MedicinaSalud

¿Cuál es la diferencia entre la homeopatía y la fitoterapia?

Hay diferencias entre la homeopatía y la fitoterapia, sin embargo, todavía hay muchos que confunden estas dos «disciplinas» tan distintas. Estas son las diferencias más destacables.

¿Cuál es la diferencia entre la homeopatía y la fitoterapia? Para muchos, estos dos términos indican el mismo tipo de «medicina», sin embargo, hay notables diferencias entre estas dos prácticas, no son en absoluto sinónimos. Y la diferencia radica no solo en los principios utilizados, sino en la propia filosofía subyacente que las caracteriza, sobre todo, a la homeopatía.

diferencia homeopatía fitoterapia

Homeopatía y fitoterapia cara a cara

Comencemos por la fitoterapia, ya que esta práctica es probablemente el primer borrador de la medicina moderna. Aunque el término haya sido acuñado recientemente, desde el principio de los tiempos, los hombres han usado los ingredientes activos presentes de forma natural en las plantas con fines terapéuticos. Por ejemplo, el ácido salicílico, del cual deriva el ingrediente activo de la tan famosa aspirina, el ácido acetilsalicílico, originalmente se extraía de la corteza de sauce y abedul. Se trata de un concepto más amplio que el de la homeopatía, la cual se considera un «sistema terapéutico específico». En otras palabras, no debería costarnos pensar que existen remedios homeopáticos que también se consideran fitoterapéuticos, así como que también se pueden encontrar en la medicina tradicional.

Homeopatía y fitoterapia cara a cara

Por otro lado, la homeopatía es algo muy diferente. El primero en desarrollar esta «medicina alternativa» fue Samuel Hahnemann en la primera mitad del siglo XIX. Uno de los principios más controvertidos en la base de esta práctica es el llamado Similia similibus curantur, que podríamos traducir como «lo similar cura lo similar». Este fundamento no tiene base científica, así como tampoco tiene base científica la memoria del agua, otro principio importante para el funcionamiento de la homeopatía. De hecho, para ser más precisos, debemos resaltar que hay múltiples estudios que indican la ineficacia de esta práctica, al menos más allá del efecto placebo.


En resumidas cuentas, recapitulando: curarse con los principios activos presentes en las plantas, cuando es un experto quien vigila la terapia, es, fundamentalmente, el método más antiguo de curación. Toda preparación con un ingrediente activo derivado de plantas, aplicado en cualquier rama de la medicina, ya sea tradicional o alternativa, puede denominarse fitofármaco. La homeopatía es algo más específico, ya que contempla el uso de teorías no aceptadas por la comunidad científica y medicamentos que pueden provenir de plantas, animales o minerales.

La información contenida en este artículo está destinada únicamente a fines informativos y divulgativos y no debe entenderse de ninguna manera como un diagnóstico, pronóstico o terapias para sustituir a cualquier fármaco en curso. Bajo ninguna circunstancia, reemplace a un médico especialista. El autor y el sitio rechazan cualquier responsabilidad con respecto a cualquier reacción no deseada.

Matteo Buonanno Seves
Un giovane laureato in Scienze Gastronomiche con la passione per il giornalismo e il mai noioso mondo del cibo, perennemente impegnato nel tentativo di schivare le solite ricette e recensioni in favore di qualcosa di più originale.