Energías renovablesMedio Ambiente

Diferencias entre paneles solares fotovoltaicos y paneles solares térmicos

Conocer la diferencia entre paneles solares fotovoltaicos y paneles solares térmicos es el primer paso hacia un hogar verde y sostenible.

La diferencia entre paneles solares fotovoltaicos y paneles solares térmicos no sólo existe, sino que además es fundamental para saber cuál de los dos sistemas es el más adecuado para instalar en vuestros hogares. Estas tecnologías se utilizan cada vez más por aquellos que están interesados en la sostenibilidad y desean vivir en una casa green que sea lo más independiente posible de las fuentes de energía externas. Desde la forma en que funcionan hasta los materiales utilizados, esto es lo que hay que tener en cuenta.

paneles solares fotovoltaicos y paneles solares térmicos

Paneles solares fotovoltaicos

Antes de adentrarnos en la diferencia entre paneles solares fotovoltaicos y los paneles solares térmicos, conviene tener en cuenta que estas dos tecnologías tienen el mismo objetivo: ahorrar energía. En el caso de los paneles solares fotovoltaicos ellos mismos producen su propia energía eléctrica, con la que se pueden alimentar los diferentes electrodomésticos de nuestro hogar ecológico.
Una diferencia importante entre los paneles solares fotovoltaicos y los paneles solares térmicos a tener en cuenta es la eficiencia: los primeros pueden, con las tecnologías actuales, alcanzar entre el 7 y el 25%, mientras que los segundos pueden llegar hasta el 80%. Esta brecha entre las dos tecnologías no se debe simplemente a un avance tecnológico diferente, sino que está relacionada con la forma en que funcionan.

paneles solares fotovoltaicos

En concreto, los paneles solares fotovoltaicos son más complejos y sus procesos, los que convierten la energía solar en electricidad, son menos eficientes e inmediatos que los paneles solares térmicos.


Paneles solares térmicos

Como os hemos anticipado, la diferencia entre los paneles solares fotovoltaicos y los paneles solares térmicos existe, ya que el objetivo de los segundos no es producir energía, como estamos acostumbrados a pensar cuando oímos hablar de paneles solares, sino calentar agua. Se trata de una tecnología relativamente simple, que consiste en recuperar el agua del sistema hidráulico de la casa, dejándola posteriormente expuesta a la luz y al calor del sol para almacenarla posteriormente en un depósito especial.

En este caso se puede ahorrar tanto electricidad, si por ejemplo los paneles solares térmicos sustituyen a un calentador de agua eléctrico, como en gas, si tenéis una caldera en casa. En cualquier caso, os estaréis viviendo en una casa green, con facturas más bajas. Una última e importante diferencia entre los paneles solares fotovoltaicos y los paneles solares térmicos es el espacio que ocupan: los paneles fotovoltaicos necesitan una gran superficie para tener un impacto sustancial en el consumo, mientras que los paneles térmicos pueden ser funcionales incluso en dimensiones más pequeñas.

REDAZIONE
Raccontare e spiegare cibo, natura e salute. Un obiettivo più facile a dirsi che a farsi, ma nella redazione di inNaturale non sono queste le sfide che scoraggiano. Siamo un gruppo di giovani affiatati in cerca del servizio perfetto, pronti a raccontarvi le ultime novità e le storie più particolari riguardo il complicato mondo dell’alimentazione.