Frutas y VegetalesMedio AmbienteProductos cosméticos

De la uva nos llegan los conservantes naturales para alimentos y para usos cosméticos

De las uvas saldrán los conservantes naturales del futuro. El desperdicio originado por la producción del vino podría convertirse en una solución natural para conservar alimentos y obtener productos cosméticos presentes en los supermercados del mañana.

La uva puede considerarse una verdadera mina de oro, es una fruta de la que se puede obtener una infinidad de productos diferentes, y a partir de hoy también conservantes alimenticios y para elaborar cosméticos. Una investigación llevada a cabo por el Dr. Changmou Xu, de la Universidad de Nebraska-Lincoln, sugiere una forma de recuperar del desperdicio de la producción del vino, conocida como oruja, ciertos conservantes naturales que resultarían perfectos tanto para alimentos como para productos cosméticos.

Uva conservantes cosmeticos

Una fruta, mil usos

Durante la producción de vino se produce una gran cantidad de desechos. Entre estos, la oruja, que es el resultado de las uvas tras pasar por prensa, normalmente se utiliza como fertilizante o, se coloca de nuevo en agua para fermentar y luego destilar, para la elaboración de licores e incluso también como base para producir una piel de origen vegetal. Sin embargo, este producto de desecho puede convertirse en un problema tanto para los productores como para el medioambiente, así que el Dr. Changmou Xu de la Universidad de Nebraska-Lincoln, propuso un uso alternativo. La oruja resulta que es rica en antioxidantes naturales tales como el proanthocyanidins, las antocianinas o el ácido elágico.

Uva conservantes

Estas sustancias, de acuerdo con el plan del Dr. Xu, podrían extraerse y usarse para conservar alimentos y productos con un alto contenido de lípidos, o sea, grasas. De hecho, gracias a ellos, el proceso de oxidación de los lípidos se ralentizaría, aumentando así su vida útil. Estos conservantes naturales reemplazarían las contrapartidas sintéticas que ya se usan en grandes cantidades dentro de estos productos. Las ventajas de este método serían varias; en primer lugar, la recuperación de un producto que de otro modo a menudo se desperdiciaría causando efectos negativos en el medio ambiente. Otra ventaja nada desdeñable sería para la industria del vino que vería abrirse una nueva oportunidad de mercado. Sin embargo, los consumidores serán los principales beneficiarios de esta innovación, ya que tendrán la oportunidad de acceder a productos con un contenido de conservantes artificiales significativamente menor. Una oportunidad concreta para obtener, cada vez más a menudo, etiquetas que muestren componentes de origen natural.

Fabrizio Inverardi
Chitarrista, motociclista, da sempre appassionato di scienza, tecnica e natura. Sono laureato in Psicologia del Lavoro e della Comunicazione. Curioso per natura amo i viaggi, il buon vino e scoprire cose nuove. Da qualche anno nel settore del marketing digitale e della comunicazione.