EcologíaMedio Ambiente

¿Cuánto contamina ir a la peluquería?

Hoy hablamos de una actividad muy común y que a menudo no se relaciona con el medio ambiente, ¿cuánto contamina ir a la peluquería? Hay que tener en cuenta ciertos aspectos.

Para entender lo contaminante que es ir a la peluquería, hay que tener en cuenta cuáles son los factores potencialmente críticos para el medio ambiente. Una vez que los hayamos analizado podremos evaluar el impacto ambiental que tienen nuestras visitas.

Cuánto contamina peluquería

El impacto medioambiental de la peluquería

¿Cuánto contamina ir al peluquero? Esta no es la primera pregunta que deberías hacerte. Para empezar, tendrías que preguntarte ¿Cuáles son las cosas que contaminan en una peluquería? Los factores que contribuyen a aumentar el impacto medioambiental en la peluquería son: el consumo de agua, el consumo de electricidad, el uso de productos químicos y los residuos. Si hablamos del consumo de agua, se estima que un peluquero puede utilizar de 60 a 280 litros por hora, por lo que es imprescindible saber si disponen o no de sistemas adecuados para ahorrar agua. Lo mismo se puede decir de la electricidad. Un salón – independientemente de su tamaño – utiliza mucha energía, y esto se debe a muchas razones, como por ejemplo: iluminación, calefacción y equipamiento. El uso de lámparas de alta eficiencia energética, así como la disminución, aunque sea mínima, de la temperatura de uso de los equipos y el agua que se utilizan, pueden suponer una gran diferencia.

impacto medioambiental peluquería

Un aspecto fundamental para entender cuanto contamina ir al peluquero está estrechamente relacionado con la cantidad de productos químicos que se utilizan. Todas las peluquerías utilizan productos químicos y la mayoría acaban en la basura. Para reducir el impacto medioambiental, los peluqueros deberían utilizar un sistema de recuperación y almacenamiento de estas sustancias potencialmente peligrosas. Como alternativa, se deberían utilizar productos naturales y biodegradables. Lo mismo ocurre con los residuos en general, que deben clasificarse en función del material y del peligro que representan y, en la medida de lo posible, recuperarse también para su reutilización. Incluso el pelo cortado se puede recoger y utilizar para fines insospechados, como por ejemplo, filtros de agua para la limpieza de los ríos.


Una vez que hemos aclarado estos puntos, es necesario prestar atención y hacer las preguntas adecuadas para comprender realmente lo contaminante que es ir a la peluquería. Puede que vuestra peluquería de confianza ya sea un espacio green o que necesite modernizarse, pero siempre es bueno recordar que los grandes cambios nacen en base a los intereses de los clientes. Por último, os aconsejamos que deberíamos reducir nuestras visitas a la peluquería. Si bien un peluquero puede ser muy respetuoso con el medio ambiente, su impacto ambiental no puede ser nulo, por lo que reducir a lo indispensable nuestras visitas es una excelente manera de contaminar menos.

REDAZIONE
Raccontare e spiegare cibo, natura e salute. Un obiettivo più facile a dirsi che a farsi, ma nella redazione di inNaturale non sono queste le sfide che scoraggiano. Siamo un gruppo di giovani affiatati in cerca del servizio perfetto, pronti a raccontarvi le ultime novità e le storie più particolari riguardo il complicato mondo dell’alimentazione.