicas de McDonald’s. Las hamburguesas de por sí son pequeñas y delgadas, con una superficie muy grande en relación con el volumen, una forma perfecta para dispersar rápidamente la humedad que contienen. La carne está muy hecha y siempre a altas temperaturas, otra característica que disminuye el agua total contenida en la hamburguesa.

El engaño de las hamburguesas McDonald’s que nunca se pudren

Una forma rápida de demostrar esta teoría, y una de las preferidas por la ciencia, es realizar experimentos de control. Así que J. Kenji Lòpez, quien publicó sus resultados en Serious Eat, cogió diferentes hamburguesas para monitorear su evolución: una McDonald’s 100%, una solo con carne de comida rápida, una con solo pan y una hecha completamente en casa. Todas tenían el mismo tamaño y después de un mes, ninguna de las muestras dio señales de deterioro.

Más tarde, el periodista se puso en contacto con laboratorios especializados que habían realizado experimentos similares, descubriendo que los resultados estaban perfectamente alineados. Esto no significa, por supuesto, que McDonald’s de repente deba considerarse la panacea, pero, por otro lado, demonizar un producto sin pruebas científicas tampoco es buena idea.

TOPIC McDonald
Matteo Buonanno Seves
Un giovane laureato in Scienze Gastronomiche con la passione per il giornalismo e il mai noioso mondo del cibo, perennemente impegnato nel tentativo di schivare le solite ricette e recensioni in favore di qualcosa di più originale.